fbpx

Una superviviente de cáncer de mama encarga una estatua para honrar a otras sobrevivientes

Mi pesadilla empezó en 2019, cuando me diagnosticaron cáncer de mama. El médico me informó de los siguientes pasos, y me quedé un rato en la habitación, incapaz de procesar sus palabras. Me quedé mirando las luces, deseando desaparecer. El terror me invadía y me sentía indefensa ante mi propio destino.

  • 11 meses ago
  • abril 11, 2023
4 min read
Cristina Gomez underwent breast cancer surgery at the age of 30, and decided against a reconstructive procedure. As an homage to all breast cancer survivors, she commissioned Raúl Cristina Gomez underwent breast cancer surgery at the age of 30, and decided against a reconstructive procedure. As an homage to all breast cancer survivors, she commissioned Raúl "Chuky" Martinez to work on this statue of her. | Photo courtesy of Cristina's team
PROTAGONISTA
Cristina Gómez sufre de una enfermedad rara que causa que su cuerpo genere tumores. A los 30 años, fue diagnosticada con cáncer de mama y se sometió a una cirugía.
CONTEXTO
Studio Chuky es un estudio de arte multidisciplinario que abarca una variedad de temas. El estudio fue formado por Rafael Martínez, un artista fallero profesional valenciano con más de treinta años de experiencia, y Raúl “Chuky” Martínez, un escultor, pintor e ilustrador que ha colaborado con algunos de los mejores especialistas en el campo.

VALENCIA, España – El 15 de marzo encargué una escultura muy personal. La obra de ocho metros es una reproducción de mi propio cuerpo: el cuerpo de una mujer que se sometió a una mastectomía tras padecer cáncer de mama.

Puse mi cara, mi cuerpo y mi alma en la obra para cumplir un objetivo fundamental: representar a las supervivientes que decidieron no someterse a cirugía reconstructiva.

Ver más artículos de España en Orato World Media

Despidiéndome de mi antiguo yo

Después de mi primera operación, no quise volver a someterme a un procedimiento así. Padezco una enfermedad rara. En mi cuerpo crecen tumores, tanto malignos como benignos. Hacer cualquier cosa que pusiera en riesgo mi salud, como ponerme un implante o arreglarme las cicatrices, me aterrorizaba.

Mi pesadilla empezó en 2019, cuando me diagnosticaron cáncer de mama. El médico me informó de los siguientes pasos, y me quedé un rato en la habitación, incapaz de procesar sus palabras. Me quedé mirando las luces, deseando desaparecer. El terror me invadía y me sentía indefensa ante mi propio destino.

Antes de someterme a la mastectomía, hablé con Raúl Martínez, amigo y escultor principal de un taller que me encantaba. Le pedí que creara un molde de mi pecho como recuerdo de lo que solía ser. Le pareció un gesto muy bonito y lo dejamos así.

Sin embargo, después de pensarlo un poco, me di cuenta de que quería que me esculpiera sin el pecho. Aceptó las condiciones y me preguntó si quería que mi cara apareciera en la escultura. Pensé en el poderoso mensaje que quería enviar y acepté. La experiencia de dar visibilidad a este tipo de cuerpos y normalizarlos me pareció increíble. Me lancé de cabeza al proyecto. Me sentí como si dijera adiós a la antigua Cristina y diera la bienvenida a la nueva, y a lo que viniera con ella.

Conectar con el sufrimiento de la gente a un nivel íntimo

Parte de mi proceso incluía aceptarme adaptándome a mi nuevo cuerpo. A veces, todavía hoy, me miro al espejo y no me reconozco. Estos tres últimos años han sido muy duros y no me he tratado bien. Durante la primera operación, estuve a punto de morir. Sufrí complicaciones y creí de verdad que no saldría adelante. Enfrentarme a un susto así me hizo renacer. De camino a casa, me dije: tengo que empezar a vivir de nuevo. Este no es mi último capítulo.

Esta escultura me obligó a mirarme a mí misma bajo una nueva luz, a sentirme orgullosa y a representar a otras personas en situaciones similares. Cuando pensé en la estatua, me surgió una pregunta. ¿Me haría sentir incómoda? Desnuda, expondría mi cuerpo y mis cicatrices. Mi rostro reflejaría el dolor y la tristeza que había sentido. Esta escultura mostraría al mundo mi yo más vulnerable. A pesar de mis dudas, seguí adelante con el proyecto.

La estatua de Cristina es una de las ocho estatuas en las que trabajaron los artistas para exponerlas en la calle. | Foto cortesía del equipo de Cristina Gómez

Hoy, la escultura forma parte de una colección de ocho piezas expuestas en la calle. Cuando terminaron las piezas y las colocaron, vino mucha gente a verlas. Sus reacciones fueron increíbles. Cada vez que alguien venía a abrazarme, yo lloraba. La gente compartía sus difíciles historias y me contaba lo mucho que esta estatua significaba para ellos. Lo recordaré toda mi vida. Es uno de los momentos más hermosos que he vivido. He llorado mucho durante este proceso, pero son lágrimas de felicidad, y no me arrepiento de mi decisión.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado