fbpx

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, nos pusimos al día con Rachel Star Withers: personalidad mediática, podcaster y esquizofrénica.

Muy poco me separa de la persona con esquizofrenia que no tiene vivienda o que es drogadicta y lucha por conseguir la atención y la medicación adecuadas. Tener un hogar estable y estabilidad financiera nos permite a mi familia y a mí pasar por los interminables obstáculos que hay que superar para entrar en el sistema.

  • 5 meses ago
  • octubre 10, 2023
9 min read
After finally being diagnosed with Schizophrenia in her early 20s, Rachel was able to get the support she needed and today lives a full life as an entertainer, speaker, video producer, and host of the Inside Schizophrenia Podcast. After finally being diagnosed with Schizophrenia in her early 20s, Rachel was able to get the support she needed and today lives a full life as
Rachel Star Withers of the Inside Schizophrenia Podcast
Interview Subject
Rachel Star Withers es animadora, conferenciante internacional, productora de vídeo y esquizofrénica. Ha aparecido en Ridiculousness de MTV, TruTV, America’s Got Talent de NBC, Black Panther de Marvel y es la presentadora del podcast de HealthLine / Psychcentral “Inside Schizophrenia”. Creció viendo monstruos, oyendo gente en las paredes y teniendo intensos impulsos de hacerse daño.Rachel crea vídeos en los que documenta su esquizofrenia y las formas de controlarla, al tiempo que hace saber a otras personas como ella que no están solas y que aún pueden vivir una vida increíble. Su canal de YouTube también presenta varios proyectos multimedia que ha producido.
CONTEXTO
Según la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales, la esquizofrenia interfiere en la capacidad de una persona para pensar con claridad, gestionar sus emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás. Es una enfermedad compleja y de larga duración. Se calcula que entre el 0,25% y el 0,64% de los adultos estadounidenses padecen esquizofrenia. Aunque la esquizofrenia puede aparecer a cualquier edad, la edad media de inicio suele situarse entre el final de la adolescencia y el principio de la veintena en el caso de los hombres, y entre el final de la veintena y el principio de la treintena en el caso de las mujeres. Los síntomas pueden incluir alucinaciones auditivas y visuales, delirios, incapacidad para llevar a cabo actividades y mantener relaciones, pensamiento desorganizado y otros.

CAROLINA DEL SUR, Estados Unidos ꟷ De pequeña, en Carolina del Sur, cuando salía a la calle, a menudo veía caras asomando entre las cortezas de los árboles. Sentada dentro de mi casa, los monstruos me acechaban visiblemente y, a veces, la apariencia de las personas cambiaba justo delante de mí. Las voces surgían de la nada y empecé a sentir el impulso constante de suicidarme. “Todo el mundo debe de tener una imaginación creativa e hiperactiva”, pensaba a menudo. Después de todo, esto era el Cinturón Bíblico. Los adultos hablaban de ver demonios y ángeles todo el tiempo. Poco sabía yo a esa temprana edad que estaba experimentando síntomas del Trastorno del Espectro Esquizofrénico. De hecho, me enfrentaría a muchos años y duras batallas antes de conseguir el apoyo que necesitaba.

Noticia relacionada: Un novelista premiado habla de salud mental y escribe un libro sobre el trastorno obsesivo compulsivo

¿Quieres decir que no todo el mundo ve monstruos?

Un miércoles por la tarde, a los 16 años, caminaba con un grupo de amigos del colegio hacia la iglesia de mi familia. Teníamos tres horas antes de que empezara el grupo de jóvenes, así que nos tiramos en la vereda y empezamos a charlar. Mientras la fresca brisa otoñal bailaba en el aire, algo en la conversación me hizo pensar en ver monstruos.

Lo mencioné muy despreocupadamente. Para mí, esto no era una confesión; simplemente formaba parte de la conversación. El silencio se apoderó del grupo y mis amigos se pusieron muy serios. Sus expresiones revelaban su malestar.

De repente, me di cuenta: Yo era la única que veía estas cosas. Un interruptor se encendió en mi mente de 16 años. “Estoy sola en esto”, pensé. “He estado equivocada toda mi vida”. Este sorprendente descubrimiento y la reacción de mis amigos me convencieron para no volver a hablar de ello. He pasado desapercibida todo este tiempo, ¿por qué no continuar?

Por fuera, no había ninguna señal de alarma. Sacaba notas perfectas en el colegio y participaba en actividades extraescolares. Podía seguir así, y así lo hice. Mantuve mi secreto en la intimidad y pasé otro año sin volver a pronunciar esas palabras en voz alta. Me parecía más seguro que la posibilidad de ser una marginada y perder a mis amigos.

Mi primer intento de terapia desemboca en un exorcismo

A los 17 años, asistí a una escuela cristiana en medio de Texas para un programa de prácticas de un año. A estas alturas, con mi nueva conciencia delante, comprendí la gravedad de mi situación. Las cosas se pusieron tan mal; podía sentir que todo se desmoronaba dentro de mi cabeza. Entré valientemente en el despacho del terapeuta del campus y le conté mi historia.

Me trató por depresión, pero cuando mis alucinaciones auditivas y visuales continuaron, la escuela sugirió algo más agresivo: un exorcismo. A mitad de mi programa de un año, necesitaba ayuda y les creí.

El exorcismo duró tres días y no se me permitió comer ni beber más que agua. La escuela me puso en una habitación con una mujer adulta que estaba embarazada, y trajo a dos mujeres más jóvenes, de unos veinte años, para que la ayudaran.

Agotada y hambrienta, bostezo. “¿Has visto eso?”, preguntó de repente. “¿Has visto lo que has hecho?” Me dijo que la palabra espíritu significaba aliento y que mi bostezo era la manifestación de un demonio. Desmenuzaron cada una de mis acciones y luego rezaron y me impusieron las manos, ordenando a los demonios que salieran.

Mi cabeza nunca dio vueltas en círculos, ni vomité como se ve en las películas. Me hicieron confesar todos mis pecados, el peor de los cuales era ver un programa sobre vampiros. Cuando todo terminó y pude comer y descansar, los síntomas volvieron. Lo único peor que un exorcismo, aprendí, es un exorcismo que no funciona.

Enfrentarme a mis padres, mis miedos y mi esquizofrenia

Cuando les conté a los responsables de la escuela los decepcionantes resultados, me apartaron física y emocionalmente. Me consideraron un fracaso porque dejé que Satanás volviera a entrar. La escuela me impidió participar en actividades que mi clase de 500 personas disfrutaba junta, y cuando me gradué, ni siquiera me dijeron que había suspendido.

Durante la ceremonia, me senté en mi sitio con el diploma en la mano. El chico que estaba a mi lado se inclinó con cara de perplejidad. “¿Por qué el tuyo es diferente al mío?”, preguntó.

Resultó que, aunque tenía notas perfectas en todas las clases y críticas estelares de mis trabajos, obtuve un cero en espiritualidad, lo que me consideraba una fracasada. Mientras que todos los demás compañeros obtuvieron un certificado real, yo no. Una sensación de conmoción y confusión se apoderó de mí. Los años siguientes transcurrieron sin rumbo y experimenté un colapso total de toda mi vida.

Rachel ha aparecido en Ridiculousness de MTV, TruTV, America’s Got Talent de NBC y Black Panther de Marvel. | Foto cortesía de Rachel Star Withers

A los 21 años, viví una época en la que la salud mental no se consideraba salud, y el Obamacare aún no había entrado en vigor. Apenas podía permitirme un psiquiatra. Además, tenía miedo. “Si le cuento a alguien lo que estoy viviendo, seguro que me encierran en un hospital”, pensé.

Cuando por fin reuní el dinero y el valor para ver a un médico, apareció la palabra Esquizofrenia. Al no poder costearme el tratamiento, finalmente acudí a mis padres. Ese día, sentados los tres juntos en el gran trampolín del patio, me sentí increíblemente nerviosa. Tengo unos padres estupendos, pero me preocupaba que se culparan a sí mismos. Lo último que quería era que mi madre y mi padre pensaran que habían hecho algo para provocar esto.

Los retos del sistema y la denuncia

Cuando por fin las palabras salieron de mis labios y les dije a mis padres que tenía esquizofrenia, todo quedó en silencio por un momento. Entonces, muy rápidamente, mi madre me abrazó con amable aceptación. A mi padre le costó un poco más. Siempre creyó que la alegría era una elección. Le costó más entender la salud mental, pero al final acabó estableciendo la conexión. Esto era real; simplemente no podías verlo.

A mis 38 años, vivo en la planta baja de la casa de mis padres. No puedo mantener un trabajo de 40 horas semanales, y estar sola más de dos semanas me hace entrar en crisis. Sin embargo, me siento privilegiada. Puedo hablar públicamente sobre la esquizofrenia en mi podcast y en mi canal de YouTube. No tengo nada que perder.

Conozco a demasiadas personas con trastorno del espectro esquizofrénico que han perdido su trabajo, han sido expulsadas del ejército o han tenido que acudir a los Servicios de Protección de Menores. Mi capacidad de hablar tiene poco que ver con ser valiente; simplemente me enfrento a consecuencias mucho menos graves.

Muy poco me separa de la persona con esquizofrenia que no tiene vivienda o que es drogadicta y lucha por conseguir la atención y la medicación adecuadas. Tener un hogar estable y estabilidad financiera nos permite a mi familia y a mí pasar por los interminables obstáculos que hay que superar para entrar en el sistema.

También soy una mujer joven y blanca. Cuando tengo un episodio psicótico en el supermercado y empiezo a hablar sola por confusión, la gente suele mostrarse dispuesta a ayudarme. Si yo fuera un hombre negro de 1,90 m, como mi amigo, la reacción suele ser profundamente distinta.

No estás sola: ni siquiera cerca

He aprendido muchas cosas a lo largo de mi viaje, y la menor de ellas es que “no es tan emocionante”. Las ideas que la gente tiene sobre la esquizofrenia proceden con demasiada frecuencia de la televisión, el cine y los medios de comunicación. Siempre nos retratan como asesinos, personajes raros y malas intenciones.

En los últimos años, la retórica política ha centrado la atención en las “enfermedades mentales” (no en la “salud mental”) como causa de las muertes por arma de fuego en Estados Unidos. Esto no hace sino exacerbar el estigma. La retórica política y basada en el miedo que impera en este país hace que la gente como yo sea aún menos proclive a admitir que necesita ayuda.

Hoy Rachel vive con el apoyo de sus padres y se mantiene ocupada con toda una serie de proyectos relacionados con los medios de comunicación. | Foto cortesía de Rachel Star Withers

A aquellos de ustedes que apoyan a un amigo o a un ser querido que experimenta algún tipo de psicosis, no tienen por qué arreglarlo. Diles: “Si quieres hablar, aquí estoy. Si no quieres hablar, aquí estoy. Si necesitas distracción, vamos de excursión”.

Para muchos de los que padecemos un trastorno del espectro esquizofrénico, los pasatiempos y las actividades distraen la mente y ofrecen un mecanismo de afrontamiento saludable. Si estoy ocupada aprendiendo artes marciales, no me obsesiono con los pensamientos de mi cabeza.

Si, como yo, tienes alucinaciones, oyes voces o sientes el impulso constante de hacerte daño, debes saber que no estás solo. Sorprendentemente, no estás ni siquiera cerca de estar solo. Recibir el diagnóstico me proporcionó una increíble sensación de alivio. La esquizofrenia está tan bien documentada que la enseñan en colegios y universidades. Existimos toda una comunidad.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado