fbpx

Una buceadora que batió el récord de apnea relata la muerte de su buzo de seguridad en Deepest Breath, de Netflix

Stephen me encontró y heroicamente me trajo a la superficie. Consiguió colocarme boca arriba para evitar la inhalación de agua. Sin embargo, al hacerlo, ejerció sus últimas fuerzas. Incapaz de darse la vuelta, permaneció inconsciente, boca abajo en el agua, sin que nadie le asistiera.

  • 2 meses ago
  • mayo 24, 2024
6 min read
Alessia and Stephen celebrating past victories prior to the accident. |  Photo courtesy of Alessia and Stephen celebrate past victories before the accident. | Photo courtesy of Dann Verhoeven
notas del periodista
Protagonista
Alessia Zecchini, nacida en Roma (Italia) en 1992, es una destacada apneísta que comenzó su carrera a los 13 años. A lo largo de su carrera, Zecchini ha batido más de 30 récords mundiales en diversas disciplinas de apnea y ha conseguido 16 medallas de oro en campeonatos del mundo, lo que la convierte en una figura destacada de este deporte.
Contexto
La apnea, reconocida por su tranquilidad y libertad, cuenta con varias disciplinas que se completan todas en una sola respiración, ganando popularidad mundial tanto a nivel recreativo como competitivo. Las disciplinas clave incluyen la Apnea de Peso Constante, en la que los buceadores alcanzan profundidades máximas sin ayuda de cuerdas; el Peso Constante sin Aletas, que exige a los buceadores utilizar sólo su fuerza muscular; y la Apnea Dinámica, centrada en la distancia horizontal en piscinas. Entre las formas más extremas se encuentran la Apnea de Peso Variable y la Apnea sin Límites, en las que los submarinistas descienden con grandes pesos y ascienden por cualquier método. Los retos y logros de este deporte se destacan en el documental de Netflix de 2023 «The Deepest Breath«, dirigido por Laura McGann, que explora las vidas y la conmovedora historia de los apneístas Alessia Zecchini y Stephen Keenan.

DAHAB, Egipto – A lo largo de mi carrera, he batido todos los récords de apnea que me propuse, y algunos que nunca imaginé. De pie al borde del agua, a menudo dudo de mis capacidades, consciente de mis límites y del desalentador reto que supone sumergirse en profundidades desconocidas. En el reciente documental de Netflix, The Deepest Breath, volví a revivir el momento crítico en que me rescató mi buzo de seguridad Stephen Keenan.

Me recordó que los problemas no resueltos que arrastramos en tierra no se disuelven con el abrazo del océano. Cada inmersión me recuerda a él, mi compañero de entrenamiento y buceador de seguridad, que murió trágicamente salvándome la vida. Su espíritu me acompaña en el mar, un lugar que ambos amamos profundamente.

Lea más historias de apnea en Orato World Media.

Pasión por la apnea: «Calibro perfectamente para conservar el oxígeno que me falta bajo el agua»

Empecé a bucear en apnea a los 13 años y entrené durante muchos años antes de que me permitieran competir legalmente. Al principio practicaba en piscinas, pero con el tiempo desarrollé una profunda conexión con el mar. Cinco años después, empecé a presentarme a concursos.

Mi relación con el océano se basa en el amor y el respeto. Cuando miro hacia el agua, su inmensidad me sobrecoge. Siento una profunda comprensión y una imperiosa necesidad de abrazar esa poderosa conexión. En cuanto me sumerjo, mis movimientos se vuelven casi automáticos. Años de entrenamiento perfeccionaron mi capacidad para sumergirme sin pensar conscientemente, permitiéndome fluir a mayor profundidad, guiada únicamente por la cuerda.

Despejo mi mente de cualquier emoción que pueda desconcentrarme. Con cada latido y ligero movimiento, calibro perfectamente para conservar el oxígeno que me falta bajo el agua. Todo lo que tengo que hacer es estar plenamente presente y dejarme llevar. Bajo la superficie, el mundo se tiñe de tonos azules a distintas profundidades. Los toques de verde se mezclan a la perfección, y cuanto más me adentro, el negro más intenso empieza a apoderarse de mí. Es un mundo fascinante.

A pesar de la creciente presión ejercida por el agua a medida que desciendo, apenas la siento: mi entrenamiento garantiza la adaptación de mis pulmones y músculos. En esos momentos, soy una con el mar, moviéndome a su ritmo natural. Al descender a las profundidades, todo se oscurece y los colores se aclaran. A partir de los 35 metros, ya no estoy solo; los buceadores de seguridad empiezan a aparecer, y su presencia me tranquiliza instintivamente. Esto se hizo especialmente cierto cuando mi buzo de seguridad Stephen estaba allí, hasta el trágico accidente del 22 de julio de 2017.

Tragedia de apnea en el desafío Blue Hole en Dahab, Egipto: «Sacrificó su propia vida para salvar la mía».

Ese día, mi objetivo era conquistar el reto del Blue Hole en Dahab, Egipto. La tarea consistía en sumergirse más de 50 metros y navegar por un túnel bajo una enorme roca, emergiendo al otro lado para ascender. Llena de la emoción y la aprensión habituales ante un reto tan formidable, me sentía preparada. Stephen y nuestro equipo se prepararon a conciencia y me esperó a la salida del túnel para ascender juntos.

Me zambullí con mi típica serenidad, fundiéndome con el agua. Dentro del túnel, mientras nadaba horizontalmente, sentí una tensión inusual, pero no me inmuté. Aunque supuso un reto, salí del otro lado. Sin embargo, en la oscuridad, no localicé la cuerda guía ni vi a Stephen esperando. Desorientada, nadé en la dirección equivocada. Esta sensación desconocida de no saber cuál era mi posición, combinada con la disminución del oxígeno, me hizo perder el conocimiento, como ya me había ocurrido antes. Sentí como si todo se hubiera apagado.

Stephen me encontró y heroicamente me trajo a la superficie. Consiguió colocarme boca arriba para evitar que inhalara agua. Sin embargo, al hacerlo, ejerció sus últimas fuerzas. Incapaz de darse la vuelta, permaneció inconsciente, boca abajo en el agua, sin que nadie le asistiera. Sacrificó su propia vida para salvar la mía.

Inmediatamente después del accidente, me sentí completamente desolada. Me planteé dejar la apnea. Durante semanas, el dolor me abrumó; me sentía desolada y sin fuerzas para continuar. Sin embargo, al final me di cuenta de que practicar el deporte que amaba era la única forma de superar el dolor. Creía que esto era lo que Stephen habría querido; me parecía la mejor manera de honrar su memoria. Seguir buceando mantiene viva nuestra conexión; es como un homenaje a él.

El aliento más profundo en Netflix: «Profundizar en lo que pasó con Stephen se sintió como reabrir una herida»

A veces quiero cambiar el pasado, pero sé que es imposible. Lo único que puedo hacer es aceptarlo e intentar comprender lo que ha pasado. Stephen hizo un sacrificio por mí, y le debo a él asegurarme de que no fue en vano. Este sentido de la responsabilidad no es una carga, sino un compromiso. Para seguir adelante, intento que la tragedia no domine mi vida cotidiana. Sin embargo, participar en el documental de 2022 «The Deepest Breath» me pareció una de las cosas más desafiantes que he hecho nunca.

Profundizar en lo que pasó con Stephen fue como reabrir una herida. Cada palabra revivía aquel momento y resultaba atroz. Luché por contener las lágrimas mientras narraba mis recuerdos. Como siento que nunca podré asimilarlo todo del todo, suelo evitar hablar de ello. Entiendo que este dolor sigue siendo una parte de mí y siempre lo será.

Desde la muerte de Stephen, siento menos miedo a mi mortalidad pero más aprensión a perder a otros. En los últimos años, el fallecimiento de muchos seres queridos intensificó este temor. Cuando llegue mi hora, la acepto. A veces, mientras contemplo el horizonte, pienso que morir en el mar estaría bien, es mi elemento. Es reconfortante creer que Stephen también habría elegido morir haciendo lo que amaba.

Siento fuertemente que Stephen se sumerge a mi lado, para seguir protegiéndome. Esta sensación es intensa y visceral. Antes se reunía conmigo en los últimos metros de mi ascenso, pero ahora me acompaña durante toda la inmersión. De vez en cuando aparece en mis sueños, aunque no tan a menudo como desearía. En esos sueños, siento su calor a mi lado. Cada noche, mientras me duermo, espero volver a soñar con él.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado