fbpx

Una atleta francesa bate un nuevo récord al escalar la Torre Eiffel con una sola cuerda y alcanzar los 110 metros

A medida que descendía, los aplausos y los gritos se hacían más fuertes. Observé a la multitud y vi a mi hermano con lágrimas en los ojos, a mis abuelos radiantes de orgullo, a mis amigos animándome y al público: un mar de caras. Y allí, en el centro de todo, estaba mi madre con los brazos abiertos, esperándome.

  • 2 meses ago
  • junio 6, 2024
8 min read
Anouk Garnier of France set a new world record by climbing 110 meters of the Eiffel Tower on a rope in Paris. | Photo courtesy of Anouk Garnier of France set a new world record by climbing 110 meters of the Eiffel Tower on a rope in Paris. | Photo courtesy of Anouk Garnier's Team
France's Anouk Garnier celebrates the new world record set by climbing 110 meters of the Eiffel Tower on a rope in Paris on April 10, 2024.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Anouk Garnier es atleta de élite de obstáculos y entrenadora deportiva. Es bicampeona del mundo de obstáculos y consiguió escalar la Torre Eiffel con una cuerda libre, batiendo el récord mundial al subir 110 metros. Es incansable; según sus propias palabras, siempre que se propone algo, da el 150%. Hace malabarismos a diario con las distintas manifestaciones de una misma pasión: superarse a través de la actividad física. Garnier ha sido seleccionada para llevar la antorcha olímpica, en representación de Francia, en la ceremonia de los Juegos Olímpicos de París.
CONTEXTO
El buildering, o escalada urbana, es el acto de escalar edificios, puentes, monumentos y otras estructuras artificiales diseminadas por las ciudades. El término «buildering» procede de la combinación de «boulder» y «building». Este tipo de escalada también se conoce como edificación, estructuración, skywalking o, simplemente, escalada urbana. Algunas ascensiones están asociadas a la escalada en solitario o libre, en la que los escaladores escalan edificios de alturas considerables sin cuerdas ni protección. También está relacionado con el búlder; en la mayoría de los casos, los escaladores intentan realizar movimientos complejos y secuencias difíciles cerca del suelo, utilizando unas colchonetas para protegerse.
Más información: ¿Qué es Buildering? | WOGU | Cultura de escalada (woguclimbing.com)

PARÍS, Francia – En 2022, conseguí el prestigioso título de doble campeón del mundo de obstáculos. [Según los Juegos Olímpicos, la carrera de obstáculos es una «prueba de pista en la que los participantes superan diversos obstáculos -barreras fijas y saltos de agua- durante el transcurso de una carrera de 3.000 metros»].

Con la medalla en la mano, ansiaba un nuevo reto. Entonces supe de Mathilde Steensgaard y Thomas Van Tonder, que ostentan récords de escalada con cuerda a 26 y 90 metros en la Ópera de Copenhague, respectivamente. Al oír hablar de sus hazañas, pensé: «¡Eso no es mucho! ¿Qué monumento podría escalar yo?».

La respuesta no se hizo esperar: la Torre Eiffel, el monumento más emblemático de Francia. Empecé a soñar con conquistarla, no sólo por gloria personal, sino por una causa muy querida para mí. Fui testigo de la increíble lucha de mi madre, que luchaba cada día contra el cáncer. Inspirada por su fuerza, decidí escalar la Torre Eiffel para recaudar fondos para la Liga Contra el Cáncer [una asociación de interés público dedicada a ayudar a enfermos de cáncer].

Leer más artículos sobre Arte y Cultura en Orato World Media.

De los sueños a la realidad: subir a la Torre Eiffel

Desde muy joven me aficioné a las aventuras al aire libre y a la gimnasia, trepando a los árboles y dominando giros, saltos y piruetas. Mi espíritu competitivo me impulsaba a luchar por lo mejor, y me esforzaba por conseguirlo. Así pues, fijé mi vista en la Torre Eiffel, un sueño largamente acariciado.

Me embarqué en un entrenamiento riguroso, centrado en la resistencia. Durante un año, dediqué mi vida a comer, entrenar y dormir. Ningún tiempo me disuadió. Corrí al amanecer, bajo la lluvia o la nieve, y trepé por cuerdas durante kilómetros, sintiendo cómo mi cuerpo se fortalecía cada día.

El 10 de abril de 2024, una radiante mañana de miércoles, se me llenaron los ojos de lágrimas ante la Torre Eiffel. Mi madre, de pie ante mí, me agarró las manos, me miró a los ojos e hizo un gesto hacia mi sueño. El peso del momento me abrumaba y la emoción me recorría las venas.

Respiré hondo, abracé a mi madre y me puse un salvavidas y un arnés, lista para embarcarme en mi aventura ante cientos de personas. Después de calentar y asegurar la configuración técnica con mi equipo, me puse los auriculares y me dejé envolver por «Time» de Hans Zimmer. La música me infundió una energía y una emoción increíbles, impulsándome hacia delante mientras daba el primer paso y comenzaba mi ascenso. Subí con la respiración sincronizada con la música épica y los latidos de mi corazón. Mis extremidades se movían en armonía, convergiendo todas en una única danza rítmica.

Las impresionantes vistas desde la Torre Eiffel la transportaron a su infancia.

Al comenzar el ascenso, subí sin problemas los primeros 10 metros hasta que me di cuenta de que la cuerda de seguridad se enredaba con la de escalada. Preocupada pero decidida a no dejarme llevar por el pánico, detuve mi ascenso. Suspendida en el aire, busqué la seguridad de mi equipo. Lo comprobaron todo meticulosamente, como un equipo de boxes de Fórmula 1, y me indicaron que procediera.

Con cada movimiento hacia arriba, mi equipo recogía la cuerda floja de abajo, lo que me permitía enganchar los pies y aliviar la carga de su peso de 70 kilos. Este trabajo en equipo resultó crucial a medida que aumentaba la intensidad de la subida. Al acercarme al segundo piso de la Torre Eiffel, mis músculos se fatigaron a un ritmo alarmante, mi corazón se aceleró y me sentí entorpecido.

Desde muy pequeña, Anouk Garnier se dedicó con entusiasmo a las aventuras al aire libre y a la gimnasia. | Foto cortesía del equipo de Anouk Garnier

El frío penetrante del día exacerbó mi congestión muscular y mi fatiga, infligiéndome dolor y miedo. Hice una pausa, pendiendo de un hilo, para reunir fuerzas y valor. En medio de la inmensidad, me sorprendió la belleza que me rodeaba. Las impresionantes vistas, la suave caricia del viento, el cielo azul sin nubes, la ciudad que se extendía bajo la grandeza de la torre… todo me transportó a mi infancia. En lo alto de un árbol, me sentí en la cima del mundo.

En ese momento de asombro, los pensamientos sobre el perdurable viaje de mi madre, sus luchas y el calor de su abrazo cuando salté a sus brazos me llenaron de determinación. Recordé la importancia de llegar a la meta, no sólo para mí, sino también para ella. Esta escalada fue algo más que un reto físico: fue una prueba de mi fortaleza mental y mi resistencia.

Mantener la compostura: luchar contra el pánico en la subida a la Torre Eiffel

Al embarcarme en el reto único de trepar por la cuerda de la Torre Eiffel, me comprometí a hacer breves pausas cada 10 movimientos para controlar las molestias que me impedían avanzar. Estos momentos de reflexión me permitieron encontrar un ritmo y mantener la concentración en el presente. Me recordaron la singular oportunidad que tenía ante mí: una escalada que nadie más había intentado. Abrazando mi fortuna, seguí adelante con determinación.

El tiempo pasaba y el ascenso se hacía más intenso. Me esforcé por agarrar la cuerda y comunicarme con mi equipo; la emoción ahogaba mi voz. Empezó a cundir el pánico, pero sabía que tenía que mantener la compostura en esos momentos cruciales. Con una sensación de urgencia, grité: «¡Dame más cuerda!». Mi equipo respondió de inmediato, sus voces se mezclaban con el clamor de la subida, llenándome de adrenalina.

Anouk Garnier ha sido dos veces campeona del mundo de obstáculos. | Foto cortesía del equipo de Anouk Garnier

| Foto cortesía del equipo de Anouk Garnier El tiempo parecía ralentizarse a medida que me acercaba a la última planta, la culminación de innumerables visualizaciones ahora al alcance de la mano. Toqué el suelo del monumento y se desató la alegría. El momento parecía irreal, un sueño convertido en realidad.

Lo celebré con mi equipo, nuestros gritos de alegría atravesaron el aire y levanté un brazo en señal de triunfo. Brotaron lágrimas imparables, testimonio del poder de los sueños y de la incesante persecución de los mismos. De pie en la línea de meta, experimenté la sensación de logro más profunda que jamás había conocido.

Lágrimas, aplausos y abrazos para una mujer que supera un reto en 18 minutos

El cable de seguridad me bajó, equipada y lista para el descenso. A medida que descendía, los aplausos y los gritos se hacían más fuertes. Observé a la multitud y vi a mi hermano con lágrimas en los ojos, a mis abuelos radiantes de orgullo, a mis amigos animándome y al público: un mar de caras. Y allí, en el centro de todo, estaba mi madre con los brazos abiertos, esperándome.

Nos fundimos en un abrazo interminable, mezcla de alivio, alegría y logro. Lo había conseguido, había superado el reto y lo había hecho todo por mi madre. A pesar de no apuntar al cronómetro, ascendí en sólo 18 minutos, que me parecieron una eternidad.

Garnier es seleccionada para llevar la antorcha olímpica, en representación de Francia, en la ceremonia de los Juegos Olímpicos de París. | Foto cortesía del equipo de Anouk Garnier

Esa escalada me transformó. No se trataba sólo de resistir físicamente, sino de desarrollar la fortaleza mental. Recorrer ese camino me fortaleció y aumentó mi confianza. Ahora, de pie frente a la Torre Eiffel, la percibo de otro modo. Cada vez que contemplo esa emblemática estructura, recuerdo cuando colgaba de la cuerda, sentía el viento en la cara y experimentaba la emoción de desafiar a la gravedad. Me pregunto: «¿De verdad lo he hecho?». Entonces sonrío, sintiendo una mezcla de incredulidad y orgullo.

Aunque me gustaría tomarme un descanso, no tengo tiempo en mi agenda. Vuelvo a sumergirme en las carreras de obstáculos, una pasión que había abandonado brevemente. Además, ya estoy planeando mis próximos desafíos. Quiero escalar otro monumento, aunque aún no he decidido cuál ni dónde. Mi objetivo es escalar algo alto. El evento en el que participo suele llamarse Monumental 100, pero tengo previsto llegar a 200.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado