fbpx

Ex policía ahora salva vidas como rescatista de altura en el cerro Aconcagua

En plena noche, sonó el timbre de emergencia y un guía nos informó que uno de los miembros de su grupo no respondía. Desafiamos los pasos peligrosos y los fuertes vientos para llegar a su tienda. En el interior encontramos al escalador inconsciente.

  • 2 meses ago
  • febrero 22, 2024
7 min read
journalist’snotes
protagonista
Marcos Páez es Subcomisario y Jefe de la Unidad de Patrulla y Asistencia en Montaña (UPRAM). Al frente de un equipo de 27 personas, supervisa las operaciones en el Parque Provincial Aconcagua, prestando asistencia las 24 horas del día a cientos de escaladores y visitantes que se esfuerzan por hacer cumbre en el Coloso de América. La UPRAM es un grupo especializado responsable de la prevención, búsqueda, asistencia, rescate y evacuación en el terreno montañoso de Mendoza.
contexto
El servicio de rescate del Aconcagua gestiona un centro médico de gran altitud, el hospital más alto del mundo, que cuenta con 30 médicos especializados en diversos campos, incluida la medicina de montaña. Este centro ofrece atención médica gratuita, incluida en las tarifas de entrada al parque y los servicios de rescate a través del seguro obligatorio, así como atención rutinaria y de urgencia para los escaladores. A 3.500 y 4.500 metros se realizan controles sanitarios obligatorios a todos los visitantes del parque. El Aconcagua, el pico más alto de Argentina, América y el mundo fuera de Asia, atrae entre 6.000 y 7.000 escaladores por temporada, de diciembre a marzo, lo que lo convierte en un destino popular para montañeros de todo el mundo. Para más información, haga click aquí.

MENDOZA, Argentina — Como parte de la patrulla de montaña, mi equipo y yo asistimos en el hospital más alto del mundo, ayudando a miles de escaladores. Equipados con equipo de escalada, medicamentos, botiquín de primeros auxilios, refugio, oxígeno y bebidas calientes, realizamos rescates a pie en la montaña.

A menudo pasamos noches enteras durmiendo al aire libre en altura, buscando refugio detrás de piedras y sintiendo el frío extremo en nuestro cuerpo. Las noches son largas y sólo dormitamos, nuestros pensamientos se dirigen a nuestros seres queridos que nos dan la fuerza para seguir adelante. Hay momentos de desamor cuando nos topamos con el cuerpo sin vida de un montañero en el suelo. Sin embargo, apenas el mes pasado rescatamos con éxito a escaladores atrapados a 4.124 metros. Salvar vidas es increíblemente gratificante.

Lea más historias de viajes y aventuras en Orato World Media.

Cautivado por las labores de rescate, decidí unirme a la patrulla de montaña.

Me desempeñé como policía durante 25 años, pero mi vida dio un giro inesperado en 2010 cuando decidí explorar el Pico Aconcagua con mis compañeros de patrulla. A pesar de pasar mi vida en la montaña, no tenía conocimientos previos de montañismo. Me acerqué tímidamente a la cima, impulsado por la curiosidad, como si hubiera recibido un llamado.

Recuerdo vívidamente ese día. Mientras subía la montaña, la paz llenaba mi cuerpo con cada paso. El sol arrojaba un tono amarillo brillante sobre las inmensas piedras y, a medida que subía, los sonidos se desvanecieron, reemplazados por los susurros de la naturaleza. Sin embargo, el tiempo cambió repentinamente y las nubes oscurecieron la visibilidad. El viento soplaba con fuerza y ​​la temperatura bajaba rápidamente, acompañada de nieve. Fue entonces cuando realmente comencé a escuchar la montaña, enamorándome de su majestuosidad y sintiéndome llamado a trabajar allí.

Desafortunadamente, en esa ascensión no pude llegar a la cima por falta de aclimatación. Sin embargo, sabía que lo intentaría de nuevo. Si bien necesitábamos ayuda, me sentí cautivado por el trabajo de rescate, especialmente por la dedicación que se requiere para salvar a los montañeros en la búsqueda de sus sueños. Sabía que tenía que formar parte de eso.

Después de esa experiencia regresé y decidí unirme a la Patrulla de Rescate. Recibí un entrenamiento riguroso además de ser miembro de la policía. Sin embargo, con perseverancia y trabajo duro logré mi objetivo. Como resultado, apoyo las operaciones de guardia en el Parque Aconcagua en dos zonas: Plaza de Mulas a 4,370 metros, y el campamento de avanzada Nido de Cóndores a 5,535 metros. Seguimos constantemente alerta, esperando llamadas de rescate.

La vida en la patrulla de montaña: «Equipados con equipo de escalada, medicamentos, botiquín de primeros auxilios, refugio, oxígeno y bebidas calientes, seguimos nuestro camino».

Realizamos rescates en la montaña a pie, utilizando el helicóptero que solo se utiliza para patrullas de avistamiento y transporte de personas al hospital de Nido de Cóndores. Este hospital es el único lugar con helipuerto debido a limitaciones de altitud.

La mayoría de las búsquedas comienzan por la noche, cuando los escaladores no regresan a sus campamentos. Al recibir una alerta, iniciamos la operación de inmediato. Llevar la cuenta del tiempo es clave ya que la temperatura desciende drásticamente, llegando a superar los 30 grados bajo cero en algunas zonas. Equipados con material de escalada, medicamentos, botiquines de primeros auxilios, refugio, oxígeno y bebidas calientes, avanzamos.

La capacidad del cuerpo para aclimatarse a mayores altitudes, donde hay menos oxígeno y menor presión atmosférica, es crucial. Nuestros cuerpos trabajan más duro para funcionar a esa altura. Algunos escaladores no se adaptan rápidamente a la altitud y continuar el ascenso se vuelve peligroso. Seguir adelante puede provocar insuficiencia cardíaca, edema pulmonar, edema cerebral o incluso la muerte. Por ello, permanecer alerta es fundamental.

Uno de mis primeros rescates tuvo lugar en la temporada 2013 en Nido de Cóndores. En plena noche, sonó el timbre de emergencia y un guía nos informó que uno de los miembros de su grupo no respondía. Desafiamos los pasos peligrosos y los fuertes vientos para llegar a su tienda.

En el interior encontramos al escalador inconsciente. Después de evaluar su estado y consultar con el equipo médico, nos dimos cuenta de que padecía un edema cerebral avanzado. Siguiendo las instrucciones de los médicos, le administramos medicamentos y lo evacuamos rápidamente. Mientras esperábamos el helicóptero, cada minuto parecía una eternidad. Cuando finalmente llegó, lo transportamos con cuidado en una camilla. Cuando el sol comenzó a salir, pintando el cielo y la tierra de rojo, el helicóptero desapareció en el horizonte y suspiré aliviado al saber que habíamos salvado una vida.

Un duro rescate: «Encontramos el cuerpo sin vida del montañero en el suelo»

Durante los rescates, hemos pasado noches enteras durmiendo al aire libre en gran altura. Nos refugiamos detrás de piedras sintiendo el frío extremo en nuestros cuerpos mientras el viento y la nieve golpean nuestras caras. Las noches son largas y crudas, y sólo dormitamos, nuestros pensamientos asociados a nuestros seres queridos que nos dan fuerzas para continuar. Cuando es posible, pedimos a las víctimas que caminen lentamente con nosotros. Lo mejor es mantenerlos en movimiento para evitar que sus cuerpos se enfríen demasiado.

Una de las experiencias más impactantes para mí ha sido recuperar los cuerpos de escaladores fallecidos. Recuerdo un caso en el que tuvimos que alcanzar el nivel más alto a 6.700 metros. La subida fue agotadora, con condiciones climáticas extremas y vientos helados. Por cada tres pasos teníamos que parar y descansar debido a la minimización del oxígeno respirable.

Llegar al área designada fue una lucha monumental. Me sentí derrotada, desorientada y al borde del miedo cuando las nubes oscurecieron mi visión. Sin embargo, seguimos adelante en silencio, luchando contra dudas internas y cuestionando nuestra presencia allí. La montaña te enseña a conocer tus límites y a no traspasarlos. Quienes se subestiman a sí mismos muchas veces no regresan.

De repente, nos encontramos con el cuerpo sin vida del montañero en el suelo A pesar de la tristeza, encontré fuerzas para seguir adelante, impulsada por la montaña. Derribarlo parecía una tarea monumental, pero logramos entregar su cuerpo a su familia.

Equipo de rescate salva a escaladores a 4.124 metros del Aconcagua

En nuestro último rescate, el 30 de enero de 2023, recibimos una alerta de un dispositivo satelital enviado por dos escaladores chilenos atrapados en el cerro central Tres Hermanos en la Quebrada de Matienzo, Parque Aconcagua, sin poder descender. Inmediatamente sobrevolamos la zona en helicóptero, pero tuvimos que suspender las operaciones debido al empeoramiento del tiempo. Una vez que las condiciones mejoraron, reanudamos la operación.

Mientras sobrevolábamos el área reportada, vimos a uno de los escaladores a 4.124 metros y nos dimos cuenta de que estaba atrapado, incapaz de continuar su descenso o ascenso. Después de localizar al escalador, descendimos a 3.800 metros sobre el nivel del mar y atamos una cuerda de rescate especial o un cabestrillo al helicóptero.

Una vez en vuelo, uno de nuestros compañeros se colgó del helicóptero para acercarse y ayudar al escalador. En una hazaña casi cinematográfica, alcanzamos a uno de los montañeros pidiendo ayuda. La adrenalina recorrió mi cuerpo y sentí que mi corazón latía con fuerza. Mi compañero se desenganchó del cabestrillo, aseguró al escalador con los arneses y ambos fueron elevados en avión, colgados de la cuerda.

Aconcagua, en lengua aymara, significa «El Centinela de Piedra». He llegado a la cumbre cuatro veces. Cada vez, las palabras no logran describir mis sentimientos. Las lágrimas llenan mis ojos y me quedo sin palabras, absorto en el momento. Respirando lentamente, escucho los sonidos de mi corazón. Cada búsqueda es única y ofrece profundas experiencias de aprendizaje. Continuaré rescatando escaladores durante sus aventuras.

Todas las fotos cortesía de la UPRAM.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado