fbpx

Recorre los mares más peligrosos para salvar a los emigrantes náufragos

Entre las víctimas rescatadas, encontramos a un bebé de cinco meses y a una mujer embarazada. El alivio recorrió mi cuerpo al verlos sanos y salvos.

  • 4 meses ago
  • octubre 19, 2023
6 min read
The Open Arms Organisation partakes in many rescue missions across the Mediterranean sea, saving the lives of migrants who risk drowning after embarking on dangerous routes. Every year, a large number of migrants die crossing the Mediterranean Sea. The authorities count the bodies of thousands of people that ran away from the dangers they face in their home countries, hoping for a better life. The Open Arms Organisation partakes in many rescue missions across the Mediterranean sea, saving the lives of migrants who risk drowning after embarking on dangerous routes. Every year, a large number of migrants die crossing the Mediterranean Sea. The authorities count the bodies of thousands of people that ran away from the dangers they face in their home countries, hoping for a better life. | Photo courtesy of Open Arms
PROTAGONISTA
Viví la mayor parte de mi vida en Castelar, un pueblo del oeste de Buenos Aires. Trabajé en el área de informática del Instituto de la Vivienda, pero
Mauro Di Si Migrante vivió la mayor parte de su vida en Castelar, en la zona oeste de Buenos Aires. Trabajó en TI para el Instituto de la Vivienda antes de cambiar de carrera. Hoy forma parte de la organización Open Arms, que rescata migrantes en el Mediterráneo. Se unió a la ONG hace más de siete años, tras sentir una profunda urgencia por salvar a otros. Desde entonces ha participado en más de 30 misiones de rescate.
CONTEXTO
Open Arms es una organización no gubernamental y sin ánimo de lucro cuya misión principal es proteger a las personas que intentan llegar a Europa por mar. La mayoría huye de la guerra, la persecución o la pobreza. Open Arms también proporciona información y formación en tierra para que los migrantes puedan tomar decisiones con conocimiento de causa. Se dedican a la vigilancia y rescate en el Mediterráneo central, a proteger la vida de los más vulnerables y a construir alternativas a la migración irregular en países como Senegal.

BARCELONA, España – En 2015, en medio de la crisis migratoria europea, me uní a Open Arms, una organización de Barcelona fundada por el activista Óscar Camps para coordinar misiones de rescate. A los 36 años, anhelaba ser socorrista y soñaba con salvar a la gente. En septiembre de 2016, partí hacia la isla griega de Lesbos, donde la ONG operaba inicialmente, y fui testigo de algunos de los momentos más desgarradores de mi vida.

Todos los años mueren inmigrantes al cruzar el Mediterráneo. Huyendo de los peligros de sus países de origen, parten con la esperanza de empezar de nuevo. Estos seres humanos que se enfrentan a dictaduras, conflictos armados y desastres medioambientales que destruyen sus hogares buscan una vida mejor.

Se me rompió el corazón cuando las autoridades contaron los cadáveres de miles de personas. Para algunos, el arriesgado viaje a Europa les llevó al fondo del mar, sin experimentar nunca la oportunidad de ser libres.

Lee más historias de migrantes en Orato World Media.

Las patrullas solían ser nocturnas y rescataban a familias asustadas de las aguas heladas.

Open Arms comenzó sus misiones de rescate en la costa norte de Lesbos (Grecia). La primera vez que participé en un rescate, nadamos sin equipo hasta las embarcaciones. Rápidamente evaluamos la situación y ayudamos a los pasajeros a ponerse a salvo.

Poco a poco, la gente empezó a oír hablar de nuestro trabajo y las donaciones empezaron a llegar masivamente. Con una nueva fuente de ingresos, compramos motos acuáticas, embarcaciones y suministros. En cuatro meses de 2016, Open Arms salvó 15.000 vidas y los medios de comunicación pregonaron nuestros logros. En los primeros meses de 2017, salvamos 6.000 más. Desde su creación, Open Arms ha rescatado a más de 67.000 migrantes que huían en busca de una vida mejor.

Observé con asombro cómo la organización evolucionaba, añadiendo personal permanente, capitanes, oficiales de máquinas, marineros para conducir las lanchas rápidas de rescate y un mediador cultural. Los voluntarios surgieron en masa y pronto nos encontramos con médicos, cocineros, enfermeros, socorristas y periodistas, que rotan sus horarios cada tres semanas.

Además de los rescates, nos enfrentamos a factores que escapan a nuestro control, como las intensas condiciones meteorológicas y las reacciones de los inmigrantes cuando nos ven. Una y otra vez, las misiones se vuelven intensas y exigen que nuestros equipos sigan protocolos estrictos para la seguridad de todos. Cuando por fin localizamos una embarcación en apuros, escaneamos la zona, evaluando todas las vías de entrada y salida.

A través de nuestro traductor, nos identificamos como un equipo de rescate. Desde el momento en que embarcamos, nos apresuramos a poner chalecos salvavidas a los inmigrantes. El corazón nos palpita mientras corremos contra el reloj. A menudo, las personas que tratamos de salvar se agitan y se consumen por el miedo. Cuando empiezan a gritar, les advertimos, un mayor caos puede hacer que su barco se aleje más de nosotros.

Por desgracia, no siempre llegamos a tiempo.

Una vez que tenemos el control y todo el mundo parece seguro, empezamos a dejar entrar a la gente en nuestro barco de rescate. Un barco de reserva flota cerca, lleno de todo el equipo que podamos necesitar. A medida que los migrantes suben a nuestro barco, una serie de enfermeras y médicos comprueban su estado de salud. Repartimos comida, mantas, agua y pulseras para identificar a cada persona.

A veces, los naufragios presentan un peligro inminente. Si se rompe una tubería de gasolina y los productos químicos inundan el agua salada del océano, los fluidos se mezclan generando una solución inodora que puede quemar la piel. Algunas víctimas suben a nuestro buque con quemaduras graves en todo el cuerpo. Mientras tratamos sus necesidades sanitarias urgentes, tenemos que recordarles constantemente que estamos aquí para ayudarles. A veces nos temen, nerviosos por saber adónde los llevarán.

Durante nuestra última misión cerca de la isla italiana de Lampedusa, avistamos una embarcación metálica que se hundía en las aguas. Nos pusimos en marcha, dimos chalecos a todo el mundo y salvamos a los que ya estaban en el agua, algunos de los cuales se debatían bajo el peso de la embarcación. La adrenalina recorría mi cuerpo mientras poníamos a la gente a salvo.

Entre las víctimas rescatadas, encontramos a un bebé de cinco meses y a una mujer embarazada. El alivio recorrió mi cuerpo al verlos sanos y salvos. Cuando volvimos a entrar en el agua, observamos otro naufragio a pocos metros. Tristemente, un cuerpo sin vida flotaba a su lado. Sacar a los muertos del agua es una parte insoportable de este trabajo. Parece imposible luchar contra la culpa, deseando haber llegado antes.

No podemos hacer mucho; el Estado debe asumir su responsabilidad.

Tras un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía que cerró la ruta de los Balcanes, asistimos a un aumento del flujo de migrantes a través del mar Mediterráneo. Al ser la ruta más peligrosa a la que se enfrentan, los activistas de Open Arms la denominan ahora la mayor fosa común del planeta.

Según cifras del Proyecto Migrantes Desaparecidos, casi 30.000 personas han desaparecido en el mar Mediterráneo desde 2014. Muchos migrantes que encontramos han sufrido violencia sexual, física y psicológica a lo largo de su viaje. Denunciamos la negligencia de las autoridades en esta crisis humanitaria.

El 13 de junio de 2023 se hunde en Grecia un barco con unas 750 personas a bordo. Sólo sobrevivieron 104. Nuestro equipo estaba de misión ese día, pero la zona de cobertura era mayor que todo el país de Alemania. Sabíamos que los guardacostas y el gobierno griego estaban al tanto del barco horas antes de que se hundiera y no hicieron nada. [The New York Times stated that Greece treated the incident like a “law enforcement operation, not a rescue.”]

A menudo pienso en las más de 600 personas inocentes que finalmente encontraron su fin en el mar. En sus últimos momentos, ¿esperaban que alguien les salvara? Este trabajo nunca es fácil y, a veces, el peso de la responsabilidad resulta abrumador. Todas y cada una de las personas que conocemos tienen una historia y esas historias se quedan con nosotros para siempre.

Enfrentadas a dictaduras, guerras o desafíos insuperables en sus países de origen, estas personas se suben a frágiles embarcaciones para llegar a otros países con la remota posibilidad de una vida mejor. Salen a flote en el peligroso mar donde les espera la incertidumbre. Algunos lo consiguen, pero muchos mueren por el camino. Mi trabajo, salvar a tanta gente como pueda de esta trágica realidad, lo es todo para mí.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado