fbpx

Emy, de 20 años, se dedica a las personas sin hogar tras conocer a Facu, un joven de su edad que vive en la calle.

Me senté a su lado, lo envolví en la manta que llevaba y lo abracé con fuerza. Cuando empezó a llorar, le sequé las lágrimas mientras le daba de comer. «Quiero conocer tu historia», dije suavemente.

  • 10 meses ago
  • septiembre 10, 2023
8 min read
Emy (left) pictured with Facu (right) who she found living unhoused on the streets of the city. Emy helped Facu obtain housing through donations from a viral video she posted. Facus is now finishing school, living with his brother, and thinking about the future. Emy (left) pictured with Facu (right) who she found living unhoused on the streets of the city. Emy helped Facu obtain housing through donations from a viral video she posted. Facus is now finishing school, living with his brother, and thinking about the future. | Photo courtesy of Emy
Facu (right) was living unhoused when Emy (left) found him and helped him to get housing.
PROTAGONISTA
Emy Smith, de 20 años, es cantante y compositora en Argentina. Cuando la crisis económica azotó el país, Emy se sintió conmovida al ver a gente sin vivienda en las calles. Decidió hacer algo al respecto. Al haber asistido a un colegio público muy humilde, Emy escuchó muchos tipos de historias y desarrolló una gran empatía por las personas en situación de vulnerabilidad. Cuando conoció a Facu, un joven de su edad sin hogar, grabó un vídeo con él que se hizo viral. Las donaciones que recaudaron permitieron a Facu obtener una vivienda y el proyecto de Emy despegó. Tiene cuentas en TikTok e Instagram (@soy.emysmith), donde comparte historias de personas en situación vulnerable y detalla cómo se les puede ayudar.
CONTEXTO
Según las declaraciones públicas del gobierno argentino, la cuestión de las personas sin hogar sigue siendo un problema social complejo y crea graves exclusiones en los centros urbanos para las personas vulnerables. Las personas sin hogar se enfrentan a otros problemas de derechos humanos, como la falta de acceso a la sanidad, la educación y el trabajo. A menudo pierden su sentido de la identidad al enfrentarse al ostracismo y al juicio del público. Pueden convertirse en víctimas de la violencia y sufrir sin ayuda diversos problemas de salud mental y física. Para crear estrategias eficaces, el gobierno dice que hay que dar a las personas sin techo la oportunidad de ser protagonistas de su propio cuidado y llegar a acuerdos sobre lo que necesitan o no. Las circunstancias individuales importan. Algunas personas sin vivienda pueden haber sufrido separaciones, violencia, la muerte de un ser querido, problemas de salud mental, consumo problemático u otros problemas. También pueden verse afectadas por la economía, el mercado laboral, la pobreza persistente y la marginación social. Los planes de acción también deben tener en cuenta los intereses y capacidades de cada persona.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ El número de personas sin techo que viven en las calles de mi ciudad sigue aumentando mientras luchamos contra una crisis económica histórica. Cuanto más consciente soy del problema, menos puedo borrarlo de mi mente.

I feel a deep well of kindness for the unhoused people all around me. Así que empecé a recorrer las calles cada noche con té caliente para repartir. En invierno, llevaba un abrigo para regalar; y en verano, algo fresco bajo lo que dormir. Pronto empecé a ver vídeos de personas que ayudaban a los sin techo, con la esperanza de iniciar un proyecto propio.

Entonces, un día, mientras paseaba por la ciudad y el aire frío me rozaba, el shock se apoderó de mi cuerpo. Vi a un joven de mi edad tirado en el suelo intentando abrigarse con una manta de perro. Su abrigo apenas le cubría. «¿Cómo puede ser esto?», me gritaba la mente. Impulsivamente, me senté a su lado. Mientras hablábamos, le dije a Facu: «Volveré mañana y te traeré comida y algo para que te abrigues».

Lee más historias de visionarios que hacen cosas increíbles en todo el mundo en Orato World Media.

Un simple video alcanza medio millón de visitas y jóvenes sin techo encuentran un hogar

En cuanto me fui, llamé a mi madre. Empezamos a hacer visitas guiadas a las comunidades sin vivienda de nuestro entorno. Mientras caminaba entre la gente cargada de comida y abrigos, encontré a Facu en el mismo lugar donde lo dejé. Me esperó pacientemente, tal y como le indiqué. Me conmovió ver que seguía allí y enseguida me eché a llorar.

Me senté a su lado, lo envolví en la manta que llevaba y lo abracé con fuerza. Cuando empezó a llorar, le sequé las lágrimas mientras le daba de comer. «Quiero conocer tu historia», dije suavemente. Facu me contó que la casa donde vivían él y su familia se quemó en enero. Al quedarse en la calle, se sintió increíblemente preocupado. Quería salir, pero no tenía adónde ir.

Aunque no tenía experiencia, le propuse hacer un video contando su historia y difundirlo por todas partes. Me quedé impactada cuando, en sólo dos días, el video alcanzó medio millón de visitas. Los representantes de un canal de televisión se pusieron en contacto conmigo y, con su ayuda, recaudamos un millón de pesos. Compramos a Facu un abrigo y luego pagamos tres meses de alquiler de una pequeña habitación donde pudiera vivir, a salvo del frío y de la vida en la calle.

Después de una victoria tan grande, fue increíblemente duro volver a nuestro recorrido por las calles de Buenos Aires. Sentado en el coche con mi madre después de salir de Facu, apenas hablamos. Podrías cortar el aire con un cuchillo. Entonces, de repente, la miré y los dos empezamos a llorar y a reír al mismo tiempo. Nunca imaginé que nuestros esfuerzos llevarían a este joven a recibir tanta ayuda.

Establecer vínculos auténticos con los desahuciados forja el camino para ayudarles.

Pronto, la gente que me seguía por Internet me recomendó que conociera a Ari, de 23 años. Me enviaron su perfil y me puse en contacto con él inmediatamente. Le conté la última experiencia y le propuse que nos viéramos. Repetí exactamente el mismo proceso y, una vez más, los representantes de la televisión me tendieron la mano. Esta vez, recaudamos dos millones de pesos y Ari pagó cinco meses de alquiler. De repente aparecieron oportunidades de trabajo y su vida dio un giro de 360 grados.

Recorriendo las calles me encuentro con todo tipo de gente. Algunos dicen: «No, no me des nada. No soy un sin techo». Sé que lo son pero les sigo la corriente porque sienten miedo o vergüenza. Otros te rompen el corazón con historias de haberse quedado solos desde la infancia y nunca haber podido salir adelante. Cada vez veo más familias en situación vulnerable.

Aparece gente que nunca antes había vivido en la calle, pero la pandemia y luego la crisis económica les dejó tirados. Conozco a gente que no puede pagar el alquiler de una casa o una habitación y tiene que elegir entre eso o dar de comer a sus hijos. Cada vez que salgo, me siento y hablo con la gente; me pongo a su lado. Antes de volver a casa, paso todo el tiempo que puedo. «Esta podría ser yo», pienso siempre. «Necesito entender lo que es vivir en sus zapatos».

Repartiendo algunos pesos, me encuentro con algunas personas que brillan de esperanza ante la posibilidad de tener ayuda, y otras que se avergüenzan de ello. No basta con saludar para conectar con la gente. Para ayudar, hay que crear conexiones. Lo hago a través del contacto visual, sentándome y hablando. Crees que es irrelevante, pero se convierte en el camino para marcar la diferencia.

Necesitamos más gente que ayude a los sin techo.

La última persona a la que ayudé, llamada Martín, estaba sentada en una silla de ruedas rota. Apenas podía moverse. Al acercarme a él, le miré a los ojos y le pregunté: «¿Cuándo fue la última vez que alguien te abrazó?». Me miró fijamente, sosteniendo mi mirada un momento antes de que las lágrimas llenaran sus propios ojos. «La gente ni siquiera nos ve», dijo, en voz baja. «Nos ignoran o nos desprecian. Nos miran de arriba abajo. Otros pasan de largo como si nada». De nuevo le pregunté, casi llorando: «¿Cuándo fue la última vez que alguien te abrazó, Martín?».

Reflexionó un momento sobre mi pregunta antes de que yo lo abrazara. «Martín, hoy», le dije mientras le abrazaba. Lloraba desconsoladamente mientras yo lo abrazaba. Algo tan sencillo puede significar tanto. Después de eso, le conseguimos a Martín una silla de ruedas nueva y, gracias a un par de médicos, recibió una prótesis para la pierna.

Las excursiones me dan mucha alegría pero, sinceramente, también me dan miedo. Acercarse a la gente puede ser complejo. Empiezo con un hola y me siento a su lado. Pregunto: «¿Puedo ayudarle?». Hacer esa pregunta suele cambiar su actitud y el desarrollo de los acontecimientos. Cuando ofreces ayuda, ves cómo cambia la cara de la gente.

Un pequeño saludo desde el corazón puede activar un estado de alegría en alguien. Puede iluminar la oscuridad en la que viven. Mi sueño es construir una red aún mayor en la que la gente pueda colaborar para mejorar la situación de quienes sufren y optimizar su calidad de vida.

Yo lo veo como unir piezas de una cadena. Cuantas más personas acudan a ayudar, más alimentos y ropa podrán llegar a los necesitados. Así que, a través de mi proyecto, recorro las calles. Llevo bebidas calientes en termos y reparto comida y refugio. Cada día surgen nuevas sorpresas y este trabajo existe 24 horas al día, siete días a la semana.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado