fbpx

Conozca a la pianista guatemalteca de 14 años y niña prodigio Yahaira Tubac

Cuando mis dedos empezaron a golpear las teclas del piano, sentí como un trueno y un relámpago en mitad de la noche. Cada sonido me transportaba a ese lugar y las notas se convertían en palabras que hablaban en mi nombre. El mundo se iluminó a mi alrededor y el estruendoso aplauso me pareció mágico.

  • 8 meses ago
  • octubre 9, 2023
8 min read
Yahaira Tubac sits at her piano in her home in Guatemala. At 14 years old, she is considered a child prodigy, though she prefers to believe that her accomplishments come through hard work and dedication. Yahaira Tubac sits at her piano in her home in Guatemala. At 14 years old, she is considered a child prodigy, though she prefers to believe that her accomplishments come through hard work and dedication. | Photo courtesy of the Tubac family
Yahaira Tubac, 14, was born on October 6, 2009 and lives in San Juan Sacatepéquez, Guatemalan. She is considered a child prodigy in piano.
PROTAGONISTA
Yahaira Tubac, de 14 años, nació el 6 de octubre de 2009 y vive en San Juan Sacatepéquez, Guatemala. Pertenece al grupo étnico Kaqchikel y comenzó su escolaridad en la Comunidad de Zet. Comenzó a tocar el piano a los dos años y sus padres la inscribieron en el método Suzuki. A los cuatro ya daba conciertos. Destaca nacional e internacionalmente por sus logros musicales, cautiva al público y a menudo se la califica de niña prodigio.
CONTEXTO
Según la Asociación Suzuki de las Américas, Shinichi Suzuki fue un violinista, educador, filósofo y filántropo nacido en 1898. Observó que en todas partes los niños aprendían a hablar su lengua materna con facilidad y aplicó los principios de la adquisición del lenguaje al aprendizaje de la música, llamando a su método el enfoque de la lengua materna. Las ideas de responsabilidad parental, estímulo cariñoso y repetición constante son algunas de las características especiales del método Suzuki. En este método, los padres asisten a las clases con el niño y actúan como «profesores en casa» durante la semana. Empezar pronto, escuchar música todos los días y la repetición constante siguen siendo fundamentales. El método también destaca el estímulo sincero y el apoyo a los compañeros.

SAN JUAN SACATEPÉQUEZ, Guatemala ꟷ Empecé a escuchar música cuando aún estaba en el vientre materno. Cuando mi padre, Pedro Tubac, tocó el vientre de mi madre y no sintió ningún movimiento, se preocupó, así que consultó con expertos. Le dijeron que intentara una estimulación precoz mediante el método Mozart.

Músico de vocación, aceptó la recomendación y empezó a colocar un reproductor de sonido cerca del vientre de mi madre. Como por arte de magia, empecé a moverme. También tocaba el piano con frecuencia durante el embarazo de mi madre. Cuando las notas bailaban bajo sus dedos, yo respondía.

Después de que mi madre diera a luz, la música me rodeaba por todas partes. Ella tocaba el violín mientras yo me sentaba en el regazo de mi padre y él acariciaba las teclas del piano. Un día, sentada sola en el banco del piano, toqué las teclas por primera vez por mi cuenta. Una sensación de magia llenó mi cuerpo y la música habló antes que yo. Nací para vivir a través de la música; de hecho, ella habla por mí.

Lea más artículos de la categoría Arte y Cultura de Orato World Media.

Una niña prodigio del piano aprende con el método Suzuki a los dos años y da su primera actuación a los cuatro

A los dos años y medio, mis padres me inscribieron en el centro de arte infantil del Programa Visión Mundial en Guatemala. Pronto, mis dedos formaron melodías. Mis padres me iniciaron en el método Suzuki, creado por el músico y pedagogo japonés Shinichi Suzuki, con el propósito expreso de enseñar música a los niños.

Mi primera profesora, la pianista guatemalteca Zoila Luz García, parecía asombrada cuando me oyó tocar por primera vez. «Tu talento te convertirá en una pianista de fama internacional», me dijo. Pronto me vi tocando en muchos sitios, desde los auditorios más sencillos hasta los más grandes salones de música. Cuando mi pequeño piano se hizo insuficiente para mis dedos, recibí un instrumento de tamaño profesional, lo que desató mi amor por la música.

Vestida con los trajes multicolores típicos de San Juan Sacatepéquez, tocaba con gran destreza en mis recitales de piano. Antes de mi primera actuación en público, a los cuatro años, estaba tan emocionada que mi cuerpo vibraba. Entonces, el día del concierto, me desperté con fiebre. «Es mejor que no toques», me dijeron mis padres, y empecé a llorar. «Por favor», supliqué. «Llévame de todas formas». Por suerte, aceptaron.

Al terminar mi pieza, el público enmudeció antes de estallar en aplausos. Algunos parecían llorar. Mientras su amor y respeto flotaban en el aire, llegando hasta mí en el escenario, sentí que podía volar. Cuando mi primera actuación se hizo viral en las redes sociales, surgieron oportunidades para entrevistas y demostraciones. Recuerdo que me sentía muy nerviosa, pero todo el malestar desapareció cuando empecé a tocar.

Sonreí y el público estalló en aplausos.

Para mí, la música abre una dimensión espiritual muy distinta del mundo material, y mis esfuerzos me reportan grandes recompensas. Todos los días me siento agradecida a Dios, a las personas que se cruzan en mi camino y me apoyan, y por cada invitación que recibo para jugar.

Uno de los recitales más impresionantes que recuerdo tuvo lugar en el Teatro Colón de Buenos Aires. En cuanto entré en la sala de este magnífico lugar, la gente me miraba asombrada. Una extraña expresión pintó sus rostros al ver a un niño en el escenario.

Miré al inmenso público, completamente sereno, y les ofrecí una enorme sonrisa infantil. Sus aplausos estallaron como un trueno. Bajé la cabeza, prolongando el saludo unos instantes más, y cuando volví a mirarles, me sentí un poco avergonzada.

Me senté rápidamente al piano, con las puntas de los pies apenas tocando el suelo, y toqué las primeras notas de la Danza escocesa de Hummel; terminé con una hermosa versión de Por una Cabeza. Después de que la nota final resonara en el auditorio, el público me dedicó una ovación en pie, aplaudiendo y gritando durante muchos minutos. Una intensa emoción recorrió mi cuerpo y un escalofrío me recorrió la columna vertebral como un rayo de energía, haciéndome llorar.

De Guatemala a América, una joven pianista hace vibrar al público

Hace unos años, se me presentó la oportunidad de viajar a Washington D.C. y conocer el capitolio de los Estados Unidos de América. Mi concierto en la Organización de Estados Americanos (OEA) conmemoró la Semana Interamericana de los Pueblos Indígenas. Compartir mi talento en un evento serio fue la experiencia de mi vida. Conocí a guatemaltecos que vivían en Estados Unidos y di varios conciertos. Como pianista clásica, además de las canciones más emblemáticas que toco, incluí canciones nacionales de Guatemala.

Observando a la gente que me devolvía la mirada, hice una pausa en silencio antes de empezar a tocar. Cuando mis dedos empezaron a golpear las teclas del piano, sentí como un trueno y un relámpago en mitad de la noche. Cada sonido me transportaba a ese lugar y las notas se convertían en palabras que hablaban en mi nombre. El mundo se iluminó a mi alrededor y el estruendoso aplauso me pareció mágico.

Yahaira Tubac empezó a tocar el piano a los dos años y dio su primer concierto a los cuatro, aprendiendo con el famoso método Suzuki. | Foto cortesía de la familia Tubac

Volví a Estados Unidos el año pasado para otro concierto. Cuando subí al avión rumbo a California, una sensación de amor y alegría llenó mi corazón. Sentada en mi asiento del avión, repasé mentalmente mis canciones. La música que imaginaba flotaba entre las nubes de mi ventana. El día de mi evento, toqué en el famoso Levitt Pavilion en una calurosa tarde de julio. El espacio resuena todo el verano con música en directo.

Mi actuación dio a conocer a personas de diversas culturas que viven en las ciudades estadounidenses. Momentos antes de empezar, me invadió una ligera tensión y me empezaron a sudar las manos, pero los gritos de alegría y la mirada amable del público me dieron la paz que necesitaba para calmarme. Respiré hondo y apoyé las manos en las teclas. Desde la primera nota, entré en mi mundo particular, donde todo brota de la música, y sonreí.

Una joven pianista tiene grandes sueños para su futuro

La gente me pregunta a menudo cómo es mi vida. Todos los días me levanto, desayuno y voy a la escuela. A la hora de comer vuelvo a casa y hago tres ensayos al día. Después de ensayar, hago mis deberes y, cuando el tiempo me lo permite, veo la televisión o dibujo. Aunque soy joven, la disciplina sigue siendo esencial para mi desarrollo como pianista. Mi vida difiere de la de mis amigos.

Además, toco a menudo junto a mi hermano Pedro Eduardo. Aunque es más joven que yo, toca el violín con la misma disciplina y sacrificio con los que yo toco el piano. Nuestros padres nos apoyan incondicionalmente.

A los 14 años, siento un gran orgullo por tener una carrera en la música. Aunque la gente suele llamarme niña prodigio, no me identifico con ese título. Atribuyo mi éxito al esfuerzo que invierto y al flujo natural de mi capacidad musical. Viviendo con mi familia en San Juan Sacatepéquez, cada inversión que hago en mi pasión me proporciona recompensas increíbles. Aunque con frecuencia debo rechazar invitaciones de amigos, lo considero un sacrificio digno.

Algún día quiero licenciarme en música, ser pianista y compositora profesional y dirigir orquestas. Para ello, debo continuar diligentemente mi formación. Sigo en constante búsqueda de oportunidades y mi mayor sueño es conseguir una beca para el conservatorio internacional. A medida que me acerco a la adolescencia, siento que mis pies están firmemente plantados en el suelo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado