fbpx

La nueva moda gana atención mundial: La fundadora de D.R.Y crea ropa a partir de paraguas reciclados

Mientras recuperaba paraguas viejos, rotos y oxidados, la alegría de la posibilidad llenó la sala. Las encontraba en la calle y la gente me las traía. Cada paraguas se convirtió en un símbolo de mi misión y en una fuente viable de trabajo.

  • 4 meses ago
  • octubre 21, 2023
6 min read
Antonella recycles discarded umbrellas and tranforms them into garments and accessories through her eco-friendly brand D.R.Y. Antonella recycles discarded umbrellas and tranforms them into garments and accessories through her eco-friendly brand D.R.Y. | Photo courtesy of Antonella Tonizzo and D.R.Y.
Antonella Tonizzo, founder of the eco-friendly fashion brand D.R.Y.
PROTAGONISTA
Antonella Tonizzo, de 33 años, se dedicaba a la danza y la interpretación cuando se sintió inspirada para hacer algo más concreto por el medio ambiente. Tras ver el volumen de paraguas desechados en las calles de Buenos Aires, lanzó su marca de moda ecológicaD.R.Y.
Desde entonces, ha sido finalista de los Premios Verdes de Ecuador y ha participado en la Semana de la Moda Universo Mola de Uruguay y en la Semana de la Moda de Madrid (España). Sus productos se han presentado en The Conscious Edit de Londres y en Circular Sustainable Fashion de Madrid. Gran parte de su trabajo se expone también enInstagram.
CONTEXTO
Según el experto en residuos Francisco Suárez, antropólogo e investigador de la Universidad Nacional de General Sarmiento, en el área metropolitana de Buenos Aires se producen 21.000 toneladas diarias de residuos. La generación de residuos y su disposición final están estrechamente ligadas al aumento de la población y de los niveles de consumo. En lo que respecta a los paraguas, diversas fuentes afirman que se desechan más de mil millones de paraguas al año en todo el mundo y tardan décadas en descomponerse. La industria de la moda está llena de oportunidades para mejorar el planeta. Se sabe que es una industria muy contaminante y existe una fuerte presión para que la moda adopte prácticas éticas, sostenibles y respetuosas con el medio ambiente y la mano de obra.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ Paseando por las calles de Palermo después de una fuerte lluvia, tropecé con un paraguas tirado en la calle. Sentí que había encontrado un tesoro y que una visión se materializaba en mi mente. Imaginé en qué podría convertirse. Aunque luchaba contra una voz dentro de mi cabeza que me decía: “Esto no tiene sentido”, la alegría llenaba mi corazón. En el fondo, sabía que este paraguas representaba mi misión de mejorar el medio ambiente.

Conozca a más visionarios de todo el mundo que hacen realidad sus ideas.

Durante mucho tiempo, cuando miraba a mi alrededor y veía los problemas socioambientales de la sociedad, sentía una poderosa motivación personal para cambiar mis hábitos. Poco a poco, fui incorporando a mi vida comportamientos sostenibles desde el punto de vista medioambiental, documentándolo todo en un blog, pero quería pasar de la comunicación a la acción. Empecé a estudiar datos sobre el medio ambiente y descubrí el ecologismo [ideología política que sugiere dar una consideración moral al mundo no humano en los sistemas sociales, económicos y políticos]. Me fascinó.

Durante mi investigación descubrí que la mayoría de los paraguas desechados acaban en los basureros [can take 30 to 40 years or more] para descomponerse. Lancé mi empresa D.R.Y. [Design. Recycled. You.], una marca de ropa sostenible que utiliza material de paraguas desechados para la moda. Pronto, la red argentina de municipios contra el cambio climático wpcodeself nos nombró marca de triple impacto.[through a European Union green jobs program] Estábamos marcando la diferencia desde el punto de vista medioambiental, social y económico.

Un taller artesanal donde el propósito se combina con la creatividad en beneficio del planeta

Viviendo en la lluviosa ciudad de Buenos Aires, a menudo veía paraguas rotos por las calles. Luego, como por arte de magia, desaparecían. [Many sources count the number of discarded umbrellas at over a billion annually.] Lo más probable es que acabaran en basureros.

Mi vida en aquella época giraba en torno al arte y la comunicación. Yo era bailarina y actriz, pero cuando vi los paraguas, me imaginé convirtiendo la tela de nailon en ropa. No sabía nada del sector, así que me puse en contacto con una amiga que trabajaba en diseño de moda.

Con un poco de asesoramiento, pronto puse en marcha D.R.Y. para ayudar a resolver el problema de los paraguas desechados en mi ciudad. Quería que la empresa sirviera de llamada a la acción: un reto para cambiar el comportamiento de los consumidores y asumir una responsabilidad personal por el planeta.

Mientras recuperaba paraguas viejos, rotos y oxidados, la alegría de la posibilidad llenó la sala. Las encontraba en la calle y la gente me las traía. Cada paraguas se convirtió en un símbolo de mi misión y en una fuente viable de trabajo. Desmonté cada pieza manualmente sin utilizar máquinas, teniendo cuidado de proteger los tejidos de nailon. Mi madre se lanzó a ayudar y el espacio de trabajo se convirtió en un taller artesanal. Cada prenda que creábamos parecía un rompecabezas.

La primera vez que tuve una prenda acabada en mis manos, me invadió una emoción increíble, y sigue ocurriéndome cada vez. Cada pieza única representa un propósito, una conciencia y un cambio social. El bricolaje me permite vivir experiencias que nunca imaginé, desde asistir a la semana de la moda en Madrid hasta llegar a la final de los Premios Verdes en las Islas Galápagos.

De la calle al taller y de vuelta a la comunidad: cada uno podemos aportar nuestro granito de arena

Durante un año y medio después de lanzar mi marca, me sentí alucinada por el proceso. Encontré mentores y formadores en diversos ámbitos del sector que pusieron mis sueños al alcance de la mano. Cada acontecimiento era un hito que reafirmaba mi camino y me impulsaba a ir más allá. Subir al escenario de los Premios Verdes de Ecuador como finalista, tan poco tiempo después de lanzar D.R.Y., me dejó sin palabras. Las palabras que preparé se evaporaron y sólo quedó la emoción. Con mis padres mirando, la pura emoción de convertir mis ideas en realidad me llenaba de gratitud.

Hoy, mi trabajo va más allá de la simple confección de ropa. En el taller, empecé a preocuparme por los restos metálicos de los paraguas desechados. Un amigo me habló de la Fundación Niwok, que recogía los marcos metálicos para reutilizarlos. Los llamé y surgió una hermosa colaboración. Ahora, donamos todos los restos metálicos de los paraguas a la fundación. Desde allí, se dirigen a las mujeres indígenas de la comunidad wichí. Las mujeres las transforman en agujas de tejer que utilizan para crear y vender productos de comercio justo.

El trabajo que se lleva a cabo en D.R.Y. representa la cooperación respetuosa con el medio ambiente y la posibilidad de que cada persona contribuya allí donde se encuentre. Juntos podemos influir a escala mundial y actuar contra el cambio climático. Todavía me sorprendo a veces del inesperado y magnífico éxito de D.R.Y. Hacer lo correcto por el planeta no tiene por qué ser caro ni complicado. Desde los productos personales hasta el transporte y la alimentación, cada uno de nosotros puede aportar su granito de arena para conseguir un planeta más sano.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado