fbpx

Química transforma residuos de petróleo en productos ecológicos que honran su ascendencia indígena

La química me dio el poder de transformar algo peligroso en algo útil. Comencé a trabajar para convencer a los cocineros de que me vendieran su aceite usado, capacitándolos sobre los efectos nocivos de la reutilización para la salud.

  • 3 meses ago
  • marzo 3, 2024
8 min read
Silveria Cutipa packaging and selling her eco-friendly soaps, made from recycled used oil | Photo courtesy of Silveria Cutipa Silveria Cutipa packaging and selling her eco-friendly soaps, made from recycled used oil | Photo courtesy of Silveria Cutipa
journalist’s notes
interview subject
Silveria Cutipa comes from the indigenous population called Aymara in Bolovia. She is an Industrial Chemistry graduate and innovates products using used oil waste with an eye on environmental care. She specializes in creating cleaning products and handmade soaps from recycled frying oil, incorporating traditional medicinal plants. Her venture, Suma Qhana Jabones Kolla, established in 2014, also focuses on supporting women in vulnerable situations.
background context
Recycling used oil is a vital step towards protecting our planet. Disposing of it in drains contributes to the pollution threatening our natural world. A single liter of used oil, whether from cooking, industrial, or motor sources, can contaminate thousands of liters of water, posing significant challenges in wastewater treatment facilities. In aquatic ecosystems, such oil spills endanger life by blocking oxygen exchange and light penetration, leading to the death of plants and animals. Furthermore, these oils often contain heavy metals, and hazardous chemical elements that can persist in the environment for up to 15 years. Learn more about the importance of recycling oil for planetary protection in this detailed article.

LA PAZ, Bolivia — El nombre de mi empresa, Suma Qhana Jabones Kolla, significa “luz hermosa”. En mi pequeño laboratorio en casa, me comprometo con la Madre Tierra, elaborando jabones y detergentes ecológicos. En su creación, me esfuerzo por reducir la contaminación y preservar el medio ambiente.

Al crecer en el Altiplano en medio de la Cordillera de los Andes, el viento hablaba y me rodeaba con la magia y la energía de mis ancestros indígenas. En ese increíble lugar, el pueblo aymara trabajaba la tierra bajo los rayos del sol, y por las noches comenzaba el frío. Vivían en armonía con el medio ambiente.

Honro su legado en este laboratorio con piso de cemento, paredes de acero corrugado y vidrio azul. Rodeada de contenedores, tubos de ensayo, moldes de madera y maquinaria, hago magia con la ciencia. Usando mi bata blanca de laboratorio sobre mi ropa tradicional de cholita, expongo fórmulas químicas en una pizarra acrílica. Desde mi lugar de nacimiento en las tierras altas de La Paz hasta mi hogar en Bajo Pampahasi, mi trabajo mantiene vivas las tradiciones de mi ascendencia.

Lea más historias de comunidades indígenas de todo el mundo en Orato World Media.

Huérfana, de niña, redescubrí mis sueños en la tela de mi ropa ancestral.

A los cinco años, enfrenté una vida cruel, inmigrando desde la Cordillera de los Andes a la ciudad después de la muerte de mi madre. Quedé huérfano sin familia que me protegiera, carecí de recursos y enfrenté solo una herida profunda. Para comer y tener un lugar donde dormir, trabajé junto a mujeres de la ciudad vendiendo ajos y paskallas en las calles. No tenía sueños para mi futuro.

Finalmente, me encontré con un grupo de hermanas en un convento cercano. Me dejaron quedarme, me ofrecieron educación y me animaron. Las hermanas me explicaron mi identidad y desarrollé un enorme amor por mi cultura. Mientras tanto, en la escuela, un profesor llamado Humberto me inspiró su amor por la química.

Lea más historias sobre el medio ambiente en Orato World Media.

A través de la innovación, encontré mi pasión y la química guió mis sueños. Se convirtió en mi todo. Cada día, la mezcla de soluciones ocupaba mis pensamientos: cada experimento era una revelación. Cuando llegó el momento de ir a la universidad me pregunté: «¿Qué hago?» No tenía dinero para pagar la matrícula. No dispuesta a pedir más a las monjas, sentí la necesidad de valerme por mí misma.

Un día, sintiendo que mis sueños se desvanecían, bajé tristemente la cabeza y mi sombrero cayó al suelo. Tomándolo en mis manos, lo sacudí. Vi mi reflejo en un vitral y mi mirada se posó en mi vestimenta ancestral. Sentí una fuerza que emanaba de mi falda y blusa aymara. Caminé hasta el mercado y vendí mi ropa mientras lágrimas de felicidad rodaban por mis mejillas. Usé el dinero para pagar mis clases.

El petróleo desechado contaminó el medio ambiente, un químico reutiliza los desechos

Trabajando incansablemente desde el atardecer hasta el amanecer para terminar mi carrera, hice pequeñas piezas de joyería para vender y gané algo de dinero en un concurso. Aunque rara vez dormía, cada momento lo sentía como un eslabón de una cadena, desafiándome a soñar. Con esfuerzo y sacrificio me gradué de la Universidad Mayor de San Andrés con la licenciatura en Química Industrial.

Después de la escuela trabajé en la alcaldía de El Alto, Bolivia, en control de calidad. Rápidamente noté algo en la regulación del manejo de residuos sólidos. Las regulaciones descuidaron el manejo de aceites usados. Estos aceites acabaron vertidos en los desagües de casas y restaurantes, o dispersos en el suelo. Existía desconocimiento sobre buenas prácticas para su disposición temporal y final.

Silveria mostrando sus jabones | Foto cortesía de Silveria Cutipa

Sabiendo que un solo litro de petróleo contamina mil litros de agua, sentí la necesidad de concienciar al público sobre esto. También noté cómo los establecimientos de comida rápida reutilizaban el aceite varias veces, haciéndolo aún más tóxico y cancerígeno. Al ver los aceites quemados en bandejas y tambores, de repente se me ocurrió que podía usarlos. Surgió una idea: “¡Voy a convertir el aceite en jabón para platos!” Fue increíble cuando mi primera prueba en casa, en la cocina, resultó exitosa.

La química me dio el poder de transformar algo peligroso en algo útil. Comencé a trabajar para convencer a los cocineros de que me vendieran su aceite usado, capacitándolos sobre los efectos nocivos de la reutilización para la salud. Tienda por tienda, busqué suministros. A pesar de las miradas extrañas que me lanzaban, me encontré caminando de regreso a mi casa con una gran botella de aceite en cada mano.

Las plantas antiguas recuperan relevancia gracias a la química moderna

Poco a poco comencé a elaborar productos efectivos y de alta calidad utilizando aceite. En mi laboratorio de cocina, mientras preparaba las mejores recetas, la gente se interesó, pero el proceso siguió siendo complicado. Tratar de superar un sinfín de obstáculos burocráticos era como nadar con la ropa puesta. Sentí el peso con cada paso.

Los altos costos de registro y los requisitos fiscales me mantuvieron a oscuras y chocando contra las paredes, pero perseveré. Los dueños de las tiendas actuaron como si estuviera loco cuando les pedí que me vendieran su aceite, cerrándome la puerta en la cara. Otros me dieron el aceite, pero estaba cargado de partículas y restos de comida.

Me propuse capacitar a los propietarios sobre el estado necesario de los aceites y poco a poco fueron comprendiendo. Pronto, surgió una comunidad en torno al proyecto. El laboratorio de mi casa se convirtió en mi mundo, donde transformo aceite de cocina usado en jabones y detergentes. Afuera, los ladrillos pintados y los cactus en tambores reciclados destacan entre mis vecinos. En el jardín, las mariposas se mezclan entre las flores, los manzanos, las rosas y las antiguas plantas medicinales.

Ahora, la gente llega al laboratorio para dejar los aceites. Ellos incluso me pagan por tomarlo. Colocando el aceite en un barril, elimino las impurezas antes de mezclarlo con otros elementos. Una vez solidificados, corté los jabones con una herramienta artesanal. En algunos jabones integro recursos de la Amazonía boliviana como cupoazú, coco, almendra, cusi y motacú.

Plantas medicinales como el romero y la retama infunden la riqueza de la tierra en mis creaciones. Rescatar recursos ancestrales y volverlos visibles me llena de amor. Utilizo estos artículos en honor a su rica historia y cultura.

Química preserva la cultura aymara mientras ayuda a mujeres necesitadas

En mi cuaderno, registro cada planta y raíz, y las páginas se llenan con cada día que pasa. Sueño con que este diario se convierta en un libro para preservar las costumbres antiguas. Sirvo como guardián del conocimiento, enseñándolo a otros para evitar su extinción. Con cada página crece mi admiración y gratitud por estas mágicas plantas.

A medida que mi proyecto se expande socialmente, surgen oportunidades, como enseñar mi trabajo a madres solteras, mujeres mayores y víctimas de violencia. Cuando una hermana lo necesita, le doy jabones para que los venda. Este trabajo llena mi corazón y mi alma mientras veo a las mujeres fortalecerse. Negándonos a ser derrotados, nos miramos a los ojos y nos tomamos de la mano: se produce un intercambio entre nosotros.

En su laboratorio, Silveria mezcla productos químicos para crear productos ecológicos únicos. | Foto cortesía de Silveria Cutipa

Sueño con que mi proyecto crezca grande y fuerte; que cuidar el planeta irradiará luz y dará energía a todas las mujeres. Desde mi pequeño lugar en este planeta, en medio de esta tierra remota, soy una orgullosa mujer aymara. Usando mi falda al viento, dedico mi sabiduría a mis ancestros y prometo proteger a la Pachamama – Madre Tierra.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado