fbpx

CodeVita 2024: Programador chileno gana en India el mayor concurso de programación del mundo

Cuando terminé y miré a mi alrededor, me di cuenta de que nadie más había terminado. En cuatro horas conseguí resolver todos los problemas y terminé dos horas antes de las seis previstas.

  • 2 meses ago
  • junio 1, 2024
7 min read
Martín Andrighetti clinched the title of top programmer globally at this year's Code Vita competition hosted in India. Martín Andrighetti clinched the title of "best programmer in the world" at this year's CodeVita programming competition hosted in India. | Photo courtesy of Martín Andrighetti
Martin has been a programmer since he was 7 years old, today he is 23 years old and was crowned as the best programmer in the world in the Code Vita competition held in India this year.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Martín Andrighetti, de 23 años, es estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad Católica de Chile. Lleva programando desde los siete años. Tras una intensa competición de seis horas, Andrighet se convirtió en el primer latinoamericano en recibir el reconocimiento de «mejor programador del mundo» en la competición CodeVita, celebrada este año en la India, según reconoce el Guinness World Records.
CONTEXTO
Fue una final excepcional en el TCS Olympus de Bombay. El programador chileno Martín Andrighetti hizo historia al ganar el título de campeón de CodeVita 2024.
El joven chileno ganó un premio de 10.000 dólares. Le siguieron Zhiwei Dai, de la República Popular China, y Vannes Wijaya, de Singapur, que ganaron 7.000 y 3.000 dólares respectivamente por el segundo y tercer puesto.
El TCS CodeVita de este año atrajo a la impresionante cifra de 444.000 participantes de 94 países, estableciendo un nuevo récord de participación. En la gran final, celebrada en la India, 25 finalistas de nueve países diferentes se enfrentaron en una competición muy reñida.
Más información: «El mejor programador del mundo»: Chileno se posiciona como ganador de CodeVita 2024 (futuro360.com)

MUMBAI, India – Mi viaje de México a la India para participar en un concurso de programación me llevó a un destino que nunca soñé visitar. Al llegar, apenas podía creerlo. La India, con su cultura única, era radicalmente distinta de mi país natal, Chile, y la acogí con entusiasmo. Como programador, me sentía preparado para afrontar un nuevo reto en el TCS Olympus.

Lo que hizo especialmente interesante esta competición fue el marcador. En lugar de enumerar las clasificaciones individuales, mostraba nuestras puntuaciones por problema, indicando cuántos intentos había hecho cada competidor para encontrar una solución. Seguí sin ser consciente de mi ventaja hasta los momentos finales. Cuando terminé la competición y miré a mi alrededor, me di cuenta de que nadie más había terminado aún. En cuatro horas conseguí resolver todos los problemas y terminé dos horas antes de las seis previstas.

Lee más artículos sobre ciencia y tecnología en Orato World Media.

Pasión por la programación: de los comienzos alegres a las cotas competitivas

Empecé a programar a los siete años, no por necesidad, sino por el puro placer que me produce. Aunque ya no recuerdo los programas concretos con los que empecé, sentía un profundo placer cuando codificaba. Esta pasión por la programación es paralela a mi entusiasmo por los deportes. Durante mi época escolar, practicaba el atletismo con entusiasmo. En particular, me centré en el salto de alto, una prueba tan emocionante como peligrosa por el riesgo de caídas.

En mi segundo año de universidad, mi afición por la programación dio un giro competitivo cuando un amigo me animó a participar en un concurso. Junto con otras dos personas, participé en el concurso y descubrí una nueva dimensión de la programación. Pasó de ser un simple pasatiempo, desafió mis habilidades y me recompensó con un subidón de dopamina cada vez que resolvía un problema.

Gracias a esta experiencia descubrí el equipo de programación de mi universidad y me incorporé a él. Entrenando regularmente, para mi placer, ganaba una compensación por hacer lo que me gustaba. Sin embargo, enseguida me di cuenta de que la programación competitiva exigía algo más que conocimientos de programación. Requería una mezcla de ingenio y creatividad similar a la que se necesitaría en las Olimpiadas matemáticas. En este terreno, el éxito depende de algo más que del pensamiento lógico. Exige creatividad y salirse de lo convencional.

La primera vez que oí hablar de Code Vita en Chile, el concurso de programación organizado por TCS, fue cuando un alumno de nuestro equipo de programación consiguió el segundo puesto. Esto despertó mi interés, así que decidí inscribirme en línea. El concurso constaba de dos fases de selección. Completé la primera fase en la playa y la segunda en el Parque Conguillo. Para mi sorpresa, me seleccionaron y me clasificaron, a pesar de no tener grandes expectativas ni competir con la intención de ganar. Simplemente esperaba asegurarme una buena posición.

Viaje de un programador a la India para participar en el concurso Code Vita

Code Vita ponía a prueba las habilidades de programación más que el ingenio. Planteaba problemas muy desafiantes que exigían diseñar soluciones complejas en lugar de limitarse a averiguarlas. Este aspecto me interesaba especialmente porque anteriormente había participado en un concurso en México. Desde allí, viajamos a la India para Code Vita.

Aunque llegamos un poco tarde debido a nuestro viaje desde México, aproveché la oportunidad para explorar y experimentar la cultura local, incluida la degustación de comida picante el día antes de la competición. El hotel donde nos alojamos ofrecía muchas comodidades, como piscina y servicio de masajes, lo que hizo que nuestra estancia fuera agradable.

Durante la competición, me centré únicamente en el teclado, la pantalla y el papel. A pesar de estar rodeado de competidores de todo el mundo, mi interacción con ellos fue mínima. Me senté cerca del competidor chino que quedó segundo. Antes del concurso conversamos y conectamos con otros programadores. Sin embargo, mi experiencia más memorable llegó después de la competición. Me desenvuelvo bien bajo presión y me concentro de forma excelente, lo que me resulta muy útil en situaciones de estrés a corto plazo.

Estos concursos siempre me desafían con el ingenio que requieren. Pone a prueba mi creatividad de un modo tan extraño como gratificante. No obstante, cuando terminó la competición, me di cuenta de que había ganado sin ni siquiera mirar las puntuaciones durante la prueba. Me di cuenta al observar que mis competidores seguían concentrados en su trabajo. Viví un momento surrealista, casi desconectado de la realidad, pero singularmente estimulante. Saber que no volvería a vivirlo le daba un toque agridulce al recuerdo.

Evolución de la comunidad de programadores

La competencia en sí resultó intensa. Normalmente, estos concursos son cortos, pero éste duró seis horas. Yo completé los problemas en cuatro, mientras que a otros aún les quedaban varios por resolver. Curiosamente, los participantes fueron los que más intentaron resolver el problema sencillo, lo que pone de manifiesto la diversidad de sus planteamientos. Cuando volví a casa, me encontré con otro fenómeno inesperado. La noticia de mi victoria se extendió y me llovieron felicitaciones de todas partes, lo que me llevó a pasar horas respondiendo mensajes en WhatsApp. Me sentí abrumadoramente satisfecho, sabiendo que mi duro trabajo y mi estrés culminaron en un resultado tan positivo.

Martín Andrighetti, fotografiado en el centro, es estudiante de Ingeniería Informática en la Universidad Católica de Chile, y presume de saber programar desde los siete años. | Foto cortesía de Martín Andrighetti

Después de la victoria, he notado que la universidad responde ahora con más rapidez a mis peticiones especiales, aunque mi vida cotidiana no ha cambiado mucho. Este logro, aunque no ha alterado significativamente mi rutina, sí ha influido en la forma en que los demás me perciben y me tratan en mi entorno académico. Antes, la comunidad de programadores era muy reservada, pero ahora se ha abierto a la diversidad y la cordialidad.

Esta apertura se hizo evidente durante la competición. Asistimos siete personas de Chile. Formar parte de ese contingente más numeroso propiciaba naturalmente más interacciones de las que uno experimentaría solo. Hace unas semanas, nuestro equipo participó en Egipto en el concurso mundial de programación universitaria. A diferencia de la FIFA, donde los espectadores son el principal atractivo, las empresas dan vida a las competiciones de programación. Invierten mucho porque estos concursos mejoran considerablemente las habilidades de los programadores, fomentando un pensamiento claro y estructurado.

En general, aunque estas competiciones no reflejen el fervor competitivo de deportes como el fútbol, desempeñan un papel fundamental en la excelencia de la programación y el crecimiento de la comunidad. Las empresas no sólo impulsan la competencia, sino que también potencian el talento mundial en programación.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado