Un modelo muestra la mascarilla transparente.

Las máscaras transparentes abren una ventana para comunicarse

Cuando comenzó la pandemia, sentí que todos se escondían detrás de sus máscaras.

Contexto
El primer caso confirmado del COVID-19 en Argentina se anunció el 3 de marzo de 2020.
Desde el 15 de abril, el uso de mascarillas fue obligatorio en la Ciudad de Buenos Aires.
Activistas y organizaciones que luchan por los derechos de las personas sordas y con problemas de audición exigen que los trabajadores de los servicios esenciales, como cajeros de supermercados, agentes de policía o personal sanitario, utilicen barbijos transparentes o máscaras para poder leer sus labios o gestos y que el uso obligatorio de máscaras “no sea una barrera más”.
La máscara transparente busca ser inclusiva y difundir los derechos de las personas con discapacidad.

La pandemia nos obligó a usar máscaras para evitar el contagio. Las nuevas costumbres, naturalizadas por muchos de nosotros, marcaron una barrera en la comunicación de muchas personas sordas que, al no poder leer los labios, estaban aisladas de la sociedad.

Esta es la historia de miedo, angustia, sacrificio y solidaridad de los más afectados por las nuevas medidas sanitarias.

Escondido detrás de una máscara

Soy Eran Domínguez, decorador de interiores, soy sordo y trabajo en una escuela.

Antes de la pandemia, ya existían barreras relacionadas con la comunicación. Hacer frente al exterior siempre fue un gran desafío. Muchas veces la gente no está preparada para lidiar con eso. Estas situaciones siempre angustian a cualquiera. Leer los labios es muy difícil y muchas veces no entiendo lo que intentan decirme. Para mí es fundamental mostrar mis gestos para poder comunicarme.

Salir a la calle me preocupaba, sentía mucho estrés y me ponía nervioso. Hay un sentido de aislamiento. Por muy alto que me hablen o lo repitan muchas veces, el conjunto de emociones y la angustia de la experiencia hicieron que no quisiera salir de mi casa.

Cuando comenzó la pandemia, sentí que todos se escondían detrás de sus máscaras.

Un día me regalaron una máscara transparente y de inmediato pedí muchas más. Fue un alivio. Con gran emoción, se los entregué a mis amigos, familiares y colegas. De repente, la posibilidad de poder comunicarme se extendió frente a mí. Sentí un gran alivio.

Recientemente, caminando al trabajo, un oficial de policía me detuvo pidiéndome permiso para circular. Tenía miedo, no entendía nada, ni él me entendía. Empecé a ponerme muy nervioso, sudaba, me agitaba.

Traté de explicarle mi situación, pero no fue posible. Nos miramos el uno al otro sin entender lo que decíamos. Le ofrecí una máscara que tenía conmigo, la limpió con alcohol y se la puso. De repente, como por un truco de magia, se dio cuenta de lo que estaba tratando de explicar.

Le di mi permiso, me agradeció y se disculpó. El policía me dijo que no se había dado cuenta de lo importante que era para mí poder verlo hablar.

Una mascarilla con un centro transparente para permitir la lectura de labios.

La mejor solución en una pandemia

Soy Milagros Torroba, diseñadora de indumentaria nacida en la Ciudad de Santa Rosa, provincia de La Pampa, Argentina. Como muchos otros, viajé a Buenos Aires buscando un mejor nivel académico. Hace dos años comencé mi propio proyecto de marca de ropa llamado Mila Chemin, que tiene prendas inclusivas.

Este año tenía muchos proyectos en mente, pero me encontré lidiando con la pandemia, la cuarentena y el coronavirus. Todos los frutos de mi esfuerzo realizado durante estos años con mi emprendimiento se detuvieron de repente, y me pregunté, “¿cómo sigo?”

Investigando en Internet, me di cuenta de que el mundo de la moda en Europa se estaba volcando hacia el diseño de máscaras faciales. Pensando en mi concepto de marca y en esta búsqueda de prendas inclusivas, me pregunté: “¿Qué me está enseñando esta situación?”. “¿Qué puedo aprender de esto?”.

Pensé que si los que más dificultades tienen son siempre los que tienen que adaptarse al entorno, ahora yo tenía que hacer algo por ellos.

En ese momento recordé a mi cuñada, una persona sorda. Me dijo que era muy malo para ella no poder leer los labios y las expresiones faciales, y sentía que todo lo ganado en estos años se había perdido de repente.

Fue entonces cuando comencé a diseñar una máscara para que ella pudiera comunicarse, con una ventana transparente para que pudiera visualizar los labios de las personas.

Ojos cubiertos y silenciados

Mi nombre es Florencia Granata, trabajo en la policía científica y tengo problemas de audición desde los 18 meses.

La comunicación siempre me ha resultado difícil, ya sea por la falta de paciencia que las personas manifiestan en general o por la falta de herramientas relacionadas con la inclusión. En mi caso, si la gente me habla desde atrás o de lado, no puedo leer los labios y me pierdo.

La pandemia hizo las cosas aún más difíciles. Dado que la gente usa máscaras faciales, era imposible leer sus labios. Con este panorama la comunicación era muy complicada. En todos los lugares a los que fui tuve que explicarles que si no se bajaban las mascarillas, no podía entender lo que decían. Imagínese pedirle a alguien que se baje la máscara en medio de una pandemia.

La idea del prototipo transparente vino de Mila (Milagros Torroba), mi cuñada. Se dio cuenta de lo difícil que se estaba volviendo todo para mí.

De repente, un día me llegó un paquete por sorpresa. Cuando lo abrí, no lo podía creer: era una mascarilla transparente. Me la puse y, por primera vez en mucho tiempo, me sentí tranquila. Lloré mucho, estaba emocionada. Me sentía incluída. Este dispositivo es la única oportunidad que tienen las personas sordas de tener una buena comunicación.

Las personas deben comprender que una persona con pérdida auditiva u otro problema asociado está aislada del mundo si no puede ver las expresiones faciales. Algo tan simple cambió la vida de muchos.

Cada grano de arena cuenta

Soy Ágata Fornasa, directora de Sea ONG, profesora, actriz y presidenta de Señas en Acción, una ONG que busca capacitar en lengua de signos en toda Argentina.

De repente, aparecieron el coronavirus, la pandemia, las mascarillas y las nuevas barreras para las personas sordas. Aquellos que ya tienen dificultades en la comunicación diaria se encontraron incapaces de leer nuestras expresiones y comprender el espectro de modulaciones.

Comenzamos a buscar soluciones hasta que nos vino una idea desde San Miguel del Monte, Provincia de Buenos Aires, Argentina: una mascarilla transparente.

A través de un tutorial que incluía cómo hacerlos y qué opciones de materiales se podían utilizar, lanzamos una convocatoria para costureras de todo el país, comenzando por las que ya tenían proyectos de mascarillas convencionales. En poco tiempo y con gran éxito se incorporaron 24 costureras de Argentina y una de Uruguay.

Ahora tenemos máscaras de todo tipo. Las personas pueden elegir el modelo que les resulte más cómodo, el que más les guste o con el que más se identifiquen. El proyecto apuesta por convertirse en fuente de trabajo.

Nuestra iniciativa se ha expandido tanto que estamos recibiendo solicitudes de hogares de personas de la tercera edad. Las personas mayores se asustaban cuando no pudieron ver las expresiones de sus cuidadores.

Las organizaciones de autismo también nos pidieron que colaboremos y nos hablaron de la importancia de visualizar expresiones cuando la comunicación no verbal es fundamental.

La empresa Global Wizard nos donó una página web donde las personas pueden acceder a la costurera más cercana en elmapa por ubicación. Esto permitió que más personas se unieran al proyecto porque encontraron un canal excelente para difundir su trabajo. Gracias a ellos, las personas ahora tienen un lugar para buscar su mascarilla transparente más cercana.

A veces tomas iniciativas y no te das cuenta del impacto que realmente tienen.

Protocolos para comunicarse

Soy Raquel Lemme, una persona sorda.

Cuando comenzó la pandemia, antes de usar estos nuevos dispositivos transparentes, comencé a tener dificultades para comunicarme. Mi estrategia fue ponerme a unos pasos de la otra persona y, casi sin poder verla, bajarnos la máscara e intentar leer sus labios y sus expresiones.

Cuando voy al supermercado, siempre hago la fila para personas con discapacidad. Al llegar frente al cajero, le explico que soy una persona sorda. Antes de las nuevas mascarillas, me respondían hablando más alto. Trataba de escribir en un papel o en un celular para hacerles entender que no escuchaba lo que decían, pero en general, seguían hablándome. Me ponía muy triste y ellos también, no podíamos comunicarnos; veía que estaban haciendo un esfuerzo, les agradecía y a veces incluso les pedía perdón.

Usar las máscaras transparentes me hizo la vida más fácil. Ahora pueden ver mis expresiones y yo puedo ver las suyas. Podemos entender, leer y comunicarnos.

En este mundo incierto y caótico, conceptos como inclusión y convivencia se leen en las transparencias de estos corazones que solo se ponen en el lugar del otro.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.