fbpx

Giselle Moreno gana el oro en el mundial de taekwondo tras dos años de parón y el nacimiento de su hijo

Cuando sonó el pitido final, levanté los brazos y se me saltaron las lágrimas Me quedé mirando a mi hijo pequeño en las gradas. Su mirada llorosa se encontró con la mía y sus ovaciones ofrecieron un tácito «Te quiero».

  • 7 meses ago
  • octubre 18, 2023
7 min read
<b> Giselle Moreno stands with her Gold Medal at the K Giselle Moreno stands with her Gold Medal at the World Taekwondo Championships | Photo courtesy Giselle Moreno Team
Interview Subject
Giselle Moreno, born December 20, 1984 in Buenos Aires, is a IV Dan Taekwondo practitioner. She debuted at the 2002 World Championship in Puerto Rico and has since amassed a series of medals: bronze in Russia (2009), North Korea (2011), and Bulgaria (2013); and silver in Bulgaria (2015). On August 25, 2023, Giselle clinched the gold medal in the up-to-52kg category at the Kazakhstan World Championship, becoming a World Champion.
Background Information
Taekwondo was formally recognized as a martial art in Korea in 1955, spearheaded by General Choi Hong Hi. Forming a special board that included a mix of social leaders, Choi named the National Martial Art of Korea as «Taekwon-Do,» which was officially endorsed by the first President of the Republic of Korea, Dr. Seung-man Rhee. The art gained international attention in 1959 and led to the formation of the International Taekwon-Do Federation (ITF) in 1966, featuring associations from multiple countries including the United States, Italy, and Vietnam. Rooted in Eastern moral culture and applying the principles of physics, Taekwon-Do continues to evolve, striving for technical and philosophical excellence. For comprehensive rules and practices, General Choi authored the Encyclopedia of Taekwon-Do. Today, ITF leaders maintain the art’s evolving legacy. For more details, visit ITF Official Website and ITF-TKD.

ASTANA, Kazajstán – El ambiente del estadio crepitaba con electricidad cuando salí a la lona, con mi garra argentina alimentando cada fibra de mis movimientos. El aire tenía un sabor ácido y desprendía el dulce aroma de una victoria inminente. Sentí como si el universo mismo me susurrara: «Este es tu momento». Mis ojos se clavaron en el podio sabiendo que era donde estaba destinada a estar.

En el torbellino de adrenalina que supuso la Copa del Mundo de Taekwondo 2023, conseguí el oro en la categoría de hasta 52 kg, haciendo realidad por fin un sueño que es a la vez la encarnación y el testimonio de mi pasión, mis luchas y mis aspiraciones. Cada detalle sensorial, desde los latidos de mi corazón hasta el sudor, desde los estruendosos aplausos que llenaban mis oídos hasta las vibrantes tonalidades de la bandera argentina, grabaron ese momento surrealista en mi memoria. «¿Puede ser esto real?», pensé. Todavía me estoy pellizcando.

Lee más artículos deportivos en Orato World Media

El taekwondo se convirtió en una ambición ardiente, competir lo significaba todo

Comencé mi carrera en el taekwondo a los 11 años con la única y ardiente ambición de convertirme en campeona del mundo. Cada puñetazo que lanzaba y cada patada que asestaba reverberaban con el fuego de aquel sueño.

Cinco años más tarde, a los 16, la oportunidad llamó a su puerta. «Tenés una oportunidad en los campeonatos del mundo», me dijeron. Sin pensármelo dos veces, aumenté la intensidad de mi entrenamiento. Mi cuerpo sudaba y me dolían los músculos, pero mi espíritu estaba por las nubes.

Pasaron dos años y allí estaba yo: una dinamo de 18 años en Puerto Rico, compitiendo en mi campeonato mundial inaugural en 2002. Cuando me abalancé, golpeé y giré, mis puños y pies cortaron el aire espeso y húmedo que se pegaba a la piel como una segunda capa.

La atmósfera caribeña era un ente palpitante y vivo, pero no era rival para la carga eléctrica de mi ambición. Seguí luchando hasta los cuartos de final, con cada golpe resonando como un grito de guerra en aquel escenario tropical.

Luchando en la categoría de adultos: mi premio de oro sigue siendo esquivo

Siete años más tarde, en 2009, volví al escenario mundial, esta vez en la categoría de adultos, luchando en la gélida arena rusa. Gané el trofeo de bronce. Le siguieron las medallas en Corea y Bulgaria en 2011 y de 2013 a 2015, un carrusel de bronces y platas. Sin embargo, el premio de oro seguía siendo difícil de alcanzar, siempre a un paso de la agonía.

En 2017, adopté un papel que me cambió la vida cuando me convertí en madre. El aroma de la loción para bebés sustituyó al olor del gimnasio; los suaves arrullos de mi hijo recién nacido suplantaron a los sonoros golpes y patadas. Los campeonatos pasaron a un segundo plano y, durante un tiempo, el ring quedó en silencio.

Hacia 2019, cuando me puse mi equipo y volví a pisar esa colchoneta familiar, solo para sufrir una desgarradora derrota en la primera ronda. Allí sentada, con el corazón cayendo como una piedra en un abismo, pensé: «¿Es éste el final del camino?».

Sin embargo, el canto de sirena de otro campeonato del mundo se abrió paso entre mis dudas. Una sola pregunta persistía: «¿Por qué no intentarlo una última vez?» Decidida, embarqué en un avión rumbo a Kazajstán, con el rugido de los reactores mezclándose con mis pensamientos acelerados.

Giselle luchando contra un oponente en el Campeonato del Mundo de Taekwondo de Kazajstán | Foto cortesía del equipo de Giselle Moreno

Al aterrizar, la erupción de la multitud me envolvió. Estaba preparada para luchar no sólo por mí, sino por ese sueño persistente que se encendió en una niña de 11 años hace tantos años. El sabor de la expectación me llenó la boca, y los sonoros aplausos y vítores me inundaron como un maremoto. Mi mensaje al mundo seguía siendo claro: lucharé hasta el último segundo y defenderé ese mensaje hasta mi último aliento.

Un viaje a la final: Pensé: «Esto es todo»

La suerte me acompañó en la primera ronda y dominé mi partido contra Malasia. Sin embargo, el verdadero elemento decisivo fue la final contra Japón. A pesar de ir por delante en el marcador, los incesantes ataques de mi oponente me dejaban jadeante, cada movimiento era una sangría para mis menguantes reservas. El sudor me entraba por los ojos; mis músculos eran un coro de agonía.

A falta de 30 segundos, estaba cerca del límite. Fue entonces cuando la cuenta atrás del público me envolvió como un salvavidas: 10, 9, 8. «Ya está», pensé, con el corazón latiéndome al ritmo de sus cánticos. Cuando sonó el timbre final, mis brazos se alzaron y las lágrimas cayeron en cascada por mis mejillas: ¡Lo logré! El sueño de toda una vida cumplido.

Me quedé mirando a mi hijo pequeño en las gradas. Su mirada llorosa se encontró con la mía y sus ovaciones ofrecieron un tácito «Te quiero». A su lado, mi marido y entrenador Federico era todo sonrisas mientras extendía los brazos.

Salimos del ring en un frenético baile de abrazos, agitando nuestra bandera y gritando: «¡Dale campeón!». A medida que las melodías de la Copa Mundial de Fútbol Qatar 2023 llenaban el ambiente, el estadio se transformaba en un remanso de alegría sin límites y emoción descarnada. Fue, en ese momento perfecto, un festival de magia y victoria.

El podio se convirtió en una ceremonia emotiva, nunca había vivido algo tan profundo

El punto culminante de esta montaña rusa emocional fue la ceremonia del podio. «¿Querés subir conmigo?», le susurré a mi hijo, cuyos ojos brillaban como estrellas al atardecer. «¿Deberíamos levantar el trofeo como Messi?», pregunté. Su sonrisa se extendió por toda su cara, iluminando el momento.

Tomados del brazo, subimos al podio, envueltos en los acordes conmovedores del himno nacional argentino. Las lágrimas nos nublaron la vista, pero en ese momento llegó la claridad. Nunca había experimentado algo tan profundo.

Giselle Moreno y su hijo en el Campeonato Mundial de Taekwondo de Kazajstán | Foto cortesía del equipo de Giselle Moreno

Cumplir este sueño significaba tejer juntos los hilos del amor y la ambición en un tapiz demasiado exquisito para las palabras. Cumplir este sueño significaba entretejer los hilos del amor y la ambición en un tapiz demasiado exquisito para las palabras.

Cada vez que veía a Messi levantar triunfalmente los brazos y exclamar: «Gané el Mundial; lo conseguí», sentía una conexión inexplicable. Allí de pie, con el trofeo en la mano, supe que no sólo estaba en lo más alto del podio, sino en la cima del mundo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado