Padre e hijo con autismo encuentran conexión y libertad encima de una bicicleta tándem

Quería correr la voz sobre lo que habíamos encontrado en nuestra bicicleta tándem. Quería compartir nuestra nueva conexión, la confianza de mi hijo, este deporte inclusivo que acoge a todos, independientemente de la discapacidad. Así nació Empujando Límites.

Juan Zemborian
PROTAGONISTA
Juan Zemborian, arquitecto y padre de dos hijos, fundó la organización sin fines de lucro Empujando Límites después de darse cuenta de los beneficios de usar una bicicleta tándem con su hijo, que tiene autismo y otras discapacidades.
CONTEXTO
Empujando Límites: El objetivo de la organización es “promover el uso de bicicletas tándem y brindar a las comunidades esta herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad”.
Empujando Límites espera que a través del tándem “muchas personas puedan acercarse a llevar una vida mejor haciendo deporte, disfrutando de la naturaleza y utilizándola como elemento de unión para lograr la inclusión, empezando por la familia y continuando con el resto de la sociedad”.
Para más información, sigue Empujando Límites en Instagram y Facebook.


Día Mundial del Autismo: El 2 de abril es el Día Mundial de Concientización sobre el Autismo, y se llevan a cabo diferentes eventos culturales, de concientización y de celebración en todo el mundo para conmemorar la ocasión.

Empujando Límites realizó una marcha comunitaria en bicicleta que reunió a personas con autismo, trastornos generalizados del desarrollo (TGD) y trastorno del espectro autista (TEA), sus familias y miembros de la comunidad en general para crear conciencia, compañerismo y apoyo.


Autismo: obtenga más información sobre el autismo y el trastorno del espectro autista en los siguientes recursos:
La Sociedad de Autismo
Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades

BUENOS AIRES, Argentina—Ser padre cambia todas tus prioridades. Cuando nació mi hija Anita, sentí una felicidad más allá de lo que podría haber imaginado; luego llegó Santiago y terminó revolucionando todo lo que creía saber.

Un diagnóstico de autismo inicia una nueva etapa de la vida

Al principio no notamos mucha diferencia entre Santi y su hermana, pero cuando tenía 10 meses, mi hermana psicóloga nos alertó que se estaba comportando de manera diferente a otros de su edad. Le siguieron los diagnósticos de retraso en el desarrollo e hipotiroidismo, seguida de hipotonía muscular y, finalmente, trastorno del espectro autista (TEA).

Que me dijeran que mi hijo tenía TEA marcó un antes y un después. Ya no se trataba de tratar las diversas condiciones de Santi con medicamentos y/o terapias; tuvimos que transformar nuestra actitud como familia para generar cambios positivos en su vida y en su forma de vivir el mundo.

Mi primera prioridad era conectarme con el mundo de Santi. Primero traté de hacer esto a través del “tiempo de suelo”, una terapia en la que me acostaba en el piso y lo miraba a los ojos durante horas. Entonces, mis pensamientos se movieron hacia el ejercicio, con la esperanza de encontrar formas de conectar y fortalecer su cuerpo.

Descubrir la bicicleta como vínculo y método de superación

Casi por casualidad, encontramos lo que nos une hasta el día de hoy y nos ayuda a superar los límites.

Al principio jugamos al tenis, a nuestra manera única, pero jugamos. Sin embargo, noté que le gustaba mucho más pedalear en bicicleta. Le generaba una alegría tremenda. Me di cuenta de que podía pasar mucho más tiempo con él haciendo esa actividad, y eso me avivó el deseo de hacerlo de la mejor manera posible.

Primero comenzó con un triciclo, conmigo corriendo detrás de él. Sin embargo, pasó el tiempo, Santi creció y, finalmente, las ruedas explotaron por su peso.

Le enseñamos a andar en bicicleta solo, una tarea desafiante. No sabía qué hacer ni qué decir para despertar su ilusión y ganas de hacerlo, hasta que un día, cuando tenía unos 7 años, le dije sin pensarlo mucho: “Santi, tienes que aprender a andar en bicicleta” solo porque cuando cumplas 15 años vamos a cruzar la cordillera de los Andes y llegar al océano Pacífico”.

No sé si entendió la magnitud del desafío, de hecho, creo que ni siquiera lo entendí realmente, pero nos motivó a ambos.

La pieza final del rompecabezas: una bicicleta tándem

A los 12 años, Santi había dominado en gran medida andar en bicicleta. Sin embargo, un pequeño detalle dificultaba la conducción y el entrenamiento: no estaba interesado en usar los frenos. Le encantaba sentir el viento en la cara y descubrir los nuevos lugares que le esperaban más adelante, sus intereses no incluían frenar y acabar con todo eso.

Sin embargo, nos adaptamos y diseñé una especie de freno de mano adjunto a la parte trasera de su bicicleta que podía operar. Aunque nunca fui muy deportista, lo acompañaba en los paseos a diario para poder detenerlo si era necesario.

Un día, conocí a un guía turístico local en una reunión de padres en la escuela de mi hija. Le hablé de mi idea de cruzar los Andes con Santi y le expresé mis dudas de que alguna vez pudiéramos concretarlo. Respondió que había cruzado los Andes con un ciego.

Me sentí asombrado: comprender que un viaje así fuera posible para otras personas con discapacidades abrió un mundo completamente nuevo de expectativas para mí. Así conocí las bicicletas tándem o dobles, que permiten a dos ciclistas andar juntos en la misma bicicleta.

Superando desafíos inesperados

Emocionados por nuestro nuevo descubrimiento, nos topamos con otra barrera; en Argentina, las bicicletas tándem eran difíciles de encontrar, además de caras y pesadas.

Sin embargo, la zona costera de Miramar es conocida por bicicletas únicas. Íbamos allí y alquilábamos un tándem cada vez que podíamos, pedaleando en esa pesada y antipática bicicleta de un lado a otro de la costa.

Me di cuenta de lo bueno que era para él. Sí, ayudó a su desarrollo muscular, pero mucho más importante, finalmente se conectó con su mundo interior.

Recaudamos fondos y finalmente logramos comprar una bicicleta doble, adaptándola para nuestro futuro viaje. Con mucho esfuerzo y entrenamiento, registrando 80 kilómetros (50 millas) cada fin de semana, finalmente logramos nuestra meta y logramos nuestro desafío.

Nace Empujando Límites

Si bien fue un logro físico asombroso, ver a mi hijo ganar confianza durante nuestras millas de pedaleo significó mucho más para mí. La experiencia me enseñó algo crucial: los miedos no desaparecen, pero podemos aprender a tolerarlos y desafiarlos.

Sabía que no podía guardarme este descubrimiento; quería correr la voz sobre lo que habíamos encontrado en nuestra bicicleta tándem. Quería compartir nuestra nueva conexión, la confianza de mi hijo, este deporte inclusivo que acoge a todos, independientemente de la discapacidad. Así nació Empujando Límites (Asociación Civil Empujando Límites), para la inclusión en el ciclismo de personas con discapacidad y sus familias.

Todas las fotos por Jaime Andrés Olivos

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Jaime Andrés Olivos: socioeconomist by profession, photojournalist by passion.