fbpx
Armando Lara faces off with his son Andrés. He became his kung fu coach and mentor about four years ago, shortly after receiving his stomach dysplasia diagnosis
Armando became the mentor and coach of his son, Andrés David Lara.

Hombre hace frente a una enfermedad terminal y COVID con la ayuda del kung fu

Es fundamental que mantenga mis niveles de estrés bajos para evitar que mi condición empeore. El kung fu, una práctica en gran parte espiritual, ha sido una parte clave de mi recuperación, ya que promueve la paz mental y la disciplina.

Armando Lara
PROTAGONISTA
Armando Lara, 49, es padre de dos hijos y trabaja como conductor profesional y fotógrafo en el reconocido Diario El Comercio de Ecuador.
CONTEXTO
Las tasas de mortalidad por cáncer de estómago en América Central y del Sur se encuentran entre las más altas del mundo, lo que se atribuye en parte al acceso deficiente a la atención médica.

Según Reuters, se han registrado 872.465 infecciones y 35.609 muertes relacionadas con el coronavirus en Ecuador desde que comenzó la pandemia.

QUITO, Ecuador—Tuve dos encuentros con una enfermedad grave y el espectro de la muerte en los últimos cuatro años. Sin embargo, una cosa me ha mantenido centrado y enfocado en todo momento: el kung fu.

Recibir el diagnóstico y despedirme de mi familia

Hace cuatro años, los médicos me diagnosticaron una enfermedad terminal: displasia de segundo grado localizada en el estómago. Esta condición es la antesala del cáncer, y si no se trata a tiempo, es igual de fatal. Empecé a hacer todos mis tratamientos con el Seguro Social del Ecuador (IESS), que es la entidad que administra el sistema nacional de salud universal.

El médico me dio cinco meses de vida. Me dijo que me despidiera de mi familia y comenzara a ahorrar para los gastos del funeral.

El día que me dieron esa noticia todo fue triste. Se sentía extremadamente difícil de continuar. El susto y la tristeza no sólo me afectaron a mí, en esos primeros momentos; se prolongó durante días en mi casa. Mi esposa y mis hijos manejaron mal la noticia y lloraron mucho. Hice lo que me ordenó el doctor; empecé a despedirme.

Sin embargo, cuando fui a mi trabajo y se lo dije a mis compañeros y jefes, me animaron a no rendirme.

El médico del IESS me dijo que la única manera de sobrevivir era pagando a un médico privado. Las citas públicas estaban programadas para unos siete meses, pero solo me dieron cinco meses de vida. Me dije a mí mismo: “Aún no es hora de morir”, y comencé a buscar un oncólogo privado.

Recibir apoyo vital de mis colegas

Trabajo en el diario El Comercio como chofer profesional. Conduzco un camión con el que transporto a periodistas y fotógrafos a diferentes partes del país, y también estoy certificado como fotógrafo profesional.

Cuando les di la noticia de mi diagnóstico a mis compañeros de trabajo, me dijeron que me apoyarían. Se ofrecieron a ayudarme a pagar un tratamiento médico privado, que era excesivamente caro.

Todos los gastos de oncología, medicamentos y tratamientos ascendieron a $6.000. A los cuatro días de haberles dado la noticia, mis compañeros de trabajo recaudaron $4,000 para ayudarme a pagar.

Con su apoyo, pagué mi médico privado, el tratamiento y todos mis medicamentos. Gracias a mis compañeros y jefes de El Comercio pude permitirme la supervivencia. Los médicos me dieron cinco meses de vida y he estado luchando por mí y por mi familia durante cuatro años.

Encontrar la serenidad y la disciplina con el kung fu

Todo en mi vida ha cambiado desde mi diagnóstico. Tengo que seguir una rutina muy ordenada, comer muy sano y tomar mis medicinas puntualmente.

Armando durante sus entrenamientos en el parque La Carolina, en el norte de Quito
Armando durante sus entrenamientos en el parque La Carolina, en el norte de Quito | Foto por Pamela Castillo Díaz

Cuando empezó todo esto, decidí confiar en Dios y pasar mis últimos días con mi familia. Pero, al mismo tiempo, quería entregarme al kung fu, deporte en el que me entreno desde hace casi 30 años. Desde mis problemas de salud, comencé a practicarlo con más intensidad y concentración, con el objetivo de competir a nivel profesional.

Actualmente tengo tres medallas de oro: un campeonato nacional, un campeonato provincial y una medalla de plata en la categoría Senior.

La displasia todavía está en mi estómago y puede convertirse en cáncer en cualquier momento si no tengo los cuidados necesarios. Parte de ese cuidado es mantener bajos mis niveles de estrés; ahí es donde el kung fu se convierte en una parte tan importante de mi recuperación. Este deporte es en gran medida un entrenamiento espiritual y promueve la paz mental y la disciplina. Lograr éxitos en mi práctica me ha ayudado a sentirme viva.

Otro fruto inesperado que he cosechado gracias al kung fu ha sido trabajar con mi hijo, Andrés David Lara. Cuando los médicos me sentenciaron a muerte, mi hijo decidió continuar con mi legado de kung fu, así que me convertí en su entrenador. Ahora, cuatro años después, mi hijo ya tiene tres medallas de oro en campeonatos nacionales y provinciales.

Otro contacto cercano con la muerte, esta vez por COVID

Cuando comenzó la pandemia de COVID-19 en 2020, mis médicos me sugirieron que me cuidara mucho porque, con mi condición, contraer COVID podría ser fatal.

A pesar de mis precauciones, siete meses después de que estalló la pandemia en Ecuador, me contagié. Tuve una fuerte reacción, pero aún con mi malestar, continué practicando kung fu en casa e hice mis ejercicios de respiración. Me convencí de que aún no había llegado el momento.

Eventualmente, mis síntomas se volvieron lo suficientemente severos como para enviarme al hospital. Los médicos allí me dijeron que me iba a morir y que lo mejor era que me fuera a casa para hacerlo. Pero luché por mi familia y me dije una vez más: “Armando, aún no es el momento”.

Me han dejado dos veces sin esperanza, pero aquí sigo. Uno debe luchar por la vida, y nunca darse por vencido. Esta creencia es cómo sigo adelante.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Pamela Castillo Díaz, 35, has been an Ecuadorian journalist and storyteller for 15 years. She has worked as an editor in recognized Ecuadorian media, including Diario HOY, El Comercio, and Diario Extra. She currently develop and manage her website, pamelacastillodiaz.com.