fbpx

Una trabajadora del sexo en el mayor Barrio Rojo de Asia relata sexo, drogas y abusos

Nos abofetean en cuanto decimos algo. A continuación, nos agarran del pelo con tanta fuerza que no podemos ni respirar, y luego empiezan a darnos bofetadas y golpes en el estómago. La violencia termina con sexo violento.

  • 2 meses ago
  • mayo 28, 2024
8 min read
Kakoli Das works as a sex worker in Sonagachhi, Asia’s biggest red light district in Kolkata, India. | Photo courtesy of Priyanka Chandani Kakoli Das works as a sex worker in Sonagachi, Asia’s biggest red-light district in Kolkata, India. | Photo courtesy of Priyanka Chandani
Kakoli Das works as a sex worker in Sonagachhi, Asia’s biggest red light district
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Kakoli Das, de 46 años, es trabajadora sexual en Sonagachi, la mayor zona roja de Asia, en Calcuta (Bengala Occidental, India). Kakoli tenía 16 años cuando llegó a Sonagachhi y nunca pudo escapar. En cambio, eligió las drogas como distracción y analgésico para el trabajo. Con el tiempo se volvió sobria y ayuda a otras mujeres, pero continúa con la prostitución, enviando dinero a su familia con regularidad.
CONTEXTO
Sonagachi, situada en Calcuta (Bengala Occidental, India), acoge a más de 17.000 profesionales del sexo y es la mayor zona roja de Asia. Las mujeres suelen ser víctimas de la trata, y algunas vienen voluntariamente para ganar dinero. Los caminos de Sonagachhi están llenos de historias, sobre todo de mujeres que se han visto obligadas a vivir desesperadas y aisladas de la sociedad. Hasta hace unos años no tenían identidad ni derecho de voto, pero eso ha cambiado. Su existencia en la sociedad a menudo se descuida y se considera una mancha permanente.
Más información: Sonagachi, el mayor barrio rojo de Asia, con cientos de burdeles | Daily Mail Online

Advertencia: Esta historia contiene una descripción gráfica de la prostitución/trabajo sexual y puede no ser adecuada para algunos lectores.

KOLKATA, India – La gente nos desprecia fácilmente [as sex workers], juzgándonos desde la comodidad de sus hogares. Sin embargo, ¿hasta qué punto nos conocen realmente a nosotros, a los que consideran una mancha permanente en la sociedad? Mi vida no consiste en vender mi cuerpo por placer. Las circunstancias me moldearon y me condujeron a esta tumba profunda e implacable. Una vez que llegué, no vi ningún medio para escapar de mi vida como trabajadora sexual. Sin embargo, mantengo la cabeza alta.

Antes de mi vida en el burdel, nadie me ayudaba cuando más lo necesitaba. La gente me traicionó, dejándome sin otra opción que navegar sola por un camino traicionero. El burdel se convirtió en mi hogar y mi refugio. Me ofreció cobijo y medios para sobrevivir, aunque mi supervivencia tuvo un coste.

Ver más reportajes sobre India en Orato World Media.

La vida de una trabajadora del sexo en el mayor barrio rojo de Asia (India)

A los 16 años, me encontraba en Sonagachi, uno de los mayores barrios rojos de Asia, situado en Calcuta, en Bengala Occidental (India). Un trágico accidente dejó a mi padre sin piernas. Como jornalero, sus ya insuficientes ingresos no alcanzaban para mantener a nuestra familia de cinco miembros. Necesitaba buscar empleo y me fui a Calcuta. Ingenua e inculta, no supe discernir las intenciones de quienes me rodeaban. En poco tiempo, ciertas personas me llevaron por un camino que nunca quise tomar. Eso fue hace dos décadas.

Como adolescente, no ignoraba que me vendían para trabajar en la industria del sexo. Sin embargo, como los que me compraron me llevaron a las callejuelas prohibidas de Sonagacchi, carecía de medios para escapar. La vigilancia sigue siendo constante, con individuos que, como espías, vigilan constantemente todos nuestros movimientos. Como todas las chicas nuevas que llegan, los proxenetas y los dueños de los burdeles mantenían un férreo control sobre mí. Castigaban con brutalidad cualquier intento de fuga.

En algún momento me planteé huir de este lugar, pero las historias de chicas asesinadas o que sufrían las consecuencias de sus actos me aterrorizaban. Creía que vivir en este lugar infernal era preferible a la muerte. Hoy soy una de las 17.000 trabajadoras del sexo atrapadas en la red de desesperación que envuelve al distrito. El mundo exterior, al emitir juicios y acusaciones, no ve la realidad de nuestras vidas detrás de la fachada.

Cientos de personas me rodeaban cuando llegué al Barrio Rojo, pero parecían indiferentes a mi difícil situación. Al sentirme atrapada, la desesperación me carcomía. Sabía que nadie vendría en mi ayuda. Si lograba escapar de los muros del burdel, el peligro aguardaba fuera. Seguramente, alguien me atraparía y me arrastraría de vuelta a mi prisión o abusaría de mí en las calles.

Atrapado en un burdel: caer en la drogadicción

Con el tiempo, me resigné a esta sombría existencia y acepté mi destino de trabajadora sexual sin oponer resistencia. El dolor emocional y físico se convirtieron en compañeros constantes. El día de mi 18 cumpleaños, las chicas del burdel decidieron salir a cenar. Limitamos nuestras salidas a las calles cercanas, pero incluso allí encontramos una apariencia de normalidad. En un modesto restaurante cercano, el dueño, los camareros y los clientes compartían el mismo mundo que nosotros. Nos olvidamos momentáneamente de nuestras circunstancias.

Tras superar su adicción a las drogas, Kakoli asesora ahora a otras trabajadoras del sexo para que logren la sobriedad. | Foto cortesía de Priyanka Chandani

Esa noche, cuando nos preparábamos para salir a cenar, llegaron algunos clientes al burdel. Cuando volvimos, nos fuimos directamente a nuestras habitaciones, cada una cumpliendo su papel con los clientes de una forma inerte, distante y automatizada. Durante esta rutina, destacó un cliente. Me ofreció cocaína como escape de la realidad. La primera vez que la tomé, la droga me golpeó con fuerza, dejándome con náuseas.

Sin embargo, poco a poco, con el tiempo, la adicción se afianzó y difuminó los bordes de mi dolor. Las drogas me ofrecían consuelo temporal. Adormecía la angustia que sentía cada día. Pronto, su seductora máscara me ocultó de la oscuridad en la que estaba envuelta. Las drogas acabaron esclavizándome. Mendigaba dinero y comerciaba con clientes para conseguir mi dosis. Mientras los dueños de los burdeles orquestaban todos los tratos con los clientes, en aquellos días de desesperación, yo rogaba a los clientes que me dieran propinas en secreto, asegurándome de que el dueño del burdel no se enteraba de mis ganancias extra.

Una ONG ayuda a una trabajadora sexual a salir de la drogadicción

Perdí peso, mi rostro palideció y enfermé con frecuencia a medida que mi aspecto se deterioraba. Las drogas me consumían. Si no traes negocio», advirtió el hermano propietario, «te enfrentarás al aislamiento». La miseria que sentía como mera prostituta antes de la drogadicción se magnificaba a medida que consumía más cocaína. Cuando encontré una ONG dispuesta a apoyarme con numerosos tratamientos y terapias para superar mi adicción de dos años, participé voluntariamente

Al deshacerme de mi dependencia de la cocaína y otras drogas baratas, recuperé algo de libertad. Al tiempo que las drogas me distraían de la verdad y el dolor de mi existencia, también me alejaban de la humanidad. Dejé de preocuparme por nadie ni por nada. En la sobriedad, desarrollé un profundo deseo de ayudar a otros que sufren como yo. Ahora aconsejo a mujeres del burdel y de otros ámbitos de nuestra comunidad sobre la adicción, centrándome en ayudar a otras a evitar el camino que yo recorrí una vez.

Desde mis inicios en el trabajo sexual, hace 20 años, los tiempos han cambiado. Hoy, hacemos valer lo que valemos, fijamos nuestros precios y sólo pagamos al hermano propietario el alquiler de la habitación. Atendemos a todo tipo de clientes. Jóvenes, viejos, de mediana edad, ricos, pobres, solteros, casados, divorciados, sobrios, borrachos… todo tipo de personas de la «sociedad respetable» acuden a este lugar. A veces, incluso nos hablan de sus problemas con sus esposas o socios.

A lo largo de los años, he tratado con unos cuantos clientes violentos, saliendo de la habitación magullada y golpeada o con sangre en mis piernas. Esto ocurría sobre todo con clientes borrachos o cuando yo insistía en tomar precauciones. Algunos clientes te abofetean en cuanto dices algo. Te agarran del pelo con tanta fuerza que apenas puedes respirar y empiezan a darte bofetadas y golpes en el estómago. La violencia termina con sexo violento.

El maltrato puede poner en peligro la vida, pero el distrito se convirtió en su hogar

Un recuerdo inquietante destaca sobre todos los demás, cuando un cliente me obligó a practicar sexo anal. Abusó de mí desde el momento en que entró en la habitación. Borracho y apestoso, acababa de matar a otra persona con un cuchillo. Su camisa manchada de sangre ocultaba la navaja que llevaba en el bolsillo del pantalón. El miedo se apoderó de mí, pero sabía que no duraría mucho. Mientras me asaltaba, grité como si mi vida dependiera de ello.

Su pene parecía de hierro, causándome un dolor insoportable. A pesar de mi agonía, escapé, huyendo de la habitación. El burdel estalló en caos. El hombre, ahora desnudo y empuñando un cuchillo, me persiguió. El dueño del burdel llamó a los proxenetas, que lo detuvieron y denunciaron a la policía. Aquella noche se grabó en mi memoria mientras luchaba enérgicamente por sobrevivir.

En Sonagachi, nuestras tarifas varían. Algunas cobran entre 3.000 y 4.000 rupias (entre 36 y 48 dólares) por hora, mientras que otras exigen menos. Incluso hay quien ofrece sus servicios por tan sólo 200 rupias (2,40 dólares). Muchas mujeres carecen de residencia permanente y alquilan habitaciones. Otras buscan clientes en la calle, cuando regresan a casa después de un día de trabajo, cargadas con sus ganancias. Sus familias desconocen sus actividades.

Algunas mujeres tienen hijos con trabajos lucrativos fuera de Calcuta, pero siguen prostituyéndose. Es difícil entender por qué, pero quizá se han acostumbrado a este estilo de vida. A diferencia de estas mujeres, yo no tengo otro lugar al que llamar hogar. Mi familia vive en un pequeño pueblo cerca de Orissa, y conocen mi trabajo aquí. Les envío dinero todos los meses, que aceptan encantados. No me recibirían de vuelta. Nuestras familias prefieren mantener las distancias con nosotros. A pesar de mis esfuerzos, siempre me etiquetan como prostituta, una etiqueta que me persigue como una sombra. Sonagachi es ahora mi hogar, y las mujeres de aquí son mi familia.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado