fbpx
In the midst of the COVID-19 Pandemic, one mom who lost her job became an entreprenuer by
In the midst of the COVID-19 Pandemic, one mom who lost her job became an entrepreneur by launching an online bondage shop | Photo courtesy of

Mamá en Guatemala lanza tienda de bondage en línea durante COVID

Empecé a hacer nuevos diseños con los materiales básicos del bondage incluyendo cuero y cadenas. La tienda superó rápidamente mis expectativas y los productos se convirtieron en un éxito. Encontré un público que no tenía acceso a este tipo de productos y se los ofrecí de acuerdo a sus gustos y tamaños.

Nancy Tejeda
CONTEXTO
Nancy Tejeda, de 31 años, es madre de dos hijos y tiene una tienda en línea que vende ropa y accesorios sobre el tema del bondage. Estudió contabilidad pero estaba trabajando en un supermercado cuando golpeó la pandemia de COVID-19 y perdió su trabajo. Estar desempleada y luchar con problemas de salud la impulsó a lanzar un negocio en línea poco convencional.
CONTEXTO
En Guatemala no existe una ley que prohíba las tiendas que ofrezcan productos eróticos, pero según datos del Registro Mercantil (la institución gubernamental encargada de Registrar, Certificar y dar Seguridad Jurídica a todos los actos comerciales que realicen las personas naturales o jurídicas) existen No hay una cifra que dé cuenta del número exacto de sex-shops en Guatemala.

Algunas son tiendas físicas que cumplen con todos los lineamientos de la ley, pero hay muchas (y posiblemente la mayoría) que son tiendas online. Si bien existen leyes que protegen al empresario, no existe ninguna que especifique el registro de este tipo de empresas.

Solo en Ciudad de Guatemala hay más de 20 tiendas físicas, algunas de las cuales se anuncian como tiendas de ropa interior y su clientela habitual sabe que puede encontrar otro tipo de productos. Aún así, la gran mayoría funcionan como tiendas online que ofrecen algo que la mayoría de la gente busca: discreción.

CIUDAD DE GUATEMALA, Guatemala ꟷ Durante la pandemia de COVID-19, me convertí en mamá primeriza, experimenté un grave riesgo para la salud y perdí mi trabajo. Desde entonces, vivir con el virus se ha convertido en una parte rutinaria de la vida cotidiana, pero la Pandemia nunca fue una rutina para mí. Pasé de trabajar en un conocido supermercado de mi ciudad a llevar una tienda erótica online especializada en bondage.

En medio de una pandemia y sin trabajo

Cuando comenzó la Pandemia, todo se sentía confuso e incierto. Nadie sabía lo que iba a pasar de un día para otro. No podría haber predicho cuánto cambiaría mi vida.

Di a luz a mi primer hijo y sufrí un episodio de preeclampsia, experimentando un daño importante en mi salud. Ver nacer a mi primer hijo resultó hermoso pero estresante al mismo tiempo.

Con un trabajo en un conocido supermercado de la ciudad, me catalogaron como de alto riesgo por mi presión arterial. La empresa me despidió durante ocho meses y me envió a casa.

Supongo que no querían asumir el gran gasto de mantener empleadas a personas de alto riesgo. Las vacunas eran un tema lejano y me preguntaba cómo encontraría trabajo con mi condición arterial.

Una tarde me pregunté como muchas veces antes: “¿Y ahora qué voy a hacer?”. Navegando por Instagram me di cuenta de que me gustaban muchas de las imágenes que compartía porque mostraban sensualidad femenina. Usaba medias y ropa coqueta, y nunca rehuí el erotismo.

Una idea vino a mi mente. “Tengo que abrir una tienda en línea”, pensé.

Del desempleo a empresaria online

La emoción me llenó y comencé a compartir mi idea con familiares y amigos. Rápidamente me dijeron que no tendría futuro, pero no los escuché.

No dejaba de pensar: “Esto tiene que funcionar, es la única forma en que puedo ayudar económicamente a mi esposo. No puedo quedarme de brazos cruzados”. Entonces, hice una inversión inicial en la empresa, un gran sacrificio para nosotros, y me concentré en mi propia voz, en lugar de las voces negativas de los demás.

Creyendo que mi hijo merecía lo mejor y sabiendo que no podía darme el lujo de perder mi trabajo, me sentí restringida. Mi estado de salud me impedía encontrar trabajo y vivíamos con toques de queda por la Pandemia. Como miembro de un grupo de alto riesgo, me sugirieron que ni siquiera fuera al supermercado a comprar comida.

Tener una tienda online me pareció una gran idea y mi marido confiaba plenamente en mí. Dejando de lado los escenarios catastróficos que otros presentaban y distanciándome de mis padres, lancé Dollstoregt y comencé a vender medias. Poco a poco las medias se convirtieron en arnés, accesorios de cuero y cadenas.

No tenía ningún prejuicio contra el bondage, más bien lo veía como una preferencia o un gusto, un juego erótico entre parejas. Me sorprendió descubrir que tanta gente lo disfruta, especialmente en un país conservador en medio de una pandemia.

Aprender todas las facetas de administrar un negocio en línea

Empecé a hacer nuevos diseños con los materiales básicos del bondage incluyendo cuero y cadenas. La tienda superó rápidamente mis expectativas y los productos se convirtieron en un éxito. Encontré un público que no tenía acceso a este tipo de productos y se los ofrecí de acuerdo a sus gustos y tamaños.

Desde una perspectiva empresarial, nada ha sido fácil. Ser dueña de un negocio vino con noches de insomnio, horas extras y trabajar bajo presión. Tuve que aprender a hacer los productos, pero también a procesar pedidos, organizar entregas, manejar la logística y administrar la contabilidad, todo sin descuidar mi hogar.

A través de todo, aprendí cosas asombrosas sobre el comportamiento y las preferencias sexuales de las personas. Algunos clientes piden tímidamente una excesiva discreción; otros ordenan simplemente por curiosidad. A menudo, las personas se acercan para comprar algo, pero terminan pidiendo consejos sobre cuestiones sexuales. Trato de aprender todo lo que puedo, pero también pongo límites. No puedo regalar todo mi tiempo.

La mayoría de mis clientes incluyen mujeres entre 20 y 30 años, con algunas en sus 40. Es una pena que más mujeres mayores no experimenten con sus cuerpos y su sexualidad. Mientras que los hombres tienen un comportamiento más inusual, las mujeres parecen más abiertas y compran la mayor cantidad de productos.

Extremo la cautela con los datos personales y creo un ambiente de diálogo y confianza con mis clientes, para que se sientan seguros y cómodos.

Aprender a gestionar las redes sociales y crear alianzas con influencers

A veces me escriben hombres para coquetearme, creyendo que soy yo la que sale en todas las fotografías, cuando en realidad es un cliente. Les pido que se detengan, dejando de lado esos clientes y conversaciones. Mientras que algunos son inofensivos, otros se vuelven muy groseros. Bloqueo a esas personas, incluso si eso significa perder una venta.

Apareció una cliente llamada Ashely que compró una gran cantidad de mercancías. Ella se convirtió en la modelo para mis fotografías. Ashely tiene una cuenta de OnlyFans y vende accesorios. Pasamos de tener una relación cliente-vendedor a convertirnos en socias.

Ashely promociona ropa y subimos las fotos a mi cuenta comercial. Una mujer muy sexy, sabe lucir la ropa y los complementos de su cuerpo. Su asociación se volvió muy importante para la prosperidad de mi negocio.

Otro desafío surgió con las restricciones de Instagram, que a veces censura las fotos. Los seleccionados para la censura pueden parecer absurdos pero me adapto a la regulación de la red. No lucharé contra el mismo espacio que se ha convertido en mi mejor plataforma de ventas.

Aprender el ciclo de ventas en línea y administrar la carga de trabajo

La demanda de mis productos aumenta alrededor de Halloween, el Día de San Valentín y en noviembre y diciembre. Sin embargo, me sorprendió la cantidad de pedidos recibidos en Semana Santa. También recibo una afluencia de pedidos en junio, ya que la gente planea atuendos para los desfiles del Orgullo. Durante estas estaciones, apenas duermo.

La tienda online de Nancy Tejeda especializada en bondage se llama Doll Store | Foto de Doll Store

Entregar los productos yo misma durante las temporadas altas llevaría demasiado tiempo. En una temporada tranquila, entrego alrededor de 15 pedidos por semana, pero en temporada alta el número aumenta exponencialmente. Trabajo con una empresa de mensajería cuando eso sucede. Las personas que entregan mi producto no tienen idea de lo que contienen las cajas. Los mensajeros siguen siendo respetuosos.

Ocasionalmente surgen problemas cuando un cliente no paga y luego no contesta el teléfono o abre la puerta de la dirección proporcionada. En casos como este, tomo una pérdida, que acepto como parte de hacer negocios. Sin embargo, es difícil, debido al esfuerzo que puse.

Además de diseñar y coser prendas a medida, selecciono a mano el material. Examino a los proveedores de cuero, encaje y cadenas y ajusto mis ofertas en función de lo que piden los clientes. Hoy en día, más clientes quieren corsés y arneses que se amarren por detrás y resalten mejor las curvas traseras.

Toda la experiencia enriquece mi vida. Gano más dinero que en mi antiguo trabajo. Aunque las exigencias son mayores, puedo estar en casa y cuidar a mis hijos.

Gestión del trabajo y la maternidad

Divido mi tiempo entre mi trabajo y la crianza de mis hijos. La gente asume que, debido a la naturaleza de mi negocio, debo ser una ninfa insaciable. En realidad, solo soy una mujer normal que vive una vida cotidiana. Ahora tengo una hija de un mes. Todavía lucho contra mis problemas de salud cuando reapareció mi preeclampsia. La recuperación puede ser bastante difícil después del nacimiento de un niño.

Como resultado, decidimos no tener más hijos. Puede que no sobreviva a un tercer episodio, así que me siento como la orgullosa madre de un niño y una niña. Todo lo que hago por trabajo, y todos los sacrificios, son por ellos. Quiero que mis hijos crezcan en un hogar lleno de amor, lejos de los prejuicios, y que tengan oportunidades para estudiar y lograr logros.

Otra forma en que equilibro mi vida proviene de establecer mi propio horario, tomar mis propias decisiones y trabajar a mi ritmo. Hago esto sin un jefe sobre mí. Contra todo pronóstico, mi tienda online sigue creciendo, con 9.000 seguidores y muchos clientes habituales. Incluso con competidores, creo que existe una audiencia para cada uno de nosotros.

Cuando la pandemia de COVID-19 golpeó, cambió todas nuestras vidas. Nunca creí que prosperaría económicamente, pero lo he hecho. Las noticias ya no dicen nada sobre el Covid-19. A finales de abril, las autoridades guatemaltecas dieron por terminado el mandato del uso de mascarillas mientras que los lugares públicos dejaron de tomar la temperatura y retiraron los dispensadores de desinfectante.

La Pandemia me obligó a hacer un cambio, pero ahora, siento un gran placer dedicándome a algo que disfruto. Me encanta mostrarles a mis hijos un ejemplo de perseverancia.

Ser propietaria de un sex shop online me ha revelado de lo que soy realmente capaz. Sobre todo, me permitió disfrutar del hogar que siempre quise.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Carla Natareno has a Bachelor's degree in Communication Sciences with a specialization in literature and philosophy from the Rafael Landívar University in Guatemala. She worked as a cultural journalist for the Siglo 21 newspaper from 2008-2011.

Since 2011 she participated in presentations on Simone de Beauvoir at the French Alliance based in Guatemala. In 2013, she began participating in talks and book presentations by César Brañas (a Guatemalan writer) in various editions of the Filgua- International Book Fair and in cultural centers.

She has worked as a cultural manager in various projects, specializing in literature. In 2019 and 2020 she gave lectures at UNAM, Autonomous University of Mexico.