fbpx

Una ex jueza de Afganistán sigue escondida más de dos años después: “Nuestras vidas familiares se deterioran cada día que pasa”

A los responsables de la toma de decisiones les digo: “No necesito su compasión. Necesito que actúen. Por favor, ayúdennos ahora”. Tengo miedo de que para cuando llegue la ayuda, sea demasiado tarde. Hablo ahora porque quiero vivir; necesito justicia, la misma justicia que defendí como jueza en Afganistán.

  • 4 meses ago
  • noviembre 12, 2023
9 min read
Taliban fighters in a captured Humvee after the Fall of Kabul in August 2021 | Photo courtesy of Voice of America News on Wikimedia Taliban fighters in a captured Humvee after the Fall of Kabul in August 2021 | Photo courtesy of Voice of America News on Wikimedia
Woman in shadow
PROTAGONISTA
Orato World Media ha concedido el anonimato a la protagonista de la historia debido a la amenaza que pesa sobre su vida si habla. El periodista encargado de este reportaje entrevistó a la ex juez a través de WhatsApp, con Marzia Babakarkhail como intérprete. Era medianoche en Afganistán. A lo largo de la entrevista, la voz de la entrevistada se quebró mientras luchaba por expresar con palabras la horrible experiencia a la que se ha enfrentado desde que los talibanes tomaron el poder y ella perdió su libertad. La periodista ha verificado la veracidad de este artículo.
CONTEXTO
Marzia Babakarkhail es una ex juez afgana que también ha aparecido en un reportaje de Orato. Marzia sufrió dos intentos de asesinato talibán, huyó a Pakistán y luego al Reino Unido, donde finalmente obtuvo asilo y la ciudadanía. Marzia se ha convertido en la voz internacional de las juezas de Afganistán, colaborando con ONG y gobiernos de todo el mundo para reasentarlas en países extranjeros desde 2021. Marzia suele conceder entrevistas a medios de comunicación internacionales sobre el tema. Durante su estancia en su país, puso en marcha una ONG llamada Organización Social y Cultural de Mujeres Afganas para acoger a mujeres divorciadas y a sus hijos, y fue miembro de la Junta y Presidenta del Comité de Mujeres de la Oficina de Coordinación de ONG Afganas (ANCB). En 2017, en el Reino Unido, ganó el premio Fusion Woman of the Year, fue nominada para un premio al orgullo en Oldham, fue preseleccionada para un Northern Powerhouse Women’s Award como mentora destacada y para un True Honour Award en marzo de 2023. Su labor ha contribuido a la reubicación de muchas de las 270 juezas. Hoy quedan 49 en Afganistán y 21 en Pakistán.
Marzia afirma: “Lamentablemente, durante los dos últimos años ha habido algunas promesas vacías y falsas esperanzas en lo que respecta a las juezas que quedan en Afganistán. Creo que algunas entidades apoyarán la evacuación de las juezas, pero espero que no sea por publicidad o para ganar fama. Espero que el compromiso sea auténtico y de corazón. Son vidas de mujeres las que están en juego; mujeres con las que hablo todos los días. Debemos tomarnos en serio el reasentamiento y actuar con rapidez”.

KABUL, Afganistán ꟷ El 15 de agosto de 2021, los talibanes derrocaron Kabul y convirtieron mi vida en un caos. Trabajé duro durante años para convertirme en jueza en Afganistán y el día en que los talibanes tomaron el poder, marcó el final de mi vida tal y como la conocía. En aquel momento, unas 270 mujeres afganas ejercían de juezas en los tribunales. Ahora, sólo quedamos 49 en nuestra patria. El resto han sido reasentadas en otros países, y 21 esperan noticias de reubicación en Pakistán.

Hoy me siento como un pájaro enjaulado. No me queda nada. Mis ahorros han desaparecido y mi salud mental se ha venido abajo. Cuando como, lloro. Cuando me acuesto por la noche, lloro. Antes era una mujer profesional de éxito que se sentía respetada por su familia y la sociedad, hoy tomo medicación sólo para dormir unas horas cada noche. Me siento como una loca, desesperada por ayuda.

Lee más historias sobre personas afectadas por los talibanes en Orato World Media.

Hace dos años y tres meses, me despedí de mi vida como juez

Como mujer que una vez vivió libre, la insoportable presión de estar atrapada en mi casa de Kabul pesa mucho sobre mí. Nuestra pequeña casa rebosa de gente, incluido mi marido, su segunda esposa, sus cinco hijos y su madre. Intenta mantenernos económicamente, pero todos pagamos el precio de mi anterior trabajo como jueza, un trabajo que nos convirtió en objetivo.

Cuando era jueza, mi marido me respetaba. Aportaba ingresos a la casa y ocupaba un puesto apreciado en la sociedad. La admiración que sentía antaño se ha desvanecido y esta prisión de hogar me deja apática, sensible y enojada.

Cuando ahora miro por la ventana hacia las calles de Kabul, mis recuerdos de la toma del poder por los talibanes permanecen frescos en mi mente. El día antes de que llegaran, me subí a un taxi y fui a trabajar como de costumbre, pero las cosas parecían ir mal. Nos habían llegado noticias sobre el avance de la campaña de los talibanes y la invasión de la ciudad parecía inminente. Fui a trabajar de todas formas.

Las calles silenciosas y vacías susurraban lo que estaba por venir. Las únicas personas que vi llevaban sobre sus hombros una pesada carga de estrés y la oscuridad se cernía sobre Kabul. Cuando entré en la oficina, la ausencia de gente y de actividad me pareció absoluta. Las dos limpiadoras eran las únicas que estaban allí e incluso ellas parecían aterrorizadas. The two cleaners were the only ones there and even they looked terrified.

Miedo y huida en Kabul

A pesar de mi miedo, necesitaba despedirme; aquella oficina representaba el trabajo de toda mi vida. Miré a mi alrededor y me di cuenta de que no debía quedarme mucho tiempo. Mirando hacia la mesa, vi mi preciado libro de derecho. Lo tomé entre mis manos mientras las lágrimas empezaban a correr por mis mejillas. Un pozo de desesperanza se abrió dentro de mí y me fui. Eso fue hace 27 meses.

Cuando los talibanes irrumpieron en Kabul, su rápida ocupación pareció decisiva. Al día siguiente, destituyeron a todas las juezas de Afganistán. Claramente, éramos una prioridad. En cuestión de segundos, perdí mi medio de vida y mi libertad. Intenté quedarme en mi casa, pero cuando los talibanes liberaron a muchos de los prisioneros que habíamos encerrado, la amenaza sobre nuestras vidas se duplicó. Sentí como si una alarma peligrosa sonara en mi mente y necesitara correr.

Rápidamente, los talibanes empezaron a registrar las casas de las juezas. Dos días después de la toma del poder, empaqué algo de ropa, me puse un burka y escapé a casa de una amiga. El gobierno anterior, antes de que los talibanes tomaran el poder, había dado armas a los jueces para que se protegieran y yo me aferré a la mía. Entonces, un día, sonó mi teléfono. La voz de un terrorista talibán me identificó y me exigió que le devolviera el arma. Para entonces, ya habían accedido a la base de datos central con nuestros nombres e información.

Me preguntó si era juez y me llamó por mi nombre. “No, no soy ella”, respondí temerosa. Después de tres llamadas de este tipo, me deshice del teléfono y me escondí. Los 49 que quedamos nos hemos desplazado por Kabul y los pequeños pueblos de las afueras de la ciudad. Nunca estamos a salvo.

Un grupo secreto de WhatsApp es el único consuelo que nos queda

Durante más de dos años, he visto cómo muchas de las 270 juezas conseguían salir de Afganistán con la ayuda de ONG y gobiernos extranjeros. Los 49 que quedamos suplicamos ayuda constantemente. Solicitamos asilo en Canadá, Alemania, Australia, Inglaterra y Estados Unidos. En mi caso, presenté la solicitud a Canadá por internet, pero no recibí acuse de recibo del gobierno.

Mi hermano vive en Australia y me ha apadrinado. Tuve cuatro entrevistas con el abogado, pero el complicado proceso me deja esperando. En enero de 2021, los talibanes mataron a tiros en la calle a dos de mis colegas y temo correr la misma suerte. La depresión se instala sobre mí como una pesada manta.

Cuando perdí mi libertad, sentí como si me hubiera quedado ciega. Ya no tengo acceso a la información. Cuando a los 49 nos contestan a nuestras solicitudes de traslado a otros países, a menudo no hay forma de responder. No nos dan la opción de responder a los correos electrónicos ni de devolver las llamadas telefónicas. El único vestigio de paz que tenemos es nuestra conexión mutua.

Los jueces tenemos un grupo de WhatsApp en el que podemos hablar y compartir información. Marzia Babakarkhail, la juez que huyó al Reino Unido y obtuvo la ciudadanía tras la última toma del poder por los talibanes, actúa como una mentora para nosotros. Entiende nuestra difícil situación. Marzia es como una madre, una hermana y una amiga.

No necesito tu simpatía; necesito tu acción.

Seguir conectada a Marzia y a los jueces es ahora mi única vida. Sacrifico comprar comida para poder mantener activo mi teléfono móvil. Reviso mis mensajes y correos electrónicos día y noche. Marzia cuenta nuestras historias al mundo, pero necesitamos que los gobiernos escuchen nuestras voces.

A los responsables de la toma de decisiones les digo: “No necesito su compasión. Necesito que actúen. Por favor, ayúdennos ahora”. Tengo miedo de que para cuando llegue la ayuda, sea demasiado tarde. Hablo ahora porque quiero vivir; necesito justicia, la misma justicia que defendí como jueza en Afganistán.

Si hoy pudiera salir de Afganistán y llevarme a mi familia conmigo, por fin podría volver a vivir. Cada minuto de cada día de mi vida ahora está lleno de nada. Mi familia lo sacrificó todo por mi trabajo. Mi marido no tiene trabajo y los niños no pueden ir a la escuela ni recibir educación.

Algunas de las juezas se han divorciado de sus maridos o se enfrentan a una creciente violencia doméstica. Estar atrapada aquí tiene consecuencias que van más allá del dominio talibán. Nuestra vida familiar se deteriora cada día que pasa sin soluciones. Necesitamos respirar; necesitamos una vida fuera de estas paredes. Ruego a las ONG y a los gobiernos extranjeros que se acuerden de nosotros y nos ayuden a reasentarnos. Cada día me empuja más hacia este oscuro agujero de la depresión y siento que me está tragando.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

TAGS

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado