fbpx

El viaje de un soldado argentino desde Buenos Aires hasta el frente de Gaza, defendiendo a Israel

Durante una operación, al entrar en un edificio, una explosión rasgó el aire, dejándome herido al impactar la metralla en mi brazo a dos centímetros por encima del codo.

  • 4 meses ago
  • marzo 30, 2024
9 min read
Ezequiel Trzina traveled from his country of origin, Argentina, to defend his country by adoption, Israel. | Photo courtesy of Ezequiel Trzina traveled from his country of origin, Argentina, to defend Israel. | Photo courtesy of Ezequiel Trzcina
Ezequiel Trzcina
JOURNALIST’S NOTES
INTERVIEW SUBJECT
Ezequiel Trzcina, nicknamed «China» due to the pronunciation of his last name, was born on October 8, 1996, and raised in a Jewish family in Vicente López, Buenos Aires, Argentina. He attended a school and a Jewish community club in his neighborhood. At the age of 22, he decided to move to Israel. There, he enlisted in the army and participated in defending Israel from the terrorist attack carried out by Hamas on October 7, 2023.
BACKGROUND INFORMATION
During the tragic events October 7, 2023, approximately 360 out of the 1,200 Israeli casualties occurred at the Supernova Music Festival in southern Israel. The assault began when Hamas launched over 5,000 rockets at the southern part of Israel, followed by their armed entry into the kibbutz from the Gaza border, equipped with heavy weaponry. The terrorists perpetrated heinous acts, killing and burning civilians, while holding around 213 civilians as hostages in Gaza. To date, Hamas has released about 152 hostages, with the remainder still held captive in Gaza.

GAZA – El 7 de octubre de 2023, en Holon, junto a Tel Aviv, las alarmas de los misiles sonaron a las 6:30 de la mañana, despertándome del sueño. He visto vídeos en Telegram que muestran a terroristas entrando en Israel. A las 8:40 de la mañana, envié un mensaje a mi antiguo comandante por WhatsApp, declarando que estaba preparado, y recibí un «excelente» como respuesta.

La comunicación se rompió cuando mi comandante perdió la señal en el kibutz en medio del caos. Sospechando una interferencia de misiles, me puse en contacto con mis compañeros de servicio de mi antigua unidad, que casualmente estaban en casa. Me informaron de la recogida de un autobús en una hora. Apresuradamente, hice las maletas y me reuní con mi batallón en el punto de encuentro, preparado para el combate.

Nuestra unidad llegó al kibbutz el 9 de octubre de 2023, donde los terroristas de Hamás atacaron brutalmente. De camino a Be’eri, una de las zonas más afectadas, nos enfrentamos a la cruda realidad. La devastación se cobró la vida de 260 de los 430 habitantes, incluidos bebés inocentes. Llevamos a cabo una operación de búsqueda y sólo encontramos cadáveres entre la destrucción.

Entonces, el 4 de noviembre de 2023, me embarqué en mi primera misión en Gaza. Durante una operación, al entrar en un edificio, una explosión arrasó el aire. A pesar de mantener la consciencia durante toda la prueba, el ruido de la explosión me dejó momentáneamente sordo.

Lea más artículos sobre el conflicto palestino-israelí en Orato World Media.

«Después de graduarme el año que viene, haré Aliyah (emigrar a Israel) y serviré en el ejército», anuncié a mi familia.

Nacido y criado en Vicente López en el seno de una familia judía, apreciaba mis raíces argentinas. También apreciaba el papel activo que mi religión desempeñaba en mi vida. Mi curiosidad por mi ascendencia se intensificó durante un período al que me refiero como «la etapa de las preguntas». Me llevó a explorar la historia de mis abuelos. Sus historias de resiliencia marcaron profundamente mi camino y mi forma de entender la vida. Uno fue expulsado de una universidad alemana por su identidad judía. El otro sobrevivió a palizas y masacres organizadas en Polonia.

A los 21 años, un programa de intercambio me llevó a la Universidad de San Gall, en Suiza. En una institución prestigiosa a la que asistían duques, esperaba encontrarme con las personas más cultas y educadas. Sin embargo, me encontré con el antisemitismo y el odio alimentado por la ignorancia hacia Israel. Esta experiencia avivó mi pasión por defender y apreciar la existencia de Israel, que creo que evita un segundo Holocausto.

Todos estos acontecimientos encendieron en mí la pasión por defender a Israel en lugar de darlo por sentado. A mi regreso de Suiza, reuní a mi familia para anunciarles mi decisión. «Después de graduarme el año que viene, haré Aliyah (inmigración a Israel) y serviré en el ejército», dije. A los 23 años, me gradué como Administrador de Empresas en la Universidad Di Tella de Buenos Aires. Inmediatamente en 2019, viajé a Israel para cumplir mi misión.

Me enlisté en una unidad especial del ejército israelí a pesar de haber superado la edad típica de reclutamiento. Tras rigurosas pruebas físicas y mentales, me gané la boina roja. Me convertí en combatiente y empecé a servir como soldado, comprometido con patrullas, guardias y arrestos. Además, informé a mis colegas militares de que soy de origen argentino. Sin embargo, mi decisión de defender a Israel se debe a su precaria posición, rodeado de enemigos y amenazas a su existencia. Del mismo modo, si alguna vez Argentina requiere mi defensa, estoy dispuesto a servir con la misma firmeza.

Despliegue y entrenamiento para el combate en Gaza

Mientras esperaba con mis compañeros a que el autobús nos transportara al campo de batalla, llegué vestido de civil con sólo mi pistola. Nos dirigimos a la base. Sin embargo, la escasez de soldados nos obligó a esperar dos días en Cisjordania hasta que llegaron los refuerzos. Por suerte, mi comandante aprobó mi reclutamiento de inmediato, diciendo: «Firmaré lo que sea, pero déjenlo entrar, es un buen soldado».

Al día siguiente, me proporcionaron un uniforme y el arma correspondiente, preparándome para el combate. Durante el mes anterior al conflicto, nos enfrentamos a importantes retos. Nuestras sesiones de formación abarcaron diversos escenarios previstos en Gaza. Esto incluía los entresijos de la entrada en edificios, una habilidad distinta de las tácticas de guerra convencionales utilizadas en el Líbano. Entrenamos mucho en el campo de tiro, perfeccionando nuestras habilidades desde el amanecer hasta el anochecer.

Antes de la guerra, la mayoría de nosotros nunca había pisado Gaza. Experimentamos una aprensión constante, sobre todo antes de entrar en la zona. Sin embargo, seguimos centrándonos en mejorar como soldados en lugar de sucumbir al miedo. Esta mentalidad nos permitió superar nuestras ansiedades y desempeñar nuestras funciones con profesionalidad.

Cuando entré en Gaza por primera vez el 4 de noviembre de 2023, en el informe de nuestra misión se nos asignó la tarea de rodear un hospital. Los servicios de inteligencia indicaron que los terroristas mantenían rehenes en el interior, lo que hizo necesaria una operación de rescate especializada. Al asegurar el hospital, no encontramos rehenes ni pacientes, sólo terroristas. Luchamos contra ellos y encontraron su fin en nuestras manos.

«Hola, estoy bien, pero por desgracia me han disparado», hablé con mi madre por teléfono.

Tras completar la misión y asegurar territorio adicional en Gaza, mi comandante nos ordenó a mí y a otros dos que partiéramos con dos tanques. Nuestro trabajo: evitar que se repitiera un incidente de dos días antes, cuando unos terroristas detonaron un tanque con explosivos. Nuestra tarea era vigilar los tanques. Mientras estaba detrás de un muro, totalmente protegido y apuntando con mi arma, una explosión me envió metralla al brazo.

Rápidamente, mi colega me aplicó un torniquete y me acompañó a un médico dentro de un edificio para que me diera un tratamiento inicial. Recuerdo cada momento con nitidez. Para protegerme, me colocaron dentro del tanque y me trasladaron a un lugar con más personal médico. A continuación se produjo una evacuación en jeep de Gaza. Fuera de la zona de conflicto, un helicóptero me trasladó al hospital de Tel HaShomer para someterme a una cirugía de cuatro horas.

Cuando el médico evaluó mi lesión y declaró necesaria la intervención, me instó a que me pusiera en contacto con mi madre antes de la operación. A pesar de las alarmantes noticias, mi llamada supuso un alivio para mi madre, que llevaba tres semanas sin saber de mí. Confundido, conseguí utilizar un teléfono prestado por un individuo que no recuerdo. Tuve la previsión de anotar el número de mi madre en un cuaderno antes de mi despliegue, lo que me resultó muy valioso. Cuando me puse en contacto con ella en Buenos Aires, le dije tranquilamente: «Hola, estoy bien, pero por desgracia me han disparado».

Al principio, confundí la causa de mi herida con la bala de un francotirador debido a la ausencia de sonido. Un soldado visitante me informó más tarde de que había explotado una bomba. Envió metralla a mi brazo, causándome heridas.

Garantizar la liberación segura de todos los rehenes en medio de desafíos físicos y psicológicos.

La metralla seccionó la arteria principal de mi brazo, lo que obligó a sustituir la vena durante la operación. Me causó graves lesiones nerviosas que me provocaron dolor y entumecimiento continuos en la mano y los dedos. El temor a una posible amputación me perseguía debido a la falta de vida y a la inmovilidad de mi brazo. Sin embargo, una rápida evacuación y una intervención quirúrgica inmediata en Israel me salvaron el brazo el mismo día que abandoné el campo de batalla. No puedo reunir la fuerza para apretar un bote de desodorante, y mucho menos manejar un arma de fuego. Actualmente tengo la mano inutilizada.

Días antes de lesionarme, un atentado mortal acabó con la vida de un amigo. Esta pérdida dejó un profundo vacío en mí. Ahora estoy recibiendo atención psicológica a tiempo completo para ayudar a soportar esta carga. No obstante, sigo decidido a volver al ejército, a pesar de prever varios meses de recuperación física y psicológica por delante.

En Gaza, mi cuaderno perdido guardaba alegrías efímeras. Por ejemplo, durante un apagón, nos unimos en un suave coro para desear a un compañero «Feliz Cumpleaños». El gesto nos alegró el corazón. La alegría también llegaba con el depósito de comida diario, normalmente con productos enlatados, pero a veces con deliciosas barritas proteínicas de chocolate. Nuestra felicidad se cuantificaba con estas barras: dos para cada uno en los días buenos, o una dividida entre tres en los días malos.

En el ejército, la camaradería es primordial; las necesidades del camarada son lo primero. Mi batallón -compuesto por 45 personas, entre ellas un sudafricano, un estadounidense, yo mismo e israelíes- comparte un único objetivo: defender a nuestro pueblo. Hoy, a menudo pienso más en el calvario de las víctimas secuestradas que en mis compañeros soldados. Saber que mis amigos están a salvo consolida nuestra determinación compartida de servir y asegurar nuestra misión, garantizando la liberación de todas las personas secuestradas.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado