fbpx

Moshe, de 72 años y su esposa Diana fueron tomados como rehenes de Israel por Hamas. La pareja escapó en la frontera

Cuando nuestra barricada finalmente cedió, nos enfrentamos a una triste realidad. Cinco miembros armados de Hamas nos conforntaron Estaban visualmente tensos y nos arrastraron fuera de nuestra casa.

  • 3 meses ago
  • noviembre 20, 2023
6 min read
Moshe Rozen and his wife Diana in the hospital, recovering after surviving an attack near their home in the kibbutz | Photo courtesy Moshe Rozen Moshe Rozen and his wife Diana in the hospital, recovering after surviving an attack near their home in the kibbutz | Photo courtesy Moshe Rozen
journalist’s notes
protagonista
Moshe Rozen ha pasado 50 de sus 72 años viviendo en un kibutz en el sur de Israel, a sólo 35 cuadras de Gaza, donde conoció y se casó con su esposa Diana en la comunidad de Nir Lesjak. Profundamente comprometido con la paz regional, Moshe dirigió reuniones semanales entre israelíes y palestinos, fomentando el diálogo sobre desafíos agrícolas y climáticos compartidos, aunque la participación disminuyó debido a la persecución de los palestinos por parte de Hamás, según Moshe. Además de sus esfuerzos por la paz, Moshe y Diana han sido pilares en su comunidad: Moshe se centra en la educación y Diana dirige una cantina que alimenta a 500 personas diariamente. Ambos son argentinos nativos.
contexto
El 7 de octubre de 2023, militantes de Hamás irrumpieron en Israel matando a civiles y secuestrando a cientos de rehenes, a quienes llevaron de regreso a Gaza. Tras el ataque sin precedentes de Hamas, las Fuerzas de Defensa de Israel respondieron, primero con bombardeos y luego con una incursión terrestre en Gaza. Se han producido muchas víctimas palestinas. Los problemas en el cruce de Rafah, de Egipto a Gaza, impidieron que los suministros tan necesarios entraran en Gaza y se produjo una crisis humanitaria que precipitó un llamado mundial a un alto el fuego. Al momento de la publicación de este artículo, la guerra continúa.

NIR LEZJAK, Israel – El 7 de octubre de 2023, una sirena urgente interrumpió la tranquila mañana en nuestra casa en el kibutz. La alarma señaló una terrible amenaza desde la cercana frontera de Gaza. En segundos, mis vecinos y yo corrimos a nuestras salas de seguridad blindadas, un refugio necesario en tiempos de peligro. La visión de figuras desconocidas deambulando por nuestras calles normalmente tranquilas me provocó escalofríos.

Escuchamos el rugido de la artillería pesada y ansiosas voces árabes, que indicaban algo mucho peor que meras amenazas. Nos dimos cuenta de que no se trataba simplemente de una simple incursión terrorista sino de una invasión a gran escala sin precedentes. No sabía que ese día me llevaría a luchar por mi vida.

A pesar de nuestros mejores esfuerzos por estar a salvo, mi esposa y yo nos convertimos en rehenes en una situación que se salió de nuestro control. En un giro notable de los acontecimientos, salimos vivos y encarnamos la resiliencia necesaria para sobrevivir en una zona de conflicto. Esta experiencia marcó el comienzo de un desafío extraordinario: un marcado contraste con la paz que una vez conocimos en nuestro kibutz.

Lea más historias sobre el conflicto palestino-israelí en Orato World Media.

La visión de un civil entre cinco soldados completamente equipados aumentó la inquietud y los residentes se refugiaron del conflicto

Cuando sonaron las alarmas ese día, mi esposa y yo, junto con otras personas, rápidamente buscamos refugio mientras el asedio a nuestro alrededor se intensificaba. Una hora más tarde, los voluntarios de la defensa civil local ofrecieron escalofriantes actualizaciones: la invasión ya había envuelto las aldeas vecinas. Al darnos cuenta de que podríamos enfrentarnos a un largo atrapamiento valientemente salimos de nuestra sala de seguridad para reunir los suministros necesarios, armándonos de valor mientras enfrentábamos el caos incierto afuera.

Mirando desde la casa, vimos tropas uniformadas patrullando las calles. Fue una experiencia surrealista ver a invasores extranjeros, algunos vestidos con uniformes israelíes, marchando por el kibutz. La visión de un civil entre cinco soldados completamente equipados aumentó nuestra inquietud, instándonos a regresar rápidamente al refugio.

En nuestro refugio, un golpe repentino y fuerte en la puerta nos llamó la atención. Nos quedamos en silencio, escuchando tensos los sonidos de la entrada forzada y la destrucción en nuestra casa. Comprometidos a protegernos, intentamos mantener la puerta cerrada, pero una ráfaga de balas la atravesó y nos hirió las manos mientras nos esforzábamos por mantener la puerta cerrada.

Cuando nuestra barricada finalmente cedió, nos enfrentamos a una triste realidad. Cinco miembros armados de Hamas nos conforntaron Estaban visualmente tensos y nos arrastraron fuera de nuestra casa. Estábamos heridos y sangrando, y los militantes de Hamás nos escondieron rápidamente entre los árboles, probablemente en un intento de evadir la detección de patrullas y drones militares.

Los invasores nos arrastran hacia la frontera de Gaza, pero yo me niego: “¡No vamos!”

Cuando los invasores nos sacaron por la fuerza a Diana y a mí de nuestro refugio, nos arrastraron a través del bosque hacia la frontera con Gaza.r. Sus intenciones rápidamente se hicieron evidentes: se trataba de un secuestro. Mis conocimientos rudimentarios de árabe me ayudaron a comprender sus conversaciones. Estaban buscando desesperadamente un vehículo.

Corriendo de árbol en árbol, los vi intentar y fallar al conectar varios autos. Su frustración y agresión aumentaron con cada intento fallido. Nuestros captores nos llevaron apresuradamente a lo largo de una caminata de cuatro kilómetros desde el kibutz hasta una valla dañada. Una vez que salimos de los arbustos a campo abierto, aceleraron nuestro paso. Cargados con sus objetos robados y arrastrándonos, nos condujeron hasta una brecha en la cerca que separaba nuestras casas de los campos.

Cuando llegamos a la alambrada, nos encontramos en el agujero utilizado por los militantes de Gaza para su asalto. Los terroristas atravesaron la abertura uno por uno. Mientras el quinto miembro de Hamás se preparaba para cruzar, me hizo un gesto para que continuara. En este punto, estábamos en una situación desesperada. Diane y yo estábamos sangrando mucho. Con mi ropa empapada de sangre, sentí que mis fuerzas menguaban y me resultaba difícil ver.

El miembro de Hamás intentó obligarme a atravesar la valla y, en un momento de desafío, me resistí. Le mostré mis heridas, enfatizando nuestra edad y nuestra urgente necesidad de atención médica. A pesar de mis súplicas, la amenaza de violencia cobraba mayor importancia. Abrumado por el miedo y enfrentando lo que parecía una muerte segura, reuní el coraje para negarme: “¡No vamos!”.

Vi mi sentencia de muerte: nos alejamos, pero los militantes no nos dispararon

Al enfrentarnos a nuestros captores, mi esposa y yo nos sentimos abrumados por el miedo y el dolor. Me mantuve firme y me negué a cruzar a Gaza como rehén. Parecía una sentencia de muerte, pero a pesar de las probabilidades en nuestra contra, decidimos alejarnos de los militantes. Sorprendentemente, no nos dispararon. Quizás no querían atraer la atención del ejército israelí. Empezamos a caminar más rápido, luego echamos a correr y, por alguna razón, nuestros captores no nos siguieron.

Cuando finalmente llegamos a un lugar seguro, lo que vi me rompió el corazón. Mi casa en el kibutz había sido destruida: ventanas rotas, paredes acribilladas a balazos y pertenencias esparcidas por todos lados. Al deambular en medio de la devastación, éramos muy conscientes del peligro potencial de encontrarnos con más militantes de Hamás. Muchos de nuestros vecinos, temerosos de caer en alguna trampa, se resistían a abrir sus puertas. Afortunadamente, un rostro familiar nos reconoció y nos ofreció refugio.

No es un conflicto fronterizo convencional: “se debe lidiar con las consecuencias”

Por un tiempo, nos escondimos con nuestros vecinos, pero pronto la gravedad de nuestras heridas se hizo evidente y necesitábamos atención médica inmediata. Afortunadamente llegó el ejército y nos transportaron al hospital.

Si reflexionamos sobre este incidente, su lugar en la historia de Israel sigue siendo inconfundible Este no fue un conflicto fronterizo convencional como la Guerra de Yom Kippur, conocida por sus numerosas bajas. Más bien, se trató de una confrontación directa entre civiles israelíes y soldados de Hamás y la Jihad Islámica en zonas pobladas por civiles. El daño intencional a niños y civiles señaló una táctica metódica de terror.

Al reproducir estos acontecimientos en mi mente, los encuentro insondables. Ahora, a salvo del peligro inmediato, nos toca lidiar con las consecuencias. Mi esposa perdió trágicamente un dedo y mi mano sufrió lesiones tan graves que requirí múltiples cirugías. A pesar del dolor, nuestro sentimiento abrumador es de gratitud por nuestra supervivencia, mezclado con un profundo dolor por aquellos que no fueron tan afortunados.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado