fbpx
Female judges in Afghanistan, whose faces are blurred to protect their identities and safety
Female judges in Afghanistan, whose faces are blurred to protect their identities and safety | Photo courtesy of Qazi Marzia Babakarkhail

Una jueza sigue atrapada en Afganistán y pide apoyo internacional

Nosotras, las juezas de Afganistán, hemos luchado mucho por la justicia, y ahora no tenemos justicia. Nos han reducido a la nada. Nuestros maridos viven con miedo de salir a trabajar. Nos mudamos a diferentes casas y nuestros hijos viven una vida de encierro. Necesitamos ayuda; queremos ser felices.

robe of a female judge in Afghanistan
Interview Subject
Orato World Media granted the interview subject anonymity to protect her identity and safety in the midst of threats of violence by the Taliban. The author worked through former Afghani judge and now U.K. resident Qazi Marzia Babakarkhail, who arranged the interview and served as an interpreter.

Qazi was the subject of a former Orato interview early in the Taliban takeover, detailing multiple assassination attempts she endured. Qazi remains a notable, international source for media when it comes to judges and women’s issues in Afghanistan.

During the course of the interview for this story, the subject hid in an outbuilding so that she could speak without fear of someone hearing. The photo above shows the judge’s robe female judges in Afghanistan wore before they were stripped of their duties.
BAckground Information
The International Association of Women Judges continues to fight to rescue endangered former judges in Afghanistan, mounting continued campaigns. Their work is critical, but they do not have the authority to release the VISAs. They continue to appeal to governments in countries throughout the world, but no progress has been made to save the 80 remaining female judges.

Judges who escaped recount being hunted by the men they jailed, a fear that consumes many of the remaining judges. In a July 2022 article by NPR, the women who remain say they fear their daughters will be forced to marry Taliban fighters. Women also face a host of oppressive restrictions and human rights violations.

Just this month, NPR interviewed Ramita Navai who executed the documentary Afghanistan Undercover – detailing the abduction and imprisonment of women. The female judges in Afghanistan face a special threat and are using their voices to appeal to foreign countries to help them escape.

KABUL, Afganistán ꟷ Hace un año, el 15 de agosto de 2021, los talibanes derrocaron a Afganistán. Como mujer y jueza, fue el día más oscuro e impactante de mi vida.

Nunca podré olvidar ese día porque lo perdimos todo. Todas las 270 juezas de Afganistán perdieron su trabajo. Perdimos nuestros ingresos, nuestra libertad y nuestra seguridad. Nuestras hijas y familias siguen estando inseguras. Cada minuto de cada día, espero que me maten.

Mientras que muchas juezas han sido reubicadas en otros países, 80 de nosotras seguimos en Afganistán. Me pregunto: “¿Qué está mal conmigo?”. Aquí no hay ningún lugar seguro para las ex juezas. Luchamos por nuestras vidas.

Al mundo, le ruego: “No nos olviden. Necesitamos ayuda”.

De conseguir justicia para las mujeres a huir de una invasión hostil

Antes de que los talibanes nos destituyeran, pasé dos años de formación judicial en el Tribunal Supremo. Me convertí en jueza en Afganistán, trabajando primero en el tribunal penal y luego en el tribunal de apelación.

Me centré en los casos de violencia contra las mujeres. Aunque me enfrenté a retos en el trabajo, me sentí muy feliz de trabajar como juez en Afganistán. Me sentí honrada de ayudar a las mujeres que se enfrentan a la violencia en mi país. Por fin vimos a las mujeres acercarse, preguntar por sus derechos y amonestar la violencia de género.

Gracias a nuestro trabajo, las mujeres empezaron a comprender sus derechos y a acudir a los tribunales en busca de justicia. Me sentía optimista sobre el futuro. Aunque a veces me enfrenté a problemas de seguridad, nunca me rendí.

El número de juezas creció hasta unas 270. Ganábamos buenos sueldos. Cuidábamos de nuestros hijos y familias. Las mujeres gozaban de libertad de expresión y era una época estupenda para estar en Kabul.

Todo cambió el 15 de agosto de 2021, el día en que los talibanes tomaron mi país. Yo estaba trabajando como siempre en el tribunal. De repente, los funcionarios nos notificaron que los talibanes hostiles estaban invadiendo la ciudad. La urgencia se apoderó de nosotros y dejamos atrás nuestros ordenadores y objetos personales mientras huíamos. La confusión y el malestar se reflejaban en los rostros de mis colegas. No teníamos ni idea de lo que estaba pasando.

Uno de los momentos más tristes fue cuando me di cuenta de que había dejado atrás mi uniforme de juez. Mi uniforme representaba mi identidad y mi dignidad. Representaba todo lo que habíamos conseguido. Dejado en un armario, puede que nunca vuelva a ver ese uniforme.

Los jueces restantes no tienen camino hacia la seguridad, viven cada día con miedo

Hoy, nuestro trabajo ha desaparecido. No tenemos ingresos y los talibanes han congelado nuestras cuentas. No existe ningún futuro para nosotros aquí. Los jueces dejaron Kabul para quedarse en pueblos de las afueras de la ciudad. Otros permanecen en lugares muy peligrosos de todo Afganistán.

Atascadas y aisladas en nuestros hogares, obligamos a nuestras hijas a casarse con hombres de nuestra elección para que los talibanes no vengan a tomarlas como esposas. Éramos mujeres activistas; mujeres en el gobierno. Ahora las niñas ni siquiera pueden ir a la escuela. Nos enfrentamos a un futuro muy oscuro, pero aún así, el miedo es mayor.

Algunos jueces enviaron a prisión a hombres por delitos contra las mujeres, y algunos de esos condenados eran hombres talibanes. La mayoría de los presos han sido liberados desde entonces. Esos delincuentes solían prometer venganza cuando se dictaban sus condenas.

Ahora muchos jueces esperan con miedo a las represalias. Han cortado nuestra comunicación con el mundo. Ayer mismo, los talibanes interfirieron en el sistema de comunicación del país, cortando nuestro acceso a la red móvil.

Con todo esto en mente, ¿cómo escapar? La Asociación Internacional de Mujeres Juezas (IAWJ) ayudó a reubicar a 190 de las 270 juezas de Afganistán. Sin embargo, 80 de nosotras seguimos atrapadas y preocupadas por nuestro futuro. Aceptamos que cada día podemos morir. Después de todo un año, no vemos ningún progreso, ninguna acción y ningún movimiento para salvarnos.

Temiendo por su vida, una jueza de Afganistán hace su alegato

Los talibanes entran en las casas de la gente y se las llevan sin motivo. No tenemos ninguna oficina a la que acudir para quejarnos. La gente simplemente desaparece. La situación se vuelve más oscura y sombría a medida que pasan los días. Si pudiéramos ayudarnos a nosotros mismos, lo haríamos. Algunas de las juezas no tienen pasaporte. No podemos ir a la oficina de pasaportes porque nuestras identidades son conocidas. Existimos en una base de datos.

Los que tienen pasaporte no pueden permitirse pagar un visado pakistaní ni saben dónde ir a solicitarlo en un país que se ha vuelto hostil. Para poder optar al visado P1 para reasentarse en otras naciones, primero hay que salir de Afganistán, pero no se puede. Todas las opciones conducen a un callejón sin salida.

Hoy comparto mis pensamientos en nombre de las 80 juezas que viven con miedo en Afganistán e insto a la gente a que transmita mi mensaje al mundo. Nosotras -las juezas de Afganistán- hemos luchado mucho por la justicia, y ahora no tenemos justicia.

Nos hemos quedado sin nada. Nuestros maridos viven con miedo a salir a trabajar. Nos mudamos a diferentes casas y nuestros hijos viven una vida aprisionada. Necesitamos ayuda; queremos ser felices. A las Naciones Unidas, a los Estados Unidos, a Canadá, al Reino Unido, a la Unión Europea y a todos los Ministros de Asuntos Exteriores: ¡ayudadnos!

A los ciudadanos y a los políticos, compartid nuestra historia. La IAWJ realiza una gran labor en el reasentamiento de las juezas, pero no tienen el poder de liberar los visados. Lo piden pero los gobiernos guardan silencio. Hago un llamamiento con la esperanza de que hablar abra los ojos de quienes podrían ayudarnos.

Este es mi ruego: no nos olviden. Vivimos temiendo por nuestras vidas.

Lea la historia de la ex jueza Qazi Marzia Babakarkhail, que sobrevivió a múltiples intentos de asesinato y se reasentó en el Reino Unido.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Pamela H. Say, MBA, CFRE is a sought-after, nationally-published author and speaker, veteran administrator, and currently serves as the CEO for Orato World Media. She is a trained journalist and has been featured in Advancing Philanthropy Magazine, the Chronicle of Philanthropy, and the Wiley Journal Fundraising Success. Her award-winning work in fundraising, marketing, writing, and leading high-performance teams commands international attention.