fbpx

Una médica de cuidados intensivos se enfrenta a una desgarradora escena en el frente de Gaza, advertencia: imágenes perturbadoras

Una médica se enfrenta a una escena desgarradora en el frente de Gaza, testigo de un sufrimiento humano inimaginable y de la falta de recursos Los pacientes llegaban continuamente sin ningún orden; hacíamos lo que podíamos, pero nunca era suficiente. Algunos pacientes murieron antes de que pudiéramos atenderlos.

  • 3 meses ago
  • mayo 8, 2024
7 min read
notas del periodista
Protagonista
Vanita Gupta es médica intensivista con más de treinta años de experiencia en Estados Unidos. Originaria del Reino Unido, ha dedicado su carrera a atender las necesidades de cuidados críticos en todo el mundo. Este año se unió a MedGlobal, una organización no gubernamental, y viajó a Gaza para prestar ayuda médica en uno de los entornos más difíciles del mundo.
Contexto
En la madrugada del sábado 7 de octubre de 2023, el conflicto entre Hamás e Israel se intensificó con el lanzamiento de los primeros cohetes sobre Israel. Hamás invadió matando y secuestrando a cientos de ciudadanos israelíes. Esto provocó una respuesta inmediata de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), que informaron de incursiones de militantes armados de Gaza en el sur de Israel. A continuación, Hamás, el grupo islamista que gobierna Gaza, anunció el inicio de la «Tormenta Al-Aqsa», lanzando lo que afirmó ser una andanada de 5.000 cohetes contra posiciones militares, aeropuertos y bases israelíes, mientras su comandante militar, Muhammad Al-Deif, llamaba a un levantamiento general contra Israel.

En respuesta, el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, confirmó que Israel estaba en guerra e inició una contraofensiva, adentrándose en Gaza. Miles de ciudadanos de Gaza han muerto como consecuencia de ello. Para más detalles, visite la cobertura de CNN Español del conflicto entre Israel y Hamás y otras actualizaciones en directo.

RAFAH, Gaza – Como médica de cuidados intensivos, conectar con el sufrimiento forma parte de mi trabajo. Sin embargo, nada me preparó para los horrores que presencié en Gaza. La visión de niños gravemente quemados o con disparos mortales resultaba más que traumática. En cambio, fue impactante. Se me erizó la piel y se me heló el corazón. El caos me abrumaba mientras presenciaba un dolor y una desesperación sin fin. En medio de todo ello, cualquier idea de que se trataba de un simple conflicto se disolvió en mi mente; lo que vi se parecía más a un genocidio.

Durante años, sentí una fuerte atracción hacia el trabajo voluntario, impulsada por el firme deseo de aplicar mis conocimientos donde más se necesitaban. Este compromiso me llevó a unirme a MedGlobal. Cuando el conflicto de Gaza se intensificó y aumentó la demanda de profesionales médicos como yo, me ofrecí voluntaria. Mi profunda conexión con el sufrimiento ajeno siempre alimenta mi motivación.

Más información sobre Gaza en Orato World Media.

Una médica se prepara para trabajar como voluntario en Gaza, donde miles de personas esperan ayuda desesperadamente

Antes de partir para Gaza, me preparé mentalmente, afrontando la posibilidad real de no regresar. Organicé mis asuntos y redacté mi testamento. A pesar de estas medidas, nada me preparó emocionalmente para la magnitud del sufrimiento que encontré a mi llegada. Ningún nivel de preparación mental me permitía afrontar la devastadora realidad de la situación.

Como parte de un convoy de las Naciones Unidas, la travesía de Egipto a Gaza ilustra los duros desafíos que nos esperan. Antes incluso de entrar en Gaza, nos encontramos con una cola kilométrica de camiones cargados de suministros y alimentos, a todos los cuales se les había prohibido la entrada. Esta ayuda vital se encontraba a las afueras de la Franja, inalcanzable para los miles de personas desesperadas por recibir ayuda.

Entrar en Gaza fue desgarrador. El paisaje, salpicado de miles de tiendas de campaña que albergaban a personas desplazadas, parecía estar rodeado de enormes montones de basura. Llegué de noche, y la oscuridad amplificó la atmósfera inquietante y premonitoria. Me alojé con otros voluntarios en una casa sin calefacción. El frío cortante nos obligaba a ponernos capas de ropa mientras intentábamos descansar en el duro suelo, carente incluso de comodidades básicas como camas.

Allí tumbada, me di cuenta de la cantidad de gente que había fuera, soportando condiciones mucho peores en esas tiendas. Imaginar su supervivencia en circunstancias tan duras parecía insondable. A la mañana siguiente, mi primera visita al hospital me abrumó tanto emocional como físicamente. Lo que debería haber sido un hospital parecía más bien un campo de refugiados. Las tiendas de campaña llenaban todos los espacios disponibles, alojando tanto a los enfermos como a quienes no tenían otro lugar adonde ir. La afluencia constante de individuos desesperados nunca cesó.

Los heridos llenaban todos los rincones, cientos murieron antes de recibir atención médica

Una médica se enfrenta a una escena desgarradora en el frente de Gaza, testigo de un sufrimiento humano inimaginable y de la falta de recursos. Los pacientes llegaban continuamente sin ningún orden; hacíamos lo que podíamos, pero nunca era suficiente. Algunos pacientes murieron antes de que pudiéramos atenderlos. Los pacientes yacían en el suelo mientras los heridos llenaban todos los espacios disponibles. Se hizo difícil concentrarse mientras la gente gritaba de dolor.

El primer día traté a una niña de seis años con quemaduras graves en el 40% de su cuerpo. Su padre había muerto y su madre estaba gravemente enferma. No teníamos morfina y sus gritos me rompieron el corazón. Le ofrecí comida y, entre lágrimas, me pidió huevos y patatas fritas». Me sentí desesperada, incapaz de cumplir su simple deseo.

Conseguí organizar su traslado a El Cairo, Egipto, aferrándome a la esperanza de que pudiera recibir los cuidados necesarios en mejores condiciones. Sin embargo, dos días después, recibí una noticia devastadora. La niña de seis años falleció. Estuve a punto de derrumbarme, pero la incesante demanda de otros casos críticos -niños con quemaduras, heridas de bala, amputaciones- me obligó a centrarme.

Para sobrellevar la profunda tristeza, me planteé una pregunta inquietante: «Si hubiera sobrevivido, ¿cómo habría sido su vida?». Sabía que se habría enfrentado a una vida de desfiguración, falta de hogar, una madre moribunda y profundos traumas. Una desoladora constatación me golpeó. En Gaza, si estás gravemente herido, tal vez morir sea lo mejor que te pueda pasar.

La médica prevalece: «Presenciar cómo la vida abandonaba su cuerpo fue profundamente triste».

Mientras me perdía en estas reflexiones, la cruda realidad me rodeaba. Poco después, atendí a otra paciente, una mujer con un disparo en la cabeza que no podía hablar. No conocía su nombre ni su historia, pero estuve allí durante sus últimos momentos. Presenciar cómo la vida abandonaba su cuerpo me produjo una profunda tristeza.

En Gaza, luché con una constante contradicción interna. Ante una persona herida, mi instinto de ayudar se puso en marcha, aferrarme a la vida. Una vez, un padre con lágrimas en los ojos me preguntó: «Doctora, ¿puede salvar a mi hija?». Prometí hacerlo lo mejor posible, pero me pregunté si intervenir era lo mejor. Esta tensión entre la acción y la inacción me persiguió sin descanso, pero al final prevaleció mi impulso de ayudar.

Fui testigo de la muerte de muchos niños y del colapso de sus familias, sumidas en la angustia, el dolor y la desesperación. Sorprendentemente, ninguno de estos padres se mostró enfadado con los médicos. Nos trataron muy pacíficamente, sin gritarnos nunca. En Estados Unidos, las interacciones hospitalarias suelen ser muy agresivas. Cabría esperar que los padres de un niño que muere a causa de un atentado se enfadaran, pero permanecieron tranquilos, quizá ya resignados a su destino.

A pesar de todo, muchas personas intentaron mantener un espíritu positivo. Cuando les preguntaba cómo se las arreglaban, respondían simplemente: «Estamos contando los días». Tras pasar allí cerca de un mes, me di cuenta de que los gazatíes que conocí aceptaban esta dura realidad y se esforzaban por hacer cada día lo más llevadero posible.

A la doctora le cuesta adaptarse a la vida cotidiana en Estados Unidos: «Me encuentro cuestionando muchos aspectos de nuestro estilo de vida»

Durante ese mes, dormir se me hizo casi imposible. Por la noche, tumbado en un suelo duro y frío, oía el estruendo incesante de las bombas que caían en las zonas cercanas. Los pensamientos y recuerdos de los acontecimientos del día en el hospital me atormentaban. A pesar de tomar pastillas para dormir, me costaba conciliar el sueño. No experimenté miedo durante mi estancia en Gaza, porque acepté que cualquier momento podía ser el último. Vivo con la filosofía de que lo que tenga que pasar, pasará, y mientras tanto, debo seguir adelante.

Cuando regresé a Nueva York, rompí a llorar. En Gaza, la rutina se apoderó de mí, sin dejarme espacio para atender a mis emociones. Me resistí a estar triste delante de la gente soportando una situación terrible. Me mantuve fuerte para transmitirles esperanza y darles una sonrisa. En casa, sin embargo, las lágrimas rodaron por mi rostro mientras liberaba todas las emociones que había reprimido en mi interior.

Sigue siendo difícil adaptarse a la vida cotidiana aquí. Me cuestiono muchos aspectos de nuestro estilo de vida. Una vez, mientras quedaba con unos amigos en un restaurante, me di cuenta de que uno de ellos se había dejado el plato casi lleno. Yo comenté: «Estáis desperdiciando comida; podríais alimentar a tanta gente en Gaza con esto. No tienen ni la mitad de lo que tenemos nosotros». Me enfada y me ofende, y a menudo me siento culpable. Comparo constantemente nuestro estilo de vida con el de otros lugares. Cuando la gente pregunta: «¿Qué podemos hacer al respecto?». Veo mi papel como el de informar a los demás sobre lo que está ocurriendo, para ayudar a despertar al mundo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado