fbpx

Niños traumatizados por la guerra: una profesora ayuda a sus alumnos a recuperarse de la violencia étnica en Manipur

La visión de la sangre fresca y costrosa en las calles llenó de miedo a la familia mientras estallaba la conmoción por todas partes. Un helicóptero que volaba bajo pasó rugiendo, y las severas miradas de los soldados revelaron su intención de disparar a cualquier cosa que se moviera.

  • 4 meses ago
  • noviembre 14, 2023
9 min read
Four of the children at  the 
A drawing by Jamhoujil (L) is displayed along with his classmates. Four of the children displaced by the ethnic violence in Manipur study at a school supported by the Rural Women Upliftment Society. Pictured to the left is five-year-old Jamhoujil with his drawing. | Photo courtesy of Annie Nengpahhoi Haokip
Annie Nengpahhoi Haokip
Journalist’s Notes
PROTAGONISTA
Annie Nengpahhoi Haokip, de 24 años, vive en la aldea de Kholmun. En 2022 obtuvo un máster en Antropología (Social y Cultural) por la Universidad de Manipur. Observar a los niños que vivían en campamentos de socorro tras el estallido de violencia en Manipur la trastornó mucho, así que empezó a enseñarles en una escuela improvisada. Cuando la RWUS necesitó profesores voluntarios, decidió arriesgarse y presentar su candidatura. Tuvo la suerte de ser elegida, y ahora puede ayudar plenamente a los niños, no sólo en su educación, sino también en su recuperación del trauma. En esta historia relata su trabajo con Jamhoujil, de cinco años, que sufría estrés postraumático tras huir de la violencia con su madre Thethem Baite, su padre Sasat Baite y su hermana Sarah Nemthenkim, de un año, de su aldea de Sugnu. Para apoyar sus esfuerzos, visite https://milaap.org/fundraisers/support-rural-women-upliftment-society.
CONTEXTO
Desde 1949, la región multiétnica de Manipur ha vivido décadas de enfrentamientos étnicos. Manipur es un estado indio situado en el noreste del país. Limita al norte con los estados indios de Nagaland, al oeste con Assam, al suroeste con Mizoram y al sureste con Myanmar (Birmania). Las tres tribus principales, cada una con su propia identidad étnica, se han enfrentado en el pasado, dando lugar al desarrollo de distintas milicias tribales.Históricamente, los kukis y los nagas han sido los que más han luchado, pero esta vez la lucha estalló entre las tribus kuki y meitei. Según Human Rights Watch, miles de personas han sido desplazadas y cientos han muerto o resultado heridas. Los informes de violaciones y otras palizas también han marcado el conflicto.

MANIPUR, India – Como profesora voluntaria en una escuela rural de Manipur, los alumnos de mi clase proceden de los campos de refugiados. Con edades comprendidas entre los cuatro y los quince años, estos niños han sido testigos directos de las terribles consecuencias de la guerra. Conocí a Jamhoujil, de cinco años, una lluviosa mañana de septiembre en Kholmun, un pequeño pueblo de unos 600 habitantes. El primer día, Jamhoujil evitó el contacto visual. Por la forma en que se movía, hablaba y sus reacciones en el aula, supe que estaba traumatizado.

Parecía estar nervioso, alerta e hiperconsciente de su entorno. Jamhoujil -uno de los 34 niños desplazados de mi clase- experimentó la violencia étnica que estalló este año en Manipur entre las tribus kuki y meitei. La familia de Jamhoujil huyó del único lugar al que llamaban hogar cuando estalló la violencia. Cuando me encontré con él, le di tiempo para relajarse y bajar la guardia. When I met him, I gave him time to relax and let his guard down.

Ver más reportajes de Manipur en Orato World Media.

El estallido de violencia en Manipur interrumpe la cena de una familia, que huye para salvar la vida

Una tarde tranquila, Jamhoujil compartió su historia conmigo. Sonó el timbre de la escuela, poniendo fin a nuestra jornada, y él se quedó a hablar. Antes de que estallara la violencia étnica en Manipur, Jamhoujil vivía con su madre, su padre y su hermana de un año en la serena aldea de Sugnu. La noche del 4 de mayo de 2023, todo cambió.

El sonido de disparos aleatorios en la pacífica colonia tribal de Sugnu interrumpió la cena familiar. Atemorizados, se acurrucaron en la casa esperando que cesaran los disparos. Sin embargo, a medida que se acercaba la noche, los ruidos se intensificaban, obligando a la familia a huir. Partieron, descalzos, en busca de un espacio seguro cerca del bosque.

La madre de Jamhoujil lo llevaba fuertemente en un brazo, con su hermana a la espalda. En el otro brazo, llevaba todos los objetos esenciales de la casa que podía. La visión de la sangre fresca y costrosa en las calles llenó de miedo a la familia mientras estallaba la conmoción por todas partes. Un helicóptero que volaba bajo pasó a toda velocidad, y las severas miradas de los soldados revelaron su intención de disparar a cualquier cosa que se moviera. Con los estómagos vacíos, se adentraron en el oscuro bosque siguiendo una ruta solitaria a través de la densa jungla hacia una posible zona segura alejada de la violencia.

Al principio, los padres de Jamhoujil pensaron en ir al campamento de los Rifles de Assam, pero había demasiado peligro en su camino. Mientras su padre temía los peligros que acechaban en el bosque, a la madre de Jamhoujil le importaban poco las serpientes y las criaturas salvajes. Estaba desesperada y decidida a salvar a sus hijos de los salvajes ataques que se estaban produciendo en Manipur, costara lo que costara.

Un joven sociable se vuelve introvertido y hostil tras presenciar actos violentos

La familia de Jamhoujil consiguió llegar a Utangpokpi, una aldea vecina. Su padre regresó para rescatar a otros residentes de la región y, al cabo de tres días, partieron hacia U.Thingkangphai. Pasaron dos semanas más antes de que continuaran caminando hasta Churachandpur.

En el nuevo pueblo, Jamhoujil, de cinco años, se enteró de la devastadora noticia de que su casa se había quemado. El profundo impacto psicológico que sufrió le deja un trauma continuo. Como era el mayor de los hijos, a menudo recibía un trato especial de sus padres antes de los atentados. Ahora, todo ha cambiado. Preocupados por el actual conflicto en Manipur, sus padres le muestran menos cariño y atención que antes.

A la temprana edad de cinco años, Jamhoujil fue testigo de tanta violencia, sangre y disparos. Antes era un estudiante sociable, pero ahora se muestra introvertido y hostil. En ocasiones, puede llegar a ensañarse con los demás niños del campamento en su afán por expresar su rabia y disgusto. Las reprimendas de otras madres no consiguen mejorar la situación ni ayudarle a curarse.

Para ayudar a un niño a superar un trauma horrible, primero hay que ganarse su confianza. Para ello, finjo ser igual que Jamhoujil. Cuando actúo como un niño de cinco años, puedo ser su amiga. Lo escucho atentamente y, cuando lo necesita, le doy espacio. Mi objetivo era ayudar a este niño a escapar de la oscuridad de su mente y acabar con el aturdimiento que siente. Para ello, necesitaba llevarlo a un espacio más luminoso, lleno de diversión y felicidad. Los expertos afirman que colorear y dibujar ofrecen un método estupendo para evaluar y expresar sentimientos reprimidos.

Un niño de cinco años sigue dudando en confiar, le di espacio y tiempo

Pocos días después de conocer a Jamhouji, organicé una clase de dibujo. En la escuela, incluimos el dibujo como parte del plan de estudios una vez a la semana para evaluar el estado mental de nuestros alumnos, ya que muchos se enfrentaban a la violencia y a traumas como Jamhouji. El día del dibujo, dividí la clase en dos grupos. Encargamos a alumnos de 11 a 15 años que dibujaran un corazón que representara el miedo, la felicidad, la ira y el amor. Los alumnos de 4 a 10 años podían dibujar lo que quisieran.

Sentados al aire libre, los alumnos más jóvenes disfrutan de la relajante atmósfera de Kholmun con el telón de fondo de las hermosas vistas de las montañas. Con ceras, lápices, gomas de borrar y papel dispuestos ante ellos, hacen nacer su Picaso interior. Mirando hacia Jamhoujil, vi que sostenía un lápiz bien afilado, pero parecía reacio a ponerlo sobre el papel.

Los niños desplazados por el estallido de violencia étnica en Manipur se reúnen en escuelas improvisadas con escasos recursos. | Foto cortesía de Annie Nengpahhoi Haokip

Me acerqué a él y le animé a dibujar algo, pero no mostró ningún interés. Mostrarle los dibujos de sus compañeros no hizo ninguna mella en su voluntad de participar. Este niño, que antes se sentía entusiasmado por aprender, ahora apenas podía sostener un lápiz. Pasó algún tiempo y un día me di cuenta de que garabateaba por todo el papel. Entusiasmado, dejé que siguiera dibujando mientras yo observaba. Cuando por fin me acerqué a él con delicadeza, se volvió muy tímido y se negó a enseñarme su dibujo.

Como no quería presionar, pasé por delante de Jamhoujil hacia los otros niños. Cuando terminó el tiempo, pedí a los niños que entregaran sus dibujos. Al pasar cada niño, chocaba los cinco. Los niños se apresuraron entusiasmados, ansiosos de elogios. Jamhoujil llegó en último lugar. Se acercó con cierta reserva, así que le animé y finalmente, con cierta confianza, me entregó su dibujo. Sentí que por fin me había ganado su confianza.

La pequeña Jamhoujil habla por fin de la violencia

Cuando miré la foto de Jamhoujil, mi corazón se rompió en pedazos. Las líneas garabateadas probablemente no tenían ningún significado para el ojo ordinario, pero para mí representaban su estado de ánimo. Le pedí que me contara más cosas sobre su dibujo, pero permaneció indeciso. Después de engatusarlo y mimarlo, empezó a abrirse.

Sentí que se me ponía la piel de gallina mientras me contaba los sucesos de la horrible noche en que él y su familia huyeron de su pueblo, recuerdos que probablemente le acompañarían para siempre. Se ciñó a cuatro colores: negro, rojo, verde y violeta. El negro, que suele representar el pánico o el miedo, reflejaba el trauma sufrido por este niño. Los excesivos garabatos reflejaban su rabia interna, que ansiaba liberar.

El rojo denotaba violencia y peligro, que también se presentaban en su cuerpo. Se retorcía constantemente, mostrando lo impotente que se sentía ante los intensos sentimientos que sentía en su interior. El verde es un símbolo de esperanza y mostraba que su subconsciente guardaba un espacio para el optimismo; que las cosas pueden mejorar. El violeta se sentía algo evasivo. ¿Tenía un ferviente anhelo de que Dios escuchara sus súplicas? ¿Creía en una fuerza sobrenatural para ayudar a que el dolor desapareciera? El violeta también puede significar confianza y conexión. Aquí estaba, abriéndose por fin.

Antes del estallido de violencia en Manipur, el pequeño Jamhoujil se presentaba como un niño de guardería superdotado. Destacaba en sus estudios y a menudo ganaba concursos escolares. Desde los sucesos del 4 de mayo de 2023, se ha convertido en un niño precioso que está muerto de miedo y necesita curarse.

Aquí, en la aldea de Kholmun, la oficina del club juvenil se ha convertido en nuestra aula, llena de niños traumatizados. En esta habitación individual con una pizarra y un banco de madera, utilizamos los planes de lecciones que nos da la Rural Women Upliftment Society. Nos dan papelería y cuando no estamos sentados en el suelo de la clase, salimos fuera.

Con más de 14.000 niños desplazados en Manipur y más de 5.000 en el distrito de Churachandpour, en más de 330 campos de socorro, tenemos mucho trabajo por delante. Necesitan controles sanitarios, alimentos, medicinas y material escolar. Seguiremos haciendo todo lo que podamos por Jamhoujil y todos los demás pequeños afectados por estos terribles sucesos.

Para apoyar estos esfuerzos, consulte el enlace en Información de fondo en la parte superior o lateral de la noticia.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado