Jóvenes estudiantes de teatro de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Atlántica realizan una exposición artística que alude a los asesinatos en medio de la protesta nacional en Colombia. | David Moran

El pincel es más poderoso que el arma

Me expreso a través del arte. Mis armas para enfrentar la desigualdad, la violencia y el desempleo son los aerosoles, las pinturas, los pinceles y los rodillos.

Adailton Osorio
Protagonista

El nombre del joven de 22 años se mantiene en anonimato para cuidar su integridad física. Es estudiante de artes plásticas en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico. Desde 2012, comenzó a realizar colaboraciones artísticas y a dibujar graffiti.
Hoy se dedica al muralismo para seguir expresando su arte en medio del paro nacional.
Contexto
Las protestas en Colombia en 2021, también llamadas Huelga Nacional y nombradas por algunos medios como el estallido social de Colombia, son una serie de manifestaciones multifactoriales desencadenadas por el anuncio del proyecto de reforma tributaria propuesto por el gobierno de Iván Duque.
Durante las protestas, decenas de personas murieron y cientos más fueron reportadas como desaparecidas.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha condenado graves violaciones de derechos humanos en el contexto de las protestas. El presidente Duque primero se negó a aceptar una visita de trabajo inmediata de la CIDH a Colombia, que finalmente fue aceptada para el 8 de junio.
La protesta ocurrió en diferentes ciudades, municipios y carreteras del país y del exterior por colombianos residentes en España, Francia, Portugal, Reino Unido, Suecia, Rusia, Italia, México, Chile, Argentina, Canadá, Estados Unidos, Alemania, Polonia, Australia y Nueva Zelanda, incluso frente a las sedes de las Naciones Unidas en Nueva York y Ginebra (Suiza). También se destacan las acciones en Internet y las expresiones artísticas durante las protestas.

BARRANQUILLA, Colombia – Participo pacíficamente en manifestaciones en mi ciudad como estudiante y artista. A veces, pongo en peligro mi vida.

He estado involucrado en situaciones violentas, donde los disparos rozaron mi cabeza y más de un colega resultó herido.

Me expreso a través del arte. Mis armas para enfrentar la desigualdad, la violencia y el desempleo son los aerosoles, las pinturas, los pinceles y los rodillos.

Salgo a las marchas y, siempre que puedo, dejo mi huella artística en un muro de la ciudad pero no creo en la violencia ni en la agresión. Me expreso a través de mi arte y participo en protestas para ser escuchado.

Todos los que protestamos en Colombia nos unimos por la misma razón: construir un país mejor.

El arte, la clave de las protestas

El 15 de mayo, estudiantes de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico y grupos culturales participantes del Carnaval de Barranquilla concentraron su energía en la Casa del Carnaval.

Marchamos hacia el Parque Sagrado Corazón en el norte de Barranquilla.

Entre nosotros, la comunidad LGBTQIA + y grupos feministas expresamos pacíficamente nuestro descontento con el gobierno del presidente Iván Duque.

La protesta se manifestó a través de danzas y ritmos folclóricos del Caribe colombiano.

Al día siguiente, decenas de personas se reunieron en la calle principal al norte de Barranquilla y pintaron las calles aledañas.

Música, amistad, colores, comida y esperanza se fusionaron en una unión donde tratábamos de explicarle al mundo la situación en Colombia.

Una de las intervenciones y murales realizados por artistas de la ciudad que quieren hacerse oír por su arte.
Una de las intervenciones y murales realizados por artistas de la ciudad que quieren hacerse oír por su arte. | David Moran

La violencia, moneda corriente

Lamentablemente, los actos de violencia son habituales en estas movilizaciones en las distintas ciudades del país.

En las marchas, me he encontrado con infiltrados: personas que no pertenecen al grupo de manifestantes y que vienen a generar mala publicidad para la protesta.

He recibido amenazas de muerte e insultos de infiltrados, que intentan alentar disturbios para que el gobierno nos acuse.

Los he visto romper cosas y golpear a la gente cuando todos los demás protestaban pacíficamente.

Los llamamos infiltrados porque nadie dentro de los grupos organizados los conoce.

Cuando comienzan los disturbios, la policía reacciona y desaparecen, dejándonos indefensos.

Una de las intervenciones y murales realizados por artistas de la ciudad que quieren hacerse oír por su arte.
Una de las intervenciones y murales realizados por artistas de la ciudad que quieren hacerse oír por su arte. | David Moran

Sin miedo

No me asusta. Mi objetivo es mostrar al mundo que marchamos pacíficamente por un futuro mejor para nosotros y para las próximas generaciones.

Seguiré cubriendo la ciudad de arte en cada protesta para expresarme sin violencia ante los ataques que sufrimos.

Cabe destacar, el apoyo de la ciudadanía, es muy gratificante.

La gente es solidaria

En los días de protesta, el calor sofocante puede convertirse en un gran enemigo. Las temperaturas suben rápidamente y el asfalto levanta una ola de calor abrazadora en Barranquilla.

Los ciudadanos que no asisten a las marchas por el COVID-19, o por cualquier otro motivo, nos brindan comida y agua en cada uno de los días de protesta.

¿Por qué nos movilizamos?

Expresamos nuestro pensamiento contra los abusos de las autoridades y las violaciones de derechos humanos en el país.

Miles de jóvenes alzan la voz por el desempleo, la falta de educación y la falta de oportunidades.

En mi caso, recuerdo cuando estudiaba en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico y teníamos que hacer cola donde sólo había 30 almuerzos disponibles (éramos un total de 300 alumnos).

It was painful. A veces no teníamos dinero suficiente para pagar un almuerzo y los treinta almuerzos gratuitos no eran suficientes. No podíamos acceder a una comida decente, y varias veces pasé el día con el estómago vacío.

Además de la falta de recursos para la educación superior, Colombia ha descuidado el estado de las poblaciones más necesitadas.

Por eso, pido soluciones para vivir con dignidad independientemente del espacio social en el que nos encontremos.

Los jóvenes que trabajan sobre el mural almuerzan juntos y conversan durante su descanso.
3. Los jóvenes que forman parte del mural almuerzan juntos y conversan para descansar un poco. | David Moran

La unión artística también alza su voz

Además de recorrer las principales calles de Barranquilla, también participo en demostraciones artísticas.

Formo parte de estos espacios con mis amigos, diseñadores, fotógrafos, ilustradores y grafiteros. Realizamos actos conmemorativos y puestas en escena para expresarnos con pancartas, danza, música folclórica y grafitis.

Durante la actividad, que tiene una duración de varias horas, también se lleva a cabo la intervención de murales, ubicados en puntos estratégicos de la capital atlántica.

Mi lucha continúa, no sólo como ciudadano sino como artista urbano.

Desde mi cargo, alzo la voz para exigir al gobierno local más apoyo a los artistas, más espacios para la cultura y más inversión en los museos de la ciudad.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Maira Arenas, 22 years old, from Barranquilla, Colombia. Degree in Social Communication and Journalism from the Autonomous University of the Caribbean with experience in the newspaper EL TIEMPO in Barranquilla, EL DIARIO in Venezuela and knowledge about digital marketing.