fbpx

Los retos de nuestro tiempo no conocen fronteras, las respuestas a esas amenazas siguen siendo inadecuadas y peligrosamente cortoplacistas

Debemos aceptar que los retos de nuestro tiempo no conocen fronteras. El discurso nacionalista no sólo está anticuado, sino que es peligrosamente miope cuando se utiliza para interpretar el mundo que tenemos ante nosotros. La eficacia de los Estados nacionales por separado para afrontar estos retos es incomparablemente inferior a las soluciones que pueden obtenerse colaborando a escala internacional.

  • 3 semanas ago
  • julio 1, 2024
7 min read
Elections around the globe have become increasingly controversial in 2024. | Photo courtesy of Brian Wertheima on Unsplash Elections around the globe have become increasingly controversial in 2024. | Photo courtesy of Brian Wertheima on Unsplash
Este artículo de opinión forma parte de una serie que hace foco en arrojar luz sobre cuestiones mundiales críticas que exigen atención urgente y abordan un espectro de retos que nos afectan a todos, haciendo hincapié en la necesidad de acción y apoyo colectivos. Al fomentar la concienciación y alentar la colaboración, el escritor espera inspirar un cambio positivo y contribuir a un mundo más compasivo y equitativo a medida que cubrimos la multitud de temas que afectan a nuestra comunidad global.

Tras las elecciones europeas de 2024, el amplio centro político europeo -que abarcaba desde conservadores a liberales, pasando por verdes y socialdemócratas- está a punto de desmoronarse. No en forma de tsunami hacia la extrema derecha, como pronosticaban algunas encuestas, sino de erosión poco a poco.

La extrema derecha ocupa actualmente cerca del 25% de los escaños (180 escaños) de la cámara. La extrema derecha ocupa actualmente cerca del 25% de las bancas (180 escaños) de la cámara. Incluye a los Conservadores y Reformistas Europeos (ERC) y a la facción Identidad y Democracia (ID). También incluye un posible nuevo grupo surgido de los extremos no afiliados de la política europea, los sovrainistas. Los sovrainistas pueden ser el método elegido por Alternativa para Alemania para presionar a ID para que los acepte de nuevo.

Pero hay más. Aunque el rendimiento de los partidos de extrema derecha ha sido variable (desde espantosamente impresionante en Austria y Bélgica, hasta por debajo de las expectativas en la Península Ibérica), su eficacia parece especialmente amenazadora en las tres mayores economías de la UE: Alemania, Francia e Italia.

Los conflictos mundiales, las crisis financieras y el COVID-19 parecen llevar a los jóvenes adultos a la extrema derecha

Podemos explicar en parte el auge de la extrema derecha por la tendencia humana a idealizar el pasado. He oído en alguna parte que mientras los caballos tienen una visión de casi 360 grados, los peces sólo pueden ver lo que tienen a los lados de la cabeza. Los humanos, en cambio, sólo pueden mirar lo que tienen delante. Quizá por eso es fácil contarnos historias sobre lo buenos que eran los viejos tiempos. Esta dinámica alimenta el ascenso de la extrema derecha en Europa casi exactamente un siglo después de los albores del fascismo.

La generación que vivió la Segunda Guerra Mundial está muriendo. La mayoría de los europeos contemporáneos no tienen recuerdos del fascismo y el nazismo. Mi generación, en cambio, tiene recuerdos vívidos de las muchas crisis que vivió. Estábamos en la adolescencia o entrando en la edad adulta hacia mediados de la década de 2000. Para nosotros, empezó con la crisis de la deuda de 2008, seguida de la crisis financiera de 2012 y la llamada crisis europea de los refugiados de 2015.

En 2020 surgió la pandemia Covid-19. Esto condujo a una posterior crisis del coste de la vida, alimentada por la invasión rusa a gran escala de Ucrania en 2022. Hace menos de un año se reanudó la guerra en Israel/Palestina, provocando una enorme división social fuera de la zona de guerra. En el trasfondo, el cambio climático provocado por el hombre se transformó en una crisis en toda regla, amenazando con arrasar nuestro futuro en este planeta.

Nuestros desafíos no se detuvieron ahí. Mientras estas crisis nos mantenían en vilo, los cambios sociales y tecnológicos transformaban nuestras formas de trabajar e interactuar. Esta mayor presión para reaprender y adaptarse alimenta un sentimiento colectivo de ansiedad e incertidumbre.

Las redes sociales crean un vacío para la generación «golpeada»

Las redes sociales han hecho que nuestras vidas estén más interconectadas globalmente. Puso patas arriba la dinámica de poder en campos que van desde las artes a la información, pasando por la interpretación y la organización. Todo el mundo puede empezar una tendencia, lanzar una campaña y volverse viral. También abrió las puertas a desastrosas campañas de desinformación, desempeñando un papel fundamental en el vergonzoso lío llamado Brexit. Estas campañas contribuyeron a la elección de un presidente de Estados Unidos abiertamente islamófobo, racista y sexista, supuestamente el hombre más poderoso del planeta.

Las redes sociales nos permitieron presenciar estos acontecimientos históricos más de cerca que ninguna otra generación anterior. Las imágenes de cadáveres a orillas del Mediterráneo, retransmisiones en directo de los brutales atentados terroristas de Hamás, imágenes de palestinos torturados y humillados en Gaza, niños hambrientos en Sudán: todo ello está a un solo clic, al alcance de cualquiera que posea un teléfono inteligente.

Por fin, esta vapuleada generación fue obsequiada con la economía colaborativa, cortesía del avance tecnológico y de 30 años de desregulación y liberalización. Con ella llegó la inseguridad laboral, la inestabilidad de los ingresos y la falta de protección de los trabajadores.

Qué fácil es, en este panorama aterrador, sentirse abrumado o asustado. Nos dejamos convencer de que sólo tenemos que volver a ser como antes. Esta es exactamente la tentadora y reconfortante narrativa de la extrema derecha. En un pasado en el que un salario bastaba para todo un hogar, no existía el feminismo con sus molestas reivindicaciones sobre derechos reproductivos e igualdad salarial. No había otras culturas, lenguas o formas de entender la vida con las que tratar. Nadie nos decía que comer carne o conducir un coche estaba arruinando el medio ambiente y nuestra propia salud. Al menos, es fácil imaginar que no había nada de eso.

¿Qué ha sido de los valores en la política?

La confianza en las instituciones y en los partidos dominantes se desmorona por su incapacidad, percibida y real, para abordar de manera justa los enormes cambios y crisis que ha sufrido nuestra sociedad. La desconfianza resultante alimenta directamente el ascenso de fuerzas antidemocráticas. Aunque no estoy de acuerdo con la solución política propuesta, hay méritos para decir que los partidos tradicionales de la corriente dominante no han sabido interpretar y estar a la altura de los retos de nuestro tiempo.

Hay múltiples capas que desentrañar en esta maraña. Creo que pueden condensarse en tres pasos fundamentales: la necesidad de volver a la política basada en valores, la necesidad de reconocer los retos internacionales y -en lo que respecta a Europa- reformar la UE.

Para empezar, tener las agallas de volver a la política basada en valores significa tener claro qué tipo de sociedad queremos construir. En mi opinión, por ejemplo, una fuerza política progresista moderna tendría una posición similar a ésta: la transición ecológica tiene que producirse, y tiene que ser socialmente justa. El sistema económico debe estabilizarse y prosperar, y no a costa de los hogares de rentas medias y bajas. La innovación es buena para la sociedad y para la economía. Hay que regular y gravar eficazmente a los ricos y ultrarricos.

La economía necesita seguir siendo competitiva. En este mundo interconectado e interdependiente, es mejor crear sinergias que rivalidades. Hay que aceptar la migración como un fenómeno humano y no como una crisis. Tenemos que asegurarnos de que el sistema de acogida sea justo, humano y eficaz para las comunidades de acogida.

En segundo lugar, debemos aceptar que los retos de nuestro tiempo no conocen fronteras. El discurso nacionalista no sólo está anticuado, sino que es peligrosamente miope cuando se utiliza para interpretar el mundo que tenemos ante nosotros. La eficacia de los Estados nacionales por separado para afrontar estos retos es incomparablemente inferior a las soluciones que pueden obtenerse colaborando a escala internacional.

La reforma y la reconciliación deben producirse en la política transfronteriza

Por último, desde una perspectiva europea, debemos emprender una reforma muy necesaria para que la UE se convierta en un actor políticamente legítimo, verdaderamente democrático y comprensible por los ciudadanos para potenciar su participación.

Sin embargo, para que estas premisas sean eficaces, deben ir acompañadas de una profunda reconciliación entre los ciudadanos y la política, con la intención de crear una visión común transfronteriza de un futuro habitable. Esta es la apuesta que hicimos cuando fundamos Volt Europa, el proyecto político paneuropeo. Empezamos en 2018 y actualmente contamos con más de 150 cargos electos en diferentes Estados miembros de la UE. Durante las pasadas elecciones europeas nos presentamos en 15 países con el mismo programa, obteniendo finalmente 5 escaños en el Parlamento Europeo.

Nuestro deseo no es seguir siendo el único intento de impulsar un enfoque transfronterizo de colaboración, sino inspirar a otros en todo el mundo para construir una nueva forma de representación política, en reconocimiento de las necesidades políticas de estos tiempos aciagos.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado