fbpx

Estalla una violencia aterradora entre aficionados al fútbol argentino y brasileño: una madre lleva a su hijo de 2 años a un lugar seguro

La policía brasileña entró en la zona y comenzó a hacer uso excesivo de la fuerza, lo que agravó dramáticamente la situación. En lugar de calmar el caos, comenzaron a agredir brutalmente a los aficionados argentinos.

  • 7 meses ago
  • diciembre 13, 2023
7 min read
Days leading up to the historic match at Maracaná stadium | Photo courtesy Days leading up to the historic match at Maracaná stadium | Photo courtesy Melina Fosatti
journalist’s notes
PROTAGONISTA
Melina Fosatti, de 34 años, es una destacada diseñadora de interiores y emprendedora que dirige su propia empresa de decoración. Casada con Ezequiel, también es una madre devota de su hijo Enzo, de 2 años. Apasionados por el fútbol, ​​Melina y su familia son fervientes seguidores de la Selección Argentina de Fútbol, ​​habiendo asistido a los siete partidos del Mundial de Qatar 2022, donde Argentina triunfó como campeona del mundo después de 36 años.
contexto
Los equipos de fútbol de Argentina y Brasil, entre los más fuertes de Sudamérica y del mundo, tienen una rivalidad intensa y de larga data que se extiende más allá del campo hasta las gradas. El partido del 21 de noviembre de 2023 fue un momento histórico en esta rivalidad, con Argentina logrando una victoria por 1-0 sobre Brasil. Este partido fue la primera derrota de Brasil en casa en las Eliminatorias para la Copa del Mundo en su historia. Sin embargo, el partido comenzó con casi 30 minutos de retraso debido a un disturbio importante. Una pelea general se desató entre los aficionados argentinos, lo que provocó una severa intervención policial. Los propios jugadores intentaron calmar la situación y, tras sus infructuosos esfuerzos, se retiraron al vestuario durante 17 minutos hasta que se restableció el orden. Para información más detallada, consulte los reportes de Infobae, Swissinfo, y TyC Sports.

RÍO DE JANEIRO, Brasil En noviembre pasado, mi familia y yo nos embarcamos en un emocionante viaje a Brasil para animar a la Selección Argentina de fútbol. Esperábamos con ansias un día de deporte y energía en el icónico Estadio Maracaná. Sin embargo, nuestra anticipación rápidamente se convirtió en una impactante pesadilla momentos antes del tan esperado partido.

Sumidos en el caos, los aficionados en el estadio se transformaron en adversarios, convirtiendo los asientos en armas improvisadas. La rivalidad entusiasta se convirtió en absoluta violencia y la policía brasileña se negó a calmar la situación. En cambio, confrontaron agresivamente a los fanáticos argentinos, alimentando aún más el malestar.

En medio de esta agitación, encontré una manera de entrar al campo para escapar del caos. A pesar de la victoria de Argentina, ese día de noviembre permanece grabado en mi memoria. La angustia eclipsó la alegría de nuestra victoria.

Lee más artículos deportivos en Orato World Media

En el estadio Maracaná la rivalidad dio paso a una tensión palpable

Mi esposo y yo compartimos un vínculo único. Seguimos con avidez a la Selección Argentina de fútbol y viajamos por todo el mundo para apoyarla. En cada aventura llevamos un compañero entusiasta: nuestro hijo de dos años. En esta ocasión nos aventuramos a Río de Janeiro.

Al llegar a nuestro hotel, nos instalamos para prepararnos para el tan esperado partido de fútbol entre Argentina y Brasil el 21 de noviembre de 2023. Sin embargo, al ingresar ese día al Estadio Maracaná, nos encontramos con un desafío inesperado. Rodeado por un mar de fanáticos brasileños vestidos de amarillo vibrante, una tensión palpable llenó el aire.

La tensión aumentó cuando el estadio estalló con silbidos durante el himno argentino. En una muestra de solidaridad, cantamos más fuerte, tratando de superar la falta de respeto. Desafortunadamente, algunos fanáticos argentinos reflejaron esa falta de respeto durante el himno de Brasil, exacerbando aún más la situación.

Al priorizar nuestra seguridad, siempre me aseguro de que mi hijo y yo estemos ubicados cerca de una salida. Cuando escuché el inquietante sonido de los asientos al romperse, inmediatamente tomé medidas e insté a seguridad a que nos dejaran entrar al campo. En segundos, esos asientos se convirtieron en proyectiles peligrosos que volaban sobre nosotros.

Luego, la policía brasileña entró en la zona y comenzó a usar fuerza excesiva, lo que agravó dramáticamente la situación. En lugar de calmar el caos, comenzaron a agredir brutalmente a los aficionados argentinos. En medio de esta confusión, abracé a mi hijo con fuerza, empujando la puerta de salida y tratando de mantener la calma por su bien. De alguna manera logramos escapar. Una vez que logramos levantarnos de nuestros asientos, fui testigo de una escena horrible. La policía estaba atacando a todos, incluso a mujeres, niños y ancianos en un violento frenesí. Al borde del campo, noté un cambio radical en mi hijo. El niño alegre y excitado al que estaba acostumbrado se volvió retraído y sin vida.

Estrellas del fútbol argentino se convierten en salvadores

De pie en el campo, respiré profundamente varias veces, tratando de mantener la calma. Sin embargo, comencé a temblar notablemente. La expresión entumecida y confusa de mi hijo me llenó de preocupación. «¿Cuáles serán los efectos psicológicos a largo plazo?», me preocupé. Presa del pánico, comencé a gritar. Me consumía la preocupación por mi marido, mi madre y mi padre que permanecían en las gradas. Mientras observaba a niños aterrorizados tratando de escapar de la violencia, mi angustia se disparó.

Momentos después, mi esposo y mi madre se unieron a mí. Abrumada de sentimientos, mi madre gritó incontrolablemente. Le entregué a mi hijo a mi marido y comencé a buscar a mi padre. Los periodistas sobre el terreno comenzaron a pedir entrevistas en medio del caos. Los ignoré y seguí buscando a mi papá. Entonces vi algo que me sumió en la desesperación.

La familia argentina esperaba con ansias el partido de Brasil contra Argentina antes del choque previo al partido en el estadio. | Foto cortesía de Melina Fosatti.

La policía brasileña estaba golpeando a mi padre. Gracias a Dios, mi esposo intervino y nos lo trajo. Mientras continuaba la pesadilla, sucedió algo increíble. Los futbolistas profesionales de la selección argentina ingresaron al área y comenzaron a defender a la gente en la tribuna, aún atacada. Normalmente, su presencia me llenaría de emoción, pero lo único en lo que podía pensar era en la seguridad de mi familia.

esposo escoltó a mi padre lejos del peligro, sentí un momento de alivio. Mientras tanto, los famosos futbolistas Franco Armani y Dibu Martínez le ofrecieron compañía a mi hijo. Su gracia y valentía me sorprendieron. , aportando gracia y valentía. Recuerdo al lateral izquierdo Nicolás Tagliafico ofreciéndonos agua y dándonos un poco de consuelo.

Argentina gana pero la familia teme represalias

Cuando la situación se estabilizó, insistí en regresar a nuestros asientos, decidida a no permitir que el caos eclipsara nuestra experiencia. Sin embargo, la atmósfera alterada persistió. Durante todo el juego, me mantuve alerta, atento a cualquier acción amenazadora por parte de la policía. Incapaz de relajarme o celebrar plenamente, la tensión me envolvió y la paz se volvió imposible.

En el momento en que Argentina anotó el gol de la victoria en el segundo tiempo, mis emociones se enredaron en una compleja red. Sentí alegría por mi equipo, pero luché contra el miedo a las represalias brasileñas. Toda la experiencia apagó mi ánimo. Mientras tanto, las miradas hostiles de los policías nos hacían sentir como delincuentes. Proteger a mi hijo de mayores angustias y garantizar nuestro regreso seguro al hotel se convirtió en mi principal objetivo.

Cuando llegamos a la seguridad de nuestro hotel, mi teléfono se desbordó de notificaciones. La transmisión del evento había capturado mi ansiedad y desesperación. Esto provocó mensajes de amigos y familiares en todo el mundo. Ver esas imágenes mías profundamente angustiada y de mi hijo aturdido, alteró a todos mis seres queridos. Cuando vi las fotos de mi bebé tan visiblemente afectado, se me rompió el corazón.

La noche se volvió aún más difícil cuando mi hijo tuvo fiebre y comenzó a quejarse mientras dormía, atormentado por pesadillas. Durmió mucho al día siguiente, claramente afectado por el trauma de lo que habíamos sufrido. Sin embargo, poco a poco empezó a recuperarse y volvió a su comportamiento alegre y habitual.

A pesar del calvario, nuestro compromiso de apoyar a la Selección Argentina se mantiene firme. Este incidente no ha atenuado nuestra pasión. Sin embargo, ahora tengo dudas sobre asistir a partidos en Brasil, considerando la excesiva violencia policial y el aparente desprecio por el bienestar de los aficionados. Sin embargo, nos estamos preparando para nuestra próxima aventura.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado