fbpx
Angela Okutoyi and her partner
Angela Okutoyi and her partner Rose Marie Nijkamp won the doubles Grand Slam junior championship at Wimbledon in July | Photo courtesy of

Angela Okutoyi, primera keniana en ganar un Grand Slam en Wimbledon

Mi éxito en Wimbledon me motiva a lograr aún más, y a servir de inspiración a los niños kenianos. Espero concientizar sobre la necesidad de financiación e instalaciones aquí, para que otros niños puedan jugar al tenis.

Angela Okutoyi
PROTAGONISTA
Angela Okutoyi nació y creció en Nairobi, Kenia, junto a su hermana gemela Roselinda Asimwa. Las niñas fueron criadas por su abuela después de que su madre falleciera poco después de dar a luz. Okutoyi hizo historia en julio al ser la primera ciudadana de Kenia en ganar un campeonato del Grand Slam en Wimbledon. Ganó en la categoría de dobles junior.

Encuentra a Okutoyi en Facebook y2 Twitter.
CONTEXTO
Los Campeonatos de Wimbledon son los torneos de tenis más antiguos del mundo, y muchos los consideran los más prestigiosos de la competición tenística. Los torneos comenzaron en 1877. Las mujeres comenzaron a jugar en Wimbledon en 1884.

Venus y Serena Williams hicieron popular el tenis entre un público más general. En 2001, Venus se convirtió en la número uno del mundo en individuales, y Serena le siguió en 2002. Entre las dos ganaron 12 veces el torneo individual de Wimbledon y seis veces el de dobles.

NAIROBI, Kenia ꟷ Me sentí muy bien al ganar el campeonato de dobles junior del Grand Slam de tenis en Wimbledon, pero mi camino hacia el éxito no ha sido fácil.

Cuando mi difunta madre empezó a tener dolores de parto, acudió a la Maternidad Pumwani de la ciudad de Nairobi. Al no poder dar a luz a mi hermana gemela y a mí de forma natural, la operaron. Surgieron complicaciones y la trasladaron al Hospital Nacional Kenyatta (a ocho kilómetros de distancia), donde murió en la unidad de cuidados intensivos.

Horas después, mi abuela se enteró de la muerte de mi madre. Cuando llegó al hospital donde murió mi madre, descubrió que nos habían dejado a mi hermana gemela y a mí en Pumwani. Mi abuela llegó minutos antes de que nos dieran en adopción.

Ganadora de Wimbledon se enfrenta a dificultades en sus primeros años de vida y se dedica al tenis

Por suerte para mi hermana y para mí, mi abuela llegó al hospital a tiempo, pero hacerse cargo de nosotros le resultó difícil. Todavía tenía que criar a sus propios hijos. Mi tío y mi tía vivían en casa y mi abuela hacía de madre y de padre. Al ver su difícil situación, las Hermanas de Loreto -una orden católica de religiosas- le ofrecieron trabajo como limpiadora en la iglesia.

Al crecer en casa de mi abuela, mi hermana y yo vimos cómo mi tía Phoebe enfermaba de una enfermedad pulmonar. Sobrevivía con un tubo de oxígeno. Como mi abuela tenía que trabajar, nos dejó a mi hermana y a mí al cuidado de mi tía enferma. La cuidamos y la ayudamos a sentirse cómoda, pero finalmente sucumbió a su enfermedad y murió.

A veces las cosas iban mal para la familia y nos saltábamos las comidas, pero la abuela seguía trabajando duro para cuidarnos. Nos criamos en la calle del convento de Loreto Valley, en Nairobi, cerca de las pistas de tenis. Un día, el entrenador Joe se acercó a mi abuela. Aunque no pensaba convertirnos en tenistas profesionales, le daba pena vernos sentadas en la calle mientras la abuela trabajaba.

Se ofreció a llevarnos a las canchas para enseñarnos a usar una raqueta. Sólo teníamos cuatro años. Mi abuela aceptó encantada, y mi hermana gemela Roselinda Asimwa y yo empezamos a jugar al tenis.

Okutoyi gana en África y Australia y busca pareja de dobles

El entrenador Joe nos entrenó y nos enamoramos del juego. La gente empezó a decirme que algún día sería campeona de tenis. En la competición, gané categorías con gente mucho mayor.

El entrenador nos llevó a torneos en Mombasa y otras partes del país. En los torneos, los representantes de la Federación Internacional de Tenis se fijaron en mí. Me sugirieron que podía optar a formar parte de los jugadores junior de Kenia, así que a los 10 años me inscribí en el centro de la ITF en Burundi.

Empecé a ganar torneos y en 2018, con 14 años, gané mi primer gran torneo: el Abierto de Kenia. Con la práctica y la competición, subí de categoría. Mi hermana también sigue trabajando duro, jugando muchos torneos para mejorar su propia clasificación.

Angela Okutoyi y su hermana gemela Roselinda Asimwa en su casa de Kenia | Foto cortesía de Angela Okutoyi

El año pasado gané el Campeonato de África en Túnez, lo que me clasificó para el Abierto de Australia. Tuve una buena actuación en Australia. Al no haber viajado mucho fuera de Kenia, todo me pareció una aventura. A menudo pensaba en mi mayor inspiración cuando crecía -Serena Williams- y mi confianza crecía.

A medida que se acercaba la competición de dobles junior Grandslam en Wimbledon, me enfrentaba a un gran reto. No tenía una pareja con la que jugar. Todas las personas a las que recurrí ya tenían pareja. Entonces, recibí un mensaje en Instagram de Rose Marie Nijkamp [de los Países Bajos] preguntándome si quería jugar con ella.

“Sí, juguemos”, respondí, “no tengo pareja así que probemos suerte”.

Una victoria en Wimbledon, un sueño para los niños de Kenia

Primero jugué en el torneo individual y perdí, antes de pasar a los dobles con Rose Marie. Antes de la competición, conocí a muchas estrellas del tenis que me desearon suerte en los individuales, sin saber que ya había perdido.

Rose Marie y yo tuvimos poco tiempo para calentar antes de entrar en juego en los dobles. Aunque desarrollamos un estrecho vínculo, no podíamos imaginar una victoria. Cuando ganamos el dobles junior en Wimbledon, las dos nos emocionamos hasta las lágrimas. Nos pareció increíble ganar un título juntas sin conocernos bien.

Además de ganar, los mejores momentos durante el torneo incluyen el encuentro con los campeones de tenis. La victoria es sólo el principio. Estoy agradecido a mi entrenador Francis Lugoi, a la Federación de Tenis de Kenia, a la ITF y al Ministerio por su apoyo. Sin embargo, Kenia no es un país de tenis.

Además de ganar, los mejores momentos durante el torneo incluyen el encuentro con los campeones de tenis. La victoria es sólo el principio. Estoy agradecido a mi entrenador Francis Lugoi, a la Federación de Tenis de Kenia, a la ITF y al Ministerio por su apoyo. Sin embargo, Kenia no es un país de tenis.

Mi éxito en Wimbledon me motiva a lograr aún más, y a servir de inspiración a los niños kenianos. Espero concientizar sobre la necesidad de financiación e instalaciones aquí, para que otros niños puedan jugar al tenis.

Para ver más historias de Kenia, haga clic aquí.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Chriskelvin is a Kenyan freelancer and journalism student at the Kenya Institute of Mass Communication, Nairobi.

Beyond journalism, he has a writing passion to inform, educate, entertain and enlighten others.