fbpx

Un competidor de CrossFit desafía los pronósticos tras un accidente de moto que lo dejó en silla de ruedas

Sentía que mis piernas ya no pertenecían a mi cuerpo. No podía moverlas ni sentir frío debajo del ombligo. Parecía estar paralizado. Comenzaron a rodearme personas que me decían “No cierres los ojos”. Yo sólo quería cerrarlos para morirme o para despertarme de esta pesadilla. Eso fue hace dos años.

  • 12 meses ago
  • junio 7, 2023
7 min read
Since his accident, Andrés has been determined to continue training in order to compete. He participated to various events, such as the Freedom Battle tournament. He aims to compete globally despite his condition. Since his accident, Andrés has been determined to continue training in order to compete. He participated to various events, such as the Freedom Battle tournament. He aims to compete globally despite his condition. | Photo courtesy of Andrés Martinez
INTERVIEW SUBJECT
Andrés Martinez is 20 years old, from San Fernando, in the province of Buenos Aires. During his childhood, he practiced swimming, basketball, kickboxing, and boxing. He was about to become a professional in this last discipline, but his motorcycle accident on October 22, 2021 changed his plans. He now works as a boxing instructor and massage therapist. He also competed in a few CrossFit tournaments in Argentina and will continue to do so for the rest of the year, with the main goal of qualifying for the CrossFit Games in the United States. He is currently fundraising for the wheelchair and equipment he needs for training and competition.
BACKGROUND INFORMATION
CrossFit is a training method based on constantly varied exercises and barbell weights, with functional movements executed at high intensity. It is a training based on the exercises of military, police, and fire brigades. The CrossFit Games is an international competition, considered the World Championship of the discipline, the most important international tournament. They are held in the United States and athletes from all over the world participate.

SAN FERNANDO, Argentina – En una tarde de lluvia, me subí a mi moto, recién salida del taller, y manejé por las calles mojadas de San Fernando. Mi moto no funcionaba del todo bien y cuando quise frenar en un semáforo, perdí el control. Un escalofrío me recorrió la columna vertebral y el corazón empezó a latirme con fuerza mientras la moto se negaba a frenar, por mucho que lo intentara. Me fui contra la banquina y terminé del otro lado de la calle.

En menos de un segundo volé, me golpeé la espalda contra el cordón y también contra un auto . Que en lugar de frenar a ayudarme prefirió escapar. Estuve lúcido en todo momento, no perdí el conocimiento. Sentí cómo me reventé la espalda, cómo me rompí la médula y me fisuré las costillas.

Relacionado: Un argentino en silla de ruedas se convierte en bailarín profesional

En un abrir y cerrar de ojos, la vida terminó tal y como la conocía.

En ningún momento cerré los ojos, fue todo a flor de piel. Lo primero que pensé fue “Me rompí”. Miré al costado y ahí estaban tirados el cabezal y los guantes de box que pensaba usar. Sentía que mis piernas ya no pertenecían a mi cuerpo. No podía moverlas ni sentir frío debajo del ombligo. Del ombligo para abajo no sentía ni siquiera el frío.

Comenzaron a rodearme personas que me decían “No cierres los ojos”. Yo sólo quería cerrarlos para morirme o para despertarme de esta pesadilla. Eso fue hace dos años. Pasé más de dos meses en un centro de rehabilitación y las noticias que recibí fueron desalentadoras. » Vas a necesitar una sonda para el resto de tu vida», me dijeron. Que debería usar siempre pañales y que jamás caminaría. Nunca me resigné a aceptar esas sentencias.

A punto de convertirme en boxeador profesional, el accidente me dejó sin control sobre mi cuerpo y con el pronóstico de pasar el resto de mi vida en una silla de ruedas. De vuelta a casa, continué con la rehabilitación ambulatoria. Las dos horas de viaje en ambulancia hasta el lugar y las dos horas de sesión me parecieron inútiles. Me trataban como a un discapacitado, no me daban ejercicios para que ganara independencia. Ante un callejón sin salida, me deprimí, despertándome cada día sin apetito ni motivación.

De la derrota y el desánimo al entrenamiento en CrossFit

Mi cabeza trabajaba todo el tiempo. Quería dormir y no podía. Pensaba en lo que me había pasado, lloraba toda la noche, no conseguía descansar en ningún momento. Desanimado, dejé la rehabilitación. Completamente derrotado por primera vez en mi vida, me aferré a una cosa. Mientras estuve internado, vino a visitarme mi antiguo profesor de kickboxing.

Me invitó a su gimnasio para CrossFit una vez que me dieron de alta. Y, cuando pude, fui. Cuando le dije a mi mamá que quería seguir esa actividad, me respondió “Vas a vivir toda tu vida en una cama”, porque pensaba que me lesionaría. Le respondí que no me importaba, quería hacer lo que me hiciera sentir bien. Necesitaba una razón para levantarme de la cama por la mañana. Yo hago lo que para otros es una locura, por mi condición: me trepo a una soga a más de dos metros, levanto más de veinte kilos. El ejercicio no me lastima, me fortalece. Me pone a prueba permanentemente.

Al comienzo, me decían que nunca iba a poder controlar mis esfínteres, y parecía real: hasta un estornudo podía provocar que me ensucie los pantalones. Pero, como tantas otras cosas, logré controlarlo. A veces, si voy muy fuerte en el entrenamiento, puedo experimentar una pequeña pérdida de control, pero no uso pañales y nunca los voy a usar. Sólo tengo una silla de paseo, que no soporta más peso que el mío. Una chica me prestó la silla deportiva con la que juega al básquet, y la uso a veces para entrenar. A veces lo uso para entrenar con el objetivo de conseguir mi propio equipo y empezar a competir a nivel mundial.

El deporte me devolvió la vida

Nunca encajé bien en los grupos, sobre todo cuando era chico. No me destacaba en nada, solamente en los deportes. En el colegio, en el barrio, y en todas partes, siempre había alguien que me molestara. Sufrí mucho el bullying. Mientras el bullying crecía, y mi pasión por el deporte también, decidí entrenar deportes de combate, para defenderme. Vivo en un barrio humilde, donde cada uno tiene que arreglárselas solo. “Defendete”, me decían mis padres. Y fue lo que hice. Practiqué kickboxing y luego boxeo. Soy de evitar las peleas, no las provoco, pero si se cruza un límite me defiendo. Así fue durante un tiempo, me peleé muchas veces en la calle, hasta que mi entrenador me dijo que no quería trabajar con alguien que se comportara así. Con mi crecimiento físico y lo que aprendí del combate, cada vez me molestaban menos personas. Con el resto, hablé. Ya éramos un poco más grandes y nos entendimos. Hoy en el barrio saludo a todos y me llevo muy bien. Luego sucedió el accidente.

El CrossFit me devolvió la vida. Ahora todos los días me levanto y dedico horas al entrenamiento. Doy clases de boxeo y masajes para relajar los músculos de mis clientes. Al superar mis propios límites, encontré la motivación que necesitaba para seguir adelante. Estoy en una etapa en la que no miro ni para atrás ni para los costados. Durante mucho tiempo, viví en un constante arrepentimiento, ira y duda. Era imposible seguir siendo optimista. Tengo una vida soñada, es hermoso lo que estoy viviendo. Es algo que supera los pronósticos de la ciencia y quiebra el diagnóstico que me dieron. Voy por la calle en mi silla de ruedas y nada tumba. Si veo una vereda en malas condiciones, lo vivo como una aventura, intento hacer piruetas, la cruzo con estilo.

Mi cuerpo es muy fuerte. Ya consigo pararme e intento de a poco volver a caminar. Es muy difícil, pero no me resigno. Doy las clases de boxeo de pie. Siempre salgo de la zona de confort. En mí hay una llama muy intensa, que me impulsa a seguir. Tengo que mantenerla encendida y cuidar que no me queme. Sé que mucha gente me observa y necesita que siga bien. Si yo me caigo, ellos también se van a caer. Así que me mantengo firme a pesar de todo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado