fbpx

Krug Café crea espacio de trabajo inclusivo para personas neurodivergentes

Cuando el municipio aprobó la cafetería, los propietarios se comunicaron con las familias de cada posible empleado para asegurarse de que todavía queríamos trabajar allí. Dije que sí sin saber en lo que me estaba metiendo. Cuando llegué al Krüg Café, de repente entendí. La felicidad y la emoción me llenaron. Este lugar me ofreció la oportunidad de trabajar, tener mi propio dinero y finalmente convertirme en una adulta.

Mariela Batalla at Krug Cafe in Buenos Aires
Interview Subject
Miriam “Titi” Batalla is 25 years old and is from Balcarce, Buenos Aires, Argentina. She was born with Down Syndrome and currently lives with her father. She attends community activities and takes dance classes. Mariela now works at Krüg Café and is often accompanied by her therapeutic companion who also drives her to work.
Background Information
The latest record of the National Study on the Profile of Persons with Disabilities carried out by INDEC shows that of the 10.2 percent of people identified as disabled in Argentina, only 32.2 percent have jobs. There are more employed men than women with a wide gap (40.3 percent men and 25.8 percent women).

Taking these data into account, with a law in force that grants a 4 percent quota for people with disabilities, it is not clear when this law is effectively enforced. Needless to say, the COVID-19 situation worsened the outlook for this sector as well.

 However, those who are inserted in a workspace exhibit good performance, both in their work activity and in their relationship with their colleagues. Argentina’s Ministry of Labor, Employment and Social Security proports to implement actions to support employment and training for people with disabilities.

BUENOS AIRES, Argentina ꟷ Mi nombre es Miriam Batalla pero la gente me llama Titi. Tengo Síndrome de Down. Hoy trabajo como bachera en Krüg Café en Balcarce, Buenos Aires con otras personas neurodivergentes.

En nuestra ciudad, nadie contrata a personas como nosotros debido a nuestras discapacidades. Ven nuestra discapacidad como un signo de inutilidad y asumen que no podemos ejercer ninguna actividad que requiera responsabilidad. Somos considerados niños en la sociedad.

Krüg Café es un nuevo espacio para que las personas neurodivergentes trabajen y se integren en la sociedad y la vida adulta.

Krüg Café contrata a los primeros 12 empleados con Síndrome de Down y discapacidad intelectual

Cuando conocí a mi profesor de gimnasia Esteban Valero durante unas vacaciones, vio en mí un gran potencial de desarrollo en el campo laboral. Él imaginó crear una cafetería que nos permitiera desarrollarnos profesionalmente; cuidar un negocio y ser responsable de nuestro desempeño.

El 24 de mayo de 2021, gracias a un esfuerzo colaborativo, la cafetería se hizo realidad. Empecé mi primer trabajo. Teniendo Síndrome de Down, nunca me habían permitido trabajar. La gente asumió que nunca tendría un trabajo. Rara vez se ven personas con discapacidades trabajando en mi ciudad.

De hecho, en Argentina la gente como yo no suele conseguir trabajo, incluso cuando las leyes de cupos laborales como la Ley 22.431 lo exigen. Los cupos quedan vacíos. Rara vez sabemos a dónde ir, si los empleadores nos tratarán bien o si tenemos una oportunidad justa de ser contratados. Los empleadores a menudo no confían en nuestra capacidad para trabajar debido a nuestras discapacidades.

Cuando abrió Krüg Café, elegir empleados significaba buscar aquellos que terminaron la escuela secundaria y tenían el deseo de prosperar y desarrollarse profesionalmente. Los organizadores contrataron a doce personas en total. Cada uno de nosotros tenía diferentes niveles de desarrollo educativo. La mayoría de nosotros tenemos síndrome de Down o algún tipo de discapacidad intelectual. Más de un año después, se mantiene el mismo personal.

Jóven con síndrome de Down encuentra propósito y alegría en Krüg Café

Cuando el municipio aprobó el emprendimiento de la cafetería, los propietarios se comunicaron con las familias de cada posible empleado para comunicarles la gran noticia. Se aseguraron de que aún quisiéramos trabajar allí.

Dije que sí sin saber en lo que me estaba metiendo. Cuando llegué al Krüg Café, de repente lo entendí. La felicidad y la emoción me llenaron cuando experimenté este modelo de trabajo. Sabía que este lugar me ofrecía la oportunidad de trabajar, tener mi propio dinero y finalmente convertirme en adulta.

Todos los empleados neurodivergentes se capacitaron en la oficina en el sitio para determinar dónde nos sentiríamos más cómodos trabajando. Esteban, nuestro supervisor, preguntó si queríamos cambiar nuestro rol o si nos sentíamos cómodos haciendo lo que él nos asignó. Me preguntó si queríamos aprender algo nuevo.

¡El ambiente resultó ser perfecto! Nunca tuvimos problemas con los clientes o nuestros compañeros de trabajo. Esto demuestra que las personas con discapacidad pueden trabajar bien y desarrollarse. Tener un trabajo me permite sentirme útil y mayor. Puedo comprar cosas sin tener que depender del dinero de otros. Puedo ir a una fiesta de cumpleaños con un regalo que compré y comprar mi propia ropa.

Miriam Batalla trabajando con una colega secando y ordenando | Foto cortesía de Krüg Café

El entorno inclusivo de Krüg Café cambia la vida de empleados y clientes

La oportunidad me ha proporcionado libertad y autonomía; me ha dado un lugar para insertarme en la sociedad desde otro ángulo. Aunque tenía programas de inclusión en la escuela, antes de unirme a Krüg Café, solo asistía a un campamento de verano o salía a bailar con un grupo de personas que no son como yo. Ahora, me divierto mucho con mis colegas neurodivergentes.

Krüg Café es más que un simple negocio gastronómico [relacionado con la práctica de cocinar o comer bien]. Lo construyeron considerando la diversidad de cuerpos que emplearía y serviría. Contiene un aseo para personas con movilidad reducida y una rampa en la entrada. También contiene suficiente espacio para la circulación de sillas de ruedas.

Me siento feliz de ir a trabajar y no me gusta perder un turno. Me siento apoyada diariamente por mis compañeros, jefes y mi familia. Con gratitud por esta oportunidad, quiero seguir trabajando y aprendiendo más sobre el comercio del café.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Eva is currently studying anthropology at the Universidad Nacional de La Plata. She is part of the Guide Service at the Museo de La Plata and a member of the Body Studies Group (GEC).

In her free time, she dedicates herself to taking photos and developing different performing arts such as dance, theater, and circus.