fbpx

Salvar a los ajolotes: cómo un científico lucha contra la carrera hacia la extinción

Junto a los pobladores creamos el Proyecto Refugio Chinampa, creando refugio alrededor de los canales y las islas, que también creó refugio para los ajolotes.

  • 3 meses ago
  • febrero 28, 2024
9 min read
Luis Zambrano, director of the Ecological Restoration Laboratory at the National Autonomous University of Mexico, says Luis Zambrano, director of the Ecological Restoration Laboratory at the National Autonomous University of Mexico, says that to rescue the axolotl, we must rescue its habitat. | Photo courtesy of Luis Zambrano
Dr. Luis Zambrano is working hard to save the axolotls and their ecosystem
Journalist’s Notes
protagonista
El Dr. Luis Zambrano es director del Laboratorio de Restauración Ecológica de la Universidad Nacional Autónoma de México y lleva más de 20 años dedicado al estudio del ajolote, una especie de salamandra en peligro de extinción. Popularizó la campaña Adopta un Ajolote para recaudar fondos fundamentales para su proyecto. Zambrano y su equipo buscan tanto rescatar al ajolote como su entorno en Xochimilco, al sur de Ciudad de México. Es miembro fundador de la Sociedad Mexicana de Limnología y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias.
contexto
Xochimilco, que en náhuatl significa Campo de Flores, comprende una serie de canales de agua de lluvia que han existido desde la época prehispánica, cuando el Valle de México estaba formado casi en su totalidad por lagos y lagunas. El 11 de diciembre de 1987, La UNESCO declaró a Xochimilco Patrimonio de la Humanidad; ubicado al sur de la Ciudad de México. En 1998, en el lago de Xochimilco había 6.000 ajolotes por kilómetro cuadrado, según un estudio realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). En 2014, el Instituto de Biología (IB) de la UNAM realizó un nuevo análisis y detectó 35 anfibios de esta especie por kilómetro cuadrado, una cifra preocupante. Hoy, tras un trabajo incansable de los científicos de la Universidad, han logrado aumentar la cifra a 100 ajolotes por kilómetro cuadrado, sin embargo, la extinción sigue siendo una preocupación, ya que el desarrollo continúa en la zona.

XOCHIMILCO, México ꟷ A principios de la década de 2000, mientras estudiaba los efectos de la carpa invasora en Xochimilco, el gobierno me encargó realizar un censo de ajolotes. Después de décadas de degradación ambiental, quería saber cuántos ajolotes quedaban en el último reducto de la especie. Me sentí devastada al descubrir que estas criaturas estaban al borde de la extinción. En menos de 20 años, la población de ajolotes disminuyó de 6.000 a sólo 36 por kilómetro cuadrado en estado salvaje.

“¿Cómo llegó tan lejos?”, me pregunté. Me negué a ser parte de la generación que devastaba el ecosistema de 2.000 años de antigüedad en Xochimilco; ser parte del perverso juego de tirar esta joya por algo menor.

Lea más historias medioambientales de todo el mundo en Orato World Media.

Pequeñas islas, como tierras de cultivo flotantes nacidas de los aztecas, se convierten en campos de fútbol y salones de fiestas.

Eran finales de los ochenta. Antes de que amaneciera, los vecinos de Xochimilco se alistaron para trabajar. Las familias prepararon la tierra para el cultivo, recolectaron cultivos, quitaron las malas hierbas y cuidaron las plantas. A finales de octubre, pasaron las noches cortando flores de caléndula para el Día de Muertos, durmiendo entre las chinampas [the crops along the lakebed] bajo las estrellas. Esas pequeñas islas artificiales representaban un sistema agrícola creado por los aztecas y seguían siendo parte de nuestra identidad.

Si bien en un momento los agricultores utilizaron estas parcelas para cultivar hortalizas, durante algunas décadas las chinampas cambiaron de propósito. Se convirtieron en canchas de fútbol, ​​restaurantes, bares clandestinos, salones de fiestas y temazcales o cabañas para sudar. La ciudad comenzó a devorar vorazmente el humedal y a destruirlo. La mutación de las chinampas provocó cambios irreparables en la productividad y la biodiversidad de la región se resintió. En un ecosistema todo se une como una gran cadena. Si las chinampas estaban en peligro de extinción, también lo estaban los ajolotes, la especie icónica de Xochimilco.

Poco a poco, los habitantes abandonaron las chinampas. Dejaron de ser rentables y el cultivo, su principal fuente de ingresos, cesó. La calidad del agua bajó, pasando de transparente a turbia. Cuando comencé mis estudios como ambientalista, consideré restaurar el hábitat, pero no estábamos en la hermosa isla de Borneo ni en el ecosistema salvaje del Serengeti. Xochimlco quedó absorbido como un distrito de la Ciudad de México con 22 millones de habitantes y en crecimiento. Los factores que jugaban en nuestra contra parecían abrumadores.

Científico compra terreno, se muda y lucha por preservar el ecosistema

Viajando de ida y vuelta a Xochimilco, comencé a trabajar con los residentes de allí. Intercambiamos información, tecnologías e ideas para regenerar el medio ambiente. Al principio parecían reticentes y desconfiados. Los investigadores y académicos a menudo pasaban por allí, pero rara vez se quedaban. Sin embargo, en cada encuentro, los miré a los ojos y vi su angustia. Hice una promesa: trabajar codo con codo. No se puede simplemente decirle a un agricultor que sus cultivos mejorarán; necesitan verlo. Lentamente, ellos me aceptaron e incluso comenzaron a creer.

Hice algo radical; Compré mi propia chinampa, dejé de viajar, me instalé allí permanentemente y comencé a cultivar. Junto a los pobladores creamos el Proyecto Refugio Chinampa, creando refugio alrededor de los canales y las islas, que también creó refugio para los ajolotes. Hicimos hincapié en la producción agrícola tradicional sin el uso de fertilizantes ni pesticidas que contaminen el agua. Durante más de una década, nos comprometimos incansablemente con la tarea.

Teníamos una base sobre la que construir. El gobierno mexicano estuvo de acuerdo durante mucho tiempo en conservar el hábitat. La UNESCO ya declaró los humedales Patrimonio de la Humanidad y todo el sistema fue designado área natural protegida. Sin embargo, nada de eso detuvo la hiperurbanización que se estaba produciendo ni la caída en picado de la población de ajolotes.

Por ley, nadie podía construir estructuras permanentes en las chinampas. Los agricultores viajaron allí en canoa. Sin embargo, día tras día veía pasar barcos cargados de materiales de construcción. Se mantuvo la demanda de terrenos baratos con acceso a la Ciudad de México, integrando cada vez más a Xochimilco con el entorno urbano. Las consecuencias resultaron nefastas.

A pesar del estado protegido de la región como hábitat natural, los poderes de construcción

A lo largo de los años, vi innumerables chinampas convertidas en negocios centrados en fiestas flotantes. Estas construcciones épicas, glamorosas y excesivas revelan una triste realidad. Uno muestra una parrilla de estilo texano con mesas de picnic. Algunos de ellos albergan ajolotes y, por una pequeña tarifa, puedes contemplar cientos de estas hermosas criaturas viviendo en tanques. Parece una broma de mal gusto.

Una demanda surgió cuando algunos constructores comenzaron a rellenar parte de los humedales para construir un puente para vehículos. Desesperados, protestamos, pero el puente se construyó de todos modos. Con lágrimas en los ojos, nos miramos de un lado a otro. Para mí fue tan extraño que pensé en tirar la toalla. “¿Por qué nuestro propio gobierno nos haría esto?”, me pregunté. La batalla fue injusta, desigual, y parecía sangrienta.

Sin embargo, seguimos luchando, esforzándonos por rentabilizar las prácticas tradicionales para las chinampas. Desarrollamos un programa de certificación de productos y participamos con una escuela culinaria para dar a conocer las virtudes de los vegetales cultivados en las chinampas. También lanzamos la campaña Adopta un Ajolote, recaudando fondos para la comunidad. Para nosotros, el esfuerzo va más allá de salvar un ajolote; se trata de reconectarlos con su hábitat natural e inculcar esa idea en la mente de las personas; valorar los sistemas de cultivo de humedales.

Un tercer componente importante de nuestro trabajo incluye la captura de carbono. La cantidad de carbono capturado en las chinampas sigue siendo impresionante. Representamos protecciones importantes contra el cambio climático. La desaparición de las chinampas –ambiental y socialmente– sería devastadora.

Salvar a los ajolotes salvando el ecosistema

Todos los días trabajo en este proyecto para salvar el ecosistema en Xochimilco, trabajando con los agricultores de las chinampas y evaluando problemas. Nuestros esfuerzos avanzan lentamente pero el progreso de la construcción nos derrota, amenazando nuestra supervivencia. Antes, nos enfrentamos a algunos proyectos irregulares. Ahora vemos megaproyectos asomando en el horizonte.

Perder esta región ante el desarrollo significa perder identidad, biodiversidad y los beneficios del ecosistema; sólo aumentará la crisis ambiental. La falta de agua ya azota a la Ciudad de México. La supervivencia de los ajolotes pende de un hilo que podría cortarse en cualquier momento.

Poniendo en práctica nuestro sueño, creamos 36 lugares de refugio para la biodiversidad, 71 biofiltros para mejorar la calidad del agua, 40 chinampas y 5,5 kilómetros de canales. Nuestro objetivo es llegar a los 100 kilómetros de estos canales. Alrededor del 80 al 90 por ciento de las chinampas permanecen abandonadas y deben ser cuidadas para fomentar la repoblación de los ajolotes y sacarlos del peligro de extinción.

Mientras camino por las chinampas, el sol me abraza. Respiro profundamente y siento paz. En este santuario, no siento que haya una ciudad de 20 millones de habitantes cerca. En cambio, me siento transportado lejos de la civilización, rodeado de inmensidad y naturaleza. Atravesar Xochimilco se siente como un viaje lejos del tiempo mismo. En este maravilloso ecosistema, los pájaros vuelan y cantan, los anfibios y reptiles se lanzan como flechas y la frondosa vegetación hace erupción. El agua corre clara y la tranquilidad se mezcla con la abolengo milenaria del lugar.

Abundan el maíz, los frijoles, la calabaza, la lechuga y los chiles. Florecimiento. Mirando a mi alrededor puedo sentir, a un nivel visceral, que soy parte de este lugar – este entorno majestuoso – y la emoción me llena. Nunca podría dejarlo y mi lucha continuará.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado