fbpx
Members of FemiDiskas Collective participate in the 8M March in Bolivia
Members of FemiDiskas Collective participate in the 8M March in Bolivia | Photo courtesty of

Colectivo FemiDiskas lucha por los derechos de las mujeres con discapacidad en Bolivia

Quería otra vida; quería vivir. A la edad legal de 18 años, decidí ser madre y elegir qué haría con mi propio cuerpo. La gente trató de imponerme sus normas y actitudes. Tomar la decisión de ser madre motivó mi acercamiento al feminismo.

Nicole Yanatelli and her two children
PROTAGONISTA
Nicole Yanatelli es una mujer boliviana que nació con discapacidad visual y sufrió de capacitismo y sexismo a lo largo de su vida. Después de descubrir el feminismo a través de su hermana, cofundó FemiDiskas, un colectivo de mujeres discapacitadas y sus aliados que abogan por los derechos sexuales y reproductivos y luchan contra la violencia de la sociedad patriarcal de Bolivia. Nicole es madre y psicóloga.
CONTEXTO
El Estado boliviano cuenta con leyes y políticas que reconocen las necesidades y dificultades de las personas con discapacidad a través de la Ley General de las Personas con Discapacidad. Protege los derechos y deberes en igualdad de condiciones. Adicionalmente, el Decreto Supremo 27837 establece el 15 de octubre como el día nacional de las personas con discapacidad.

Incluso con estos avances estatales, persisten preocupaciones en áreas como la salud, la educación, el lugar de trabajo, la conciencia general y las barreras, incluidas las de actitud, arquitectónicas y de comunicación.

According to data from the SIPRUNPCD and the IBC, in 2019 there were 95,884 people with disabilities, of which 45% were women and 55% were men. Within this management, the Ombudsman’s Office created the Special Defensorial Delegation for the Rights of Persons with Disabilities, where a model Municipal Law for Persons with Disabilities was developed. This would serve implement public policies in municipal governments to help in the attention, protection, and improvement of quality of life.

En este contexto, el colectivo feminista FemiDiskas se pronunció el 8 de marzo de 2021, a través de sus redes sociales, donde se manifestaron en contra de la exclusión laboral de las mujeres con discapacidad. Solo el 26 por ciento del colectivo tenía acceso al trabajo asalariado formal y exigieron la ampliación y cumplimiento de cuotas laborales del 2 y 4 por ciento en instituciones públicas y privadas. También protestaron por la vulneración de sus derechos sexuales y reproductivos, la violencia machista y sin discapacidad que enfrentan, el sistema de salud, la violencia en el aparato clínico y la violencia ejercida sobre pacientes con discapacidad mental. También sensibilizaron sobre el feminicidio, exigiendo el esclarecimiento de los casos, y finalmente exigiendo una nueva legislación en torno al aborto, contando con su participación.

El 13 de noviembre de 2021, el Presidente del Estado, Luis Arce Catacora, se reunió con representantes de las personas con discapacidad para suscribir convenios en las áreas de salud, trabajo, educación, vivienda, cultura, comunicación y justicia, para mejorar la calidad de vida de esta población vulnerable de la sociedad. Expide el Decreto Supremo 4670 de este año, donde garantiza la igualdad de condiciones, oportunidades, respeto e integración de las personas con discapacidad.

LA PAZ, Bolivia ꟷ Junto con mi cofundadora, creé el Colectivo FemiDiskas [un movimiento de mujeres con discapacidad que defienden los derechos sexuales y reproductivos y luchan contra la violencia contra las personas sanas de la sociedad patriarcal de Bolivia].

Nací con una discapacidad visual, enfrenté muchos estigmas y obstáculos mientras crecía. Transgredí cada uno de ellos para convertirme en la mujer, profesional y madre que soy hoy. Me considero funcionalmente diversa y hoy me reconozco en otras mujeres con discapacidad.

Joven con discapacidad enfrenta discriminación en la escuela

Cuando era niña, no sabía cómo mi discapacidad limitaría mi vida, pero sabía que era diferente. La gente me trataba diferente por mis ojos. Me impusieron sus deseos y me compararon con otros niños. Me sentía rechazada cuando los compañeros no me llamaban o cuando la gente preguntaba: “¿Quién la va a cuidar?”.

Durante mis años educativos, tuve que crear estrategias para adaptarme a las escuelas no inclusivas. Experimenté la discriminación de las instituciones educativas en forma de centrismo ocular [el privilegio de la vista sobre otros sentidos].

Con la ayuda de compañeros y profesores particulares, realicé mis estudios en casa. En la niñez y la adolescencia, no tuve opciones. Tuve que confiar en los demás y aceptar las condiciones que me impusieron.

La discriminación que sufrí porque no puedo ver continúa hoy y crea barreras de actitud en mi entorno.

Inspirada por el feminismo, mujer descubre el impacto de las creencias y sistemas patriarcales

Quería otra vida; quería vivir. A la edad legal de 18 años, decidí algún día ser madre y elegir qué haría con mi propio cuerpo. La gente trató de imponerme sus normas y actitudes. Después les decían a mis hijos: “Tienes que cuidar y hacer las cosas por ti mamá”.

Tomar la decisión de ser madre me impulsó a acercarme al feminismo. Concebir a mi primer hijo me obligó a enfrentar las expectativas de mi propia madre. Vivir con ella dificultó la crianza de mi hijo. Ella me descuidó para cuidar de él.

En ese momento, mi hermana se convirtió en una militante feminista activa. Ella hizo un comentario que me impactó profundamente. Ella dijo: “Espero que no críes [a tu hijo] macho”, y me presentó el término “despatriarcalización” [despojarse de los atributos de una sociedad dirigida por hombres].

Esas palabras de mi hermana me encontraron por primera vez y me acompañarían en mi lucha por mis derechos y los derechos de mis compañeros.

Empecé a descubrir y revelar patrones y actitudes sexistas que se entrelazaban con los estigmas sociales de mi discapacidad. Fue entonces cuando me di cuenta, quería luchar por todo lo que me hacía ser quien era. Soy madre, psicóloga, mujer y persona con discapacidad.

El Colectivo Femidiskas lanza lucha por las mujeres con discapacidad en Bolivia

La pandemia de COVID-19 me dio tiempo para descubrirme y entrar en el mundo del feminismo. Empecé a conectar y reconocer a más mujeres con dificultades similares. Cada uno tenía diferentes funcionalidades y todos experimentamos la opresión de un sistema machista.

Colectivos feministas se unían en ese momento para exigir la despenalización del aborto. Presentaron un manifiesto a nuestro grupo que nos hizo cuestionar cómo nos sentimos. Como mujeres con discapacidad, todas queríamos vivir, tener libertad sexual, ser madres y decidir por nuestro cuerpo. No queríamos vernos obligadas a abortar a nuestros hijos o tomar decisiones basadas en el estigma social y el capacitismo.

Me quedé embarazada y comencé a cuestionarme sobre el embarazo y el aborto; comprender el derecho a decidir por mi propio cuerpo. Mujeres de todas las edades, etnias, condiciones y situaciones se pueden resumir en nuestra lucha por reclamar nuestros derechos. Nace el Colectivo FemiDiskas.

El colectivo ofrece un medio de autogestión frente a la prohibición de los derechos sexuales, reproductivos y laborales de las mujeres. Conformadas por mujeres con discapacidad y aliadas, nos acompañamos, nos reconocemos y nos organizamos para diseñar estrategias para ayudar a todas las mujeres con discapacidad.

FemiDiskas es un nuevo colectivo en camino a la autogestión, y nace precisamente de nuestra búsqueda de nuestros derechos sexuales, reproductivos, laborales y de interdicción. Conformado por mujeres con discapacidad y aliadas, es también un grupo de acompañamiento y reconocimiento entre nosotras, a través de esta unión nos organizamos para idear estrategias para ayudar a otras mujeres con discapacidad.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Brenda Nicole Villalba Sanchez was born in Cochabamba, Bolivia. She graduated from the Universidad Mayor de San Simón and is a professional journalist.