fbpx

Una abogada jordana, obligada a casarse con su violador a los 15 años, encuentra refugio en Canadá

El cuchillo me atravesó la palma de la mano y grité de dolor. En cuanto vio la sangre, se detuvo, como si el suspiro de ésta le calmara. Me llevó a la farmacia más cercana, pero se negaron a ayudarme. Temían por mí y querían llamar a la policía.

  • 9 meses ago
  • agosto 26, 2023
7 min read
Lana lived in constantly fear, imprisoned in her room for months at the hands of her abusive half-brother. After graduating from law school, she escaped to Canada, where she started working in humanitarian law in order to help others in similar situations. Lana lived in constantly fear, imprisoned in her room for months at the hands of her abusive half-brother. After graduating from law school, she escaped to Canada, where she started working in humanitarian law in order to help others in similar situations. | Photo courtesy of Kili Wei on Unsplash
Woman in shadow
PROTAGONISTA
Los nombres de la historia se han cambiado para proteger a la víctima.
Lana es una abogada jordana de 24 años. Tras licenciarse en Derecho, viajó a Canadá para refugiarse de la situación de maltrato que le esperaba en su país de origen. Terminó su máster en 2021. En la actualidad, sigue defendiendo la justicia social y la igualdad a través de su trabajo y de sus redes sociales.
CONTEXTO
La violencia contra las mujeres sigue siendo un grave problema en Jordania, donde la violencia doméstica, el acoso sexual y los crímenes de honor son frecuentes en algunas comunidades. A pesar de las mejoras en la situación de la mujer en Jordania, aún queda mucho por hacer para abordar la violencia de género y aumentar la participación de la mujer tanto en la sociedad como en el mercado laboral, según los activistas de derechos.

CANADÁ – Desde mi más tierna infancia, un gran dolor y tristeza asolaron mi vida. Crecí en Jordania, en una familia de nueve hijos, seis de los cuales eran hermanastros míos. En 2014, a la edad de 14 años, un hombre de 26 años que no conocía me violó. Ese horrible momento me acompañó toda mi vida. Mi padre presentó una denuncia ante el Gran Tribunal Penal de Omán.

Después de eso, el Programa de Protección Familiar me colocó en un hogar de conciliación durante un mes para mantenerme a salvo. Tras tres años de investigación, el Tribunal Penal condenó a mi violador a 20 años de prisión. Aunque me sentí aliviada de que lo encerraran, nunca me recuperé de lo ocurrido. Durante años, preparó el terreno para los abusos que seguiría sufriendo a manos de mis propios familiares. Aunque mantenía en alto mis sueños y ambiciones, mi vida en Jordania y los constantes peligros a los que me enfrentaba me impedían ver una salida.

Ver más reportajes de Canadá en Orato World Media

Temía constantemente por mi vida, prisionera en mi propia casa.

Poco después de la condena a prisión, surgieron más problemas. Mi hermanastro mayor, Joseph, empezó a torturarme emocional y físicamente. Me culpó de la violación que sufrí, diciendo que había traído la vergüenza a nuestra casa. Intentó matarme más de una vez. La primera vez ocurrió después del colegio, cuando vino a recogerme. Aunque me resistí a subir al coche, me obligó a hacerlo y nos llevó a nuestro edificio. Una vez allí, sacó un cuchillo y me llevó al tejado. Intentó apuñalarme varias veces en el cuello. Aterrorizada, me defendí, empujando la hoja con las manos.

El cuchillo me atravesó la palma de la mano y grité de dolor. En cuanto vio la sangre, se detuvo, como si el suspiro de ésta le calmara. Me llevó a la farmacia más cercana, pero se negaron a ayudarme. They were scared for me and wanted to call the cops. Salimos inmediatamente de allí y alerté a mi padre de lo sucedido, pero no se pudo hacer nada. Mi hermanastro tenía conexiones muy peligrosas con las pandillas y amenazó con darles mi nombre si alguno de nosotros hablaba.

Además de la incesante tortura de mi hermanastro, mis padres empezaron a recibir amenazas de la familia del hombre que me violó. Presionaron a mi padre para que abandonara el caso y sacara a su hijo de la cárcel. Cuando mi padre se negó, amenazaron con secuestrar a mis hermanos pequeños y matarlos. Incluso dijeron a mis padres que dirían a todo el mundo que no era virgen y mancharían el nombre de nuestra familia. En nuestro país, me entristece decir que la mayoría de la gente sigue teniendo ideas misóginas anticuadas. Culpan a las mujeres de todo y nos hacen la vida imposible.

Tras cientos de amenazas, me obligaron a casarme con mi propio violador

Sus amenazas continuaron durante meses, hasta que finalmente ofrecieron a mi padre la posibilidad de casarme con mi violador para que nuestro apellido permaneciera intacto y su hijo volviera a ser un hombre libre. Tras muchas presiones, mi padre accedió, con la condición de que me permitiera divorciarme de él al cabo de un mes. Me sentí traicionada, asqueada y más que aterrorizada. Durante días, me costó comer y sentía náuseas cada vez que salía de mi habitación.

Oscuros pensamientos nublaban mi mente día y noche. Unas semanas después, mi violador salió de la cárcel y nos casamos. Yo tenía 15 años. Dos meses después, se divorció de mí según lo acordado. Aproximadamente un año después, debido a los constantes abusos psicológicos de mi hermanastro Joseph, decidí huir de casa, pero no sabía adónde ir. Corrí a una colina cercana a nuestra casa y esperé. De repente, sentí que una mano me agarraba el hombro. Me volví para descubrir a Joseph, gritando y enfadado. Me amenazó con empujarme desde lo alto de la colina.

Llamé a mi padre, que corrió hacia donde estábamos, asustado por lo que pudiera hacerme mi hermanastro. Mientras Joseph estaba furioso, mi padre me llevó de vuelta a casa a toda prisa. En el camino de vuelta, todo mi cuerpo temblaba de miedo. Después de eso, Joseph me prohibió salir de casa, excepto para ir a la escuela. Todos en nuestra familia le temían, así que nadie impugnaba sus órdenes. Sus conexiones con la milicia Houthi en Yemen nos aterrorizaban.

En medio del sufrimiento constante, empecé a forjar mi propio camino

Temía constantemente por mi vida. Encerrada en mi dormitorio, me sentía prisionera, atrapada con un hombre maltratador que seguía todos mis movimientos. Si alguien de mi familia intentaba intervenir, también le pegaba. Golpeó a mi madre varias veces, hasta que se asustó demasiado como para volver a acercarse a él. Tuve que defenderme sola

Nuestra familia llevó una vida terrible e infeliz durante años debido a todo lo sucedido. También éramos muy pobres, lo que se sumaba a la pesadilla. Me deprimí tanto que intenté quitarme la vida más de una vez. Al final, mis padres me llevaron al psiquiatra. Mis sesiones de terapia duraron cinco años, hasta que me gradué en el colegio.

Me sentí despojada de mi infancia y de mi propia identidad. A pesar de estudiar mucho, me costaba concentrarme en la escuela y reprobé los exámenes cuatro veces. Aun así, estaba decidida a triunfar, pues lo veía como mi boleto de salida del infierno. Cada día me sumergía en los libros. Trabajé duro hasta altas horas de la madrugada. Al cabo de un tiempo, por fin me licencié y obtuve una beca del programa alemán de becas Duffy para completar una licenciatura en Derecho. Mi elección de carrera se debe a un profundo amor por la justicia. Lo único que quería era ayudar a los demás como deseaba que alguien me ayudara a mí.

Se convierte en activista para ayudar a los demás y encuentra refugio en Canadá

Al final, me licencié con matrícula de honor. Recibí el premio al mejor litigante en la competición de juicios virtuales electorales de 2020. Un médico estadounidense, impresionado por mis notas, se ofreció a financiarme el máster. Simultáneamente, protagonicé varios programas de televisión yemeníes, como «¿Qué hay ahí?», una serie política sobre el sufrimiento de las mujeres yemeníes a manos de grupos terroristas. Esta serie me ha conmovido profundamente, ya que he experimentado una confusión similar.

Cuando se emitió el programa, recibí innumerables amenazas de muerte de ciudadanos yemeníes. También descubrí que muchas mujeres de la moda y los medios de comunicación de Yemen eran detenidas y torturadas en prisión, simplemente por su profesión. Cuando empecé a publicar en las redes sociales para concienciar sobre estos temas, mi hermanastro me encontró y empezó a amenazarme de nuevo. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía que irme de Jordania para siempre. Oí hablar de cursos sobre feminismo en Nueva York y me inscribí . Me aceptaron e incluso me dieron un visado estadounidense. El Consejo Mundial de la Juventud cubrió todos los gastos del viaje.

Después del curso, viajé a la frontera canadiense y expliqué mi historia a los guardias. Les pedí asilo en Canadá porque estaba demasiado aterrorizada para volver a casa. Sabía que Canadá era el único lugar que podía considerar mi hogar. Lo único que quiero es conocer por fin la paz, alcanzar mis sueños y trabajar duro para luchar por las mujeres. Quiero seguir trabajando como voluntaria y ser la mejor abogada posible. Aunque puede que nunca supere mi pasado, puedo optar por dejar que me empuje hacia el bien. Puedo utilizarlo para hacer un cambio positivo en el mundo y dejar algún tipo de huella.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado