fbpx

La ex senadora encarcelada políticamente durante años sigue desafiante en Filipinas y defiende la autonomía de la mujer

La ex senadora encarcelada políticamente durante años sigue desafiante en Filipinas y defiende la autonomía de la mujer

  • 2 meses ago
  • mayo 21, 2024
11 min read
Leila de Lima, a former senator and human rights commissioner, was arrested in 2017, months after she had launched a Senate inquiry into then-President Duterte’s brutal anti-drug crackdown. Leila de Lima, a former senator and human rights commissioner, was arrested in 2017, months after she had launched a Senate inquiry into then-President Duterte’s brutal anti-drug crackdown. | Photo courtesy of George Buid
Leila de Lima is a Philippine politician, lawyer, human rights activist, and law professor who previously served as a Senator of the Philippines from 2016 to 2022.
NOTAS DEL PERIODISTA
PROTAGONISTA
Leila de Lima, nacida el 27 de agosto de 1959, es una política filipina, abogada, activista de derechos humanos y profesora de Derecho que anteriormente fue senadora de Filipinas de 2016 a 2022. Fue presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de 2008 a 2010 antes de incorporarse al gabinete del Presidente Benigno Aquino III como Secretaria de Justicia de 2010 a 2015.
Conocida por ser una firme crítica de la administración del presidente Rodrigo Duterte, fue detenida en 2017 por cargos relacionados con el escándalo de tráfico de drogas de la prisión de New Bilibid durante su mandato como secretaria de Justicia. Ese mismo año, la Internacional Liberal le concedió el Premio a la Libertad. Permaneció en prisión preventiva hasta el 13 de noviembre de 2023, aunque siguió ejerciendo el resto de su mandato como senadora y presentó proyectos legislativos mientras estaba detenida.
CONTEXTO
En noviembre de 2023, un tribunal filipino concedió la libertad bajo fianza a una ex senadora, Leila de Lima, que llevaba más de seis años encarcelada por cargos de narcotráfico que, según ella, se habían urdido para silenciar sus investigaciones sobre la agresiva campaña del entonces presidente Rodrigo Duterte contra las drogas ilegales.
Durante años, el Parlamento de la Unión Europea, algunos legisladores estadounidenses y expertos en derechos humanos de Naciones Unidas habían presionado para que se liberara a Leila de Lima, detenida mientras ejercía como senadora de la oposición en febrero de 2017. Argumentaron que su detención estaba motivada políticamente por Duterte y sus partidarios, lo que representaba una importante amenaza para los principios democráticos filipinos.
Leer más: Leila de Lima, crítica con Duterte, queda en libertad bajo fianza en Filipinas – The New York Times (nytimes.com)

SAN JUAN, Filipinas – Durante mis casi siete años de detención, soporté una ardua lucha, tanto mental como física, sobre todo porque era inocente. A pesar de ser senadora, mi cargo no me ofrecía ningún escudo contra el acoso y la persecución del gobierno de Duterte. Aunque existen protecciones constitucionales contra los abusos del gobierno, me convertí en la persona más vilipendiada de Filipinas, sometida a escarnio y despojada de mi dignidad.

Estaba prácticamente sola, envuelta en una tormenta política. Aliados y amigos no podían apoyarme plenamente ni oponerse a las acciones del Presidente Duterte por temor a las represalias del gobierno. La investigación de la Cámara y la presentación de casos de drogas inventados formaban parte de la campaña del Presidente Duterte contra mí. Muchas personas y grupos se confabularon con su gobierno para presentar testigos y pruebas falsos. Más tarde, un testigo en la investigación del Senado de 2016 sobre la guerra contra las drogas de Duterte reveló que Duterte había ordenado mi asesinato para detener la investigación de la Comisión de Derechos Humanos (CDH).

Más información sobre Filipinas en Orato World Media.

De abogada electoral a defensora de los derechos humanos

Empecé mi carrera jurídica como abogada electoral, representando a políticos locales y nacionales en Filipinas. Fue gratificante defender a políticos no tradicionales que se atrevían a desafiar el statu quo. Sin embargo, mi trayectoria dio un giro inesperado cuando la Presidenta Gloria Macapagal-Arroyo me nombró para dirigir la Comisión de Derechos Humanos (CDH), la principal institución de derechos humanos del país.

Esta función supuso un cambio significativo con respecto a mi anterior dedicación a la legislación electoral. Durante mi mandato en la CDH, dirigí la investigación de 2009 sobre el entonces alcalde de Dávao, Rodrigo Duterte, y el presunto Escuadrón de la Muerte de Dávao (DDS). Fue mi primer encuentro con Duterte, y enseguida me di cuenta de que sería una figura difícil de manejar durante la investigación.

A pesar de los intentos de Duterte de influir en la dirección de la investigación, mantuvimos la integridad del proceso. Las sesiones públicas sirvieron de audiencias preliminares. Tomamos los testimonios más delicados a puerta cerrada para salvaguardar la identidad de los testigos. Las amenazas apenas veladas de Duterte a estos testigos acentuaron el tenso ambiente de la investigación.

La situación se agravó cuando realizamos una inspección ocular del supuesto vertedero de DDS en la ciudad de Dávao, donde descubrimos restos óseos humanos. Este hallazgo se sintió como un sombrío testimonio de la gravedad de las acusaciones.

Mi compromiso con los derechos humanos se puso aún más a prueba cuando fui nombrada Secretaria de Justicia por el Presidente Benigno Aquino III. En calidad de tal, me encontré en la difícil situación de presentar cargos contra el Presidente Arroyo, a quien yo había nombrado, por delitos electorales. El panorama político cambió radicalmente y creo que el persistente resentimiento de Arroyo hacia mí contribuyó a la investigación de la Cámara. Esta investigación condujo a la presentación de cargos falsos contra mí al inicio de la Administración Duterte.

Lucha contra la corrupción: enfrentarse a la persecución en casos muy sonados

En 2010, el Presidente Aquino me nombró Secretaria de Justicia, a pesar de que no apoyé su candidatura. Escuché que el antiguo Presidente del Tribunal Supremo me recomendó para el puesto. Durante mi mandato como Secretaria de Justicia, perseguí casos importantes que me valieron ganarme varios enemigos.

Desempeñé un papel clave en la detención e inculpación de la ex Presidenta Macapagal-Arroyo por delitos electorales. Además, presenté cargos contra tres senadores y varios congresistas por saqueo y corrupción, incluidos aliados políticos de el Presidenta Aquino. También actué contra ejecutivos corruptos de la Oficina Nacional de Investigación (NBI), destituyéndolos de sus cargos. A pesar de estar en la mira política del grupo religioso Iglesia Ni Cristo, inicié investigaciones sobre denuncias de secuestro en las que estaban implicados sus altos cargos.

Más tarde, como senador bajo la administración del presidente Rodrigo Duterte, me enfrenté a una intensa persecución. Me enfrenté a casos de drogas inventados y a acoso, incluidas órdenes de asesinato para detener mis investigaciones sobre abusos contra los derechos humanos. Más tarde, mientras estaba encarcelada, seguí cumpliendo con mis obligaciones tanto como pude.

Durante la pandemia, intenté participar en las deliberaciones y votaciones del Senado por Internet. Argumenté que, dado que la pandemia desplazaba el trabajo a lo virtual, no había justificación para prohibirme hacer lo mismo desde la cárcel. Sin embargo, mis peticiones fueron denegadas por la dirección del Senado y los tribunales. Esto refleja la naturaleza absoluta de la tiranía, en la que ni el órgano legislativo al que serví ni el poder judicial desafiarían la orden ejecutiva implícita de silenciarme. Sin embargo, persistí, presentando resoluciones y proyectos de ley y emitiendo declaraciones contra las ejecuciones extrajudiciales (EJK) en curso, la corrupción y los abusos de la Administración Duterte.

Reflexiones sobre siete años de detención: perseverancia, lucha y crecimiento

Reflexionando sobre mi calvario de casi siete años de detención, reconozco que fue un periodo marcado tanto por una profunda lucha como por un importante crecimiento personal. Experimenté tribulaciones mentales y físicas, manteniendo mi inocencia en todo momento. Sin embargo, este crisol realmente puso a prueba y fortificó mis límites de perseverancia y dedicación.

Durante todo este tiempo, me mantuve firme en mi decisión, sabiendo que la verdad era mi aliada. Soporté dolor y trastornos, incluido el susto de salud de mi madre a los 91 años. My children and grandchildren reached milestones in my absence. Me enfrenté a las garras aislantes de la pandemia, pero me mantuve firme. Las restricciones de la pandemia no hicieron sino intensificar mi aislamiento, aislándome de mi familia y mis amigos. También me desconectó de la comunidad más amplia de defensores de los derechos humanos y la democracia.

Tras casi siete años en la cárcel, Leila de Lima, destacada crítica del ex presidente filipino Rodrigo Duterte, obtuvo la libertad bajo fianza en noviembre de 2023. | Foto cortesía de George Buid

En un momento angustioso, me vi cara a cara con la mismísima muerte al ser retenida a punta de navaja, y no me quedó más remedio que rezar y aceptar mi destino. Durante este periodo, se perdieron oportunidades de estar presentes para amigos y seres queridos en sus últimos momentos. No pude asistir a velatorios ni funerales ni ofrecer consuelo a las familias en duelo.

Sin embargo, también fue un momento de claridad, que reveló el apoyo y la preocupación inquebrantables de los verdaderos amigos y aliados. Fue un momento para apreciar las pequeñas bendiciones de la vida, las que a menudo se pasan por alto, y para discernir lo que realmente importa de lo superfluo. Al salir de este capítulo, no sólo he sobrevivido a la persecución del Presidente Duterte, sino que he salido fortalecida. Ahora aprecio de nuevo la resistencia del espíritu humano.

Compromiso con la justicia, los derechos humanos y la autonomía de la mujer

Una vez perdida, la libertad se convierte en algo inestimable. Al recuperar mi libertad, no puedo malgastarla en ocio personal; es demasiado valiosa, sobre todo teniendo en cuenta a quienes me apoyaron durante mi encarcelamiento. Dejé de percibir un salario en junio de 2022 y no salí en libertad bajo fianza hasta noviembre de 2023, por lo que el tiempo que pasé en la cárcel me agotó económicamente y debo seguir trabajando.

Ahora, mi agenda está repleta de discursos en graduaciones, conferencias, seminarios y actos de derechos humanos, incluidos los dedicados a las familias de las víctimas de las ejecuciones extrajudiciales. Ahora, mi agenda está repleta de discursos en graduaciones, conferencias, seminarios y actos de derechos humanos, incluidos los dedicados a las familias de las víctimas de las ejecuciones extrajudiciales. Mi objetivo es ayudar a la CPI y a cualquier entidad que trate de investigar la guerra contra las drogas de Duterte, garantizando la rendición de cuentas y evitando que se repitan tragedias como ésta.

Tras superar las formas modernas de esclavitud y alcanzar una mayor humanidad, amigos y camaradas han pagado un alto precio en la batalla por la dignidad humana. Esta lucha pretende hacer realidad nuestros plenos derechos humanos, que son esenciales para alcanzar nuestro verdadero potencial. Mi compromiso con la justicia, los derechos humanos y la capacitación de las mujeres sigue siendo inquebrantable. Seguiré luchando por estas causas, ya que la libertad de la que ahora disfruto no es sólo para mí, sino también una deuda contraída con los muchos que estuvieron a mi lado.

La resistencia y la unidad de las mujeres filipinas contra el gobierno misógino del presidente Duterte

En Filipinas, las mujeres filipinas lideraron principalmente la lucha contra el régimen de Duterte, sustentado en una filosofía misógina y contra las mujeres. Este régimen, apoyado por un movimiento que se hacía eco de los mismos sentimientos, se caracterizó por actitudes sexistas y machistas. Podría considerarse el último aliento del patriarcado gerontocrático en la nación. El propio Duterte se convirtió en la encarnación de esta ideología. Además, dirigió las acciones y agresiones de su administración específicamente contra las mujeres y el movimiento feminista.

En consecuencia, la resistencia contra Duterte y sus políticas evolucionó naturalmente hacia una empresa dirigida predominantemente por mujeres. Aunque hubo aliados masculinos, las mujeres constituyeron el núcleo de la lucha contra el intento de hacer retroceder los avances del país en materia de derechos de la mujer. La ambición de Duterte parecía querer poner a cero los avances logrados por el movimiento feminista en Filipinas. Esto incluía reducir a las mujeres a estereotipos despectivos e intentar borrar un siglo de avances hacia la igualdad de género.

Sin embargo, los esfuerzos por socavar la liberación de las mujeres fueron en vano. La emancipación de la mujer en Filipinas era una realidad irreversible desde hacía un siglo. Cualquier intento de revertir estos avances sólo sirvió para reforzar la determinación y la solidaridad de quienes luchan por los derechos de la mujer. Esta lucha no sólo ha sido un testimonio de la resistencia de las mujeres filipinas. También forma parte de un tapiz mundial más amplio en el que las mujeres permanecen unidas más allá de las fronteras.

Defender los derechos humanos: una lucha política por la igualdad mundial

La defensa de los derechos humanos constituye un empeño político. Supone una batalla legal contra los sistemas opresivos y represivos imperantes que niegan los derechos de las personas y los grupos minoritarios. Las voces marginadas luchan contra el poder absoluto que ejercen unos pocos privilegiados. Este poder suele estar dirigido por populistas, demagogos u hombres fuertes que dan prioridad a estrechos intereses sociales y económicos. Al hacerlo, suprimen las voces disidentes y los discursos alternativos que pretenden ampliar la democracia y defender los derechos humanos fundamentales.

Nuestra lucha por los derechos humanos no puede separarse del contexto más amplio de la transformación política y social mundial. Queremos un mundo en el que cada persona pueda vivir con dignidad y desarrollar su talento único y su potencial creativo. Para las generaciones más jóvenes de defensores de los derechos humanos, esta visión configura el futuro que aspiran a habitar. Mientras tanto, los que pertenecemos a generaciones mayores soñamos con transmitir esta visión a nuestros nietos.

Es crucial reconocer que la defensa de los derechos humanos es intrínsecamente política. Nuestra causa no es neutral; es una lucha encarnizada contra los sistemas nacionales que utilizan el poder del Estado para la dominación y no para la igualdad. A medida que avanzamos, debemos seguir siendo conscientes de los riesgos inherentes al camino que hemos elegido. Inspirándonos en iconos como Mahatma Gandhi, Martin Luther King Jr., Nelson Mandela y Cory Aquino, aprendemos de sus métodos pacíficos y no violentos. Nos han mostrado un mundo mejor, en el que prevalecen los derechos humanos, y nos han dotado de los medios para lograrlo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado