fbpx

La niña que busca justicia en India después de repetidas violaciones

Los policías me miran con desconfianza, no me ven como una víctima lo suficientemente creíble.

  • 3 años ago
  • julio 30, 2021
5 min read
Seema, cuyo nombre ha sido cambiado para proteger su identidad, espera justicia en la comisaría después de haber sido violada varias veces. Seema, cuyo nombre ha sido cambiado para proteger su identidad, espera justicia en la comisaría después de haber sido violada varias veces.

Se ha cambiado la identidad de la víctima para proteger su seguridad y anonimato. ADVERTENCIA: Esta historia contiene detalles de la agresión sexual de menores de edad y puede ser difícil de leer.

Protagonista
Se informa de una violación cada 15 minutos en la India; una de cada cuatro víctimas de violación es menor de edad.

En un incidente impactante, una niña de 15 años en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India, fue violada en grupo por un practicante de magia negra, al que algunos medios de comunicación se refirieron como tántrico, y sus ayudantes.

Las violaciones tuvieron lugar con el pretexto de curarla de su epilepsia. El incidente ha dejado un profundo impacto en su psique.

Aún así, Seema (cuyo nombre ha sido cambiado para proteger su seguridad y anonimato) expone a sus perpetradores a través de un espantoso relato de los horribles incidentes que sufrió. Ella exige justicia de su país y de la policía.
Contexto
Según Child Rights and You, se comete un delito sexual contra un niño en la India cada 15 minutos. Además, ha habido un aumento de más del 500% en estos incidentes durante los últimos diez años.

La lista de casos de violación en grupo en todo el país es interminable. Los casos famosos incluyen a la víctima de violación de Odisha que solo tenía 3 años; la víctima de Banda que tenía 8 años; la víctima de Hathras que tenía 19 años; y la niña de Bulandshahr que fue violada y luego incendiada. Tenía solo 12 años.

El mundo quedó atónito en 2012 cuando una pasante de fisioterapia de 23 años conocida como Nirbhaya fue brutalmente violada en grupo en un autobús en movimiento en Delhi, luego fue arrojada del vehículo y murió. Aún así, poco ha cambiado en India.

Human Rights Watch proyecta que más de 7.200 menores son violadas cada año en India. La mayoría de las violaciones no se denuncian.

Tengo epilepsia y pierdo el conocimiento cuando tengo un ataque. Ser adolescente ya es un desafío pero mi trastorno lo hace aún más difícil.

Había estado experimentando ataques recurrentes durante ocho meses que me debilitaban y me enfermaban.

Un conocido de mi mamá llamado Tariq sugirió que se reuniera con Afzal Malik, un ocultista musulmán que estudia poderes sobrenaturales, que supuestamente podría recurrir a la magia para practicar rituales de curación.

Afzal convenció a mi madre de que estaba bajo el hechizo de una bruja y prometió tratarme y curarme en dos meses. Fue el peor error de nuestras vidas.

Perdí mi virginidad en una violación en grupo

Cuando mi madre me llevaba a Afzal para recibir “tratamientos”, me llevaba a un cuarto oscuro y le decía a mi madre que no nos molestara. Allí, él y sus ayudantes se turnaban para violarme durante horas.

Tariq estaba acompañado por otros dos hombres, Aslam and Kari Zulfikar.

Al principio, no entendía por qué Afzal siempre estaba encima de mí o por qué me hacían eso. Me dieron por muerta después de que se aprovecharon de mí.

Estaba asustada, sabía que me estaban violando en vez de “curarme”. Amenazaron con matar a mi madre si me atrevía a contarle la realidad de estos supuestos tratamientos.

Esto se prolongó durante meses. Me sentía mejor con mi epilepsia y los ataques habían disminuido, por lo que mi madre pensó que el “tratamiento” estaba funcionando.

Aunque los ataques se habían reducido sorprendentemente, el trauma que soporté aumentó exponencialmente. Los recuerdos de esas horribles noches todavía me persiguen.

Me estaba sofocando. El trauma me hizo sufrir una gran pérdida de peso porque no podía comer. Estaba tan aturdida que a menudo tenía que sentarme en el suelo porque pensaba que iba a vomitar o a desmayarme.

Temiendo por mi vida todo el tiempo, dejé de salir sola y me sentía insegura caminando sola por la ciudad. La ansiedad y el insomnio se apoderaron de mí.

Los violadores siguen libres

El 5 de julio de 2021, Afzal anunció que estaba libre de mi enfermedad. Le dijo a mi madre que me llevaría a Meerut, una ciudad que queda a unas dos horas de Amroha, para curarme durante la noche.

Visitaríamos un Dargah, santuario frecuentado tanto por hindúes como por musulmanes, y luego me dejaría en casa.

Afzal dijo que yo era como su hija y prometió asumir toda la responsabilidad. Incluso, dijo que sus propios hijos morirían si me tocaba de manera inapropiada.

Se suponía que iba a ser la última noche de mi “tratamiento”, y él quería usar “poderes especiales” para que nunca volviera a tener convulsiones.

Mi madre estuvo de acuerdo. Estaba petrificada. Aquella noche, los cuatro hombres me pincharon la bebida y me violaron toda la noche.

Me las arreglé para escapar por la mañana. Llamé a mi madre y le conté todo. Ella estaba horrorizada.

Inmediatamente, me llevó a la comisaría donde las pruebas médicas confirmaron la violación.

Se registró un Primer Informe, un documento escrito preparado por la policía cuando reciben información sobre un delito claramente identificable, pero mis violadores permanecen libres.

Los perpetradores tomaron represalias contra la familia

Mi padre nos abandonó cuando yo tenía cinco años. Mi tío me cuidó a mí y a mis tres hermanas como si fuéramos sus hijas.

Diez días después de que presenté la denuncia ante la policía, Afzal Malik secuestró a la hermana menor de mi tío para darnos una lección. Mi mundo entero se puso patas arriba. Nadie secuestrado por este tipo de personas ha regresado jamás.

Desde entonces, ha hecho videos obscenos de ella en su teléfono móvil y la ha amenazado con matarla si no detengo mi caso en su contra. También, contrató a un sicario para deshacerse de mi tío.

Salimos de la casa, pero él nos encontró y colocó hombres afuera para vigilar nuestros movimientos. Estas personas están desapareciendo para evitar ser detectados.

La cultura de la violación y la culpabilización de las víctimas

El sistema de justicia penal, destinado a ayudar a víctimas como yo, me ha tratado con desprecio. Los agentes de policía me miran con desconfianza. Señalan con el dedo a mi personaje y me ven como una persona que carece de credibilidad.

Incluso, mis vecinos han puesto en duda mi dignidad.

La policía arriesga la seguridad de otras niñas menores de edad porque no creen en la brutalidad que sufrí. Cada vez que visito la comisaría, sus preguntas me hacen sentir incómoda.

Exijo justicia. Un mensaje claro y contundente debe salir al público, pero me siento abandonada.

Mis perpetradores han amenazado con matarme. Después de presentar mi denuncia formal, intentaron golpearme. Cuando no me callé, intentaron silenciarme con dinero.

Aún no puedo dormir por las noches.

Esto nunca debería haber sucedido y creo que mi país no me ha protegido o defendido, sin mencionar a todas las demás niñas menores de edad que están expuestas a tales violaciones.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado