fbpx
The degrading, dangerous work of manually cleaning India's sewers, septic tanks and manholes fall to those in the Dalit Caste, the lowest and most disadvantaged of India's caste system.
The degrading, dangerous work of manually cleaning India's sewers, septic tanks and

Un carroñero de la India describe condiciones deplorables

Veo desechos humanos flotando a mi alrededor. Una mezcla de insectos, moscas y arañas se adhieren a las tuberías y pululan a mi alrededor.Arriesgo mi vida con cada respiro.

Sonu
Protagonista
Sonu (nombre ficcionado para proteger la privacidad), de 32 años, es un carroñero del distrito de Ghaziabad del estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India.

Miembro de la casta dalit o “programada”, Sonu es parte del nivel social más bajo de la sociedad india. Abandonó la escuela en quinto grado debido a la pobreza y durante los últimos dos años ha limpiado manualmente las alcantarillas municipales por una exigua suma de $ 134 por mes.
Contexto
India prohibió la recolección manual de residuos en 1993, pero la práctica continúa en todo el país.

El trabajo ha estado históricamente relacionado con las comunidades dalit, la casta más baja de la sociedad india.

Recientemente, la ministra de justicia social de la India, Virendra Kumar, admitió en el Parlamento que se identificaron 58.098 recolectores manuales en dos encuestas (en 2013 y 2018), y que los trabajadores de saneamiento estaban perdiendo la vida en el curso de su peligroso trabajo.

En febrero, había informado al Parlamento que 340 personas habían muerto mientras limpiaban alcantarillas y fosas sépticas en los últimos cinco años. Los activistas afirman que el número de víctimas es mucho mayor, ya que el gobierno diferencia las muertes debidas a la recolección manual de basura y las que se producen al limpiar alcantarillas y fosas sépticas.

Una combinación entre discriminación de castas, leyes mal aplicadas y falta de estándares de ingeniería pública hace que persista la práctica de la recolección manual. La Organización Mundial de la Salud criticó al gobierno indio en un informe de 2019, alegando que simplemente se ha permitido que la recolección manual se mueva “bajo tierra”.

GHAZIABAD, INDIA — Me sumerjo en excrementos humanos y animales todos los días para mantener a mi familia. Es una pesadilla inimaginable para la mayoría, pero esta ha sido mi realidad durante los últimos dos años.

La desesperación me llevó al extremo

Hace dos años, buscaba una forma honesta de ganar dinero. Como pertenecía a la Casta Dalit, me rechazaban.

Desesperanzado, me postulé como limpiador del saneamiento de mi distrito. Es la profesión más deshumanizante, pero no tenía otra opción. No tenía educación ni pertenecía a la casta “correcta” para dedicarme a otra cosa.

Mi familia se opuso a mi decisión, pero necesitaba conseguir un empleo para salir adelante.

Para mi horror, me contrataron del sector privado y no el gobierno, como es habitual, con un salario de sólo 10,000 INR ($ 134 USD) al mes.

Según me dijeron, debía ayudar a limpiar las alcantarillas mecánicamente. Pero en realidad, sin saberlo, me había convertido en un carroñero manual: debía entrar físicamente en alcantarillas, pozos de inspección y fosas sépticas para limpiar los desechos a mano.

Mis días son un infierno

Muchas personas alrededor del mundo comienzan su día rezando;  yo, entrando en el mismísimo infierno.

Apenas me atrevo a describir lo que veo, huelo y siento dentro de las alcantarillas.

Durante mi jornada laboral, paso al menos dos horas dentro de una alcantarilla oscura y sucia sin equipo de seguridad ni de protección. Desatasco los desagües públicos de desechos humanos y animales, todo mientras uso mi propia ropa.

Veo desechos humanos flotando a mi alrededor. Una mezcla de insectos, moscas y arañas se adhieren a las tuberías y pululan a mi alrededor.

Allí huele a quemado. El cóctel de gases que circula en la alcantarilla es altamente tóxico y potencialmente letal; arriesgo mi vida en cada respiración. A menudo, me asfixio y pierdo el conocimiento.

Muchos de mis compañeros carroñeros se han ahogado hasta morir por asfixia o ahogamiento en el trabajo; no podían sentir los gases venenosos que acechaban. Algunos perdieron la vida tratando de ayudar a sus compañeros atrapados. No todas las familias que perdieron a su sostén de familia recibieron compensación.

Desde que me convertí en carroñero, las enfermedades y las lesiones me atormentan. Desde dolores de cabeza, fatiga, gastroenteritis, quemaduras en la piel y cortes hasta infecciones del tracto respiratorio, he sufrido tremendamente.

El estigma de la basura

Me baño dos veces al día, pero nadie quiere tocarme. El olor nunca desaparece.

Entré en esta profesión porque no tenía otra opción. La vida me ha dejado varado aquí. Si tuviera la oportunidad, renunciaría. ¿Pero quién me dará esa oportunidad? ¿Quién me contrataría?

La Corte Suprema de India se pronunció sobre la difícil situación de personas como yo en 2019, diciendo que los carroñeros son como personas enviadas a cámaras de gas. El gobierno indio promueve movimientos como Swachh Bharat Abhiyan, que se compromete a eliminar la defecación al aire libre y mejorar la gestión de residuos sólidos.

Nada de eso ha supuesto una diferencia. Siento que el gobierno en realidad no considera a alguien de mi bajo estatus como persona, entonces, ¿por qué notarían mi desesperación? O, quizás, porque es el peor trabajo del mundo, ni los políticos ni los activistas de las castas superiores se preocupan por liberarnos.

Me han privado de mis derechos humanos fundamentales. El disgusto de todos los que me rodean me abruma dondequiera que voy. Mi vida se siente indigna y sin sentido.

Estoy arriesgando mi vida y mi salud todos los días. El trabajo más indeseable y de alto riesgo es el único en mi país que me permite llevar comida a la mesa, así que lo sigo haciendo.

Muero todos los días, pero al menos mi familia sigue viva.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Vandita Agrawal is an experienced journalist, published in The Times of India, Times Internet, Zenger News, and Dkoding Media. She holds Bachelor of Arts (Honors) and Master of Arts degrees in Political Science, a Master of Business Administration degree, and a Post Graduate Diploma in Journalism (Gold Medalist). She is skilled in writing investigative articles, news analysis, and breaking news and has written extensively on US and international politics, current affairs, police brutality, injustice, sustainability, climate change, health, activism, inspirational stories, psychology, and animal rights.