fbpx
El hermano más pequeño de Shambhu Nath murió por Covid-19 al día siguiente.
El hermano más pequeño de Shambhu Nath murió por Covid-19 al día siguiente. | Brijesh Bhind

Familias indias obligadas a arrojar a sus familiares muertos en un río

La segunda ola de COVID-19 devastó al país. Casi todos los que contrajeron el virus, murieron. Estaba asustada y temía lo peor.

Urmila Devi
Protagonista
Urmila Devi perdió a su esposo Shambhu Nath por Covid-19. Cuenta la historia de una muerte que permanece invisible y no es reconocida en los datos oficiales.
Contexto
Se han encontrado cientos de cadáveres flotando en el río más sagrado de la India, el Ganges, o enterrados en tumbas poco profundas en la arena. Los familiares de los muertos dicen que no tuvieron otra opción; el costo creciente de la cremación y la pobreza desenfrenada no les dio otra opción.

Shambhu Nath, un joven aldeano, fue una de las víctimas cuya familia se vio obligada a arrojar su cuerpo al río.

India tuvo más de 30 millones de casos totales de COVID hasta fines de junio de 2021, pero algunos argumentan que el número está muy poco informado. Un periodista le dijo a la BBC que si bien las cifras oficiales mostraban que 196 personas murieron por COVID en Kanpur del 16 de abril al 5 de mayo, siete crematorios reportaron 8,000 cremaciones para esa área en ese período de tiempo.

India ocupa el segundo lugar después de EE. UU. en el número de casos según las estadísticas oficiales de la India.

La vacunación es lenta. Se informa que sólo el 16% de la población ha recibido una dosis de la vacuna y el 5% ha recibido ambas inyecciones.
La variante delta, altamente contagiosa, se informó por primera vez en la India y desde entonces ha arrasado con otros 80 países. Los expertos predicen una tercera ola en India para octubre.

GHAZIPUR, India – Perdí a mi compañero de vida por COVID-19 y tuve que arrojar su cadáver a un río.

Mi esposo Shambhu Nath tenía sólo 40 años cuando murió de COVID-19. Era muy trabajador: araba la tierra y era albañil de profesión. No merecía pagar con su vida por ser pobre.

Una tarde calurosa de finales de abril, Shambhu levantó la cosecha de trigo en el campo de un granjero. Se sintió mareado y regresó a casa temprano.

Con una fiebre leve, tomó unas pastillas de acetaminofén y volvió a trabajar.

Creía que podía ser un golpe de calor, pero a los tres días, sus síntomas empeoraron. Primero, desarrolló tos seca y dificultad para respirar. Luego, comenzó a jadear en búsqueda de más aire. Parecía que se estaba ahogando.

La segunda ola de COVID-19 devastó el país. Casi todos los que contrajeron el virus, murieron. Estaba asustada y temía lo peor.

La lucha por conseguir asistencia médica

Los servicios de salud en nuestra aldea son casi inexistentes y el centro de salud primario está lleno de estiércol de vaca, comida para el ganado y leña.

El mismo lugar establecido atender las necesidades médicas de la aldea es utilizado por los pobres para cocinar sus alimentos y proteger a sus animales.

No podía dejar que Shambhu pagara con su vida la apatía del gobierno, y me pareció una traición llevarlo allí. En cambio, viajamos 10 kilómetros (6.2 millas) a pie hasta un centro de salud primario funcional.

Los médicos remitieron a Shambhu al Hospital de Distrito en Ghazipur debido a sus síntomas de COVID-19 cuando llegamos allí. Se estaba debilitando, el tiempo se acababa.

El Hospital del Distrito estaba a otros 35 kilómetros (21,7 millas) de distancia. Las ambulancias estaban ocupadas y el transporte público permanecía cerrado. Los taxis cobraban 4.000 rupias (53,91 dólares) para transportar a los pacientes con COVID-19.

Estaba perdiendo la esperanza, pero seguía decidida, así que solicité un préstamo y, con la ayuda de familiares y amigos, llevé a Shambhu al Hospital del Distrito.

La administración del hospital se negó a admitirlo. Me dijeron que no tenían kits de prueba de coronavirus y que los médicos estaban ocupados atendiendo a los pacientes en las unidades de cuidados intensivos. Había escasez de camas, medicamentos, máquinas de oxígeno y ventiladores.

Desanimada, me dirigí a un laboratorio privado para que le hicieran la prueba a Shambhu. Recibimos sus resultados cuando ya había muerto de COVID-19.

La familia de Shambhu Nath cerca de sus restos. | Brijesh Bhind
La familia de Shambhu Nath cerca de sus restos. | Brijesh Bhind

Arrojar el cuerpo a aguas benditas

No pude salvar a mi compañero de vida, pero esto fue sólo el comienzo de mi terrible experiencia. No sabía qué hacer con sus restos.

Somos gente pobre. Shambhu era el único miembro de la familia que ganaba dinero. Algunos días ganaba 200 rupias (2,70 dólares), mientras que otros, regresaba a casa con las manos vacías.

Su funeral costaría al menos 14.000 rupias (188,68 dólares). ¿Cómo podría obtener esta cantidad de dinero? Ya estaba endeudada con el transporte. El alto número de muertes por COVID-19 paralizó el sistema. A medida que subieron los precios de la madera, aumentó el costo de la cremación.

Las piras funerarias ardían las veinticuatro horas del día y los campos de cremación se estaban quedando sin espacio. Sólo aceptaron cadáveres de hospitales con certificados de defunción COVID-19.

Un número considerable de personas moría en su casa. Los pobres se vieron gravemente afectados. Mantuvieron en secreto el número real de cadáveres. La estimación oficial afirmaba que sólo cinco personas murieron de COVID-19 en Gahmar, pero habíamos perdido a más de 150 aldeanos por el virus.

Había una razón por la que cientos de cadáveres flotaban en el río Ganges.

Sin otras opciones, llevé el cuerpo de Shambhu a las afueras del pueblo. El Ganges atraviesa la ciudad y la distancia entre el río y nuestra cabaña es de sólo 300 metros (328 yardas).

Una vez allí, envolví su cuerpo en muselina blanca y lo empujé al río. Pensé, “al menos está sumergido en agua bendita”.

Despojada de dignidad y tradición.

Nadie nos detuvo porque no éramos sólo nosotros. Cada hogar pagó el precio de ser pobre y estar enfermo durante la pandemia. Todos fueron espectadores silenciosos del caos que no invitaron.

Me siento criminal por haber arrojado su cuerpo al río. Merecía algo de respeto su muerte. Sus restos merecían dignidad, pero yo no podía dársela.

Murió como un sin nombre, al que se le negó el habitual período de duelo de 13 días. Ni siquiera fue contado en las estadísticas.

En el hinduismo, los cuerpos son incinerados después de realizar rituales religiosos con la esperanza de que el alma alcance la salvación. Espero que su alma encuentre la paz que se merece.

Perdimos al hermano menor de Shambhu, Swami Nath, al día siguiente. Con el alma en las manos, también arrojamos su cuerpo al río Ganges.

El momento más espantoso

Algunas noticias mencionaban cómo cuervos, perros, buitres y chacales se alimentaban de cadáveres. Ya el hecho de arrojar los restos fue horrible.

Mientras llorábamos, esperábamos que un representante del gobierno nos visitara para ver cómo estábamos. Todavía seguimos esperando.

Los medios estatales nos culparon por no incinerar a los miembros de nuestra familia. Alegaron que temíamos contraer el virus si tocábamos el cuerpo para los rituales finales. Eso no es verdad.

Asumieron que seguimos Jal Pravah, la práctica hindú de arrojar los cadáveres de niños, niñas solteras o personas que mueren de enfermedades infecciosas en el río. Eso no fue lo que pasó. Es una mentira para encubrir sus fallas.

La verdad es que no podía pagar el funeral. No tenía dinero para comprar leña, pagarle al sacerdote e incinerar el cuerpo.

¿Qué esperan de una familia de bajos ingresos que perdió a dos miembros en dos días a causa del COVID-19? Nosotros no teníamos otra opción. Nos vimos obligados a arrojar sus cuerpos al Ganges. Ese acto nos destrozó el corazón. Fue cruel e insensible, pero estábamos indefensos.

Ya había tomado un préstamo enorme para que trataran a Shambhu. Sin embargo, nadie pudo prestarme 25.000 rupias (336,93 dólares) para ocuparme del funeral.

Los ricos podían permitirse la madera. Los pobres no podían valerse por sí mismos. La pandemia no sólo expuso nuestro sistema de salud, sino que también acrecentó la difencia socioeconómica. La muerte expuso las diferencias entre los ricos y los pobres.

El gobierno del estado miente, hace la vista gorda

Los cadáveres que flotan en el río revelan la discrepancia entre las cifras oficiales de muertes de COVID-19 y las cifras reales en el suelo. También muestra el incumplimiento por parte del gobierno local y estatal.

No podíamos permitirnos una mascarilla desechable INR-1 o una pequeña botella de desinfectante para manos que dura sólo 24 horas. La gente pobre no podía protegerse a sí misma.

Cuando los medios de comunicación publicaron las fotos de cadáveres flotando en el Ganges y los funcionarios del gobierno nos pedían que no arrojáramos a nuestros familiares fallecidos de esta manera. Nos dijeron que el gobierno cubriría el costo del funeral.

Prometieron 5.000 rupias (67,39 dólares), pero ninguna familia de bajos ingresos de la aldea recibió estos fondos. Estas declaraciones públicas fueron simplemente medidas para salvar las apariencias.

Dado que el gobierno prohibió arrojar cadáveres al río, los pobres deben pedir préstamos para comprar madera e incinerar a los muertos. La deuda paralizante aumenta mientras el gobierno continúa descuidándonos.

Curiosamente, cuando los políticos ofrecen plátanos a los pobres, los publicitan para alimentar a todo un pueblo. Si han proporcionado ayuda financiera a los aldeanos, ¿por qué no se transmite? La secretaria de Gram Panchayat afirma que dieron esa cantidad para ayudar a los indefensos.

Sin consideración ni soluciones reales

Gahmar es un pueblo de más de 150.000 habitantes. Un crematorio eléctrico cuesta aproximadamente 450.000 rupias (6064,74 dólares). En lugar de hacer una falsa promesa de asumir el costo de la cremación, el gobierno podría construir todo un crematorio eléctrico ecológico que podría durar para siempre, ahorrar tiempo y evitar arrojar cadáveres al río en el futuro.

Ponen su agenda por encima de la seguridad.

El gobierno de Uttar Pradesh ignoró los repetidos llamamientos para retrasar las elecciones del Panchayat debido a la pandemia y la crisis humanitaria. Sin embargo, aproximadamente 1.3 millones de candidatos, 130 millones de votantes y miles de funcionarios electorales estaban en el terreno haciendo sondeos o votando con pocos protocolos de seguridad COVID-19 implementados.

Para entonces, el virus había llegado a las aldeas, a diferencia de la primera ola en 2020. No cerraron las urnas incluso cuando el país reportó más de 200,000 casos de COVID-19 al día.

En lugar de reconocer sus errores y fracasos, nos culparon a nosotros por ser crueles e insensibles.

La gran división de castas

Hoy, me encuentro luchando por mantenerme con vida. Estoy debilitada emocional y físicamente. Sigo buscando respuestas.

Ver cadáveres flotando en el río me resulta profundamente angustioso. El hedor de la muerte llenó el aire. La vista fue inquietante.

El río es nuestro sustento. Nos proporciona agua limpia para beber, pesca sostenible, un medio para transportar cultivos a los compradores y el uso de nuestros modestos barcos para transportar pasajeros.

Ahora es un peligro para la salud.

Datos ocultos

Al ocultar los datos reales, el gobierno juega con la vida de las personas. Vivimos en un estado constante de miedo a enfermarnos. Todavía no puedo aceptar la muerte de Shambhu, y lo busco por todas partes.

Ahora me quedé sola con tres niños pequeños (dos hijas y un hijo). Mi hijo está en la escuela secundaria y me da pudor organizar una colecta para que continúe con su educación.

Tenía sueños de convertirse en ingeniero. Temo que la situación lo obligue a abandonar la escuela y a convertirse en en el principal ingreso de nuestra familia.

En mayo, el gobierno estatal lanzó un plan de asistencia social para los niños que han perdido a sus padres o al progenitor que gana dinero a causa de COVID-19.

Afirma que el estado proporcionará asistencia financiera mensual de 4.000 rupias ($ 53,89) al tutor o cuidador de un niño hasta que alcance la edad adulta. Entramos en esa categoría pero aún no lo hemos recibido, y dudo que alguna vez lo hagamos.

Los beneficios de los planes gubernamentales llegan a los ricos, no a los pobres. Nos piden que presentemos certificados de casta, de defunción, de residencia y de edad para aplicar al beneficio.

No tengo el certificado de defunción de Shambhu ya que no murió de COVID-19 en el hospital. Como resultado, recibirán apoyo financiero.

Los videos de cadáveres flotando por el Ganges siguen reproduciéndose. Cada vez que veo uno, siento que Shambhu vuelve a fallecer.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Vandita Agrawal is an experienced journalist, published in The Times of India, Times Internet, Zenger News, and Dkoding Media. She holds Bachelor of Arts (Honors) and Master of Arts degrees in Political Science, a Master of Business Administration degree, and a Post Graduate Diploma in Journalism (Gold Medalist). She is skilled in writing investigative articles, news analysis, and breaking news and has written extensively on US and international politics, current affairs, police brutality, injustice, sustainability, climate change, health, activism, inspirational stories, psychology, and animal rights.