Camila Hernández, en el paseo marítimo de Suecia.
Soy una persona que lucha siempre y no baja los brazos. Persistiendo creo que se pueden lograr muchas cosas y salir adelante.

La difícil decisión de emigrar

Un nuevo comienzo a pesar de un mundo en pandemia.

English

Protagonista
Camila Hernández sufrió un choque cultural muy grande cuando emigró a Suecia meses antes de que estallara la pandemia por el Covid-19.
Contexto
Según la ONU, más de 2.000.000 de inmigrantes viven en Suecia, lo que representa el 19,42% de la población.
La inmigración masculina es más alta que la femenina, con 1.008.536 contra 996.674 de mujeres migrantes.
Suecia ocupa el puesto número 27 en el mundo según su porcentaje de inmigración.
La gran mayoría de los inmigrantes en Suecia, un 9,07%, proviene de Siria, mientras que su vecina Finlandia representa el 7,26% e Irak, el 7,05%.
Las visas suecas de vacaciones y trabajo le permiten a todos los argentinos de entre 18 y 30 años trabajar y viajar en el país escandinavo hasta por un año.
Según la Embajada de Suecia, los acuerdos de vacaciones laborales entre Suecia y Argentina se han suspendido temporalmente.
El Ministerio de Relaciones Exteriores argentino ayuda a los compatriotas que se encuentran en Suecia con información actualizada sobre las normas y regulaciones de inmigración del país durante la pandemia.

ESTOCOLMO, Suecia—Ya hace más de dos meses que llegué a este país sólo con el boleto de ida.

En Argentina, no tenía mucho futuro.

Aquí, la mayoría de los días son grises y oscuros, llueve o nieva. Hay que aprender a adaptarse pero no es tan fácil.

Con el huracán de la incertidumbre que estamos viviendo a causa de esta pandemia, todo es mucho más difícil.

El miedo, la frustración y la incertibumbre se apoderaron de mí cuando me quedé sin trabajo. Mi idea de emigrar de Argentina a Suecia surgió porque quería encontrar un mejor futuro. Estaba cansada de trabajar, invertir mi tiempo y que eso no valiera nada.

Tenía la posibilidad de salir del país e ir a trabajar afuera y ganar un sueldo acorde a la tarea que hacía, lo cual, en Argentina, muy rara vez pasa.

No lo pensé. Buscaba generar ahorros sin tener que matarme trabajando. Vine acá porque fue el único país al que podía entrar en medio de la pandemia. Así que empecé a planear mi viaje desde cero.

Pero no fue como me lo imaginaba. Todo es más difícil.

Con la pandemia todo se complicó.

La tierra de las oportunidades

Cielos hermosos, colinas grandes, edificios robustos y gente colorida. Eso es lo que representa Suecia. Pero, para mí, también representa la oportunidad de una nueva vida.

Mi nombre es Camila Hernández y, a los 21 años, supe que necesitaba cambiar las cosas.

En Argentina, tenía dos trabajos: uno, en una heladería y el otro como cocinera de un salón de eventos que, con la pandemia, pasó a ser restaurante. Eso no lo extraño. Ya hace más de dos meses que llegué a este país sin boleto de retorno. Como dije, estaba cansada de trabajar, invertir mi tiempo y que eso no valiera nada.

Quería encontrar una mejor calidad de vida, una puerta a un mejor futuro.

Buscaba generar ahorros sin tener que matarme trabajando.

Me llevó cuatro meses planear todo para poder viajar con la visa “Working Holiday”.

En un principio me invadieron las ansias y no entraba en razón que me iba un año a Suecia. Me lo imaginaba como un país muy al norte donde, en invierno, casi no hay luz.

El Choque cultural

Lo que más extraño es la comida de mi mamá, ese olorcito sabroso que, cuando llegaba de trabajar, ya se sentía de afuera de la casa. También extraño los mates y las charlas con mis amigos.

Me hace falta la espontaneidad de organizar reuniones con amigos en los bares que frecuentábamos.

Acá eso cambió. Cuando llegué me costó un poco, sobre todo los primeros días. Con el correr del tiempo, o de los días, fui conociendo gente que me ayudó a sentirme mejor. Incluso, con ellos, empecé a crear una linda amistad.

A pesar de haber aumentado los casos de COVID en comparación con sus vecinos nórdicos, en Suecia, se vive de manera distinta.

Mi mayor temor

Al poco tiempo de llegar, conseguí un trabajo temporario pero me duró muy poco porque era una suplencia. En ese momento, ya tenía poca plata y no sabía cuando volvería a conseguir trabajo.

Estuve buscando durante mucho tiempo en varios sitios pero no conseguía nada. Además, la gran dificultad era el idioma.

Pasé un tiempo sin saber qué hacer. No quería verme en la calle o pidiendo limosna.

Cada día enviaba curriculums y me desesperaba pensando cuándo volvería a trabajar.

Es una sensación muy dura y triste. Con la pandemia, todo se complicó.

En un momento, tuve fiebre y me dio miedo.

Enseguida pensé que me podría haber contagiado de COVID y se me pasaron por la cabeza un montón de cosas feas. No quería estar enferma u hospitalizada en un lugar donde no entiendo el idioma.

Las metas, intactas

Sentí muchas veces que me tenía que volver. Que para que vine, que iba a ser yo viviendo en un país con un idioma totalmente diferente y tan frío y lejos de mi familia.

Me sentí sola, atrapada y estancada. Pero después pensé que ya había hecho ese esfuerzo de salir y que no podía dar marcha atrás.

Ahora tenía que tirar para adelante.

Justo en ese momento que conseguí trabajo y pude salir de ese pozo.

Tengo sensaciones encontradas en cuanto a este país.

Lo que más me gusta es la amabilidad y el respeto de su gente.

No hablo su idioma y tampoco inglés; y me ayudan para que intente comunicarme con ellos siempre.

Si alguien está por hacer algo similar y tiene dudas, le diría que se arriesgue. Es difícil, eso seguro, no va a ser todo color de rosas. Si le va mal por lo menos tuvo la experiencia hermosa de viajar y conocer un mundo distinto.

Hay que jugarse por lo que uno quiere y eso no tiene precio. Vale la pena intentarlo.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Journalist with more than three years in radio, graphic media, and producing independent documentaries.

Traveling is one of my passions along with the radio, writing, and reading.

I am passionate about interviewing characters of all kinds: political, social, musical, and cultural.

I am always trying to communicate looking for the other side of the news or the story, but always with the truth.