fbpx
Julieta Fernández capturó imágenes fantasmales durante su cuarentena en el mar.
Julieta Fernández capturó imágenes fantasmales durante su cuarentena en el mar.

Varada en un crucero

Había un rumor sobre una pandemia de China que asolaba Occidente, pero no teníamos mucha información.

Julieta Fernández capturó imágenes fantasmales durante su cuarentena en el mar.
Protagonista
Julieta Fernández es una fotógrafa de cruceros que estuvo varada durante 80 días.
Contexto
Al comienzo de la pandemia, decenas de cruceros que viajaban por el mundo tenían prohibido ingresar a puerto, dejando a miles de trabajadores varados hasta que los gobiernos de sus respectivos países pudieran repatriarlos.
Según el Miami Herald, cuando comenzó la pandemia había más de 100.000 tripulantes en esa situación en todo el mundo.
El Dr. David Cates del Centro Médico de la Universidad de Nebraska lo llama “una pandemia dentro de una pandemia”. Además de los aproximadamente 100 pasajeros y tripulantes que murieron por causas relacionadas con COVID, dice que ha habido al menos media docena de muertes más entre los miembros de la tripulación que quedaron atrapados en el mar. La mayoría de ellos son sospechosos de suicidio.

El 14 de marzo era el último día del crucero para los pasajeros del barco.

Para nosotros los fotógrafos, el último día del crucero es el más ajetreado ya que tenemos que vender todas las fotos tomadas durante esa semana.

Había un rumor sobre una pandemia de China que asolaba Occidente, pero no teníamos mucha información.

En un momento, nuestro gerente nos llamó uno por uno en su oficina para informarnos de la noticia.

Durante mi reunión, el gerente me dijo que los pasajeros bajarían al día siguiente, pero los nuevos no entrarían: el barco entraría en estricta cuarentena. Se me heló la sangre.

No sabía qué podía hacer el virus. Algo tan distante e insospechado me golpeaba de cerca. No supe como reaccionar.

Nadie estaba seguro de lo que iba a pasar.

Durante los meses anteriores, habíamos escuchado muchas noticias en todo el mundo de países que entraron en cuarentena, pero nunca pensamos que nos llegarían.

Esa noche, nos fuimos a dormir muy ansiosos e inseguros.

Malas noticias

Al día siguiente, tuvimos una reunión general con toda la tripulación (alrededor de 1.200 personas), donde nos informaron que el barco estaba entrando en estricta cuarentena.

No íbamos a tocar tierra. Sólo obtendríamos las provisiones necesarias para la operación esencial del crucero.

Nos dijeron que nos mudaríamos de las cabinas de la tripulación a las habitaciones donde normalmente se alojan los pasajeros. Deberíamos permanecer allí durante 14 días sin salir de esa habitación para asegurarnos de que no haya contagio entre nosotros.

Para mí, fue terrible. Se suponía que iban a ser mis últimas dos semanas en el crucero. Ya estaba lista para regresar a mi casa en Argentina después de ocho meses.

Quería ver a mis seres queridos y amigos. Necesitaba unas merecidas vacaciones.

No teníamos opción.

La mayoría de los miembros de la tripulación estabamos lejos de casa, encerrados en un barco durante una pandemia mundial y enfrentando un virus del que no teníamos demasiada información.

Una foto en blanco y negro muestra sillas vacías de un salón de baile en el barco.
Julieta Fernández capturó imágenes fantasmales durante su cuarentena en el mar.

Superar la cuarentena con la cámara

Los días de cuarentena fueron largos.

Pasé todo el día encerrada entre cuatro paredes.

Prácticamente, no tenía contacto con el mundo exterior, excepto dos veces al día cuando los trabajadores esenciales venían a traerme comida y a tomarme la temperatura.

Fue exasperante, me generó mucha angustia. Estaba al borde del pánico.

Después de horas de llanto, decidí cambiar de estrategia. Para sacarme de la desesperación, dividí mi día en diferentes actividades.

Mi cabeza estaba empezando a jugarme una mala pasada y no podía permitirme eso.

Por la mañana practicaba yoga o meditación, luego leía, miraba por la ventana, almorzaba y miraba televisión.

Al anochecer, siempre volvía a acercarme a la ventana para capturar un momento con mi cámara.

La fotografía me ayudó mucho a pasar esas dos semanas encerrada.

Probé diferentes técnicas, tomé varios autorretratos y experimenté con la luz de manera creativa.

Fue un alivio superar el momento.

El encierro me afectó psicológica y emocionalmente.

Todos los días hablaba por teléfono con mi familia y me decían que las infecciones aumentaban en nuestro país.

En Argentina, la pandemia se estaba saliendo de control y mi miedo iba en aumento.

Fue exasperante saber que mi familia estaba sufriendo mientras yo pasaba mis días encerrada en un cubículo a miles de kilómetros.

Quería estar con ellos y abrazarlos; no teníamos idea de quién podría ser el próximo en enfermarse.

Los juego de apuestas se muestra cubiertos con láminas de plástico en el barco.
Julieta Fernández capturó imágenes fantasmales durante su cuarentena en el mar.

El mundo exterior

Luego de 14 largos días de rutina, el capitán nos permitió dejar las cabinas.

El barco estaba completamente cerrado: habitaciones, cafés, restaurantes, galerías… todo cubierto con plástico para evitar el polvo.

Parecía sacado de una película de terror.

Sólo se nos permitía asistir al comedor con máscara y distancia social, para almorzar o cenar. No podíamos quedarnos hablando con nuestros compañeros ni caminar libremente por el barco.

“Al menos, esto era mejor que estar encerrado en habitaciones”, pensé.

Así pasé una semana: del comedor al dormitorio.

Un día, las autoridades nos dejaron para dar un vuelta a la cubierta, respirar aire puro y caminar un poco por la pista que usualmente se utiliza para hacer deporte.

El casino, vacío, del barco.
Julieta Fernández capturó imágenes fantasmales durante su cuarentena en el mar.

Aproveché para retratar la película fantasmal que vivía a bordo: Teatros sin gente, piscinas sin agua y gimnasios sin sesiones de rutinas, Casinos sin apostadores, máquinas de karaoke apagadas.

No escuché la típica risa borracha en los bares. La sala de juegos de los niños parecía un museo de juguetes abandonados.

El crucero perdió su alma, su esencia, su vida a bordo.

Una nacionalidad diferente estaba lista para ser repatriada de vez en cuando, y tenían que prepararse para partir.

En esos casos, tocábamos puerto en una ciudad de Estados Unidos, y los afortunados se bajaban allí mientras el resto esperaba.

El gran día

Un día todos los tripulantes argentinos fueron convocados a una reunión. Sabía que iba a conseguir mi boleto dorado.

Estaba muy emocionada cuando nos informaron que nuestro vuelo de repatriación estaba listo.

Recuerdo el encuentro de los otros argentinos; estábamos felices y sonrientes por la buena noticia, aunque la aventura aún no había terminado.

Inevitablemente, lágrimas de emoción corrieron por mi mejilla al pensar en ese tan esperado abrazo con mis seres queridos tan pronto como pise mi tierra natal.

El barco tocó tierra y éramos la única nacionalidad que descendía ese día.

Habían pasado 80 días desde la última vez que dimos un paso al frente en tierra firme.

Vuelo fallido

Todo iba bien hasta que nos subimos al avión y empezó a moverse por la pista.

Notamos que los motores se apagaron y el piloto nos dijo que una de las computadoras no estaba funcionando correctamente, que iban a intentarlo una vez más.

Después de varios intentos, nos informó que un técnico iba a revisar el problema.

Seis horas después, que el vuelo no despegaba y que buscarían otra alternativa. La angustia y la desesperación se hicieron visibles en el rostro de todos.

Parecía una broma de mal gusto. Después de 80 días en el mar, una falla en la computadora nos mantuvo, otra vez, alejados de nuestras familias.

Por suerte, nos comunicamos con un representante de la embajada argentina que trabaja para completar nuestro regreso.

La reunión

Después de unas horas de espera, las autoridades nos dijeron que volaríamos en otro avión más pequeño, con un viaje más extenso.

Finalmente, nuestro segundo intento salió a la 1 a.m., cuatro horas después. No habíamos comido y tuvimos dos paradas en Brasil para cargar combustible.

Finalmente, llegamos a Buenos Aires el mediodía del 3 de junio.

Al llegar, estaba desesperada por bajar del avión y correr a casa. Dos horas después de aterrizar, llegué a mi casa. La felicidad invadió mi cuerpo.

Pude ver a mi familia que tanto había extrañado en estos largos 10 meses fuera de casa.

Nos fundimos en un abrazo eterno lleno de lágrimas y emoción.

Fue una aventura que nunca pensé vivir y aunque no me gustaría repetirla, me sirvió de experiencia saber que soy más fuerte de lo que pensaba.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Soy Nico Glassman, un freelancer argentino de 27 años. Trabajo en cruceros por todo el mundo capturando momentos e historias con mi cámara.