fbpx

Mujeres del Mundo hacen cumbre en el Aconcagua, el pico más alto del hemisferio occidental.

Muna, una mujer de Nepal, nos trajo a cada una una bufanda con un mantra tibetano. Era tan bonito y suave que, de alguna manera, ese simple regalo nos unió más. Cuando Mona nos explicó el significado de las bufandas, se nos cayeron las lágrimas y nos dimos un emotivo abrazo. Sabíamos que cuanto más fuerte fuera nuestro vínculo, menos difícil sería nuestro viaje al Aconcagua.

  • 12 meses ago
  • marzo 8, 2023
8 min read
PROTAGONISTA
Patricia Breuer Moreno ies cofundadora de la organización Mujeres a la Cumbre, una red mundial de mujeres alpinistas. Es licenciada en Ciencias y posgraduada en Gestión Educativa por la Universidad de San Andrés, además de otros innumerables títulos. Actualmente es candidata a Master en Gestión de Turismo Sostenible por la Universidad de Cooperación Internacional de Costa Rica.
CONTEXTO
Mujeres a la Cumbre ies una red de colaboración mundial creada en 2020 que reúne a organizaciones sin ánimo de lucro como Empowering Women de Nepal, Feminist Hiking Collective, Women Who Hike-Africa, Topchu Art Group de Kirguistán, Kilimanjaro Women y Climbing Cholitas de Bolivia.
El Aconcagua es conocido internacionalmente por ser el pico más alto del hemisferio occidental, con 6.962 metros de altura. Protege el sector de la cordillera de los Andes donde se alcanza la mayor altura de América, con numerosos picos que superan los 5.000 metros. El parque también tiene valor arqueológico. El propio cerro Aconcagua era un lugar ceremonial para los incas, por lo que forma parte del sistema de caminos andinos. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

MENDOZA, Argentina – Durante años, soñé con escalar el famoso cerro Aconcagua en Argentina, pero había un detalle. Aunque no pretendía hacer historia ni batir un récord, quería crear lazos para toda la vida y vivir una experiencia inolvidable con un grupo de mujeres. Junto con mis compañeras, pusimos en marcha Mujeres a la Cumbre, una iniciativa para que las alpinistas de todo el mundo conecten y compartan su pasión por el senderismo y su sed de aventura.

A través de la red, formamos un equipo diverso de Argentina, Chile, Nepal e Italia. Juntos pudimos intercambiar historias y compartir nuestras culturas. También se unieron a nosotras un fotógrafo y un antropólogo. Comprendimos los riesgos de esta expedición. [El Cerro Aconcagua es el punto más alto del hemisferio occidental, con más de 6.000 metros de altura. Es una de las siete cumbres del mundo, la siguiente en la lista al Everest]. Con determinación, seguimos adelante.

Lee más historias de mujeres increíbles en Orato World Media.

Cuando nos vimos por primera vez, Muna nos dio a cada uno un regalo especial

El 4 de febrero, unos días antes del viaje al Aconcagua, nos encontramos en mi casa de Maipú. Al encontrarnos cara a cara por primera vez, estaba nerviosa y temblorosa, pero emocionada. No pude evitar sonreír en todo el día. Fue emocionante recibir a todos en mi casa y hablar en persona. Compartimos historias de senderismo y anticipamos, juntos, el reto que teníamos por delante.

En la reunión, Muna, una mujer de Nepal, nos trajo a cada uno una bufanda con un mantra tibetano. Era tan bonita y suave que, de alguna manera, ese simple regalo nos unió más. Al final, resultó una celebración muy emotiva. Mientras Muna nos explicaba el significado de las bufandas, las lágrimas corrían por nuestros rostros y nos dábamos un emotivo abrazo. Sabíamos que cuanto más fuerte fuera nuestro vínculo, menos difícil sería nuestro viaje al Aconcagua, y teníamos que confiar plenamente los unos en los otros.

Planeamos todo y resolvimos los posibles problemas técnicos. Por ejemplo, ¿cómo gestionaríamos las separaciones a lo largo de la caminata debido a los diferentes ritmos entre nosotras? Sabíamos que cada mujer tendría un rendimiento diferente en la montaña. Terminamos la recaudación de fondos en la que tanto habíamos trabajado e hicimos inventario de nuestros planes. Para entonces, teníamos fondos suficientes para cubrir helicópteros en caso de evacuación, seguros de viaje y mulas que nos ayudaran a llevar el equipaje durante la ascensión. No fue fácil planificarlo todo, siendo de países diferentes.

El día anterior a nuestra partida hacia Aconcagua, viajamos a un almacén para dejar los suministros que llevarían nuestras mulas. Preparamos nuestro equipo y revisamos nuestras mochilas. Por la mañana, fuimos a Penitentes, donde escucharíamos, en detalle, información crítica sobre la altitud a la que nos íbamos a enfrentar. Estuve impaciente toda la noche y no veía el momento de subir a esa montaña.

En lo alto del Aconcagua, había piedra y hielo hasta donde llegaban los ojos.

Cuando llegamos al Parque de Horcones, nos instalamos en el campamento y nos registramos con el guarda forestal. Nuestros médicos nos examinaron a cada una de nosotras. Era vital que siguiéramos cuidadosamente el proceso de aclimatación para evitar el mal de altura durante la subida. Una vez finalizados todos los preparativos, participamos en una última ceremonia muy importante.

Nos reunimos fuera y pedimos a la Pacha Mama o Madre Tierra que bendijera nuestro viaje y garantizara nuestra seguridad en la montaña. A cambio, le dimos algo: cuatro hermosas hojas de coca ovales y verdes. Junto con las demás mujeres, lentamente, mientras nos temblaban las manos, entregamos nuestros regalos a la tierra y vertimos un poco de alcohol. El momento fue muy intenso. Nos quedamos en silencio, mirándonos con lágrimas en los ojos. Por fin había llegado el momento.

El primer día de caminata nos dirigimos al mirador de Plaza Francia para observar la pared sur del Aconcagua. Todo lo que había a la vista era de piedra y hielo. Tardamos entre cuatro y cinco horas de ida y casi tres de vuelta. En la cima del mirador nos esperaban dos biólogos. Sabían que veníamos y pidieron acompañarnos en el descenso. Nos alegró mucho conocer a más gente y compartir más historias por el camino.

Al día siguiente, caminamos hasta el campamento base de Plaza de Mulas. El camino resultó largo y duro. La mochila pesaba cada vez más y nos dolía el cuerpo. Aun así, aguantamos todo lo posible y caminamos durante unas nueve horas. A medida que subíamos, nos dimos cuenta de las variaciones en nuestros ritmos, pero nos aseguramos de esperar periódicamente a todo el mundo. Cuando todos llegamos a nuestro primer punto de control, nos abrazamos y lloramos. Las emociones se desbordaron.

Una terrible tormenta de nieve y temperaturas glaciales

Aunque la primera etapa de la escalada al Aconcagua fue motivo de celebración, también generó miedo. Sentía los efectos del primer día y me preocupaba la distancia que nos quedaba por recorrer. Sabía que no me detendría, pero esperaba que mi cuerpo pudiera llegar hasta la cima. El tercer día nos enfrentamos a una intensa aclimatación. Caminamos hasta una colina para pasar por el cambio de altitud, pero volvimos a bajar para dormir. La presión resultó increíblemente intensa.

Cuando ascendimos a Nido de Cóndores, me encontré a 5.000 metros sobre el nivel del mar. El paisaje parecía hipnotizante. El color de las piedras en contraste con la nieve me dejó maravillada. No podía creer que hubiéramos llegado hasta ahí, pero una viajera tuvo que despedirse. El equipo recogió agua del río para beber, pero nuestros cuerpos seguían sin acostumbrarse. Tras enfermar del estómago, me despedí con tristeza y vi cómo el médico la acompañaba de vuelta al campamento y desaparecían de la vista.

El resto continuamos nuestro camino hacia Cólera. A medida que avanzábamos por el sendero, la nieve nos cubrió como un manto y la temperatura descendió drásticamente. Mientras los copos caían a nuestro alrededor, armamos nuestras carpas en medio de la nieve helada. Aquella noche apenas dormí y la ansiedad se apoderó de mí por la mañana. Empezamos temprano, sobre las 4.30, y me preocupaba la ascensión final al Aconcagua.

Todo tenía que salir perfecto. No había margen para el error. Cualquier pequeño error podía significar lesiones graves o la muerte. Dos de las mujeres de nuestro grupo se acercaron a nosotras. La falta de descanso, el mal de altura y las imponentes condiciones meteorológicas las hicieron reflexionar. Decidieron esperar un día antes de intentar el ascenso. El resto nos pusimos en marcha, decididos a terminar nuestra tarea, ¡y lo conseguimos! Llegamos a la cima del Aconcagua. Fue como un sueño hecho realidad.

Muchos excursionistas se centran en la historia de su ascensión a la cumbre. Para Mujeres a la Cumbre, todo giraba en torno al viaje.

Después de alcanzar nuestro increíble objetivo de llegar a la cima del Aconcagua, bajé la montaña con las demás mujeres hasta Plaza de Mulas. Ahí vi a uno de los miembros de nuestro equipo. Había ido allí para darnos una sorpresa. Cuando el grupo se reunió, la emoción se apoderó de cada una de nosotras. Lo celebramos con una fiesta increíble, compartiendo historias y experiencias personales unas con otras. Sabía que aún nos quedaban 19 kilómetros, pero necesitábamos este momento.

Nos quedamos despiertas hasta muy tarde, demasiado emocionadas para dormir. En Horcones, nos despedimos y lloramos. El viaje llegaba a un final épico y prometimos vernos pronto. Tras un largo abrazo y con la absoluta incredulidad de haberlo conseguido, vi cómo algunas de las mujeres subían a sus vehículos y embarcábamos en el transporte público rumbo a casa.

Esta experiencia me enseñó cosas increíbles. Forjé amistades para toda la vida a través de intensos desafíos y compartiendo objetivos comunes. Para cada una de nosotras, volver a casa y decir que habíamos escalado el Aconcagua era un logro muy especial. Nunca lo vi como un reto atlético o un intento de batir un récord. Para cada una de las integrantes del grupo, el viaje seguía siendo una oportunidad de aprender sobre nuestra propia tenacidad y de reconocer la belleza de la amistad y el apoyo femeninos.

Creo que la vida hay que saborearla despacio, paso a paso. Saboreamos cada momento y a los demás. La diversidad cultural del grupo aportó algo único y maravilloso. El aprendizaje compartido ofrece una riqueza que no se parece a ninguna otra cosa. Nuestra mayor motivación, desde el principio hasta el final, fue vivir una experiencia de colaboración. Me siento eternamente agradecida por haber podido compartirla con mujeres tan increíbles.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado