fbpx

El tamaño excesivo de los senos no es broma, es un grave problema de salud.

Mi médico había estado tratando de entender el por qué de mis dislocaciones de hombro recurrentes, que comenzaron cuando llegué a la pubertad.

  • 3 años ago
  • mayo 18, 2021
5 min read
Ruth Makena antes de la cirugía Ruth Makena antes de la cirugía. | Ruth Makena photo
video
ruth-makena
Protagonista
Ruth Makena es una defensora del tribunal superior de Kenia. También es la fundadora de la Fundación Gigantomastia de Kenia, que comenzó hace casi cinco años. Crea conciencia sobre la gigantomastia: una enfermedad poco común caracterizada por un crecimiento excesivo de los senos, y ayuda a las personas afectadas a acceder a una atención médica asequible.
Contexto
No existen estadísticas claras sobre el número de personas afectadas por gigantomastia en Kenia. Lo mismo se aplica en todo el mundo.
Con el tiempo debido a la concientización que se está creando, se están reportando más casos aunque sea muy pequeño.
La gigantomastia es una condición poco común caracterizada por un crecimiento excesivo de los senos. Puede ocurrir de manera espontánea, durante la pubertad o el embarazo, o mientras se toman ciertos medicamentos. [1][2]No existe una definición universalmente aceptada de gigantomastia, pero la mayoría de los artículos médicos se refieren al exceso de tejido mamario.[3]
Los síntomas de la gigantomastia pueden incluir mastalgia (dolor en los senos), ulceración / infección, problemas de postura, dolor de espalda y lesión crónica por tracción de los nervios intercostales 4º / 5º / 6º con la consiguiente pérdida de la sensibilidad del pezón.
También se asocia con una disminución del crecimiento fetal si ocurre durante el embarazo.[1]

NAIROBI, Kenia – Mi madre notó que mis recurrentes dislocaciones de hombro podrían deberse a mis enormes senos.

Ella sugirió que visitáramos a un especialista y planeáramos una cirugía de reducción de senos, pero yo me negué. Sus instintos estaban en lo cierto.

Me diagnosticaron gigantomastia hace 10 años. Finalmente, le puse un nombre a lo que me estaba afligiendo hacía mucho tiempo.

Mi médico había estado tratando de entender el por qué de mis dislocaciones de hombro recurrentes, que comenzaron cuando llegué a la pubertad.

La primera vez que pasé por el quirófano fue en el año 2002, cuando era adolescente.

En 2010, volví al hospital por otra dislocación, y ahí fue donde mi médico señaló que el peso de mis enormes senos era la causa de mi constante molestia.

La dolencia empeora

Dijo que el tamaño de mi pecho recargaba los ligamentos de mi espalda. Después de hablar con mi madre, nos refirió a un cirujano plástico para llevar adelante una reducción de senos.

El tamaño de mi copa era de 44 gg, mucho más de lo que podían soportar mi espalda y mi peso corporal en general. Puede imaginarse el miedo y la ansiedad que surgen antes de la cirugía.

Ruth Makena antes de la cirugía. | Ruth Makena photo

Yo no sentía nada de eso. Sólo quería terminar con este tema.

En febrero de 2011, me operaron en el hospital sur de Nairobi. Los médicos tardaron cerca de cuatro horas en extraer el tejido requerido.

Después de la cirujía, me levanté para ir al baño y la enfermera me preguntó por qué todavía caminaba encorvada.

Aún no me había dado cuenta que ya no tenía que cargar el mismo peso que antes.

La enfermera, más tarde, me informó que me sacaron 7,3 kilos de mi pecho.

Todo me golpeó en mi segunda estadía en el hospital. La transformación fue evidente cuando miré mi pecho.

A los 25 años, finalmente recuperé mi vida. Me dieron de alta después de cinco días para continuar mi curación en casa.

Realizaron un injerto de pezón libre para reconstruir mis senos hasta un tamaño de copa de 40 c.

El proceso de curación tomó tres semanas y media.

Creciendo

En retrospectiva, mi gran personalidad me ayudó a distraerme del dolor que me provocaba mi imagen corporal.

En el camino, me tuve que hacer más contestaria para disuadir cualquier agresión; por lo tanto, nadie fue lo suficientemente valiente como para decirme nada en la cara.

Mi pecho solía llamar mucho la atención. Cuando hablaba con la gente, su mirada se centraba en mi busto. Era muy incómodo.

El mayor obstáculo fue cuando iba a comprar sostenes. Nunca encontraba mi talla. A veces, me enojaba porque no entendía la falta de variedad en los talles.

A pesar de que amaba la moda, me reduje a una “chica de camiseta y jeans” porque la ropa que deseaba nunca me quedaba bien.

Ruth después de someterse a una cirugía correctiva. | Ruth Makena photo

Respuesta postoperatoria

Desde entonces, mi confianza se ha disparado.

A lo largo del camino, me he enfrentado a los comentarios de muchas personas que creen que me sometí a la cirugía con fines estéticos y que no era necesaria.

Para la mayoría de las pacientes, es una lucha diaria personal que prefieren mantener en silencio por vergüenza.

Este estigma es la razón por la que comencé a educar al público sobre los perjuicios de la gigantomastia.

Una vez que obtuve el conocimiento suficiente, decidí volcarlo a la sociedad. Puedo decir que decenas de mujeres, especialmente de las zonas rurales, han recibido ayuda a través de mi programa.

El tratamiento de la gigantomastia es costoso en Kenia. Personalmente, mi compañía de seguro médico se negó a cubrir el costo de la cirugía, calificándola como no necesaria.

Mis padres intervinieron. Así que puede imaginarse la cantidad de mujeres u hombres que no pueden pagar este procedimiento esencial.

Hasta ahora, laFundación Gigantomastiaha supervisado más de 180 cirugías desde su lanzamiento hace cinco años, una hazaña que me gustaría continuar.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado