fbpx
Women gathered on the streets leaving handprints on the banner "No Feminicidios" (Say no to murdering women )
Women gathered on the streets leaving handprints on the banner "No Feminicidios" (Say no to murdering women)

Mujer argentina cautiva por traficantes, explotada sexualmente durante 16 años

Llegué a un lugar llamado Sheik, una discoteca en Tierra del Fuego. Un lugar oscuro con poca luz, muchos hombres entraban al Sheik y bebían alcohol. Las mujeres se sentaron muy ordenadas y el dueño me trajo cervezas. Después de un tiempo, apenas podía moverme y sentía un dolor inmenso.

Alika Kinan
PROTAGONISTA
ALIKA KINAN es una activista por los derechos de la mujer, superviviente de la trata de personas y la explotación sexual, y defensora del abolicionismo de la prostitución.

Está al frente de la Fundación Alika Kinan y dirige un programa en la Universidad Nacional de San Martín de Buenos Aires que estudia, investiga y forma sobre la trata de seres humanos.
CONTEXTO
El tráfico de personas es una forma moderna de esclavitud que afecta a todos los países del mundo y cuyas víctimas son, en su mayoría, mujeres y niñas. Es un delito dentro de la delincuencia organizada, prohibido por una Convención internacional -el Protocolo de Palermo- y una violación de los derechos humanos.

Según la Ley 26.842 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas (que modifica la Ley 26.364) la trata de personas se define como el proceso que implica una acción (la oferta, captación, traslado y recepción de personas) con fines de explotación, tanto dentro de Argentina como hacia otros países. No es necesario que se produzca esa explotación para estar ante un caso de trata, sino que basta con que exista ese “propósito” de explotación.

Advertencia: esta historia incluye contenido gráfico y sensible sobre las experiencias del sujeto que es objeto de trata sexual.

BUENOS AIRES, Argentina – Soy mujer, sobreviviente de trata de personas, madre y pareja. Los traficantes de personas me mantuvieron cautiva durante 16 años porque era vulnerable e indigente. Mi experiencia le puede pasar a cualquiera.

Muchos factores complejos contribuyeron a mi victimización, incluida la pobreza. El entorno socioeconómico de Argentina resultó desastroso a principios de la década de 2000. Además de eso, mis padres se acababan de separar, poniéndome en una situación muy frágil.

Engañada para entrar a un prostíbulo en el sur de Argentina

A los 20 años en 1995, dejé la escuela y me encontré sin hogar. Una chica en circunstancias similares se me acercó y me dijo: “Sos tan bonita. Podrías ganar mucho dinero y salir de tu situación. Venite conmigo a la inauguración de boliche en el sur”.

Luchando con un terrible estado de desesperación, nada me interesaba en ese momento. Dije: “Si me voy, ¿qué tengo que hacer?” No pregunté nada más. La chica me dijo: “Te vas a quedar tres meses y vas a juntar toda la plata que necesitas”.

La chica mintió. En lugar de llevarme a la inauguración de un boliche, me llevaron a un prostíbulo.

A partir de ahí, cada pocos meses me pagaban y luego me enviaban a una nueva ubicación.

Primera noche de cautiverio en prostíbulo argentino

Llegué a un lugar llamado Sheik, un boliche en Tierra del Fuego. Un lugar oscuro con poca luz, muchos hombres entraban al Sheik y bebían alcohol. Las mujeres se sentaron muy ordenadas y el dueño me trajo cervezas. Rara vez había tomado alcohol antes de eso.

Después de un tiempo, apenas podía moverme y sentía un dolor inmenso por la cantidad de hombres con los que me veía obligada a estar. No me dejaban cerrar las piernas. Aprendí que este lugar está clasificado como un prostíbulo de alto nivel. Nos exigieron que ejercitáramos total discreción.

El dueño me trajo hielo de una bolsa de supermercado y me ordenó brutalmente que me quedara quieta.

Alika Kinan se cubrió los ojos con una mano, luciendo angustiada y preocupada. | Foto cortesía de Alika Kinan

Quiero aclarar que las experiencias sexuales en las que nos encontramos no deben confundirse con el deseo, y que las víctimas de trata no pueden ser privadas de su libertad en su totalidad.

Mis captores no me mantuvieron cautiva físicamente. Si lo hubieran hecho, mi caso incluiría el agravante de secuestro además de tráfico.

Fui víctima de trata porque no tenía hogar ni lugar a donde ir. Los traficantes no me dijeron nada. No teníamos vínculo, pero tenía un grupo de mujeres en el prostíbulo conmigo que compartían historias similares. Se convirtieron en mi apoyo.

Aunque la gente generalmente piensa que el tráfico debe incluir el secuestro, existe un delito más complejo que tiene poco que ver con el secuestro físico. Reclutar, transferir y brindar refugio a las chicas crea un sistema del que luchamos por escapar.

Rescatada por militares, se niega a ser víctima de trata

Los proxenetas demuestran ser muy astutos para reclutar y explotar sexualmente a las mujeres. Entienden nuestras complejidades, necesidades y deficiencias.

Por ejemplo, siento amor por aquellos que me explotaron durante muchos años. Los identifiqué como familia. Ocuparon un lugar dejado vacío por mi propia familia. El proxeneta te ve, te protege y te cuida, pero solo como una mercancía. Cuando empezás a darte cuenta de cómo los proxenetas manipulan a las mujeres, se vuelve aterrador.

En octubre de 2012, los militares entraron por la fuerza en Sheik. Creí que tenían la intención de enviarme a la cárcel. Me sentí confundida cuando separaron al responsable de las mujeres. Más tarde, descubrimos que la redada estaba dirigida al dueño del prostíbulo.

Ese día, los militares me rescataron. Conocí a un fiscal que conocía profundamente la trata de personas y los perfiles de las víctimas. Me entrevistó y me hizo muchas preguntas. Durante 16 años, nunca me detuve a pensar o analizar mi situación. Ella me hizo hacer eso.

El fiscal hizo preguntas como: “Si no es víctima y no quiere admitir que es víctima de trata, entonces dígame, ¿qué sabe de Tierra del Fuego?”. Me di cuenta que, a pesar de haber vivido muchos años en Tierra del Fuego, no sabía nada al respecto. Solo iba al supermercado y a las tiendas de ropa interior.

Mujer objeto de trata cambia su punto de vista sobre la prostitución

El fiscal me hizo otras preguntas sobre mi historia familiar. Le dije que mi madre y mi tía se dedicaban a la prostitución. Ella dijo: “Si tenés todas hijas y te prostituís, ¿qué harán tus hijas si su madre es una prostituta?” Me sentí ridiculizada y ofendida, pero me hizo ver.

Alika Kinan y sus abogados en un juicio contra el proxenetismo. | Foto cortesía de Alika Kinan

Empecé a explorar mi propio pasado y a considerar el futuro. Durante 16 años, los traficantes me tuvieron cautiva. Me explotaron sexualmente en el mismo prostíbulo del sur de Argentina y España durante ocho años como esclava sexual.

La prostitución existe en todas partes en Argentina. Algunas chicas se prostituyen solo para pagar sus estudios y para vivir, comer y dormir. Empecé a preguntarme por qué nos sentimos agradecidas de explotar nuestros cuerpos cuando no tenemos apoyo financiero ni oportunidades de empleo.

Mi respuesta se sintió radical: la prostitución no es una opción. Elige a sus víctimas.

Supongamos que organizamos varias campañas para desalentar el consumo de la prostitución en toda América Latina. Podríamos reducir el número de víctimas de la trata. Las mujeres deberían poder decidir cómo usar su propio cuerpo, pero los traficantes deciden por nosotras.

Compensación económica a víctimas de explotación sexual

Hoy, tomo acción para hacer el cambio. Durante años, he dirigido la Fundación Alika Kinan contra el proxenetismo. Ahora, soy la Directora de un programa en la Universidad Nacional de San Martín de Buenos Aires que estudia, investiga y capacita sobre trata de personas. Mis estudios y mis hijas me motivaron a salir de la explotación sexual y hacer algo.

Alika Kinan dió un discurso sobre su experiencia como víctima de trata. | Foto cortesía de Alika Kinan

Mi caso se convirtió en el primero en lograr una condena contra mi proxeneta y el Estado. Marcó la primera ocasión en que ganó una víctima. Muy pocas víctimas pueden ganar este tipo de juicios porque se encuentran solas y sus familias las culpan de su explotación. Además, al dejar el trabajo, ya no cuentan con los recursos económicos para sustentarse a sí mismos ya sus familias. Gané porque tenía un apoyo significativo.

Debemos proporcionar a las víctimas recursos económicos, apoyo emocional y protección. La trata sirve como un delito económico al mismo tiempo que daña la dignidad humana. Sin embargo, las víctimas temen presentar una denuncia porque podríamos perder la vida en el intento. Creemos que nuestros proxenetas nos matarán. Nos congelamos y no podemos avanzar.

Fui la primera víctima en reclamar económicamente por los años de explotación y tortura que sufrí. Esto es único en Argentina, América Latina e incluso en todo el mundo. A partir de ese momento, comencé a pensar en jueces que indemnizaran a las víctimas que sufrían de trata.

Mi trabajo de hoy, junto con otros, prueba un momento histórico. Estamos mapeando un sistema de reparación para la prostitución, trata de personas y explotación sexual.

En otra historia presentada por Orato World Media, una mujer venezolana escapa del tráfico sexual en las Bahamas.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Diseñador de Imagen y Sonido, Productor Integral Audiovisual y Periodístico, escritor y docente.

Empecé a trabajar cuando era muy joven; Desde 2001, fui productor de diferentes programas de televisión, documentales, radio y generando contenido creativo para diferentes organizaciones y empresas.

Gané el premio: "Frontera Nueva Sudaca" con el libro de microficción "Un Tigre con la Boca Abierta", para Editorial Eloisa Cartonera. Me apasiona contar historias y escribir.