fbpx

Una voluntaria trabaja sin descanso para reducir la lista de desaparecidos de Lahaina tras los devastadores incendios de Maui

Inspirada por los lugareños que donaban tablas de surf y ukeleles, pensé: «Al menos puedo usar mis habilidades para hacer folletos». Así que intervine. Creé carteles de personas desaparecidas en Canva y utilicé la aplicación Remini para mejorar la calidad de las fotos. El boca a boca se convirtió en nuestro principal canal de información, y los incansables esfuerzos de la comunidad pronto dieron sus frutos.

  • 8 meses ago
  • septiembre 22, 2023
7 min read
<b>Flyers Displayed in Honokawai | Photo courtesy Alicia Watanabe </b> Flyers Displayed in Honokawai | Photo courtesy Alicia Watanabe
Interview Subject
Alicia Watanabe, a committed community health worker on Maui focused on marginalized communities and an aspiring oncologist, took immediate action upon realizing the urgent needs of stranded individuals on the island’s west side. She creates and circulates missing-persons flyers, both in physical locations and through digital channels. Notably, she actively utilizes the Facebook group «Maui Fires People Finder» to extend her reach. Her comprehensive efforts make her an invaluable asset in both reuniting families and safeguarding the well-being of Maui’s most vulnerable residents.
Background Context
On August 25, Maui County reported 388 missing individuals due to recent wildfires. The crisis is complicated by a diverse population, including tourists, homeless residents in Lahaina, and isolated immigrants. A cell service disruption also impeded communication.

For updated missing persons lists and alerts, visit Maui County’s Official Missing Persons Page and Civic Alerts. Financial aid is available through Hawaii’s SNAP program and FEMA’s Hawaii Wildfires Assistance.

Applicants facing FEMA aid delays must first apply for an SBA loan to proceed with FEMA applications. Apply for SBA loans at SBA Disaster Loan Assistance and for FEMA aid at Disaster Assistance or call 1-800-621-3362.

Additional resources include the People’s Fund of Maui, offering $1,200/month for Lahaina residents (deadline Sept 22) and an online spreadsheet for localized assistance.

KIHEI, Maui – Tras los incendios de Maui, he dedicado horas de mi vida a encontrar a personas desaparecidas. Diseño folletos y los difundo por las redes sociales. Aunque prácticamente supliqué a las fuerzas del orden que me dejaran colaborar, parece que me encuentro con obstáculos en lugar de ayuda.

Cada vez que encuentro con vida a alguien de la lista de desaparecidos, la esperanza surge dentro de mí y me hace seguir adelante. Por otra parte, cuando me entero de que alguien se ha ido, es como un golpe en las entrañas, pero no hay tiempo para pensar en ello. Debo seguir adelante.

Más información sobre el incendio de Lahaina en Orato World Media

Una mañana inesperada: El catastrófico incendio de Lahaina deja a muchos familiares desaparecidos

En la mañana del 8 de agosto de 2023, oí hablar de un incendio en Lahaina, pero no hubo notificaciones posteriores. Planeaba bucear con las tortugas ese día, pero los cierres de tráfico me desviaron a otra ciudad. No tenía ni idea de que el incendio desencadenaría una serie de acontecimientos inimaginables.

Lahaina permaneció tranquila durante el resto del día. No he recibido mensajes de emergencia. De vuelta en mi casa de Kihei, supuse que todo iba bien, pero a la mañana siguiente mi teléfono se llenó de mensajes. La gente corrió a los centros de evacuación, algunos apenas escaparon a tiempo. Mi corazón latía confuso y pensé: «¿Qué está pasando?».

Conduje rápidamente al centro de evacuación más cercano. Cuando vi a mi tía y a su novio allí, me invadió el alivio, pero ese sentimiento cambió en cuanto pensé en otras personas que seguían en peligro. Afortunadamente, encontré a mi tío en el mismo centro. La conmoción y el cansancio se dibujan en su rostro. Más tarde me contó que luchó por su vida en el puerto de embarcaciones y permaneció en el agua casi diez horas.

La charla llenó el centro de evacuación mientras la gente intercambiaba historias. «¿Dónde estabas?», se preguntaban unos a otros. «¿Viste a la policía?» Todas las personas que vi aquel día buscaban consuelo en amigos y familiares, pero seis días después, las autoridades las sacaron del centro y las dispersaron por toda la isla.

Este movimiento me desconcertó. La gente estaba conmocionada y buscaba orientación. Ahora se enfrentaban a un laberinto de trámites burocráticos, sin teléfonos ni artículos de primera necesidad. Me concentré con gran precisión. Necesitaba ayudar a la gente a desenvolverse en el confuso mundo de las prestaciones del SNAP, la asistencia de la FEMA y mucho más.

Una carrera contrarreloj para identificar a los desaparecidos: la comunidad toma las riendas en medio de la frustración con el gobierno

El 10 de agosto de 2023, mi amigo Randy y yo hicimos cola, desesperados por entrar en Lahaina. Armados con una lista de personas desaparecidas y sin techo, nos sumergimos en el caos. Dada mi experiencia con personas sin techo, estaba en una posición única para tratar de identificarlas. Una pesada mezcla de miedo y esperanza llenaba el aire mientras navegábamos por el desorden, buscando a los desaparecidos como en una carrera contrarreloj. Rescatamos con éxito a un amigo discapacitado varado en Lahaina y repartimos gasolina a otros que seguían allí atrapados. Los desconcertantes métodos de las autoridades complicaron nuestra entrada, pero a pesar de los obstáculos, Randy y yo seguimos adelante.

Durante toda la agitación, actualicé continuamente la lista de personas desaparecidas y desamparadas, informando a los coordinadores de cualquier cambio. Incluso utilizamos apodos para ayudar a identificarlos. Al principio, nuestra hoja de cálculo de Google tenía tres columnas: nombre, desaparecido y fallecido. Sin embargo, cuando el FBI tomó el control, alguien borró dos columnas de nuestra hoja de cálculo, dejando sólo nombres. Este acto alimentó mi frustración.

Eran algo más que nombres: eran personas a las que buscaba con urgencia. Con las emociones a flor de piel, no hubo lugar para el duelo ni para las conmemoraciones. Demasiadas personas seguían desaparecidas. Mi familia también se enfrentó a retos desconcertantes. Los familiares desaparecieron de las listas públicas sin explicación alguna. Las notificaciones oficiales del condado se convirtieron en nuestra única forma de confirmar la situación de alguien y, a menudo, estas notificaciones nunca llegaban. La esperanza se convirtió en nuestro único refugio.

Inspirada por los lugareños que donaban tablas de surf y ukeleles, pensé: «Al menos puedo usar mis habilidades para hacer folletos». Así que intervine. Creé carteles de personas desaparecidas en Canva y utilicé la aplicación Remini para mejorar la calidad de las fotos. El boca a boca se convirtió en nuestro principal canal de información, y los incansables esfuerzos de la comunidad pronto dieron sus frutos. Empezamos a localizar a personas desorientadas y desplazadas en la parte sur de la isla. Si la policía y el FBI hubieran colaborado más eficazmente, podríamos haber ayudado antes a más gente.

En una misión para reunir a las familias, reconozco un rostro en las innumerables fotos

Con el paso del tiempo, la falta de comunicación se convirtió en un patrón claro. Un día, me puse en contacto con el FBI para preguntarles por qué habían eliminado de su lista a uno de mis pacientes sin hogar, sólo para que ellos y la policía local hicieran ping-pong. Como muchos otros, empecé a perder la fe en un gobierno que parecía más un obstáculo que un aliado, lo que agravó mi sensación general de frustración y desconfianza.

En mi auto, observé a la multitud. Mi adrenalina se disparó cuando reconocí una cara en las innumerables fotos que había estudiado. Cada vez que me acercaba a alguien de la lista y le ofrecía ayuda, su lenguaje corporal cambiaba y veía cómo pasaban de sentirse desesperados a tener esperanza. El acto de reunirlos con sus familias me llenaba de propósito mientras los guiaba a través de procedimientos esenciales.

Nuestra búsqueda de un hombre llamado Mike perdura vívidamente en mi mente, y probablemente siempre lo hará. Un joven local se presentó, afirmando haberlo visto. Mi corazón se aceleró mientras estudiaba la foto que me había proporcionado. Envié la foto a la familia de Mike y sentí un gran alivio cuando oí a su madre romper a llorar. Era él. Su familia se sintió abrumada por la gratitud.

Visito Kaanapali tres veces por semana para difundir información crucial, incluso ahora. Trabajo duro para resolver los asuntos pendientes y poner al día a la gente sobre dónde encontrar ayuda. La disminución de la lista de personas desaparecidas hace que mi misión sea más manejable, pero la necesidad apremiante sigue siendo constante. Incluso ahora, semanas después, la gente sigue necesitando tanta ayuda. No puedo permitirme parar. El trabajo debe continuar.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

TAGS

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado