fbpx

Habla la viuda del periodista saudí asesinado y columnista del Washington Post Jamal Khashoggi

En junio de 2020, dejé atrás mi vida y mi trabajo para buscar asilo en los Estados Unidos. Ya no me sentía segura en el Medio Oriente. La medida marcó un punto de inflexión. Recibir el estatus de asilo marcó el comienzo de un nuevo capítulo para mí. Sin embargo, mi corazón y mi alma anhelan a mi marido.

  • 3 meses ago
  • enero 18, 2024
10 min read
Hanan Elatr, the widow of the late Saudi journalist Jamal Khashoggi
Journalist’s Notes
protagonista
Hanan Elatr, viuda del fallecido periodista saudí y columnista del Washington Post Jamal Khashoggi, nació en Egipto y creció en los Emiratos Árabes Unidos. A principios de la década de 1990, recibió formación en periodismo en el periódico emiratí Al-Bayan, pero decidió no seguir una carrera en ese campo. En cambio, se convirtió en asistente de vuelo de Emirates Airline. En 2018 se casó con Jamal Khashoggi y en 2020 se mudó de los Emiratos Árabes Unidos a Estados Unidos. En noviembre pasado se le concedió asilo político en Estados Unidos. En la entrevista de Hanan con Mahasen Hawary, periodista de Orato World Media, Hanan observó que la “relación de Jamal con Qatar parecía abarcar equilibrio y respeto mutuo. Negó con vehemencia las acusaciones de que recibió financiación qatarí o apoyo financiero de cualquier partido. De hecho, a menudo expresó preocupaciones sobre su propio futuro y su estabilidad financiera, lo que creo que sólo lo hizo más independiente. Recuerdo cuando rechazó oportunidades de aparecer en la televisión Qatai para discutir la crisis del Golfo porque estaba muy convencido de mantener la imparcialidad”. Hanan dice que permaneció en silencio en el período inmediatamente posterior a la muerte de Khashoggi para proteger a su familia, pero que con estatus de asilo en Estados Unidos, estaba lista para compartir su historia en esta exclusiva de Orato.
CONTEXTO
De acuerdo con un artículo en NPR, a finales de febrero de 2021, la inteligencia estadounidense reveló que “el príncipe heredero de Arabia Saudita aprobó la operación que condujo a la brutal muerte en 2018 del periodista Jamal Khashoggi…” El artículo continuaba diciendo que “Khashoggi, 59 , era un ciudadano saudita que vivía en el norte de Virginia y escribía columnas para The Washington Post que a menudo criticaban a la monarquía saudí. Fue asesinado durante una visita al consulado saudí en Estambul el 2 de octubre de 2018. Su cuerpo fue desmembrado y sus restos nunca han sido encontrados”. Los tribunales sauditas condenaron a muerte a cinco hombres por el asesinato, pero luego redujeron las sentencias a 20 años. Otros tres hombres recibieron sentencias menores.

VIRGINIA, Estados Unidos ꟷ Como asistente de vuelo de Emirates Airlines, nuestra tripulación había regresado a Dubai desde Praga cuando recibí la devastadora noticia de que mi esposo Jamal Khashoggi había desaparecido en el consulado saudita en Estambul.

Sentí como si el suelo temblara bajo mis pies mientras contemplaba una realidad inimaginable: enfrentar el duro mundo sola, sin mi esposo. Mi miedo se intensificó cuando circuló una avalancha de información engañosa sobre el destino de mi marido. A pesar de un eventual anuncio de su muerte, mantenía la esperanza de su regreso.

Perdiendo al amor de mi vida, Jama Khashoggi

El 2 de octubre, 2018 mi difunto esposo, un conocido periodista saudita, columnista del Washington Post y editor en jefe del canal de noticias Al-Arab, fue trágicamente asesinado por agentes del gobierno saudita en el consulado en Estanbul.

Cuando Jamal y yo nos casamos, sentí como si el barco de mi corazón estuviera anclado en una fortaleza de amor. Sin embargo, las tormentas políticas asolaron el puerto. Mi corazón se hizo añicos cuando mataron a Jamal y me hundí en un abismo oscuro. Una parte de mí murió el día que falleció Jamal Khashoggi. Con el tiempo, Estados Unidos me concedió asilo político.

Mi abogada Randa Fahmy y yo solicitamos ahora una indemnización por la muerte de mi marido. Estamos trabajando diligentemente para obtener los dispositivos electrónicos de Jamal del gobierno turco. No sé lo que me depara el futuro, pero mi perspectiva optimista se desvaneció. Ya no soy la mujer que una vez fui.

Nacida en Egipto y criada en los Emiratos Árabes Unidos, el amor de mi padre por la lectura influyó mucho en mi vida. Con una hermosa biblioteca en nuestra casa, desarrollé un gran interés por la literatura y, a principios de la década de 1990, recibí formación en el periódico emiratí Al-Bayan. Si bien no seguí una carrera en periodismo y, en cambio, me convertí en asistente de vuelo de la aerolínea Emirates, mantuve una fuerte conexión con la industria de los medios.

Mi formación inicial en Al-Bayan puso mi nombre en las bases de datos de varias instituciones culturales y a menudo recibía invitaciones para participar en eventos. Como resultado, establecí relaciones con periodistas de diversos orígenes. En ese momento, profundicé en los cautivadores escritos de Jamal y me consideré un miembro devoto de su audiencia cada vez mayor.

Un oscuro punto de inflexión: la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos

En 2009, un destacado periodista y amigo en común me presentó a Jamal Nuestra conversación naturalmente giró hacia la política. Mientras conversábamos, intercambiamos opiniones sobre la situación en el mundo árabe y las políticas estadounidenses en la región. Mencioné la obra Mama America de Mahamed Sobhi y le ofrecí una grabación como regalo.

Intercambiamos números de teléfono y comenzamos a comunicarnos regularmente. Aunque nunca hablamos de su vida personal, se formó una fuerte conexión y una estrecha amistad. Compartimos creencias similares y se formó un sentido de armonía entre nosotros. Con el tiempo, me enteré de sus dos matrimonios anteriores, los cuales terminaron en divorcio.

A menudo veía a Jamal durante sus visitas a los Emiratos Árabes Unidos para ver a su ex esposa e hijos, y en diversas reuniones y eventos. Finalmente se enamoró de mi firme optimismo y mi visión de la vida.

En 2016, la vida de Jamal dio un giro dramático. Todo comenzó durante una conferencia en la que expresó valientemente sus preocupaciones sobre la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Le preocupaba que esta victoria de una figura de extrema derecha tuviera consecuencias de gran alcance. Su relación, alguna vez estable con destacados líderes sauditas, giró rápidamente y pronto lo pusieron bajo arresto domiciliario. Durante ese tiempo estuve a su lado, manteniendo contacto constante con él.

Durante el turbulento período de la crisis del Golfo de 2017, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin impusieron un bloqueo a Qatar. Las autoridades saudíes levantaron las restricciones impuestas a Jamal para animarle a participar en propaganda contra Qatar. Sin embargo, Jamal no cumplió y se mudó a los Estados Unidos, prometiendo a su entonces esposa que mantendría un perfil bajo. A pesar de esta promesa, rápidamente volvió a sumergirse en los medios para condenar el bloqueo y finalmente pasó por otro divorcio.

Detenida e interrogada por la inteligencia emiratí

Deprimido y solo, los sentimientos de Jamal hacia mí florecieron y recibí una invitación para visitarlo en los Estados Unidos. En marzo de 2018 pospuso la celebración de su cumpleaños para la semana de mi llegada. Durante esa maravillosa visita, celebramos juntos y él compartió sus sentimientos conmigo. Regresé la primera semana de abril y justo en el aeropuerto me regaló un anillo de compromiso y un ramo de flores.

La felicidad me invadió cuando acepté casarme con él. Sin embargo, a Jamal le preocupaba que mis sentimientos pudieran cambiar. “Tienes una vida muy pacífica”, me dijo. «Eso podría cambiar gracias a mí». Le aseguré: “Eres un hombre pacífico y una persona amable. Amas a tu país. Tu deseo de regresar es lo que realmente importa”.

Después del compromiso de la primera semana de abril de 2018, a mi regreso de un viaje a Canadá, me esperaban miembros de la inteligencia emiratí. Me interrogaron durante 17 horas y me pusieron bajo arresto domiciliario del 21 de abril al 5 de mayo. A mi familia le prohibieron viajar y pusieron a todos nuestros nombres en la lista negra, sin salario ni pasaporte.

Cuando se levantó el arresto domiciliario, hice mi primer viaje a Chicago el 5 de mayo de 2018. Mientras tanto, Jamal permaneció en Estambul. Me pidió que no regresara a Dubai y que buscara asilo en Estados Unidos. Se ofreció a enviar a un amigo para que me acompañara a su casa en Virginia hasta su regreso de Estambul, y luego nos casaríamos.

Sin embargo, me negué por varias razones. Sentí una responsabilidad hacia mi familia y no estaba dispuesta a abandonar el Golfo de esta manera. Significaba que no podría regresar en el futuro si Jamal se reconciliaba con la administración saudí. Tampoco quería agobiarlo económicamente.

Mi dote matrimonial: un rial saudí

El mes siguiente, el 2 de junio de 2018, Jamal Khashoggi y yo celebramos nuestro matrimonio en la Open University de Virginia, con el Imam Anwar Hajjaj oficiando. Nuestros dos testigos organizaron todo el evento y Jamal me entregó la dote. Simplemente pedí un rial saudí [el equivalente a 27 centavos de dólar estadounidense].

Al entrar en el vínculo sagrado del matrimonio, pronto descubrí que mientras Jamal residía físicamente en Estados Unidos, su corazón y alma permanecían arraigados en el encanto de Arabia Saudita. Decidido a aliviar su anhelo, me embarqué en un viaje culinario y dominé el arte de la cocina oriental.

Cada plato, meticulosamente preparado, no sólo lo nutría físicamente, sino que también le encendía la calidez y el consuelo que anhelaba. Con cada comida cuidadosamente elaborada en su tierra natal, busqué crear un oasis donde él encontrara consuelo entre los desafíos de su vida.

Para proteger a mi familia en los Emiratos Árabes Unidos, decidí cuidadosamente no anunciar públicamente nuestro matrimonio, con el objetivo de lograr un ambiente seguro y pacífico para todos. Quería proteger sus vidas de dificultades innecesarias. Sin embargo, cualesquiera que fueran mis intenciones, las predicciones de Jamal se hicieron realidad. Nuestro amor y matrimonio llevaron a la eventual destrucción de mi vida y obstaculizaron la vida de mi familia.

A pesar de nunca decir una mala palabra sobre los Emiratos y de seguir trabajando para las aerolíneas, en casa me enfrenté a constantes persecuciones e investigaciones. A pesar de las escaladas, Jamal no buscó asilo político en Estados Unidos, pues no estaba dispuesto a ser retratado como una figura de la oposición. En cambio, compró una propiedad en Turquía para disfrutar de la libertad de movimiento que obtuvo con un pasaporte turco.

La última vez que Jamal y yo entramos a nuestra casa

En septiembre de 2018, me reuní con Jamal en Nueva York durante unos días antes de que partiera hacia Estambul. Esperábamos reunirnos la primera semana de octubre, y si no, nos reuniríamos en casa el 20 de octubre. Ese reencuentro nunca tuvo lugar. Septiembre marcó la última vez que entramos juntos a nuestra casa en Washington; la última vez que lo vi con vida.

Después de mi vuelo a Dubai y una breve siesta, me desperté con la noticia de la desaparición de Jamal Khashoggi. Su itinerario de viaje incluyó Estambul, Berlín, Londres y América. Nunca lo logró. Me quedé incrédula. Abrumada, apenas podía mantenerme en pie. Un profundo vacío me invadió.

Hasta el día de hoy, lloro sin descanso hasta que me duelen los músculos de la cara, constantemente presa de una profunda tristeza. Una avalancha de ruido estalló en los medios cuando Jamal desapareció, pero me negué a unirme a cualquier campaña que pudiera explotarlo para obtener ganancias. Me quedé sin información suficiente sobre su desaparición y muerte.

En junio de 2020, dejé atrás mi vida y mi trabajo para buscar asilo en los Estados Unidos. Ya no me sentía segura en el Medio Oriente. La medida marcó un punto de inflexión. Recibir el estatus de asilo marcó el comienzo de un nuevo capítulo para mí. Sin embargo, mi corazón y mi alma anhelan a mi marido.

Alguna vez soñé con una larga vida con Jamal. Todos los problemas terminarían y viviríamos en paz como familia. Soñé con conversaciones con mi marido a mi lado. La sensación de seguridad y calidez que esos sentimientos me dieron no puede ser reemplazada.

La palabra Jamal en árabe significa belleza. Lo reflejó de muchas maneras. Jamal creía en la democracia, los derechos humanos y los derechos de las mujeres. Se negó a seguir ciegamente la oposición extrema contra el reino y mantuvo una postura moderada. Mientras afronto las consecuencias de mi hermosa vida con Jamal, no me arrepiento de nada.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado