fbpx

Mujer somalí salvada de un secuestro en la capital de Kenia

Mujer somalí rescatada de un secuestro en Nairobi tras cinco días de tortura.

  • 3 años ago
  • agosto 16, 2021
10 min read
Hafsa Lukman, la empresaria somalí que fue secuestrada. | Policía de nairobi Hafsa Lukman, la empresaria somalí que fue secuestrada. | Policía de nairobi
video
Protagonista
Hafsa Mohammed Lukman es una mujer de negocios de 23 años que fue secuestrada en la capital de Kenia y retenida para pedir rescate durante cinco días.

La golpearon, le robaron los ahorros de su vida y la almacenaron en un tanque de agua donde tenía acceso a poca comida y agua. Fue rescatada por la policía y los investigadores después de que su familia se negara a pagar el rescate.

La emprendedora exitosa, dirige una tienda de ropa en el Centro Comercial Kamukunji.
Contexto
Según la Dirección de Investigaciones Criminales (DCI), casi una de cada 3.000 personas en Kenia es secuestrada. Los casos son más pronunciados en las dos principales ciudades de Kenia, Nairobi (capital de Kenia) y la ciudad portuaria de Mombasa. La mitad de los secuestrados nunca se encuentran. Muchos de los que se recuperan, se encuentran muertos o abandonados en los condados vecinos o en los bosques.

En los últimos cinco años, los principales secuestradores han sido miembros del grupo terrorista vinculado al ISIS Al-Shabaab que tiene una base en Somalia. La mayoría de las personas secuestradas por Al-Shabaab se han visto obligadas a unirse a su grupo de milicias que aterroriza el norte de Kenia. El grupo militante a menudo se dirige a profesionales y extranjeros. En 2018 y 2019, por ejemplo, los trabajadores humanitarios extranjeros fueron secuestrados por el grupo terrorista. Silvia Romano, de 25 años, trabajadora humanitaria italiana, fue secuestrada en 2018. En 2019, dos médicos cubanos que trabajaban en Kenia fueron secuestrados. Los tres fueron encontrados vivos

A nivel local, la DNI dice que grupos e individuos sin una red sólida llevan a cabo secuestros en todo el país, a menudo dirigidos a niños para venderlos en el comercio ilícito a mujeres que no pueden tener hijos. Otros son secuestrados para pedir rescate.

El rescate varía según el caso. Algunos cobran desde 10.000 Chelines ($ 91 USD) hasta más de 10 millones de Chelines ($ 91.000 USD). Los secuestradores piden a los familiares que coloquen el dinero en algún lugar y cuando lo recogen, liberan a la víctima. Tres de cada diez operaciones no se materializan, ya que los agentes de policía colocan una trampa y arrestan a los secuestradores.

Los secuestradores que piden un rescate generalmente conocen a la víctima y / o miembros de la familia. Se sospecha que los que desaparecen por completo, de los que nunca más se sabe de ellos, son secuestrados por extraños.

Fuente: Servicio Nacional de Policía y Director de Investigación Criminal-DCI

NAIROBI, Kenia – Conocí a Hafsa Abdulwahab, una vecina musulmana de mi barrio de Nairobi.

Hafsa se me acercó un día con una propuesta: invertir en una tienda de sandías.

Ella sugirió que ubicáramos la tienda en Kayole, uno de los vecindarios más poblados de Nairobi. Hafsa se haría cargo de las operaciones y yo administraría el efectivo.

Poco sabía yo, en junio de 2021, que mi socia comercial me tomaría como rehén durante cinco días, me golpearía y me robaría.

Cuando Hafsa me pidió que invirtiera en un negocio de sandías, tenía plena confianza en ella pero, luego, me secuestró y torturó.

Estafada en Kenia

Decidí invertir en el negocio de la sandía. Le di dinero inicial a Hafsa para comenzar: 700.000 chelines ($ 6.400 USD).

Cuando le preguntaba a Hafsa sobre el estado del negocio, ella decía: “Está mejorando lentamente”.

Ella culpó del retraso a los cambios en el modelo comercial. En lugar de comprar melones a los agricultores, dijo que quería cultivar los suyos.

Después de casi un año, no vi ningún retorno y le pedí a Hafsa que me devolviera el dinero. Comenzó a responderme con evasivas.

Ella insistió en que las sandías necesitaban tiempo para madurar. Toda mi confianza en ella se había ido. Subí la presión y un día, ella me llamó para decirme que tenía un plan sobre cómo saldar nuestra deuda.

Insistió en que nos reuniéramos en persona para acordar los términos. Acepté.

El domingo 13 de junio de 2021, Hafsa me llamó y me dijo que tenía el dinero, que lo posara a buscar por su casa.

Ella indicó que el dinero estaba en Kayole ,el mismo vecindario donde estaba ubicada la tienda de sandías, que me recogiera en mi tienda en Kamukunji y me llevara allí.

Le pregunté por qué no podía simplemente traerme el dinero y Hafsa dijo: “Temo caminar con una cantidad tan grande en esta ciudad peligrosa”. Yo le creí.

Salimos de mi tienda a las 4:44 p.m. el martes 15 de junio y me dirigí a Kayole.

Después de 35 minutos en el tráfico de Nairobi, llegamos a una casa en Kayole. Ella dijo que teníamos que esperar, pronto llegaría alguien con el dinero en efectivo.

Golpeada, atada y secuestrada 

Hafsa parecía incapaz de concentrarse, estaba ocupada en el teléfono, enviando mensajes de texto. Aproximadamente, a las 6:00 p.m. esa noche, la invité a que se uniera a mí para Maghrib, nuestras oraciones vespertinas. No fue inusual. Habíamos orado juntas antes en nuestro vecindario.

Esta vez, ella estaba indecisa. A los diez minutos, dos caballeros llamaron a la puerta y ella los hizo pasar.

Continuaba con mis oraciones cuando, de repente, los dos hombres me detuvieron y me metieron papeles y aserrín en la boca.

Traté de liberarme, pero resultó imposible. Los hombres me pisotearon hasta el suelo y me ataron un trozo de tela sobre los ojos. También, las manos y las piernas. Perdí el conocimiento y cuando desperté, estaba en otra casa.

Más tarde, me enteré de que la casa donde me recluían estaba en los suburbios de Matopeni de Kayole. Esa noche no comí nada. Se llevaron mi identificación, teléfono y tarjeta de cajero automático. No pude comunicarme con nadie. Mi hijab y mi ropa estaban manchados de sangre.

Al día siguiente, me desataron y me obligaron a enviar un mensaje de texto a mi familia y decirles que estaba secuestrada y que pagara 5.000.000 de chelines (46.000 dólares).

Estaba renuente, pero era lo único que me liberaría, así que envié el mensaje de texto a mi hermano Zachary Lukman y a mi cuñado Omar Ibrahim.

Inmediatamente informaron del asunto al Director de Investigación Criminal (DCI). Mi familia nunca cedió a las demandas de mis captores.

Las demandas de los captores conducen a la denuncia de una persona desaparecida

Después de negar las demandas de los secuestradores, mi familia lanzó una alerta de persona desaparecida. Los secuestradores vinieron al día siguiente y volvieron a taparme los ojos con un trozo de tela. Empezaron a golpearme y me hicieron grabar un mensaje para mi familia.

Estaba hablando en somalí cuando me interrumpieron y dijeron: “Habla en kiswahi”. Debí decir que estaba secuestrada y que estaban exigiendo dinero. “Por favor envíalo”, me dijeron.

No me di cuenta de que estaban grabando un video hasta que lo vi después de mi rescate. Después de ser torturada, me dieron agua, jugo y arroz. Tenía hambre y comí todo lo que pude poner en mi boca.

Me ataron de nuevo las manos y me metieron en un tanque de agua de 200 litros en la habitación más sucia. Fue doloroso. No podía girar y no podía gritar. No tenía idea de dónde estaba. Tuve que ir al baño solo dentro del tanque.

El jueves volvieron con agua y arroz y llamaron a mis hermanos. Les escuché decir: “No somos asesinos. Las instrucciones que te dimos son claras. Sólo sigue las instrucciones. Si le pasa algo, ¡eres tú quien lo habrás hecho!”.

Amenazaron a mi hermano y exigieron saber por qué compartió el clip de 35 segundos que grabaron el día anterior.

Mis hermanos estaban trabajando con la policía para rastrear la señal del teléfono que usaban los secuestradores. También bloquearon mi tarjeta de cajero automático para evitar más transacciones, pero poco sabían, los delincuentes ya habían retirado 650.000 chelines ($ 6.000 USD) de mi cuenta en varios cajeros automáticos y tiendas.

La policía inicia un plan de rescate

Los investigadores le ordenaron a mi familia que enviara un mensaje de texto a los secuestradores para que pudieran atraerlos y capturarlos. Cuando bloquearon el cajero automático, amenazaron con matarme. El tiempo era esencial.

Mientras rastreaba la señal, la policía identificó tres ubicaciones dentro de la ciudad de Nairobi desde donde operaba la pandilla, y dos de esas ubicaciones estaban en Kayole.

Mis fotos circularon en las redes sociales y en los sitios de la policía. Antes de mi caso, se daban a conocer muchos otros.

Algunos escaparon sanos y salvos, otros fueron encontrados muertos. Mi mayor temor era morir a manos de mis secuestradores. Me preguntaba si alguna vez escaparía de este infierno.

La casa donde estaba detenida estaba al lado de un patio de recreo. El viernes, justo antes de que mis captores se registraran para traerme arroz, grité. Me habían atado pero se olvidaron de taparme la cara y la boca como lo hicieron los primeros días.

“¡Maji! ¡Maji! Nakufa, ”grité, queriendo decir“ ¡Agua! ¡Agua! ¡Me estoy muriendo!”. Llamé la atención de algunos niños cercanos. Pronto, pude escuchar murmullos fuera de la habitación.

Hambre o bala

Supuse que eran las personas reunidas en las cercanías las que escuchaban mis gritos. Tenía que ser táctica porque no tenía idea de quién estaba afuera. Mis secuestradores podrían estar ahí fuera, así que seguí gimiendo para que mi voz pudiera ser escuchada.

Alrededor de las 7:00 p.m., se abrió la puerta y entró un hombre que no había visto hasta el momento. Simplemente me tendió una botella de jugo que bebí rápidamente.

El hombre dijo enojado: “¡Esto es como una película para mí! Durante los últimos 23 años que he estado en la tierra, ¡nunca había visto algo así! Tu familia no coopera y quiere que te mate. No somos asesinos. Deben comportarse y seguir las instrucciones”. Se fue abruptamente.

El quinto día de mi secuestro fue el peor. Mis secuestradores no aparecieron. No comí nada y, a pesar de la pequeña cantidad de comida y bebida que me dieron, la necesitaba para seguir con vida. Prefería morir de una bala que de hambre y estrés.

Me habían debilitado. Mis manos y piernas estaban atadas. Pasé todo el día orando para que Alá me salvara.

Rescatada por la policía, los secuestradores arrestados

El día de mi rescate, el domingo 20 de junio de 2021, a las 7:00 a.m., escuché que alguien derribaba la puerta. Dije mi última oración, estaba lista para la muerte. Sospeché que la pandilla había venido a ejecutarme.

Para mi sorpresa, vi uniformes azules cuando se abrió la puerta. Eran policías.

La policía tomó fotografías de la escena y me desataron. Estaba demasiado débil para moverme. Mi ropa estaba sucia y ensangrentada, y tenía mucha sed. Pedí agua de inmediato.

La policía me llevó a la comisaría de policía de Kayole para grabar una declaración, después de lo cual me llevaron al hospital Mama Lucy para recibir tratamiento. Mis manos y muñecas estaban magulladas. Tengo cicatrices por todo el cuerpo y la cara.

Poco después, la policía arrestó a Jackson Njogu, de 24 años, y a su novia, mi ex socia comercial, Hafsa Abdulwahab, que tiene 21 años. La noticia del arresto no sólo fue positiva para mi familia, sino también para los millones de kenianos. que se han visto afectados de una forma u otra por los desenfrenados secuestros en nuestro país.

Descubrimos que después de desviar mi dinero, los perpetradores compraron un bar en el área de Kinangop del condado de Nyandarua, pensando que escaparían del largo brazo de la ley.

Tres días después de mi rescate, oficiales de la Oficina de Investigación e Inteligencia del Crimen, con la ayuda de una unidad especial de la policía, encontraron a los dos tortolitos en su escondite en la habitación número ocho, en el famoso Crystal View Hotel.

El valor de la familia y de seguir adelante

Por el momento, los dos secuestradores se encuentran bajo custodia policial y las investigaciones están en curso. La policía busca desenmascarar a toda la pandilla. También hay un caso en los tribunales, y es prudente por mi parte no comentar sobre el asunto.

Todo lo que quiero es que se haga justicia. Quiero mirar estas cicatrices en mis manos y sonreír porque he recuperado el trabajo de mi vida.

Tengo confianza en nuestra policía y en los investigadores, así como en nuestros tribunales. La justicia prevalecerá.

A los 23 años, sé que si tengo algo sólido en esta tierra es mi familia. Se pararon a mi lado y siempre estarán conmigo.

Mi familia no pudo dormir durante mi secuestro. Liderados por mi hermano Zachary, me buscaron en cada esquina, hicieron llamadas a las estaciones de policía y se comunicaron con todos los medios de comunicación, a nivel local e internacional, sólo para que volviera a casa.

Ellos son los que trabajaron con la policía y los investigadores para encontrar dónde estaba. No sé si estaría aquí hoy si no fuera por mi familia.

El incidente les provocó inconmensurables niveles de estrés e incomodidad. Creo que algunos de ellos tardarán mucho en recuperarse de esto.

Estoy feliz de que sus esfuerzos hayan dado sus frutos y me hayan liberado. Muchos en Kenia no son tan afortunados.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado