fbpx

Joven fiscal que lucha contra la corrupción gubernamental en Guatemala se ve obligado a huir y se le concede asilo en Estados Unidos

Como persistían los esfuerzos por difamarme, planeé mi fuga, temiendo por mi vida. Salí solo con mi teléfono móvil y una mochila que contenía una muda de ropa extra. Sin dinero en efectivo y con una cuenta bancaria bloqueada, me sentí profundamente impotente.

  • 7 meses ago
  • noviembre 19, 2023
8 min read
Protestor displaying a flyer with an image of former public prosecutor Juan Sandoval | Photo courtesy of Juan Francisco Sandoval Alfaro Protestor displaying a flyer with an image of former public prosecutor Juan Sandoval | Photo courtesy of Juan Francisco Sandoval Alfaro
Journalist’s notes
interview subject
Juan Francisco Sandoval Alfaro is a distinguished former prosecutor from the Public Prosecutor’s Office of Guatemala. Appointed as the head of the Special Prosecutor’s Office against Impunity (FECI) in 2015 by Thelma Aldana, he served in this capacity until 2021, when his tenure was concluded by Consuelo Porras. Sandoval Alfaro holds a Law and Social Sciences degree from the University of San Carlos de Guatemala, where he also completed his Master’s in Criminal Law at the School of Postgraduate Studies. Currently, he resides in exile in Washington, D.C. for his actions against government corruption in Guatemala.
background information
The crisis in Guatemala, which escalated after the 2019 non-renewal of the International Commission Against Impunity in Guatemala (CICIG), a United Nations mission, has been marked by the criminalization of Thelma Aldana and the expulsion of Iván Velásquez, the head of the UN mission. The subsequent actions under Attorney General Consuelo Porras against the Special Prosecutor’s Office Against Impunity (FECI) have led to the departure of over 40 prominent figures in the anti-corruption movement, sparking widespread protests.

In 2023, as Guatemala faces a pivotal presidential election, the political situation remains volatile. The Public Prosecutor’s Office’s decision to suspend a party in the election’s final round has raised both domestic and international concerns, with Bernardo Arévalo of the Semilla Movement describing it as a «technical coup d’état.» This development has attracted scrutiny from the European Union and the United States, highlighting the fragile state of democracy in Guatemala.

WASHINGTON, Estados Unidos — Cuando me contrataron en la fiscalía de Guatemala, nunca imaginé el futuro que me esperaba. Descubrir un importante caso de robo en el Ministerio de Defensa, en un país plagado de pobreza, me impulsó a desafiar la corrupción sistémica de Guatemala.

Sin embargo, esta búsqueda de justicia pronto resultó contraproducente. En julio de 2021, mis acciones derivaron en una declaración de represalia y difamatoria por parte del Ministerio Público, lo que desencadenó una persecución liderada por el gobierno y mi posterior exilio.

Hace apenas tres meses, el 22 de agosto de 2023, mientras estaba en la Universidad de Arlington, llegó una notificación fundamental: me habían concedido el estatus de asilo en Estados Unidos. Al compartir esta noticia con compañeros exiliados, sus aplausos marcaron un triunfo colectivo, afirmando nuestra resiliencia compartida y nuestro compromiso con la justicia.

Lea más historias sobre crimen y corrupción en Orato World Media

Exponiendo el control mafioso en el gobierno: de un papel secundario a una figura pública

Descubrir fallas sistémicas en la gobernanza de mi país rápidamente se convirtió en mi fuerza motriz como fiscal en Guatemala. Busqué justicia a través de un grupo llamado Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala. Nuestros esfuerzos colectivos iluminaron la profundidad de la corrupción institucional, exponiendo un control mafioso por parte de grupos de élite.

Mi carrera como operador judicial inicialmente giró en torno a audiencias y trámites, lejos de la vista del público. Sin embargo, 2015 marcó el comienzo de un cambio significativo. Me encontré interactuando más con el público, asistiendo a eventos y realizando entrevistas con los medios. Esta transición de un papel secundario a una figura pública requirió una nueva conciencia y adaptabilidad.

Entonces, una tarde, un momento inesperado me tomó por sorpresa en un centro comercial. Mientras paseaba por las tiendas, estallaron los aplausos espontáneos de los compradores. Esta experiencia surrealista y estimulante marcó un cambio profundo en mi vida. Fue un claro indicador de reconocimiento público a mi trabajo, destacando el impacto de mis esfuerzos.

Las revelaciones de corrupción gubernamental ganaron fuerza: querían que me fuera.

A medida que mis revelaciones sobre la corrupción gubernamental ganaron fuerza, las potencias implicadas comenzaron su contramaniobra. Para 2018, los grupos que desenmascaramos se realinearon estratégicamente, remodelando el sistema judicial a su favor.

Mayo de ese año trajo un cambio significativo al convertirse María Consuelo Porras en la fiscal general. [Se ha visto envuelta en una controversia y enfrenta acusaciones de obstruir investigaciones de corrupción. Las acusaciones incluyen su interferencia en investigaciones penales y la instrucción a los fiscales de ignorar casos basados ​​en prejuicios políticos.]

Cuando llegó al poder, eligió con mucho cuidado las primeras palabras que me dirigió y me parecieron siniestras: «Licenciado, tienes un gran potencial. Considera tomarte una licencia para estudiar en el extranjero». El mensaje fue claro pero sutil: querían que me fuera. Esta sugerencia velada hizo que un escalofrío recorriera mi columna vertebral, insinuando los complejos desafíos que se avecinaban. A pesar de estas amenazas inminentes, mi equipo y yo continuamos avanzando, logrando éxitos notables en varios casos durante los siguientes tres años y cuatro meses.

El Ministerio Público emitió un comunicado difamatorio sobre mí.

El 23 de julio de 2021, lo que comenzó como un día de rutina en el trabajo cambió abruptamente por la tarde. Recibí una citación a la oficina del fiscal general y entré, tranquilo y desprevenido. Sin embargo, cuando me enteré de que me despedían por motivos disciplinarios, de repente me sentí desorientado. Parecía como si el suelo se moviera bajo mis pies. Aturdido, salí del edificio, luchando por comprender lo que acababa de pasar.

De repente, mi teléfono sonó, atravesando la confusión que sentía. Al teléfono estaba el Defensor del Pueblo, que ofrecía su sala de prensa para una conferencia. Su iniciativa, junto con el apoyo de otros amigos, indicaba una creciente persecución contra mí. En ese momento, el Ministerio Público emitió un comunicado difamatorio sobre mí.

La situación parecía surrealista, casi como si le estuviera sucediendo a otra persona. Las expresiones de preocupación de quienes me rodeaban intensificaron este sentimiento. Entonces, una llamada telefónica de mi madre trajo una alarmante advertencia: «Hijo, no vuelvas a casa, que te van a venir a buscar acá». Sus palabras me dejaron aún más perdido, sin saber qué hacer a continuación.

Un camino hacia el asilo: sin dinero y con una cuenta bancaria bloqueada, me sentí profundamente impotente.

Como persistían los esfuerzos por difamarme, planeé mi fuga, temiendo por mi vida. Salí solo con mi teléfono móvil y una mochila que contenía una muda de ropa extra. Sin dinero en efectivo y con una cuenta bancaria bloqueada, me sentí profundamente impotente. Viajé a El Salvador en el auto del embajador sueco, considerándolo como un breve descanso. Con los Juegos Olímpicos en marcha, pensé que encontraría algo de distracción y consuelo viéndolos.

El respiro, sin embargo, resultó ser de corta duración. En medio de la agitación por huir de mi país, revisé las redes sociales y enfrenté ecos de calumnias y la realidad de que habían emitido una orden de arresto internacional en mi contra. La situación, cargada de injusticia, me dejó un sabor amargo en la boca. Me dolía el corazón por mi patria. Dejar todo atrás me dejó añorando y sufriendo por Guatemala, un lugar ahora lleno de peligros.

Abordé un avión a San José, Costa Rica y luego llegué a los Estados Unidos seis días después. Cada movimiento parecía un duro recordatorio de mi realidad: estaba huyendo y mi gobierno me pisaba los talones. Al ingresar a Estados Unidos con un permiso especial, me aferré a la frágil esperanza de encontrar seguridad, a pesar de mi visa vencida.

Con un importante espacio físico entre mi país y yo, la esperanza de las noticias me impactó profundamente. Ver mi cara en las pancartas en las protestas frente al Ministerio Público me conmovió. Estas imágenes subrayaron el impacto que aún podía tener desde lejos, porque contaba con el apoyo de la gente. En el exilio, lidié con emociones encontradas: el impulso de luchar por el futuro de mi país y mi asilo, mientras luchaba con sentimientos de traición y pérdida.

Estados Unidos concede asilo político, recientes elecciones dan esperanza al exilio guatemalteco para el futuro

Recientemente viví un momento significativo. El 22 de agosto de 2023, en la Universidad de Arlington, llegó una notificación por correo electrónico y el tiempo se ralentizó durante unos segundos. Rodeado de mis compañeros guatemaltecos en el exilio, leí el correo electrónico. Anunció que Estados Unidos me concedió el estatus de asilo político. Mientras compartía esta noticia, sus aplausos llenaron la sala. Se sintió como una victoria para toda nuestra comunidad exiliada.

A pesar de haber conseguido asilo, la amargura del exilio persiste. Se presenta como un estado constante de duelo y un recordatorio de lo que dejé atrás, suavizado sólo por los pensamientos de regresar a casa. Participar en diversas actividades me proporciona algo de consuelo, pero mi viaje emocional sigue siendo una montaña rusa de altibajos.

En los momentos más tranquilos, el verdadero peso del exilio se vuelve más pronunciado. He llegado a comprender que incluso si regreso a Guatemala, no recuperaré lo que perdí. La vida avanzó, y también lo hicieron las personas que tengo cerca de mi corazón. Las recientes elecciones en Guatemala trajeron una ola de esperanza. El primer discurso del presidente Bernardo Arévalo, reconociendo a quienes estamos en el exilio, me conmovió profundamente.

Celebré su victoria en casa de otros inmigrantes guatemaltecos e incluso participé en una entrevista en vivo durante las festividades. Me dio un consuelo fugaz. Sin embargo, el futuro de mi patria sigue envuelto en incertidumbre. Si bien el presidente Arévalo enfrenta desafíos, yo todavía tengo esperanzas. Mi vida se ha convertido en una intrincada mezcla de anhelo personal, agitación política y amor por Guatemala. Estos sentimientos alimentan mi resiliencia y compromiso con la justicia, incluso a un océano de distancia.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado