Gerónimo Carolina González Devesa, second from right, has been on the front lines in the fight to include a non-binary option on legal IDs for Argentinians
Gero Caro, second from right, has been on the front lines in the fight to include a non-binary option legal IDs for Argentinians. Their work was realized in July 2021 with

Pionero transgénero no binario celebra en Argentina la victoria por la designación de su género en documento de identidad

Estoy convencido de que todas las personas deberían tener la oportunidad de ser quienes se sienten; no quienes la sociedad dice que deberían ser. Obtener mi identificación legal como persona no binaria y transgénero es una prueba de que después de ser consumido por las inseguridades, el orgullo es posible.

Gerónimo Carolina Gonzalez Devesa
PROTAGONISTA
Gerónimo Carolina González Devesa, de 35 años, fue uno de los primeros en Argentina en recibir una designación no binaria en su Documento Nacional de Identidad en noviembre de 2018. Sin embargo, su género todavía estaba marcado oficialmente como Femenino.

Ahora, celebran la inclusión de una “X” en los documentos de identidad oficiales como un paso adelante crucial para el reconocimiento y la aceptación no binarios.
CONTEXTO
En 2012, Argentina aprobó la Ley de Identidad de Género 26.743, que permitía a un ciudadano cambiar el género y el nombre en su cédula de identidad y partida de nacimiento. Sin embargo, los campos de género todavía se limitaban a Femenino y Masculino.
That changed in July 2021, when Argentina greatly expanded official recognition of non-binary citizens by including a third gender category, “X,” on National Identity Document and passports.

Según el artículo 4 del Decreto 476/2021 del Boletín Oficial de Argentina, “la nomenclatura ‘X’” en el campo ‘sexo’ incluirá los siguientes significados: no binario, indeterminado, no especificado, indefinido, no informado, autopercibido, no registrado; u otro significado con el que se pueda identificar la persona que no se sienta incluida en el binomio masculino / femenino ”.

Argentina es el primer país de la región en ofrecer esta opción. También está disponible en Australia, Canadá, Nueva Zelanda y algunos Estados de EE. UU.

MENDOZA, ARGENTINA — Hace 35 años, me asignaron mujer al nacer, pero en 2018, me convertí en una de las primeras argentinas en cambiar mi género en mi certificado de nacimiento. Después de años de lucha, mi Documento Nacional de Identidad finalmente revela quién soy: una persona transgénero no binaria.

El comienzo del autodescubrimiento de género

Crecer en la conservadora ciudad de Mendoza limitó mi expresión de género. Aunque mi familia no me confinó por creencias religiosas, las opiniones de la sociedad sobre el género crearon límites incómodos. Por ejemplo, quería aprender kárate, pero se consideraba inapropiado para las niñas.

Incapaz de expresar quién era, desarrollé un trastorno de alimentación y otros comportamientos dañinos. A los 15, quería aprender sobre la terapia de reemplazo hormonal, como la testosterona. Sin embargo, la información que estaba disponible era limitada y desalentadora, sofocó mi curiosidad.

Cinco años después, me enamoré de una mujer y me reconcilié para identificarme como lesbiana. Este primer paso del proceso fue difícil, pero descubrí que podía hablar de ello con mi familia y recibir apoyo.

Los acepté tal como ellos me aceptaron, entendiendo que todos teníamos un proceso que atravesar. Me puse en posición de enseñar, para que pudiéramos aprender juntos como familia y entablar un diálogo.

Habiendo pasado toda mi vida hasta ese punto sin los lazos de una relación sexual y amorosa, verme como lesbiana me liberó para volverme más sociable.

Transición de cisgénero a no binario, transgénero

Pasó el tiempo y poco a poco me fui cortando el pelo. Compré camisas y ropa de hombre, presentándome más androgénica. A los 29 comencé a tomar hormonas masculinas y me cambié el nombre de María Carolina a Gerónimo.

El miedo a perder gente a través de mi transición se apoderó de mí. Anticipé perder mi trabajo, pero nada de eso sucedió. Desde el primer momento en que trabajé en un hospital público, me alentaron, aunque por momentos me quedé con miedo.

Ser de clase media, tener un título universitario y trabajar como médico me acostumbraron a la aceptación social. El mayor prejuicio que he soportado fue el rechazo social de mi identidad de género.

Cuando comencé a vivir externamente como Gerónimo y mi imagen se masculinizó, me di cuenta de que tampoco me identificaba completamente como hombre. No quería estar restringido a un lugar estricto en el espectro de género. En 2018, el pueblo argentino participó en el primer debate primario sobre la ley del aborto. Participé en la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir y me uní a grupos de feminismo y transfeminismo.

Empecé a entender la teoría queer y cómo eran las personas binomiales, y finalmente le puse un nombre a lo que estaba sucediendo dentro de mí. Si bien a menudo me presento externamente como hombre, a menudo, cuando estoy con mis amigos, me siento como una chica más. Mi segunda transición de Gerónimo a Gero Caro tuvo lugar cuando acepté que no soy binario.

Soy un ser humano como cualquier otra persona; Simplemente entiendo los problemas de género de manera diferente.

Una lucha legal por los derechos de género conduce a una victoria emocional

Buscar la recertificación de identificación en 2018 comenzó mi lucha legal por mis derechos. El Registro Civil de Mendoza y el Registro Nacional de Personas me aseguraron que recibiría una nueva identificación.

Sin embargo, pasó el tiempo y las respuestas se volvieron cada vez menos alentadoras. La angustia de ser indocumentado me consumía. Presentar mi antigua identificación y revelar la imagen incorrecta me resultó incómodo.

Comencé a experimentar ataques de pánico, ansiedad y estrés. Explicar que la imagen de la identificación era yo me llevó a la vergüenza y a una época oscura en mi vida. No quería salir de casa.

Obligado a seguir utilizando los documentos antiguos durante unos dos años para realizar compras o para trámites personales resultaba confuso para la gente. Como médico, confundía a mis pacientes al ver mi antiguo nombre, que no coincidía con la forma en que me presentaba.

Me uní a un grupo llamado Todes con DNI para recopilar historias de personas en situaciones similares. Esto agregó un apoyo increíble a mi propia lucha para rectificar mi identificación.

Cuando finalmente llegó la noticia de que mi identificación legal estaba cambiando, experimenté pura alegría. Esto significa que debajo de sexo en mi documentación, vería una X. Muchos de nosotros nos sentiríamos mejor si no hubiera nada en la lista de sexo, pero debido a regulaciones internas, la casilla no puede dejarse vacía.

Estoy convencido de que todas las personas deberían tener la oportunidad de ser quienes se sienten; no quienes la sociedad dice que deberían ser. Obtener mi identificación legal como persona no binaria y transgénero es una prueba de que después de ser consumido por las inseguridades, el orgullo es posible.

Poder caminar hacia adelante como mi verdadero yo frente al mundo es un sentimiento indescriptible.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

+ posts

Periodista y locutor. Trabaja en gráfica y enradio, y siempre está buscando historias que merezcan ser contadas. Devoto de Juan Román Riquelme.