fbpx

De España a la Libia devastada por las inundaciones, un bombero dice: “Estoy entrenado para encontrar supervivientes, no fallecidos”

En algunas viviendas, un metro y medio de fango tapaba cada hueco donde alguien podría intentar sobrevivir. En lugares así, no tengo nada para hacer. Conforme pasaban las horas, crecía la certeza de que no rescataría a nadie.

  • 5 meses ago
  • octubre 8, 2023
7 min read
<b> Libya ravaged by the floods | Photo Courtesy of Teo Javaloyes </b> Libya ravaged by the floods | Photo Courtesy of Teo Javaloyes
PROTAGONISTA
Teo Javaloyes, de 53 años, dirige la ONG valenciana Bombers pel Mon, especializada en rescates en catástrofes con perros adiestrados. Desde 2019, ha ampliado el alcance de la ONG más allá de España, equipando y formando a parques de bomberos en Ecuador, Paraguay y Perú. Hombre de acción, Teo encarna el humanitarismo global. Más información en Bombers pel Mon.
CONTEXTO
El 11 de septiembre de 2023, hacia las 2:30 de la madrugada, dos presas cercanas a Derna (Libia) experimentan un fallo catastrófico en medio de la tormenta Daniel, desatando un tsunami devastador sobre toda la ciudad que causó al menos 11.300 muertos y desplazó a miles de personas más. El desastre, precipitado por la tormenta Daniel, se originó en Grecia y evolucionó hasta convertirse en un fenómeno parecido a un huracán. Unas precipitaciones récord, con un máximo de 414 milímetros en 24 horas, agravaron la crisis, superando la media anual de lluvias de Bengasi, de 270 milímetros. Las debilitadas infraestructuras del país, desestabilizadas aún más por la agitación política desde el derrocamiento de Muamar Gadafi en 2011, fallaron, provocando el derrumbe de más presas y puentes. El panorama político dividido de Libia, con gobiernos rivales en Trípoli y Tobruk, agrava la crisis.
Para más información, consulte los informes del Organización Mundial de la Salud.

DERNA, Libia — Tan sólo un día atrás caminaba por mi ciudad, Valencia, cuando comenzaron a llegarme notificaciones al grupo de whatsapp de bomberos rescatistas. Libia había librado una alerta internacional por la inundación. Rápidamente, con la adrenalina ya corriendo a toda velocidad por mis venas, reuní un grupo que estuviera dispuesto a viajar de inmediato y organicé mis asuntos personales para ir yo también. Cada miembro del equipo se sentía lleno de esperanza y de inquietud.

Lo primero que percibí al llegar a Derna fue que no había ambulancias, ni policías, a pesar de estar en medio de una catástrofe. Sólo estaban los vecinos del lugar. En sus rostros, había una mezcla rara de emociones, y la desesperación parecía estar dejándole paso a la resignación.

Lo primero que pensé fue “Cuando encontremos un superviviente, no entiendo cómo lo llevaremos a un hospital”. El contraste entre mi bulliciosa ciudad natal y este paisaje desesperado agudizó mi atención, intensificando lo que estaba en juego en nuestra misión.

Relacionado: “Los cadáveres cubrían la calle y flotaban en el agua”: Un británico de visita en Libia perdió a 60 familiares en la inundación de Derna

Por las ventanillas, veíamos pasar paisajes normales, que no presagiaban aún lo que nos esperaba en Derna. La magnitud de la catástrofe recién la experimentamos cuando llegamos al lugar.

En Bengasi percibí que algo andaba mal. El entorno gritaba desesperadamente advertencias de peligro. Desde allí nos quedaban todavía ocho horas por tierra hasta Derna. La ansiedad por comenzar a trabajar crecía a cada instante, de la mano de la certeza de que cada hora complicaría más nuestra tarea.

Durante el viaje, intentamos distendernos, no pensar demasiado en lo que encontraríamos después. Por las ventanillas, veíamos pasar paisajes normales, que no presagiaban aún lo que nos esperaba en Derna. Parecía como si incluso las colinas bañadas por el sol contuvieran la respiración, ocultando el horror que nos esperaba.

La magnitud de la catástrofe recién la experimentamos cuando llegamos al lugar. El agua que inundó la ciudad ya no estaba: en un palmo, en el centro del río, quedaban apenas cuarenta centímetros de agua. La potencia del sol y el calor abrasador secaron todo rápidamente, dejando al descubierto las ruinas. La visión era apocalíptica. La ciudad estaba destrozada. El agua, con su fuerza, llevó un auto hasta la terraza de un primer piso. El asfalto de las calles y el cemento de las aceras fueron arrancados por la corriente.

Relacionado: “Los escalofriantes aullidos de dolor atravesaron la noche”: el interior de la devastadora inundación que destruyó Derna

Primero avanzan los perros rescatistas. Los veo inspeccionar en distintos rincones, esperando que den alguna señal de que encontraron vida. Mi corazón se desplomó; esto no era como un terremoto con focos de refugio. En algunas viviendas, un metro y medio de fango tapaba cada hueco donde alguien podría intentar sobrevivir. En lugares así, no tengo nada para hacer. Conforme pasaban las horas, crecía la certeza de que no rescataría a nadie.

Me asombró notar que en ninguna vivienda había rastros de que alguien peleara por su vida. Nadie intentó sostenerse de las paredes, ni consiguió aferrarse a algo. El agua simplemente arrastró rápido cualquier posibilidad de vida humana.

Entré a una vivienda familiar. La televisión permanecía en su lugar, había detalles que denotaban el paso de una familia viviendo una vida normal y corriente allí. Pero esa vida ya no existía más. Todo se había perdido. En la cocina, los muebles y electrodomésticos atoraban la puerta, haciendo imposible el acceso. Otros muebles fueron arrastrados hacia las calles. Es triste, aunque por mi trabajo intento anular las emociones.

Un auto arrastrado por el agua de la inundación se detuvo en el balcón de un segundo piso en la ciudad de Derna, Libia. | Foto cortesía de Teo Javaloyes
Un auto arrastrado por el agua de la inundación se posa en el balcón de un segundo piso en la ciudad de Derna, Libia.|Foto Cortesía de Teo Javaloyes

La sensación de barro frío y pesado bajo mis botas me inquietó mientras avanzaba por la casa. En algunas viviendas, un metro y medio de fango tapaba cada hueco donde alguien podría intentar sobrevivir. En lugares así, no tengo nada para hacer. Mi trabajo es detectar supervivientes, no retirar cadáveres. Nadie intentó sostenerse de las paredes, ni consiguió aferrarse a algo. El agua simplemente arrastró rápido cualquier posibilidad de vida humana. Vimos algunos cadáveres, pero la mayoría estaban tapados por el fango o muy lejos de allí, en el mar.

Conforme pasaban las horas, crecía la certeza de que no rescataría a nadie. Nos reunimos entre los jefes de las diferentes ONGs que estábamos colaborando en la zona y el intérprete local para tomar la decisión de regresar a nuestros países. ue duro hacer el camino inverso y observar los rostros de los vecinos, que seguían rondándonos, esperando noticias positivas que ya no llegarían. Caminé esos pasos intentando sobreponerme al mal ánimo por no haber podido brindar la ayuda que deseaba. Fui a rescatar supervivientes y no conseguí encontrar ninguno. Me consolé con la certeza de que intenté todo lo posible. A veces la tragedia escapa a las posibilidades humanas, y no tenemos cómo morigerarla.

Salir de Libia nos costó muchísimo.

El caos era grande, y nadie sabía bien cómo organizar los siguientes movimientos. Pasamos algunas noches en el aeropuerto desde donde deberíamos haber volado hacia España, agotados, frustrados y ya sin nada de aquella adrenalina y entusiasmo que nos impulsaba al inicio. Finalmente, nos trasladaron a Trípoli y, desde allí, volvimos hacia nuestro país.

Yo me convertí en bombero a mis treinta años. Cuando decidí hacerlo, me lancé a un cambio de vida vertiginoso, atendiendo a una vocación de servicio que latía en mí desde chico, pero a la cual no había podido darle espacio antes. Cuando decidí hacerlo, me lancé a un cambio de vida vertiginoso, atendiendo a una vocación de servicio que latía en mí desde chico, pero a la cual no había podido darle espacio antes. Hace aproximadamente siete años que montamos la ONG Bomber pel Mon, y este grupo de salidas a catástrofes, para extender esta ayuda a países que lo necesitan. Sé que pongo en riesgo mi vida en cada intervención, pero soy así.

El equipo de Bombers pel Mon viaja por todo el mundo para ayudar en casos de emergencia. | Foto cortesía de Teo Javaloyes
El equipo de Bombers pel Mon viaja por todo el mundo para ayudar en casos de emergencia.|Foto cortesía de Teo Javaloyes

Después de lo de Libia, volví a mi casa y sentí cómo decantaba en mi interior esta experiencia. Aunque no conseguí el objetivo por el que viajé, siento que haber estado allí me dio todavía más fuerzas para seguir adelante. Estoy aún más dispuesto a ir a otro sitio cuando me requieran. Aprendí a discernir bien entre las emociones que provoca una tragedia y mi vida cotidiana. Pero es inevitable que, de vez en cuando, algunas imágenes de todo lo vivido vengan a mi cabeza. Pienso, sobre todo, cómo continuará viviendo toda esa gente, qué harán ahora que sus vidas se rompieron, cómo conseguirán juntar los pedazos para poder seguir adelante.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado