fbpx

“Los escalofriantes aullidos de dolor atravesaron la noche”: el interior de la devastadora inundación que destruyó Derna

Me pesaba el corazón al unirme a innumerables personas que buscaban a niños desaparecidos en medio de un paisaje de caos y confusión. Los escalofriantes aullidos de dolor atravesaban la noche, expresando la angustia colectiva que todos sentíamos.

  • 5 meses ago
  • octubre 2, 2023
7 min read
The city of Derna in Libya lays in ruins after the collapsed dams let a tsunami of water wipe out the entire area, killing thousands. | Photo courtesy of Tamer Ramadan The city of Derna in Libya lays in ruins after the collapsed dams let a tsunami of water wipe out the entire area, killing thousands. | Photo courtesy of Tamer Ramadan
Tamer Ramadan is a geologist and Red Cross employee who responded to the flood in Derna
PROTAGONISTA
Tamer Ramadan, de 46 años, es un geólogo libio de Derna apasionado por el medio ambiente. Desde muy joven encontró consuelo explorando la belleza y el funcionamiento interno de la naturaleza. Por ello, dedicó su vida a desentrañar los misterios que se esconden bajo la superficie de la Tierra. Con cada expedición e investigación, Tamer se esfuerza por profundizar en el conocimiento humano de los procesos geológicos y su impacto en nuestro planeta.
Nació y pasó toda su vida en Derna. A Tamer Ramadan le fascinan la rica historia y la cautivadora arquitectura de los edificios de su querida ciudad. Cuando la reciente inundación destruyó muchos de estos edificios, su corazón se estremeció profundamente. Sin embargo, mantiene la esperanza de que su ciudad resurja de entre los escombros.
CONTEXTO
El 10 de septiembre de 2023, mientras la tormenta Daniel dejaba caer más de 25 centímetros de lluvia sobre la ciudad costera de Derna (Libia), dos presas experimentaron un fallo catastrófico. Toda el agua acumulada estalló a la vez, provocando un tsunami que golpeó directamente el centro de la ciudad. Según un informe publicado el 1 de octubre por The Guardian -aunque las cifras se consideran imprecisas-, es posible que más de 10.000 personas hayan muerto en la tragedia. Mientras las facciones del gobierno libio discuten sobre cómo organizar la respuesta de emergencia y utilizar las donaciones de la comunidad internacional, los devastados ciudadanos de Derna comenzaron el duro trabajo de limpieza. Las autoridades ya han pospuesto una conferencia crítica sobre reconstrucción del 10 de octubre a noviembre.

DERNA, Libia ꟷ Me quedé en estado de shock e incredulidad en medio de las horribles secuelas de la inundación que destruyó la ciudad costera de Derna. Mi querido hogar, antaño célebre por sus encantadoras calles perfumadas de jazmines y sus impresionantes edificios históricos, parecía ahora un cementerio desolado. Deafening screams filled the air.

Rodeado de una destrucción y un caos abrumadores, sentí que el corazón se me hundía en el pecho al enfrentarme a una tragedia indecible. Los que quedamos atrás vivíamos en un vacío inquietante: familias enteras ausentes inexplicablemente barridas. Maridos, esposas e hijos inocentes desaparecieron de la existencia y, en su lugar, sentimos el enorme peso de la tristeza.

[Derna es una ciudad portuaria del este de Libia situada a orillas del Mediterráneo. Cuando la tormenta Daniel descargó casi 25 centímetros de lluvia, dos presas sufrieron un fallo catastrófico. Al desbordarse toda el agua a la vez, una inundación similar a un tsunami arrasó toda la ciudad].

Lee más artículos sobre medio ambiente de Orato World Media.

Hablé con mi primo momentos antes, ahora están todos muertos.

Cuando empezó a llover aquel día, me senté en mi casa de las afueras de la ciudad a charlar con mi primo. Vivía en el centro de Derna, una de las zonas más afectadas. Ya habíamos hablado en el pasado de la posibilidad de inundaciones.

Ajenos a la tragedia que estaba a punto de desencadenarse, nos despedimos por última vez. Momentos después, hacia las 2:30 de la madrugada, las presas se rompieron y el agua arrasó las calles. La mayoría de los habitantes de la ciudad dormían profundamente. Al principio, se sintió como un fuerte terremoto, como si las represas explotaran. No podíamos saber, en ese momento, la totalidad de lo que ocurrió.

Abrumado por la inmensa preocupación por mi mujer y mis hijos, fui primero a ver cómo estaban y los encontré a salvo. Luego corrí a ver cómo estaban mis parientes. Unos 15 minutos después de que temblara la tierra, vi la devastación con mis propios ojos.

El tsunami -lleno de escombros, rocas y objetos pesados- azotó zonas residenciales, arrasando todo a su paso. Sólo quedaba la muerte y la destrucción. Parecía el Apocalipsis: como si el mundo llegara a su fin y los supervivientes quedaran totalmente desamparados. Estas feroces fuerzas naturales atraparon a todo el mundo. Incluso los que vivíamos no podíamos escapar de la ciudad. Soportamos ese horror durante dos horas y media.

Pronto supe que las inundaciones se habían cobrado la vida de mi primo, su mujer y sus hijos. Era como si estuviera contemplando el fin del mundo. El aumento vertiginoso del número de víctimas me devastó.

Como geólogo, conocía los problemas de las dos represas de Derna

Las dos presas llevaban tiempo deteriorándose y necesitando un mantenimiento urgente. Mis colegas y yo lo denunciamos en múltiples ocasiones, pero nadie nos hizo caso. Una represa de tierra, en lugar de una de hormigón, puede plantear problemas relacionados con la estructura. Este tipo de presas requieren una atención continua. En una presa de hormigón, las grietas y otros signos visibles pueden indicar un problema potencial. No ocurre lo mismo con las presas de tierra.

Sin embargo, el peor escenario que mis colegas y yo imaginábamos incluía inundaciones localizadas, el agua de lluvia infiltrándose suavemente en las casas a través de los portales. Preveíamos que las inundaciones afectarían sobre todo a Bengasi y se extenderían más hacia el desierto egipcio. Sin embargo, la lluvia se acumuló detrás de la represa en ruinas y cuando los niveles subieron lo suficiente, las represas alcanzaron su máxima capacidad. Se produjo un fallo catastrófico.

Los ciudadanos de a pie no sabían nada del deterioro de las presas. En consecuencia, cuando llegó la lluvia, creyeron falsamente que no tenían motivos para preocuparse. Cuando las aguas se liberaron y arrasaron Derna aquel día, todo el mundo entró en estado de shock, incluso nosotros.

Tras esta devastadora tragedia, sentí la profunda pérdida de numerosos seres queridos, asesinados y arrastrados. Me pesaba el corazón al unirme a innumerables personas que buscaban a niños desaparecidos en medio de un paisaje de caos y confusión.

Los escalofriantes aullidos de dolor atravesaban la noche, expresando la angustia colectiva que todos sentíamos. Parecía incomprensible. Ante tantas pérdidas, ya no sé por quién llorar. Las tristes noticias de la pérdida de seres queridos llegan una y otra vez con el descubrimiento de más cadáveres.

Los habitantes de Derna se unen para iniciar la limpieza

Mi familia es originaria de Misrata [another city 12 to 13 hours east along the coastline], pero Derna es la ciudad donde nací y viví toda mi vida. Ahora estoy aquí, como un extraño. No reconozco nada. Las vibrantes calles, antaño llenas de vida y risas, permanecían en silencio. El famoso aroma a jazmín que caracterizaba a Derna ha sido sustituido por el hedor de la muerte. Las inundaciones destrozaron antiguos edificios testigos de generaciones de historia.

Cuando se rompieron las presas de Derna, mi mundo se detuvo de golpe. Aunque la magnitud de la destrucción aún me conmociona, espero que podamos resurgir de las cenizas. Sueño que volveremos a florecer; que la risa de los niños llenará las calles. Sé que será un viaje largo y arduo, pero el espíritu de Derna vive en los que se quedan. Somos resistentes e inquebrantables. Creo que saldremos de las profundidades de la desesperación y abrazaremos la promesa de un mañana más brillante.

Ya vemos el poder de la cooperación y la solidaridad. Personas de toda condición se unen y el apoyo abrumador de la comunidad internacional ilumina nuestra hora más oscura. Como geólogo, he visto la fuerza de la naturaleza y su capacidad de destrucción. Cuando llega a casa, adquiere una dimensión muy diferente. Las cosas que estudiaba se hacían realidad.

Algunos creen falsamente que el bien sobrevive, pero vieron pasar a muchas personas amables y generosas. Ahora me doy cuenta de lo frágil que puede ser la línea que separa la vida de la muerte. La ira de la naturaleza no discrimina.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado