fbpx

Las mujeres indígenas de Bolivia desafían el cambio climático y reforestan los antiguos árboles kewiña

En el bosque, los imponentes troncos de las kewiñas se entrelazan en capas con ramas retorcidas y marrones como un dosel denso y exuberante. Crean una fortaleza natural que nos protege del cambio climático. Estos proyectos son ahora la columna vertebral de nuestra comunidad.

  • 2 meses ago
  • abril 24, 2024
7 min read
Betty Durán, 25, is a young kewiña guardian who tends to her villages nurseries as a member of the Chiaraje community in Cocapata, Bolivia.
Journalist’s Notes
INterview Subject
Betty Durán, 25, is a young kewiña guardian who tends to her villages nurseries as a member of the Chiaraje community in Cocapata, Bolivia. She was born in Cocapata and migrated to Marquina, two hours away, to attend school, but she returned to her village when she became a mother. Since 2022 she has been part of the Warmis Kewiñas – a group of Bolivian indigenous woman working with NGOs to restore the forest, and she leads the care of the native species nursery.
Background Information
Reforestation is increasingly necessary as the effects of climate change becomes more evident and its consequences become more visible. Increased human activity and the subsequent release of greenhouse gases (GHGs), especially CO2, cause the planet to heat up, changing weather patterns and devastating ecosystems. Addressing biodiversity loss, already a global crisis similar to that of climate change, is becoming increasingly urgent. Extinction rates increase with an estimated one million species at risk of disappearing, many of these within a matter of decades. The collapse of ecosystems not only threatens animals and plants but endangers the food and water supplies on which humans depend. Cochabamba is home to forest formations that are among the highest in the world. Its most representative tree is the Kewiña, which can live at altitudes of more than 4,000 meters. The high Andean forests form an ecosystem rich in plant and animal species. However, deforestation, urbanization, the planting of exotic species, and climate change have highly threatened them. Learn more at FaunAgua and Global Forest Generation.

CHIARAJE, Bolivia Cuando los habitantes de Chiaraje cedieron un terreno para la instalación de un vivero comunal de kewiñas, me convertí en su cuidador. Cuidando las plantas, preservo su función fundamental para la conversación de los Andes.

The kewiñas act like water factories and protect the soil. Since we have no electricity, their secondary purpose as firewood sustains our lives. Degraded over hundreds of years, we witnessed the consequences of their deterioration. Now we watch in awe as these ancient trees – the guardians of the water – form a thick mist that floats above them forming clouds.

Lea más historias medioambientales de todo el mundo en Orato World Media.

In this mountainous landscape, community defies climate change, restores ancient plants

Enclavada en la cuarta ciudad más grande de Bolivia, Cochabamba, se encuentra la sede de la ONG FaunAgua. [FaunAgua realiza estudios y proyectos en torno a los recursos naturales, la gestión del agua y la protección y defensa de áreas protegidas y territorios indígenas]. A cuatro horas en coche de su sede, hay un pueblecito en medio de la cordillera de los Andes llamado Chiaraje. Esta comunidad rural de 50 familias indígenas sobrevive de la agricultura y la ganadería.

In this setting lives the kewiñas plant – synonymous with opportunity. These ancient plants provide firewood and medicine, and through their restoration, attract water. My community now partners with FaunAgua in a forest restoration project that allows us to create kewiñas nurseries, but the project does even more than that. Many in our community are now learning to read and write.

In this mountainous landscape with its enormous brownstones mingling with pastures, we walk to the nurseries through winding paths, at great altitudes. Many in the community spend two to three hours at a time there, even amidst the strong winds that shake the region and cold temperatures in the morning and at night.

Seeking to counteract the effects of climate change, we rescue the plants and they in turn save us. The kewiñas have given us other gifts as well: the opportunity to be together, witnessing the miracle of tiny plants as they grow and germinate on the rocks, and a strengthened community with purpose and dreams.

The indigenous women of Chiaraje and the kewiñas plants help woman through heartache

Climate change endangers the very survival of our community as we witnessed the blurring of seasons and deforestation. With it, each year, the water diminishes more and more and the land dries up while everything dies. Now, we plant by bristles, seeds, or cuttings, small stems that we select from the trees. We do this after the December rains while the ground is wet. We take these blessings in our hands and deposit them in the earth. 

Mi comunidad indígena dominaba el arte de nutrir y fortalecer las plantas. A medida que las kewiñas echan raíces y crecen, nosotros también lo hacemos, potenciándonos y aprendiendo de ellas. Dejamos atrás la idea de exclusión, convirtiéndonos en participantes activos en diversas tareas. Veo las kewiñas cuando son pequeños brotes. Las cuido y desherbo. Veo las kewiñas cuando son pequeños brotes.

A finales del año pasado enviudé. Mi marido sufrió un accidente mortal, y la pérdida y el shock me devastaron. No tenía ni idea de qué hacer ni de cómo seguir adelante, pero los Warmis Kewiñas [the name of the group of indigenous women who tend to the plants] hicieron una declaración. «No puedes irte», me dijeron. «Has crecido como mujer warmis; para ser ahora fuerte como las kewiñas. Cuando son devastadas por el fuego, poco a poco, ves que sus brotes verdes vuelven de nuevo».

Estas mujeres me miraron con ojos llenos de amor y añadieron: «Te apoyaremos y ya no estarás sola». Sus palabras, sus brazos y sus corazones me fortalecieron y decidí quedarme. Se lo dije a las mujeres: seguiré con la guardería.

Las mujeres bolivianas están, en esencia, plantando agua

Tras un periodo de espera de 10 meses, las plántulas de kewiñas del vivero alcanzan entre 20 y 30 centímetros de altura. Llega el momento de llevarlos a su destino. Nos reunimos en el vivero con picos y palas y removemos la tierra, extrayendo cuidadosamente cada planta de kewiña. Luego, preparamos nuestros aguayos [bright rectangular cloths used to carry things] y su presencia ilumina la tierra de color. Agrupamos los plantones y nos los llevamos a la espalda. Todos y cada uno de los miembros de la comunidad que participan estallan de alegría al contemplar el fruto de este trabajo, poniendo rumbo a la zona de reforestación.

En Bolivia, enero marca la estación de las lluvias, una época ideal para la siembra. Toda la comunidad se implica en la tarea. Subimos y bajamos la colina, situada a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. La campaña de reforestación parece una fiesta porque reúne a toda la comunidad. Compartimos comida, música, baile y trabajo. Digo unas palabras mientras una enorme sonrisa aparece en mi rostro.

Con mi falda al viento, mi camisa bordada, mi camisa amarillo y mi sombrero negro, me siento envuelta en magia. La lluvia empieza a caer suavemente y la temperatura desciende mientras marchamos por la ladera de la montaña hasta llegar a la cima, formando un gran círculo y cogidos de la mano. Uno a uno, nos arrodillamos ante la tierra mientras le hablo a la Pacha mama o madre tierra, dándole las gracias.

Le digo: «Aquí te dejo para que crezcas, arbolito; sé fuerte y grande». Depositamos los árboles en el vientre de la tierra – cada planta que vimos crecer, aportando nuestro amor. Mientras cae la lluvia, siento en mi cuerpo una energía que ilumina la vida, un buen y emocionante presagio.

Plantar 25.000 kewiñas en dos días: un alarde de fuerza y esfuerzo

Tras finalizar el ritual de reforestación del kewiña, bajamos la colina y regresamos al punto de encuentro. La lluvia desaparece lentamente y el sol sale por las montañas, atravesando el bosque con sus rayos. Compartimos la comida que hemos cocinado utilizando piedras calientes, incluida carne de llama, patatas y plátanos, mientras todos nos miramos, compartiendo un momento de alegría.

Un impacto secundario de este proyecto incluye la alfabetización de la comunidad, especialmente de las mujeres mayores. Durante un tiempo, las mujeres que no sabían leer dudaron en participar en las actividades por vergüenza. Querían ayudar a reforestar y cumplir sus sueños, pero no sabían leer ni escribir. El proyecto de alfabetización les ayuda a aprender y una mujer de 60 años ya puede escribir su nombre.

Cada árbol que plantamos supone un desafío directo al calentamiento global y a la pérdida de biodiversidad. En armonía con la naturaleza, perseguimos un futuro sostenible para las generaciones venideras. En el bosque, los imponentes troncos de las kewiñas se entrelazan en capas con ramas retorcidas y marrones como un dosel denso y exuberante. Crean una fortaleza natural que nos protege del cambio climático.

Estos proyectos son ahora la columna vertebral de nuestra comunidad. Añadimos más proyectos a medida que visualizamos nuestras necesidades y un futuro próspero. Hoy podemos sentir la vitalidad de nuestro entorno a nuestro alrededor gracias al trabajo que realizamos.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

¡NUNCA TE PIERDAS UNA HISTORIA!

Recibe cada semana tus noticias en primera persona.

PERIODISMO LITERARIO CON TOQUES ÚNICOS

APLICAN TERMINOS Y CONDICIONES.
ÚNETENOS

Relacionado