Greta Lapistoy escribe en un diario.
El libro de Greta Lapistoy sobre salud mental se publicó en enero de 2020. | Photo submitted

El libro que salió de las voces en mi cabeza

Me diagnosticaron trastorno bipolar después de pasar casi una semana al borde de un brote psicótico a raíz de un taller de respiración holotrópica.

Greta Lapistoy posa con su libro
Protagonista
Greta Lapistoy, de 44 años, es una autora que relata su experiencia con el trastorno bipolar.
Contexto
Según estudios de la OMS / OPS, los trastornos mentales son una de las cinco principales causas de enfermedad en Estados Unidos, siendo el alcohol y la depresión los problemas de salud mental más comunes.
El Ministerio de Salud de Argentina informa que 1 de cada 3 personas tiene un problema de salud mental después de los 20 años. Los problemas más frecuentes son los trastornos de ansiedad, los trastornos del estado de ánimo y las adicciones.
La respiración holotrópica es un ejercicio terapéutico destinado a ayudar en la curación emocional y el crecimiento espiritual.
“Se dice que produce un estado alterado de conciencia. El proceso implica respirar a un ritmo rápido durante minutos u horas. Esto cambia el equilibrio entre el dióxido de carbono y el oxígeno en el cuerpo. Alguien que esté capacitado en esto te guiará durante el ejercicio. modalidad de liberación emocional” Healthline reports.
El libro de Greta Lapistoy, “Inconscientemente verdadera: Un volcán llamado bipolaridad” fue publicado en enero del 2020 por la editorial Dunken.

BUENOS AIRES, Argentina — No dejes de respirar.

Podía sentir el aliento de mi compañero rozando mi oído mientras me marcaba el ritmo de la respiración.

No te podés detener.

Las alucinaciones inundaron mi mente, nublaron mis sentidos. El mundo real se despegó, capa por capa, como una cebolla podrida.

No dejes de respirar.

Afuera, en el mundo real, mi cuerpo luchó contra quienes buscaban calmarme. Durante horas, mi cuerpo se quiso desnudar y luchar por mi vida, mientras mi mente permanecía empañada por recuerdos fugaces.

No te detengas.

Respiración controlada

Mi nombre es Greta Lapistoy. Tengo 44 años y llevo 15 en tratamiento psiquiátrico.

Me diagnosticaron trastorno bipolar después de pasar casi una semana al borde de un brote psicótico a raíz de un taller de respiración holotrópica.

Después de la sesión, sentí como si mi cabeza fuera a estallar por la avalancha de pensamientos que me vinieron a la mente.

“Si no escribo, me muero”, pensaba una y otra vez.

Una semana después, sin poder dormir ni comer, decidí pedir ayuda.

Mis escritos, garabateados al borde de una explosión interna, se convirtieron en la base de mi libro publicado para crear conciencia sobre la salud mental.

La explosión

La gente feliz no va a este tipo de lugares. Pero yo no era una persona feliz. Mi vida estuvo cargada de sentimientos terribles que me hicieron olvidar el brillo de la vida.

Por eso, después de probar varias opciones sin ningún resultado, participé en un taller de respiración holotrópica.

Con poca información sobre el ejercicio, fui a una casa con 14 personas y un terapeuta que guiaba el proceso.

Nos agruparon en parejas y nos dijeron que respiráramos rápidamente durante dos horas para oxigenar el cerebro. Si una persona disminuía la velocidad, su pareja le susurraba al oído el ritmo en el que debía hacerlo.

Diez minutos después del ejercicio, comencé a tener alucinaciones: recuerdos, imágenes, pensamientos. Sentí como si abandonara el mundo real. Pero, en realidad, mi cuerpo luchó contra el proceso.

Varias personas tuvieron que agarrarme, pero yo seguía luchando.

Después de varias horas, logré calmarme.

El día terminó y caminé a casa sin saber lo que me esperaba.

El día después

Mi mente estaba llena de pensamientos, inconexos. Se pisaban el uno al otro sin ninguna conexión.

Pasé mis primeros tres días atormentada sin registro de las horas, no respetaba las comidas ni el sueño.

Encerrada en mi habitación, la montaña rusa de pensamientos aleatorios siguió adelante. Me apresuré a descargar mis pensamientos en el papel. Con el paso de los días, esos papeles se transformaron en ocho libros.

“Si no escribo, moriré”, repetí.

Al cuarto día, comencé a dormir menos de tres horas.

En una semana, ya no podía conciliar el sueño y ni probar bocado.

Después de siete días viviendo al borde de un brote psicótico, había perdido 16 kilos.

Pedir ayuda

Ya no tenía fuerzas. Sentía que había perdido el rumbo.

Con mi último aliento, le escribí una carta a mi papá pidiéndole que me acompañara en la próxima sesión con mi psicólogo.

No recuerdo exactamente lo que le dije. Nunca me mostró la carta.

Ese día fue mi nuevo comienzo.

Me diagnosticaron trastorno bipolar.

Greta Lapistoy presenta su libro, “Inconscientemente cierto: un volcán llamado bipolaridad”.

La historia oculta

Las sesiones de psicoanálisis me hicieron plantear la hipótesis de que el taller de respiración holotrópica detonó la bomba que estaba dormida en mi mente.

La vida que llevaba antes era errante. Ni mis parejas ni mis trabajos duraban. Cada vez que comenzaba algo nuevo, saltaba llena de energía pero, después de unos meses, se desarrollaba una fuerte depresión que no me permitía continuar.

El inconsciente nos maneja como quiere. Me trajo recuerdos que estaban perdido.

Cuando tenía cuatro años, nació mi hermana pequeña y falleció después de 10 días. Mi mente había borrado esos recuerdos. Mis padres me habían dicho que ella se había ido de viaje al cielo y esperé su regreso durante cuatro años.

Ese dolor que pensé que había superado fue más profundo de lo que imaginaba.

El tabú

Después de mi diagnóstico, comencé a definirme como bipolar. Cada vez que tengo una cita, es lo primero que digo.

Hoy entiendo que esta enfermedad me acompañará durante toda mi vida, pero soy más que eso.

Durante mi tratamiento, pude obtener un título universitario, una tecnicatura y una diplomatura.

Mi vida es igual a la de cualquier otra persona: me levanto todos los días, voy a trabajar y me esfuerzo en mis proyectos.

Recientemente, publiqué mi proyecto reciente, un libro titulado “Inconscientemente cierto: un volcán llamado bipolaridad”.

Después de pensarlo mucho, lo publiqué para crear conciencia sobre la salud mental.

Con suerte, con el tiempo, el estigma que rodea a la salud mental se desvanecerá.

El estigma, el miedo a lo que otros dirán, puede llevar a suspender la medicación.

Pero, cuando se trata la enfermedad, se puede llevar una vida normal.

Mi nueva vida

Me siento completa Soy una persona diferente a la que entró al taller de respiración holotrópica hace 15 años.

Luego de recibirme, tengo un trabajo que amo y una familia que me ama.

Tengo trastorno bipolar, pero también tengo miles de otras características que me hacen ser quien soy.

Soy más que mi desorden.

Descargo de responsabilidad de traducción

Las traducciones proporcionadas por Orato World Media tienen como objetivo que el documento final traducido sea comprensible en el idioma final. Aunque hacemos todo lo posible para garantizar que nuestras traducciones sean precisas, no podemos garantizar que la traducción esté libre de errores.

#GlobalCooperationNow

Pledge to be a #ConsciousCitizen today and demand #GlobalCooperationNow! by signing this petition. Sign Our Petition.

Natalia Medina is a journalist and producer who works in graphics and radio who is always looking for stories to tell.